Posts filed under ‘Telecinco’

‘Aída’, cómo se fragua un falso especial

Desde noviembre del año pasado se viene hablando que Belén Esteban grabaría un capítulo de Aída, la serie que normalmente es sinónimo de éxito los domingos por la noche en Telecinco. Y digo normalmente porque Los protegidos en Antena 3 está dando la sorpresa y plantando cara mucho mejor que Doctor Mateo. Mientras se pensó que OT aguantaría los lunes por la noche, empezó a promocionarse la vuelta de Aída en domingo pero el cierre del reality ha retrasado una semana el estreno de la nueva temporada.

Es curioso que en todas las promos hablen de un “Especial Aída” cuando en realidad no es más que un capítulo ordinario con un cameo extraordinario (cuidado con los juegos de palabras maliciosos). Hasta Paco León manifestó en Twitter (ese arma que carga el diablo), su disconformidad por los cambios en la parrilla de la serie. Supuestamente para compensar eso le colocan al episodio la vitola de “especial”, cuando en realidad no es tal.

Lo único que tiene de especial el capítulo, más allá de estrenar la novena temporada, es que aparece Belén Esteban pero, francamente, eso en Telecinco no es nada extraño. Por un lado, entiendo que el personaje pega en el ambiente del barrio y, de hecho, se interpretará a sí misma, por decirlo de alguna manera; por otro lado, es una de esas decisiones que no sé si benefician o perjudican a la ficción. Creo que Aída es una de las pocas series de Telecinco, junto con CSI, que mantiene espectadores que no son fieles de la cadena y la aparición de Belén Esteban parece más un reclamo para los seguidores de Sálvame, que no son necesariamente los mismos.

Claro, si estuviésemos hablando en puridad de ficción, si sólo entrase el factor de las series, podríamos llegar a alguna conclusión. Pasando todo esto en Telecinco no queda más que asumir que es una estrategia global empresarial que poco tiene que ver con la guionización de un capítulo. En realidad, todo lo que se emite en Telecinco está expuesto a ser “belenizado”, por decirlo de alguna manera, en pro de los beneficios de la cadena y su gallina de los huevos de oro cuya función más importante es no dejar de poner huevos nunca.

El episodio que se emitirá esta semana, si el tiempo no lo impide, se grabó en diciembre. Ya se ha anunciado alguna que otra vez, se ha hablado de él hace tiempo en los programas de la cadena así que para volver a retomar el interés, después de los vaivenes, qué mejor que decir que es un especial. En fin, qué tiempos aquellos en los que yo veía Aída. Ahora me decanto por otras cosas. Con 7 vidas me pasó lo mismo.

22 febrero 2011 at 08:16 11 comentarios

“Como que te saquen los ojos y te meen en los agujeros”

Será sin duda una de las frases que pasará a la posteridad. La pronunció Fernando González Urbaneja, Presidente de la Asociación de Prensa de Madrid, en el Foro de la Nueva Comunicación (tenéis el vídeo íntegro arriba). Se refiere al cierre de CNN+ y a la emisión en su lugar del canal 24 horas de Gran Hermano. Además ha propuesto que se destierre a Vasile porque su política vincula ética e indices de audiencia. Claro, desde Telecinco se han cabreado como monas y lo llaman machista (por atacar en su momento a Sara Carbonero), y xenófobo (por meterse con Vasile, el italiano), y vuelven a dejar claro que el cierre de CNN+ no fue cosa suya.

Meterse con Telecinco es fácil, todos sabemos hacerlo. Apuesto a que en un minuto sacamos aquí unas cuantas frases satíricas sobre la cadena. He visto blogs en los que el tema general es ir contra Telecinco y lo hacen en términos nada educados (hirientes, diría yo). La crítica es buena, claro, pero si se acompaña de argumentación, si no se convierte en un deporte de riesgo. No soy fan de las declaraciones de Urbaneja como Presidente de la APM porque me parecen titulares que buscan algo, no sé qué. Igual se le ha olvidado que en Telecinco también trabajan periodistas. Y eso de que Vasile tiene como ética los índices de audiencia… Yo diría más bien que ese es un mal endémico de una industria basada en la publicidad. Otra cosa es que desde Telecinco sepan sacarle mejor provecho al asunto que otros.

No, no voy hoy a defender a Telecinco, que cada palo aguante su vela, pero tampoco quiero aplaudir el símil que titula la entrada. No me parecen unos términos adecuados para un señor que representa un sector de la profesión y que, como tal, debería de estar más o menos a buenas con la gente del sector, o al menos simular que lo está. ¿Qué sería de un buen montón de profesionales si Telecinco desapareciera? Esa tendencia facilona a destacar a las ovejas negras se la perdono a alguien como yo, que me dedico a ver la tele y poco más, pero no a alguien que en teoría tiene que velar por el buen hacer y mediar para que ciertas prácticas cambien. Nunca me han caído bien los polis malos, qué le voy a hacer.

Urbaneja siempre ha tenido cierta querencia por la polémica, no le viene de ahora. Es de suponer que sus ataques a Telecinco vienen de su imparcialidad y que su vinculación profesional con medios más afines a Antena 3 no tiene nada que ver. Es cierto que mantiene desde hace tiempo una cruzada personal contra la “telebasura” pero, como profesional que es, yo le pediría algo de rigor. Sin quitarle la razón en lo que dice me gustaría que hiciera extensivas sus críticas a los informativos sensacionalistas en general, a los programas matinales de Antena 3, por ejemplo, que sacan réditos de las muertes atroces de niñas, que cuestionase el interés de España Directo o Corazón, corazón en una cadena como la Pública, que refutase alguna de las barbaridades de las que se alimenta un programa como el Diario de Patricia. Podría seguir poniendo ejemplos pero creo que ya os hacéis una idea de mi postura. Preferiría que se enfrentasen de verdad y de raíz los problemas de la tele actual en lugar de limitarnos a tirarle piedras a Telecinco, facilitando su victimismo y no llegando a ningún lado. Igual es demasiado pedir.

17 febrero 2011 at 08:33 11 comentarios

Telecinco cancela ‘Operación Triunfo’. Se veía venir.

Anoche Twitter sufrió la revolución comentando la cancelación de Operación Triunfo. Telecinco no se estiró dando detalles; se limitó a mandar una escueta nota de prensa a los medios y dejó que la noticia corriera por sí sola. Es inevitable que esta cancelación tenga regusto a fracaso y, aún así, han decidido darle un final al programa el próximo domingo en una gala en la que se elegirá a un ganador de entre los finalistas, que no son otros que los concursantes que han aguantado hasta ahora.

Ríos y ríos de tinta han corrido ya a estas horas sobre el asunto. Por aquí también hablamos de ello hace unos días porque el tema no pintaba bien. Aunque el motivo oficial y evidente son los índices de audiencia (un 13% de share la gala del lunes pasado), hay que mirar un poco más allá para ver que la estructura del programa y sus planteamientos han sido totalmente erróneos y desde Telecinco se han dado cuenta pero no han podido cambiar el rumbo.

  • Pilar Rubio no se ha adaptado al programa. Parecía el robotito del anuncio del coche.
  • Sin Risto y sin escándalo, nada vale la pena.
  • Nina, sus normas improvisadas y sus refriegas falsas con el jurado han dado “cosica”.
  • Las galas han sido todas eternas.
  • Los concursantes eran muy comunes.

Y podríamos seguir enumerando cosas. ¿Supone esto el principio del fin de los realities? Yo creo que no, aún no, pero ha sido una lección. Esta edición de Operación Triunfo aspiraba a ser como aquella primera, con audiencias millonarias y con aquel espíritu, pero las cosas cambian y hacer un programa de este corte, tan vinculado a la audiencia, es un error porque para los espectadores es imposible la regresión.

Para terminar sólo quiero decirle a los que tengan pensando ir a Supervivientes que vayan preparando las maletas porque ahora a Telecinco le falta un reality. O eso, o se traen Fama desde Cuatro para ir rellenando. ¿De qué van a hablar ahora en sus programas? ¿Sólo de Gran Hermano? Tal y como están las cosas en la casa de Guadalix, con los últimos ya manteniéndose como pueden, creo que la cosa ya no da para más. Veremos qué se inventan.

16 febrero 2011 at 08:02 10 comentarios

‘Operación Triunfo’ y su cuenta atrás

El cambio de día de Operación Triunfo (la semana que viene se emitirá en lunes y harán un especial de San Valentín), parece el verdadero final de su cuenta atrás. Muy premonitorio el inicio de la temporada que podéis ver arriba, con ese tema de Europe destrozado cruelmente y esas voces que suponían una vuelta a los orígenes del programa, a lo que fue en Televisión Española. Naranjas de la china.

Ya comentamos hace unos días la falta de habilidades de Pilar Rubio pero no sólo ella es la culpable de esta deriva. He visto algún rato más del reality y algunos comentarios que se hacen en los programas de Telecinco. En resumen: donde hay patrón, no manda marinero. ¿Qué pintaba Ángel Llácer de jurado? ¿Será Noemí Galera la nueva Risto? ¿Por qué en la última gala Nina repescó al concursante expulsado para que siguiera su formación pero sin concursar? ¿Se verá rollo amoroso por fin entre los participantes? Respecto a cómo cantan, me reservo mi opinión pero las audiencias lo están dejando claro. El pasado domingo un escueto 12% de share que ha hecho que le cambien el día de emisión, con lo que eso comporta de duda que planea sobre el formato.

Las pretensiones de volver a la pureza de hace diez años son unas buenas intenciones, claro, pero son un fallo enorme de previsión. Cualquiera que haya visto un reality que haya durado tanto tiempo (véase Gran Hermano, por ejemplo), sabe que el secreto está en adaptarse a los imponderables y Operación Triunfo ha pretendido justo lo contrario, ignorar los cambios. Es una decisión loable pero muy poco televisiva. En diez años no sólo ha cambiado la televisión, también ha cambiado la sociedad, los espectadores, los concursantes, las expectativas…, todo. Ya nadie espera un Bisbal que amenice los anuncios de Nocilla, de eso ya tenemos uno; las chicas que terminan en la portada de Interviú también han sido varias; los jovencitos que ven el programa no conocen los temas que se interpretan, ni los quieren conocer; la Geno de hace diez años aburre ahora más que entonces y Twitter es la prueba (#sufrocomogeno).

En fin, que no han sabido aplicar la idea de renovarse o morir y parece que les va a tocar esto último. Dicen desde Telecinco que el cambio a lunes es circunstancial y puntual, para no enfrentarse a la gala de los Goya de La 1. ¿Prefieren batirse contra El barco de Antena 3? ¿¡Van a quitar CSI!? No sé, quizá si pasasen el programa a Cuatro tendrían mejores expectativas pero, claro, qué iban a decirle entonces a los anunciantes. Quizá Vasile suspire ahora por Jesús Vázquez, al que le ha dado Pekín Express en Cuatro. ¿Será que no están tomando buenas decisiones? Es pronto para decirlo pero enero, el primer mes efectivo tras la fusión, las audiencias de los canales fusionados no han sufrido cambios positivos. Veremos en qué termina todo esto.

8 febrero 2011 at 08:56 12 comentarios

Adiós, Sardá, adiós

Empezar en la tele haciendo Juego de niños (1990), y terminar con eso de La tribu (Telecinco), tiene que ser como una experiencia religiosa. En todo este período de tiempo me ha parecido asistir a la defunción del señor Casamajor (su personaje en La Ventana de la Cadena Ser), y al nacimiento de una especie de demonio televisivo. El anuncio de su retirada de la tele, coincidiendo con la finalización de su contrato en Telecinco, me deja un sabor agridulce porque, en realidad, a Sardá le perdí la pista televisiva hace mucho tiempo, más o menos cuando empezó a pegar gritos a diestro y siniestro.

No se le puede negar el éxito en Moros y cristianos y, sobre todo, Crónicas marcianas, dos programas que nunca vi, he de reconocerlo, pero que marcaron un antes y en la historia de nuestra tele reciente. Todavía colean muchos de los escándalos que se removieron en aquel plató marciano y pueden encontrarse muchos vídeos de aquellos momentos ¿memorables? No sé, supongo que para alguien como yo, que creció escuchándole en la Cadena Ser y que disfrutó con Juego de niños, el cambio fue demasiado radical. Él ha aguantado el tirón muchos años así que es de suponer que no estaba del todo insatisfecho con el asunto.

Una de sus últimas “hazañas” ha sido la de airear a los cuatro vientos la supuesta relación entre Shakira y Piqué, el jugador del Barça. Una acción poco elegante y, como diría Buenafuente, una meada fuera de tiesto. Tampoco se cubrió de gloria con el rifi rafe entre Telecinco y Endemol que terminó con dimisiones y con un proyecto suyo de late night desaparecido. En fin, que con él llegó el escándalo y se ve que ya ha tenido bastante. Se retira ahora a ejercer de tertuliano en cuestiones, por ahora, de incidencia social pero sin meterse en política.

En fin. Que le vaya bonito. Quizá ha esperado demasiado para tomar esta decisión (supongo que el contrato que tenía era demasiado blindado como para romperlo). Su último proyecto serio, Dutifrí, tampoco ha tenido el respaldo de Telecinco, que ha programado el espacio de viajes de manera infame. Se veía venir después de que aquello de La tribu fuese un desastre de proporciones extraordinarias. Espero que este cambio de rumbo le satisfaga, que su nueva faceta de tertuliano cubra sus expectativas y que sus libros se vendan como rosquillas. Si algún día vuelve a la tele le recibiré con los brazos abiertos, siempre y cuando haya conseguido moderar el tono de voz, que los gritos me sacan de quicio. Así que sí, suerte, señor Sardá. El mundo no se acaba en la tele, “hay barcas pa’seguir”.

26 enero 2011 at 09:27 12 comentarios

‘Homicidios’, la nueva serie clásica de Telecinco

Según leo aquí Telecinco se ha embarcado en una nueva serie policíaca. Eduardo Noriega será un detective que se basa en la inuición y en sus estudios sobre la conducta humana para resolver crímenes. Unirá sus capacidades a las de Celia Freijeiro, una policía convencional, para atrapar asesinos. Como trama transversal estará la persecución de un peligroso asesino en serie. Sí, claro, de buenas a primeras suena como El mentalista pero, qué queréis, no hay nada nuevo en la viña del señor.

Los procedimentales son el pan nuestro de cada día y son las series que más espectadores atraen, ya sea bajo la fórmula médica a lo House o con planteamientos más o menos convencionales como los de Bones, Dexter o Medium, sin olvidar a los abogados y a cualquier otro gremio que se precie. La tensión sexual no resuelta también es un tema recurrente desde tiempos ancestrales, ya sea como en Luz de luna, Expediente X, The good wife o Castle.

En la tele nacional las parejas de policías no han sido lo más tratado, siempre se ha tirado más por comisarías enteras por aquello de que, a más personajes, más tramas y más fácil es rellenar los sesenta minutos de rigor. También hace años de Brigada Central, de Policias o, más reciente, El comisario o Los hombres de Paco. Guardo buen recuerdo de Petra Delicado y de Hermanos y detectives, por ejemplo. Anillos de oro también me traía loca, aunque estos eran abogados. Desaparecida fue un excelente producto, la pena es que durase tan poco.

Así que sí, efectivamente Telecinco plantea con Homicidios una historia que en principio no parece nada nuevo bajo el sol pero, atención, ¿qué sería de El mentalista sin Patrick Jane? Si consiguen crear unos personajes atractivos e interesantes, con unos conflictos sólidos y contundentes, los casos episódicos serán menos importantes. No importará tanto si el caso en cuestión es difícil, sino cómo lo resuelvan. Esto no es algo difícil de saber así que éste es el planteamiento que espero y que, por qué no decirlo, me apetece. Entre tanta serie nacional de época se agradece de vez en cuando un planteamiento clásico, la verdad, que la gracia de la tele está en que haya de todo.

Cuestión a parte es saber si Eduardo Noriega podrá hacer creíble un personaje de esas características. Yo diría que sí y me hace ilusión que se haya decidido por fin por la tele. Ya estábamos algo saturados del guaperas Coronado para estas cosas. Noriega no tiene que demostrar nada, en el cine ha hecho de todo, así que lo único que le queda es que le den un bombón de personaje televisivo con el que pueda disfrutar, y nosotros que lo veamos. No, el anuncio en el que supuestamente se le ve el culo no cuenta, que os conozco.

25 enero 2011 at 09:23 10 comentarios

Pilar Rubio, un pulpo en un garaje

Anoche le dediqué unos minutos a Operación Triunfo. Quería ver cómo se maneja Telecinco con esta edición, que se supone que es la que volverá a la esencia primigenia del concurso. Vamos, muy propio para ese objetivo un vídeo cebo diciendo algo así como que por primera vez en el concurso dos participantes dormían juntos. Anda que… Aunque la mona se vista de seda, mona se queda.

Sigo sin acostumbrarme a ver a Pilar Rubio en Telecinco pero eso es algo personal. Anoche al que eché de menos fue a Jesús Vázquez. Él sí que sabe presentar OT y ahí lo tenemos al pobre, mordiéndose las uñas en un inadvertido Allá tú en las tardes de Cuatro. Qué injusta es la tele a veces. Que no digo yo que, como dice Borja, Pilar Rubio no pueda terminar siendo la presentadora de galas ideal pero, lo que es ahora, da un poco de ansiedad verla, siempre tan dubitativa y forzada.

No debe de ser fácil presentar Operación Triunfo, eso está claro, y yo lo haría mucho peor. Lo que no sé es si en Telecinco habrán calibrado bien la importancia del presentador porque aunque las galas sean perfectas, si el que lleva la voz cantante está más perdido que un pulpo en un garaje, consigue que todo lo demás parezca endeble y como a medio hacer. Eso es lo que consigue Pilar Rubio. El programa tiene que estar pensado y requetepensado pero cuando ella cuenta cómo van a ir las cosas parece que todo sea fruto de una improvisación chapucera y eso, obviamente, da muy mala imagen.

Luego tenemos el asunto de los nervios. A Pilar Rubio se la ve nerviosa y no es para menos, su responsabilidad es enorme, pero que no se note, por favor, que entonces todo adquiere tintes de fiesta de fin de curso. Preguntas mal planteadas y repetidas, concursantes perdidos en el plató, jurados interrumpidos a media valoración… Esta mujer tendrá que templar sus nervios y, como supuesta actriz que es, hacernos creer que de verdad disfruta con lo que está haciendo, aunque por dentro esté a punto de sufrir un ataque de pánico.

Para colmo de males, los datos de anoche no son nada buenos. Operación Triunfo marcó un 13,7% de share y quedó por detrás de Los protegidos (Antena 3), y de la película de La 1. A Vasile tiene que estar palpitándole la vena cosa mala y es que no es una buena noticia para el que se suponía que iba a ser uno de los éxitos de la temporada. No llegar ni a la media de la cadena en otras ocasiones ha supuesto una cancelación. Yo creo que lo cambiarán de día de emisión y las víctimas ya pueden ir temblando. Me temo lo peor para Hospital Central, que el martes pasado no pudo con los zombies de laSexta. En cuanto acabe The walking dead hay cambios, me apuesto lo que queráis.

24 enero 2011 at 09:41 17 comentarios

Entradas antiguas Entradas recientes


Teleadicta sin remedio

"La tele que me parió" es un blog sobre televisión, sobre cómo la vemos y sobre cómo la hacen. Sólo es televisión pero me gusta y aquí encontrarás una entrada diaria de mis delirios catódicos de espectadora irredenta.

Si te suscribes recibirás las actualizaciones del blog en tu correo electrónico.

Únete a otros 99 seguidores



Seguir a Ruth en Twitter

Puedes escucharme en La caja de spoilers

Bloguzz

bannerB&W

Han pasado por aquí

  • 2.259.401 televidentes

Están mirando esta tele…


A %d blogueros les gusta esto: