Posts tagged ‘Gran Hermano’

Personas normales en Telecinco

La noticia tiene su enjundia, no creáis, y a pesar de ser algo relacionado con Gran Hermano creo que la observación trasciende más allá del programa y viene a poner en jaque el proyecto transversal de la cadena. Según parece esta noche entrarán en Gran Hermano dos concursantes que vendrán a sustituir a los dos primeros expulsados de la edición (los expulsaron por “montajistas” cosa que, viniendo de Telecinco, tiene mucha guasa). El caso es que un colaborador de Sálvame, ex concursante de Gran Hermano, ha comentado:

“Los dos nuevos concursantes son personas normales, no tienen nada que ver con el perfil ‘Mujeres y hombres y viceversa’ que abunda en la casa”.

Y ésta es la primera vez desde que empezó esta edición que veo que alguien de Telecinco relaciona ambos programas y asume de cierta manera que se han pasado cuatro pueblos con el cásting de este año incurriendo en un error de bulto: pervertir el formato. Muchos defensores del reality están indignados con la cadena y con el programa por haberle dado este giro-puñalada tremendamente frívolo y facilón. Lo que fuera que persiguieran desde Telecinco no se ha conseguido (las audiencias del programa no lo hacen destacar sobre la competencia), y los concursantes-florero aburren, son previsibles y es imposible que los espectadores se identifiquen con ellos y, por tanto, con la supuesta experiencia de “la vida en directo”.

¿Qué son “personas normales” según el criterio de Telecinco? A saber. Pero seguro que nada que ver con el plantel de pseudofamosos que campean a sus anchas por el reality esperando beneficiarse de la explotación televisiva de la cadena. Antes de empezar la edición se hizo una especie de debate y el ganador de la pasada edición, que se ha negado a prodigarse en platós, era atacado por este motivo. Supongo que para ahorrarse pérdidas en lo que se refiere a estos casos (invierten tiempo y dinero en esta gente y esperan recuperarlo), este año se las prometían muy felices con concursantes a la caza de una silla en un plató pero la maniobra ha sido tan descarada que les ha salido el tiro por la culata y ahora van rectificando sobre la marcha, entre expulsiones disciplinarias y personas normales.

Todo esto no viene sino a corroborar la parada de los monstruos en que se ha convertido Telecinco. Y que nadie se ofenda porque, a vista de las audiencias, la estrategia es efectiva: colaboradores que pisan distintos programas, enfrentamientos entre compañeros de trabajos, villanos, santos… Es el maravilloso mundo del circo y si atrae es porque la mayoría de las cosas ocurren en directo, como las acusaciones de plagio, las expulsiones de los platós, Jordi González gritando: “Ésta hoy no cobra”, las meriendas, las llamadas de teléfono, las salidas al baño… Por suerte, pensaréis algunos, éste es un modelo único en estos momentos. Es la Radio Patio de Aquí no hay quién viva elevada a la telerealidad.

En este contexto, ¿qué pintan las personas normales? Ayer vi que una señora se dormía en el plató de Sálvame porque se había levantado a las dos de la mañana para ir a ver el programa. Eso es lo que buscan ahora, gente ajena al circo que conecte con el espectador medio y que le conduzca por esta selva de pasillos y de enfrentamientos. Los dos que entren hoy en Gran Hermano sabrán su papel y su misión será la de reforzar la estupefacción, distanciarse de los cazadores de fama e introducir parte de las sugerencias de los espectadores. Veremos si no se dejan abducir por el lado oscuro.

18 noviembre 2010 at 09:07 6 comentarios

Telecinco en boca de todos

Que hablen de uno, aunque sea mal. Ésta parece ser la máxima que rige ahora en la cadena amiga después de que intentasen durante un tiempo hacer lavado de imagen y sus audiencias se vieran resentidas. No sé, la verdad es que no tenía muchas ganas de escribir esta entrada porque estas estratagemas de Telecinco empiezan a resultarme molestas como espectadora. Sé que en el fondo lo hacen para eso, para generar el debate maniqueísta de o estás conmigo, o estás contra mí, y yo no quiero posicionarme, no me da la gana. Es decir, que su programación me podrá gustar más o menos, pero no soy quién para cuestionar con qué se entretiene la gente. Al final he decidido decir mi opinión por un motivo: para intentar sacar a la luz sus triquiñuelas e intentar que nadie caiga en la deriva que buscan, la de hacer víctimas y verdugos de todo esto. Si están donde están es porque quieren y el concepto negativo que muchos tienen de la cadena se lo ganan a pulso.

  • Telemanía. Es la web de tele de Telecinco. En ella abundan los titulares contra Antena 3, todos escritos con una mala leche digna de la pluma más afilada. A saber y en portada en el momento en el que escribo esto: “A A3 le sale el tiro por la culata al rematar La princesa de Éboli“, “Antena 3 cambia sin parar su parrilla para intentar remontar su audiencia en mínimos”, “DEC baja a mínimos con el ‘Caso Fran'”. Buceando en el archivo de noticias encontramos muchas más cosas: “Los mineros de Chile, encerrados por Antena 3”, “Antena 3 monta el ‘caso Fran’… que dispara la audiencia de Sálvame“. Y hasta el infinito y más allá. Desde esta web se hace campaña diaria de acoso y derribo contra Antena 3 como parte de esa disputa eterna entre cadenas. Y como de webs va la cosa, Telecinco denunció a Antena 3 porque consideró que falseaba los datos de visitas de su web.
  • Contraprogramación. Célebre el reciente numerito, que aún no ha terminado, de poner a rodar su miniserie Felipe y Letizia persiguiendo a los romanos de Hispania (Antena 3), por la parrilla. ¿Qué fue antes, el huevo o la gallina? ¿Fue Hispania la que abrió la veda o fue Felipe y Letizia? El último movimiento, en cualquier caso, ha sido de Telecinco y la gran perjudicada ha sido Tierra de lobos, que de golpe y porrazo está, sin comerlo ni beberlo, a expensas de lo que haga Antena 3.
  • Broncas entre productoras. Esto lo contaba ayer La chica de la tele. Las propias productoras que generan contenidos del corazón para Telecinco se han declarado la guerra en los programas. Todo un show orquestado por unos grandes guionistas, sin duda. Ayer pude ver cómo en directo Belén Esteban amenazaba veladamente a su nueva némesis, la novia de su ex cuñado, diciéndolo que llevase cuidado que el contrato le vencía pronto. Pensé que Vito Corleone aparecería en el plató pero no, era Paolo Vasile. Una confusión la tiene cualquiera.
  • Quejas de la audiencia: Telecinco es la cadena que más quejas acumula y el programa más denunciado es, como todos podemos suponer, Sálvame. Ojo, que hay que mirar los datos con lupa. Después de Sálvame la emisión que más quejas ha acaparado ha sido Qué vida más triste (laSexta), así que a las quejas de los espectadores hay que darles la importancia justa y necesaria. Según yo lo entiendo, los detractores de Telecinco patalean más y mejor que los detractores del resto de cadenas, pero sirva el dato como un aporte más a todo este espectáculo de polos opuestos.
  • Gran Hermano, la metáfora. Y con apenas una semana y pico de vida, la casa (quizá tendría que hacer uso del plural), de Gran Hermano ya se ha dividido en dos grupos. Cada grupo en su casa y Mercedes Milá en la de todos: guapos en una y frikis descastados en la otra. No soy yo la que se inventa los términos, son los habitantes de la casa los que han hecho la división atendiendo a cuestiones basadas en el atractivo físico. Antes de la escisión que se materializó anoche los grupos ya tomaban entidad y vida propia, no creo que este resultado haya podido sorprender a nadie. Se elevan ya acusaciones a diestro y siniestro de vejación, machismo y demás, un debate que creo que trasciende al programa en sí. El cásting de este año era para que pasara esto: al que le guste, bien; al que no, que cambie de cadena. En el fondo me parece que no es más que la representación de todo lo expuesto antes, donde los presuntamente guapos vendrían a ser una extensión de Mujeres y hombres y viceversa y, por ende, de la cadena, y a los frikis les queda el papel de renegados a lo Antena 3. Nunca eso de “como la vida misma” tuvo tanto sentido.

22 octubre 2010 at 09:46 5 comentarios

Programaciones enfrentadas, pelea de barro

Apenas llevamos un mes de temporada y las cadenas ya se han puesto el uniforme de pelea. Objetivo: fastidiar la emisión del oponente. Lo conseguido: despistar al espectador. Hay casos y casos, es cierto, pero me da cierta vergüenza ajena ver determinados movimientos. Cierto es que no soy programadora, no me cansaré de repetirlo, pero sí que soy espectadora. Los cambios de los que voy a hablar no afectan a mi parrilla personal, una parrilla que a estas alturas ya tengo muy clara, pero afectan a las parrillas de otros muchos, la gran mayoría a juzgar por lo que dicen las encuestas.

En primer lugar, El internado, esa serie de Antena 3 que no he visto nunca, apenas algunos minutos desparramados en zapping, pero que por todos es sabido que tiene tirón adolescente, un tirón que ya quisieran muchos para sus espacios. Me hace gracia el componente erótico de la serie pero no puedo hablar, en mis años mozos fui de la religión de Sensación de vivir. En cualquier caso El internado se acaba y ese capítulo final que terminará de desentrañar las tramas (misterios, muertes, nazis…, tienen de todo), se emitirá en miércoles en lugar de martes, para ver si consiguen hacerle sombra a Tierra de lobos. No es la primera vez que Antena 3 intenta algo así. De hecho, a principio de temporada hicieron algo parecido con Física o Química y les salió el tiro por la culata. Ellos sabrán pero a mí me parece desperdiciar espectadores cambiando el día de emisión del capítulo final de una serie. “Cosas veredes…”.

Luego tenemos a Telecinco, que después de dar campanadas con Belén Esteban han plantado para el próximo jueves una especie de gala-debate con antiguos concursantes de Gran Hermano para dar la bienvenida a la nueva edición, que empezará en domingo y se emitirá los jueves de manera regular. Lo llevan crudo porque anoche Águila Roja hizo más de un treinta por ciento de share y eso hace temblar hasta los cojines del confesionario. ¿No tenían otra cosa para rellenar este jueves tonto que se les ha quedado suelto? Quizá sí, pero es mejor montar un debate remember, mucho más barato, que tirar la posibilidad de interesar a los espectadores con una película, por ejemplo. Hay batallas que se saben perdidas de antemano y ante eso una retirada a tiempo es una victoria, no falla.

Lo mejor de todo es que estas propuestas, a una semana vista, son tan sólidas como una figurita de barro en la puerta de un colegio. Hasta el último momento podemos esperar cualquier cambio porque la contraprogramación no quita puntos, apenas unos euros ridículos de multa, y no me creo que las cadenas dejen sus cartas a la vista con tanta antelación, esperando que el enemigo dé sus pasos. Eso sí, se nota que el share es una obsesión. Y no sólo el propio, también el ajeno. Y no sólo el de la cadena principal, también el del grupo. No sé si en las universidades ya se forman especialistas en la fragmentación de las audiencias pero son muy necesarios para evitarnos chapuzas de este tipo.

8 octubre 2010 at 09:50 9 comentarios

Los veinte irregulares años de Telecinco

Yo no sé si es Telecinco la que ha cambiado en estos últimos veinte años, o quizá la que haya cambiado sea yo. Sí es cierto que mi relación con la cadena se fue distanciando según ambas íbamos creciendo y ahora mismo estoy en sus antípodas pero, aún así, por la nostalgia de todo lo vivido, me apetecía felicitarles el cumpleaños.

Telecinco ha emitido una nota de prensa con motivo del aniversario y salta a la vista que les ha tocado llegar a la cifra redonda en una de sus etapas de bajada, perdido el liderazgo indiscutible y afrontando los cambios de una industria que, me parece a mí, no han preparado demasiado bien. Se definen como innovadores y vanguardistas pero lo cierto es que ahora mismo están en pleno proceso de un cambio que no sabemos dónde les llevará, pero que necesitaban como agua de mayo porque más que perder audiencia, estaban perdiendo prestigio y la marca es algo difícil de consolidar.

Entre los hitos que destacan de estos veinte años se erigen como promotores de un nuevo género de ficción nacional con Médico de familia, como si hasta el momento Televisión Española o Antena 3 no hubiesen hecho sus pinitos. Eso sí, Médico de familia barrió a la competencia. Inauguran el género del reality con Gran Hermano y es cierto que han sabido explotarlo como ninguna otra cadena. Destacan el liderazgo en audiencia entre 2004 y 2008, justo cuando yo empecé a desengancharme. Alaban con creces su apuesta por la TDT en lo que a mí me parece un adorno tramposo porque, por ahora, en sus canales de TDT hay más repeticiones que otra cosa. Y se vanaglorian de la fusión, claro. Dicho así, resumido, no parece una trayectoria demasiado relevante al fin y al cabo.

Yo fui de Telecinco en los noventa, con VIP Noche y derivados, La quinta marcha, Twin Peaks, Sensación de Vivir y Melrose Place, que son de la primera etapa, pero sobre todo disfruté mucho la segunda con Médico de familia, Periodistas, Al salir de clase, 7 vidas, Ally McBeal, Expediente X, Caiga quien caiga y El informal. Qué tiempos aquellos de la cadena amiga. A partir del año 2000 he seguido viendo alguna cosa pero mi fidelidad cayó en picado porque dejaron de lado la ficción internacional y el humor al que recurrieron para el entretenimiento estaba menos en mi línea.

En cualquier caso, pese a quien pese, Telecinco ha hecho historia y la tele nacional en su conjunto no se entendería sin el liderazgo de una cadena, que hizo resurgir parecidos razonables a diestro y siniestro.  Ahora son ellos los que se imitan a sí mismos sacando réplicas y contraréplicas de sus programas. No creo que vuelvan al rumbo del pasado pero espero que por lo menos encuentren algún rumbo.

27 febrero 2010 at 09:34 12 comentarios

María Teresa Campos en ‘Gran Hermano’

Bueno, no es realmente así, pero el titular impresiona, ¿eh? El caso es que hoy María Teresa Campos va a cambiar un poco el tono de su programa y en lugar de tener un cementerio de elefantes va a tener un cementerio de “grandes hermanos” para celebrar los diez años del programa, y lo traigo a colación porque me parece que Telecinco se está convirtiendo en una temática, en un “Gran Hermano 24 horas”.

Una vez terminada el miércoles de la semana pasada Gran Hermano 11, este miércoles arrancaron Gran Hermano: el reencuentro, anoche Mercedes Milá estaba en Sálvame Deluxe, hoy lo de María Teresa Campos, mañana habrá debate, también se habla del programa en Ana Rosa y espacios afines para no abandonar la explotación televisiva. ¿Alguien ha minutado por curiosidad qué porcentaje de la parrilla se dedica a Gran Hermano?

Y lo digo como dato, que conste, que yo soy de las que ve las galas de Gran Hermano, pero es que me parece que ya se están pasando con lo de generar interés con el formato. El reencuentro este que se han sacado de la manga ahora me parece que no es más que un intento mal disimulado de darle un reality propio a Indhira y Arturo, los concursantes con más tirón de la última edición. El resto son mera comparsa, y lo saben, pero me parece que se han dado cuenta tarde. Intuyo que de estos pocos van a renacer de sus cenizas, que es lo que les gustaría para seguir amasando dinerito a costa de su propia imagen. Que cada uno haga lo que quiera.

En Telecinco no tienen miedo de quemar el formato, todo lo contrario. Da la impresión de que tienen la certeza de que es inmortal, pese a que en otros países Gran Hermano ya ha sido cancelado. Por el motivo que sea aquí resiste, creo que en gran parte gracias al buen hacer de la cadena, que sabe manejar el guión del reality como ninguna. Parece que funciona el mensaje de que el concurso es como la vida real. Yo no me lo creo, pero me entretiene.

La pregunta que me hago es qué estarán maquinando mientras estiran Gran Hermano como un chicle. Ya sabemos que sus series están de capa caída, que ¡Mira quién baila! llega el miércoles, que el domingo estrenan Me cambio de familia, un reality inspirado en Intercambio de esposas. ¿Será que van a convertirse en una temática de la telerealidad? Pues a pesar de ser seguidora de Gran Hermano, echo de menos la Telecinco de los noventa. A ver si para el aniversario del nacimiento de la cadena recuperan algo de entonces, aunque sea alguna serie mítica, sólo para variar. Si es que ha habido para todos los gustos.

6 febrero 2010 at 09:49 11 comentarios

Estrenos: las cadenas juegan al ratón y al gato

¿Habéis visto las promos de los estrenos de temporada? Todos acaban diciendo “muy pronto” o “próximamente”. Esto es porque nadie quiere que la competencia le chafe las novedades con apuestas consolidadas y huyen como de la peste de dar más información de la debida. Hasta el último momento nada es seguro a pesar de que la ley que intenta evitar la contraprogramación obliga a las cadenas a comunicar la programación diaria con un plazo de, como mínimo, tres días de antelación.

Fruto de esta esquizofrenia colectiva son los bailes de programación que tendrán consecuencias hasta bien entrado diciembre, mes en el que terminarán, si no se cancelan antes, las nuevas propuestas. Durante este tiempo cualquier programa o serie que se incorpore tendrá que quedarse con las migajas o desbancar otras producciones de su día de emisión. Al final las audiencias son las que marcarán los destinos de todo.

Además, y fruto del ansia de posicionar sus productos en este año de crisis, la temporada de estrenos se ha adelantado a agosto. El año pasado el 17 de septiembre aún estábamos pendientes de novedades. Este año para esa fecha ya estará todo el pescado vendido. El resultado es un follón considerable en el que hay que estar pendientes de los cambios de última hora. Hasta dentro de las propias cadenas hay luchas intestinas de poder en las que las productoras también tienen mucho que decir.

De repente, los Gómez se bate el cobre en Telecinco con La que se avecina, que en las últimas tres semanas ha tenido unos buenos datos de audiencia que le llevaron esta semana a liderar la noche del miércoles. La duda que les corroe es decidir cuál de estas dos producciones terminará emplazada en domingo, un día maldito sobre todo desde que Pekín Express (Cuatro), apareció en el mapa, y sabiendo que Doctor Mateo (Antena 3), a priori, tampoco va a cambiar su día de emisión. Por cierto, muy listos los de Antena 3 porque el domingo 6 de septiembre, sabiendo que previsiblemente les iba a tocar competir contra Pekín Express y Gran Hermano, se han sacado de la manga un especial de la serie y se reservan el capítulo de estreno para la siguiente semana, sin Gran Hermano de por medio.

90-60-90 Diario secreto de una adolescente (Antena 3), parece que terminará emplazada en lunes, en el horario de Física o Química, que habrá que ver dónde la meten. Esto ha sido un buen golpe de efecto porque desde Telecinco estaban esperando a ver en qué día caía la serie para plantarle lo nuevo de Sin tetas no hay paraíso pero los de Antena 3 la han puesto en lunes sabiendo que CSI es intocable. A pesar de eso, Telecinco se ha sacado de la manga Harper’s Island que, a pesar de que se emitirá en La Siete, el lunes tendrá estreno también en Telecinco a partir de las once. Esto es lo que yo llamaría un enroque.

Pero no vayáis a pensar que estas cosas sólo pasan en el prime time. Ni hablar. Cuatro ha programado el estreno de Los exitosos Pells el lunes 7 de septiembre pero no dicen la hora, los muy ladinos, y no la dirán hasta el último momento porque saben que Antena 3 anda ojo avizor, con su nueva serie Cómplices a punto de caramelo y dispuesta para entrar en la batalla en cualquier momento. Cómplices es la serie de la que os hablé para la que han fichado a J.R.,. Con ese reclamo, si yo fuera Cuatro tampoco las tendría todas conmigo.

Y después de todo esto, lo mejor es saber que es provisional. Habrá cambios de última hora, parrillas modificadas in extremis, programas y series que retrasan misteriosamente su hora de inicio para no chocar frontalmente con la competencia, estrenos casi sin publicidad para mantener a la audiencia alejada del mando y todo porque los primeros datos son muy importantes…, para los contratos publicitarios. Todo esto se hace para conseguir resultados que permitan contratar publicidad y conseguir anunciantes, que no audiencia. Que el mando a distancia nos coja confesados.

28 agosto 2009 at 08:12 12 comentarios

Entradas antiguas Entradas recientes


Teleadicta sin remedio

"La tele que me parió" es un blog sobre televisión, sobre cómo la vemos y sobre cómo la hacen. Sólo es televisión pero me gusta y aquí encontrarás una entrada diaria de mis delirios catódicos de espectadora irredenta.

Si te suscribes recibirás las actualizaciones del blog en tu correo electrónico.

Únete a 99 seguidores más



Seguir a Ruth en Twitter

Puedes escucharme en La caja de spoilers

Bloguzz

bannerB&W

Han pasado por aquí

  • 2.265.237 televidentes

Están mirando esta tele…


A %d blogueros les gusta esto: