Posts tagged ‘Caiga quien caiga’

‘Caiga quien caiga’ ha caído

Así se presentaba la temporada pasada el estreno de la nueva versión de Caiga quien caiga en Cuatro. En la descripción del vídeo en YouTube aún puede leerse esto: “… sin nostalgia, sin amiguismos, sin demagogias. Muy pronto CQC en Cuatro. Están pasando muchas cosas como para que no vuelva”. Qué bonitas son las buenas intenciones pero el rollo justiciero no ha funcionado y Silvia Abril confirmaba que el programa no volverá porque tenía un coste elevado y unas audiencias mínimas.

¿De verdad pensaban que iba a volver a funcionar? Si en laSexta ya no funcionó y los milagros televisivos tienen que ir acompañados de algo más que un discurso. Se han encontrado de bruces con la dura realidad: no iban a tener censura porque, claro, no había quien les censurara. Siguen pasando muchas cosas pero la impertinencia ya no es un arma efectiva, y menos si va acompañada de efectos técnicos y vacía de contenido. ¿Dónde estaba el discurso crítico? No lo había. ¿Alguien puede citar algún reportaje memorable de esta última temporada de CQC? En cambio, y no es por echar más leña al fuego, yo puedo mencionar varios programas imperdibles de Salvados, por ejemplo. Si me apuráis, hasta alguno de los reportajes de 21 días me parece que ha tenido más relevancia que las aventuras “reporteriles” de los de CQC, tan lastrados por su antigua imagen que ésta les ha impedido crearse un perfil nuevo.

En resumidas cuentas: si no hay crispación, no hay CQC. La marca es importante y nunca sobran espacios de este tipo pero más les valdría intentar hacer algo nuevo, menos viciado, aunque con ello pierdan el tirón de un nombre reconocido. Las comparaciones son tan odiosas como inevitables y no es que el programa de Cuatro no haya estado a la altura, es que la sociedad ha cambiado y ya no es posible abordar la actualidad de esa manera sin parecer unos llorones y unos quejicas. Menos aún si se dedican a intentar repetir los conflictos que tuvieron éxito en el pasado, como azuzar a los taurinos o meterse en el boca del desfile del 12 de octubre. Hay cosas que sólo pueden funcionar una vez.

No se trata de buscar la crispación, eso ya lo hacen los de La Noria, y tampoco se trata de repetir los mantras dogmáticos que podemos escuchar a pie de calle. Nadie va a ganarse al público con un programa supuestamente crítico si la única crítica se limita a repetir lo que se escucha en cualquier tertulia. Un programa de estas características tiene que aspirar, aunque no lo consiga, a desmontar precisamente esas críticas banales con realidades aún peores que pongan en evidencia lo vacío de determinados discursos. No es fácil, lo sé, pero es lo que a mí me gustaría ver. Conseguir compadreo con la familia real es algo que logran hasta los de Sálvame, ¿qué mérito tiene que Felipe se ponga unas gafas de sol? Antes, cuando los guardias de seguridad pegaban de verdad, había algo de transgresor en toda la historia, pero ahora no es más que otro circo y a éste circo le han crecido los enanos.

Me he despedido demasiadas veces de CQC y espero que esta sea la última. No pondría la mano en el fuego porque ni La 1 ni Antena 3 han emitido el formato y todo puede pasar en la tele pero realmente creo que, aunque el programa funcione en otros países, tal y como está tiene pocas posibilidades de renacimiento aquí. Eso no significa que no tengan cabida espacios de actualidad crítica, o al menos eso espero, lo que sí parece cierto es que, otra vez, ha terminado una época. ¿Cuántas veces tendrá que terminar esa época para que se den cuenta?

Anuncios

26 agosto 2010 at 08:36 13 comentarios

‘CQC’, aprobado raspado

Es todo cuestión de rodaje, lo sé. Tienen buenas presentadoras, buenos reporteros y una estructura a prueba de bombas que ya ha sido puesta en práctica otras veces y hasta en otros países. Quizá por eso sea más fácil de lo normal hacer un programa, o quizá por eso yo espero más. Espero contenidos. No concibo que un piloto de un programa de actualidad no tenga actualidad y no son los primeros que lo hacen, ¿eh? La falta de directo soluciona unas cosas pero deja en el aire otras y enseña de una forma descarnada las carencias.

Para ser un piloto considero que en este nuevo CQC no han asumido demasiados riesgos en los contenidos y eso desde mi punto de vista es un error. Tanta anécdota terminó por resultarme aburrida, la verdad, por mucho que las chicas estén simpáticas. Eso sí, les falta mucha mala leche, pero eso irán adquiriéndolo con el tiempo, si pueden. Creo que no pueden vender el programa como: “sin censura, sin nostalgia, sin amiguismos, sin demagogias”; y luego hagan todo lo contrario.Es decir: empezaron y terminaron el programa con Manel Fuentes, Arturo Valls y Juanra Bonet disfrazados; hicieron autobombo de varios espacios de la cadena; y los contenidos más arriesgados se disfrazaron de “notición” pero en realidad no tenían nada de nuevos.

A Josep Anglada ya le dio para el pelo el Follonero y no consiguieron hacerlo mejor que él, ni de lejos. La actualidad del caso Garzón, a falta de imágenes de las manifestaciones, lo arreglaron con un vídeo muy currado, pero que hubiera funcionado mejor como complemento. Los tortazos a Esti Gabilondo tampoco son de última hora y ya le sacaron provecho en laSexta. Para colmo, tanto Zapatero, como Rajoy, Moragas y el resto de políticos pillados aguantaron el tirón, que ya tienen callo.

Y para rellenar, que dos horas me parece una duración abrumadora, más si cabe si no hay actualidad, tiraron de tópicos: vídeos de Internet, cámara oculta, un supuesto periodista árabe infiltrado en la Feria de Abril y cuestionarios a la puerta de una discoteca al modo Callejeros. Nada nuevo bajo el sol.

Así que, después de lo visto, sigo pensando como dije aquí que en este formato ya está todo hecho y o son capaces de darle la vuelta, o van a terminar por perderme. Por lo que he leído por ahí, el programa ha gustado así que seguramente esté equivocada pero yo esperaba algo más que chistes reguleros y simpatía. Veremos en qué queda la cosa.

26 abril 2010 at 06:56 12 comentarios

Vuelve un ‘CQC’ de mujeres a Cuatro

A ver si los de Cuatro se dan cuenta de que una nueva versión de CQC lo va a tener igual de complicado que Vaya tropa, Estas no son las noticias o Lo que diga la rubia, por poner algunos ejemplos. Más sabiendo que el formato de Caiga quien caiga fue cancelado en laSexta, una cadena en la que pegaba bastante más que en Cuatro. De todas formas parecen decididos a intentarlo y ya se van sabiendo nombres del plantel de mujeres que lo presentarán porque sí, parece que ahora a las cadenas les ha dado por las mujeres. En otra línea diferente, pero en Telecinco tienen Fresa ácida y Vuélveme loca; en Antena 3 han puesto a una mujer al frente de La jaula; y en Cuatro hay más caras femeninas que masculinas a cargo de los espacios de entretenimiento. Supongo que sólo es una tendencia, pero me resulta llamativa.

Los nombres que se barajan por ahora son Ana Milán, que después de Password ve como su futuro sigue teniendo puertas abiertas; la gran Sílvia Abril, que hace lo que puede en La escobilla nacional pero que da para más, para mucho más, según hemos podido ver en sus trabajos con El Terrat; y parece que la tercera en discordia en la mesa de presentadoras será Cristina Urgell, totalmente desaprovechada en Vaya tropa. Parece que a Luján Argüelles le ha caído una losa encima de la que no sé si podrá desprenderse y volver al lugar que tenía.

Son tres buenas patas para un banco, de eso no hay duda, y si el éxito del programa dependiese sólo de ellas yo lo daría por asegurado. Pero resulta que no, que hay más factores que influyen en que un programa de estas características funcione. Más allá de cuestiones como los guionistas, por ejemplo, o la selección de contenidos, la denuncia social que marcó la primera etapa de Caiga quien caiga en Telecinco respondía a una coyuntura que ya no existe, con unos políticos poco avezados en el trato con los medios que usaban la información como entretenimiento. Ahora ya están todos más que escarmentados y encontrar un no por respuesta es mucho más complicado.

Después tenemos el asunto de la denuncia social, que si antes era poco habitual ver a reporteros reuniéndose con vecinos para sacar a la luz ciertas injusticias, ahora eso es el pan nuestro de cada día. Se nos ha llenado la tele de defensores de las causas perdidas e igual da ver a un grupo de padres que se quejan de las malas instalaciones de un colegio, que asistir a las quejas de un grupo de vecinos por los follones que se montan en las fiestas del pueblo. Programas como El intermedio han conseguido darle una vuelta de tuerca a este tipo de reportajes aportando el contraste.

Y para terminar están los eventos de corte social, donde los reporteros ya hacen cualquier cosa por conseguir una respuesta especial y única, sacando al personaje del contexto. Hasta en eso los políticos, representantes de la cultura y famosos en general ya miran los micrófonos para saber qué tipo de torta les espera y, como son listos, ponen la otra mejilla. Antes salir en un espacio de estas características era negativo, pero ahora saben cuánto mejora su imagen si ponen al mal tiempo buena cara. Se ha llegado tan lejos que a mí me parece indignante.

En fin, que el panorama está complicado. Yo espero que funcione y que el factor “mujer” no sea un cambio determinante, sólo de aspecto. Aunque lo cierto es que ya quedan pocas cosas por hacer en el mundo de los reportajes en la tele. La actualidad ya no es lo que era, salvo contadas excepciones, el humor tampoco, y no creo que la guerra de sexos pueda solucionar nada. Le doy el beneficio de la duda, claro, aunque no sé si a estas alturas eso es una ventaja o una desventaja.

12 marzo 2010 at 07:35 10 comentarios

Los veinte irregulares años de Telecinco

Yo no sé si es Telecinco la que ha cambiado en estos últimos veinte años, o quizá la que haya cambiado sea yo. Sí es cierto que mi relación con la cadena se fue distanciando según ambas íbamos creciendo y ahora mismo estoy en sus antípodas pero, aún así, por la nostalgia de todo lo vivido, me apetecía felicitarles el cumpleaños.

Telecinco ha emitido una nota de prensa con motivo del aniversario y salta a la vista que les ha tocado llegar a la cifra redonda en una de sus etapas de bajada, perdido el liderazgo indiscutible y afrontando los cambios de una industria que, me parece a mí, no han preparado demasiado bien. Se definen como innovadores y vanguardistas pero lo cierto es que ahora mismo están en pleno proceso de un cambio que no sabemos dónde les llevará, pero que necesitaban como agua de mayo porque más que perder audiencia, estaban perdiendo prestigio y la marca es algo difícil de consolidar.

Entre los hitos que destacan de estos veinte años se erigen como promotores de un nuevo género de ficción nacional con Médico de familia, como si hasta el momento Televisión Española o Antena 3 no hubiesen hecho sus pinitos. Eso sí, Médico de familia barrió a la competencia. Inauguran el género del reality con Gran Hermano y es cierto que han sabido explotarlo como ninguna otra cadena. Destacan el liderazgo en audiencia entre 2004 y 2008, justo cuando yo empecé a desengancharme. Alaban con creces su apuesta por la TDT en lo que a mí me parece un adorno tramposo porque, por ahora, en sus canales de TDT hay más repeticiones que otra cosa. Y se vanaglorian de la fusión, claro. Dicho así, resumido, no parece una trayectoria demasiado relevante al fin y al cabo.

Yo fui de Telecinco en los noventa, con VIP Noche y derivados, La quinta marcha, Twin Peaks, Sensación de Vivir y Melrose Place, que son de la primera etapa, pero sobre todo disfruté mucho la segunda con Médico de familia, Periodistas, Al salir de clase, 7 vidas, Ally McBeal, Expediente X, Caiga quien caiga y El informal. Qué tiempos aquellos de la cadena amiga. A partir del año 2000 he seguido viendo alguna cosa pero mi fidelidad cayó en picado porque dejaron de lado la ficción internacional y el humor al que recurrieron para el entretenimiento estaba menos en mi línea.

En cualquier caso, pese a quien pese, Telecinco ha hecho historia y la tele nacional en su conjunto no se entendería sin el liderazgo de una cadena, que hizo resurgir parecidos razonables a diestro y siniestro.  Ahora son ellos los que se imitan a sí mismos sacando réplicas y contraréplicas de sus programas. No creo que vuelvan al rumbo del pasado pero espero que por lo menos encuentren algún rumbo.

27 febrero 2010 at 09:34 12 comentarios

Han dado que hablar en 2008

Hoy me saco de la manga (o del teclado), una entrada recopilatoria. Me hace gracia repasar los temas que más se han comentado en el blog. Es una buena forma de recordad cosas que seguro que habíamos olvidado y nos sirve de termómetro para ver qué ha dado de sí este 2008. Como el año pasado, hacemos un repaso mensual.

  • Enero: Por goleada indiscutible, Tú sí que vales, una entrada que estuvo recibiendo comentarios sin parar. Incluso tuve que editar algunos porque ponían al jurado a caer de un burro. Sirvieron de desahogo a mucha gente, desde luego. Sin tetas no hay paraíso también tuvo sus momentos, cuando sorprendió a propios y extraños colocándose como quien no quiere la cosa como el programa más visto de su franja. 2008 será el año que terminó con La cancelación de Aquí hay tomate uno de los programas más polémicos de los últimos tiempos. Muchos pensaban entonces que aquello iba a significar el final del corazón en televisión, pero no ha habido manera. Después del Tomate han venido otros tomatazos varios. Nunca sabremos si Vasile se arrepintió de tomar aquella decisión.
  • Febrero: Otra goleada y una de las entradas más activas del año fue Mofándose de Miguel Ángel Silvestre, una entrada que escribí a raiz de una entrevista que le hicieron al Duque en El País. Lo que tiene este hombre son fans, y lo demás son tonterías. Qué pasión.
  • Marzo: Destacaron sobre todo dos temas, la compra de Caiga quien caiga por La Sexta y el anuncio de Telecinco contra la piratería. Hay que ver, los de Caiga quien caiga acaban de despedirse de La Sexta, con lo felices que pensábamos que íbamos a ser, y Telecinco ha culminado un año de vergüenza con sus polémicas con otras cadenas. Pero sobretodo hablamos de Rodolfo Chikilicuatre, que terminó yendo a Eurovisión.
  • Abril: El mes de Las gafas de Angelino. Un desastre que terminó en cancelación acelerada. Carmen Alcayde le ha cogido el puso a esto de las despedidas. No había nada que hacer con aquel programa, nada que hacer, y en Telecinco se dieron cuenta enseguida. En la parte positiva, las parodias que les hicieron en Sé lo que hicisteis…,.
  • Mayo: Sin lugar a dudas es el mes de El juego de tu vida (otra de las entradas más activas del año). Hasta recibí un requerimiento oficial, policía judicial mediante, para borrar un comentario de esta entrada porque desprestigiaba a una empresa de polígrafos (es verdad, verdadera). Además trajeron cola la cancelación de El síndrome de Ulises, la participación de Chikilicuatre en Eurovisión y mi crítica de La Tira. En esta entrada había un comentario airado al que le seguí la IP y, casualidades de la vida, esa IP era propiedad del Grupo Árbol, el mismo que hace la serie.

(más…)

31 diciembre 2008 at 10:19 15 comentarios

Qué aburrida es la tele en Navidad

¡¡Por favor!! ¡Que alguien nos rescate a todos! Estoy aburrida ya de especiales, galas y demás monsergas. Y es que además, aparte de los refritos y de las galas insustanciales, todo el mundo está de vacaciones y tampoco hay noticias que valgan la pena ni un poquito. Desde que empezaron oficialmente estas fiestas apenas he visto una cosa o dos que hayan merecido la pena. Lo mejor, el Portal de Belén de Barriobajeros.

Anoche estuve viendo un rato de la Gala Inocente Inocente de Antena 3 y yo no estoy hecha para estos dramas contemporáneos. No entiendo qué pintaban ahí unos haciendo de Mortadelo, Filemón y Ofelia. Juan y Medio estaba descolocado y teniendo tarjetas y teleprompter se equivocó varias veces. Me dio tiempo a ver un vídeo en el que un niño narraba su rutina en el tratamiento de un cáncer. Muy, muy emotivo y dramático, pero yo anoche no tenía ganas de dejarme emocionar así que al final opté por Aída y Hermanos y detectives.

Hoy La 1 nos presenta la gala El disco del año con la inefable Anne Igartiburu, un show musical que contará con actuaciones y la presencia de deportistas de élite y actores de la cadena, como los de Amar en tiempos revueltos. El criterio musical escogido es el de los discos más vendidos de artistas que canten en castellano. En años anteriores ganaron El Arrebato, Rosa y Miguel Bosé. Este año ya hay doce finalistas pero si queréis saber quiénes son, visitad la web, que yo no tengo ganas de ponerme a escribir obviedades.

Y disculpadme el tono general de esta entrada pero es que estoy cabreada. En estas fiestas se aprovecha cualquier cosa para meter un especial, que de especial no suelen tener nada y tendríamos que llamarlos más bien refritos. Hoy acaba CQC su etapa en La Sexta y lo hace con un recopilatorio, lo que me parece que es un indigno final (yo habría preferido un programa nuevo y espectacular). En Salvados hicieron ayer tres cuartos de lo mismo. Y en Informe semanal. Y lo de Raphael. En Antena 3 van a emitir Qué bello es ser un Mata, un especial de La familia Mata que no afecta para nada a las temporadas y que va a servir para recordarnos que pronto volverán a emitir la serie.

Prefiero volverme a los noventa, la verdad.

29 diciembre 2008 at 10:18 17 comentarios

El previsible final de Caiga quien caiga

Pues es una lástima, a mí me da pena quizá por lo que significó el formato en sus primeros años, pero Caiga quien caiga se despide con la posibilidad de un regreso que suena a cancelación encubierta porque quizá dé mala imagen no mantener en antena un programa con este prestigio. Lo que está claro es que, al menos en nuestro país, Caiga quien caiga tuvo su razón de ser durante el gobierno de José María Aznar, al que le hizo oposición televisada. En épocas de concordia política el programa perdió parte de su fuerza y cuando los políticos se mostraron como aliados de los reporteros la cosa terminó de perder su impacto.

Desde 1996 hemos tenido Caiga quien caiga para rato, aunque son muchos los que valoran como única la época en la que fue capitaneado por Wyoming. A mí las otras etapas también me gustaron, pero yo es que soy de las fieles hasta el final. Con su llegada a La Sexta se entrevió la posibilidad de darle un nuevo aire al programa pero ni por esas, las audiencias no han respondido y después de varios cambios en la parrilla el programa terminará el lunes con un especial de los mejores momentos.

De esta última etapa me quedo con Estíbaliz Gabilondo, que se ha jugado la cara varias veces. Su reportaje del caso Fabra ha sido uno de los más vistos de la temporada. Tampoco voy a dejarme a Juanra Bonet, que ha sido capaz de poner en un aprieto a más de uno. En la parte negativa, me ha parecido ver demasiada provocación gratuita, como ir, otra vez, al desfile de las fuerzas armadas a buscar insultos, o el transgredir normas a lo loco para llevarse alguna torta. Pocos temas han sido verdaderamente interesantes y la denuncia social y política ha tenido poco peso pero, como digo, eso me parece que forma parte de la coyuntura política y, en general, del aprendizaje de los políticos.

Quizá ese haya sido el verdadero mérito del programa: la educación de los políticos frente a las cámaras. Una vez cumplida esa función, poco les quedaba por hacer. Lo cierto es que de 1996 hemos asistido a la progresiva flexibilidad en las actitudes de los políticos de todo signo y condición. Parece que han aprendido que la televisión no es una amenaza, sino una oportunidad, y poco a poco han empezado a mostrarse más accesibles, siempre con contadas excepciones.

Por otro lado, Caiga quien caiga ha descubierto a grandes profesionales y hay reporteros que siempre tendrán un rinconcito en nuestro corazón. Tonino, Pablo Carbonell, Arturo Valls, Eugeni Alemany, Gonzo y Juanra Bonet son mis favoritos, aunque la televisión les haya deparado funestos destinos como el de Eugeni o el de Gonzo, que parece que se recupera después de su incursión desastrosa en las tardes de Antena 3.

En fin, que se acaba una época pero, viéndolo por el lado positivo, pronto empezará otra.

24 diciembre 2008 at 09:58 13 comentarios

Entradas antiguas


Teleadicta sin remedio

"La tele que me parió" es un blog sobre televisión, sobre cómo la vemos y sobre cómo la hacen. Sólo es televisión pero me gusta y aquí encontrarás una entrada diaria de mis delirios catódicos de espectadora irredenta.

Si te suscribes recibirás las actualizaciones del blog en tu correo electrónico.

Únete a otros 99 seguidores



Seguir a Ruth en Twitter

Puedes escucharme en La caja de spoilers

Bloguzz

bannerB&W

Han pasado por aquí

  • 2.254.067 televidentes

Están mirando esta tele…


A %d blogueros les gusta esto: