Posts tagged ‘Cuéntame cómo pasó’

Madre no hay más que una

Lo sabemos, lo sabemos, nuestras madres son sagradas, y más si las comparamos con algunas de las madres de las series. ¿Acaso los personajes de ficción no hacen muchas veces buenos a las personas que nos rodean? ¿Nunca habéis pensado, viendo una serie, que dais gracias por tener la madre que tenéis? Y mira que nos quejamos de ellas, pero es que hay ciertos ejemplos que tienen la habilidad de dejarnos con la boca abierta. Aquí van los míos.

Tara (United States of Tara). Adoro a Toni Collette, qué le voy a hacer, y su personaje de Tara me parece unos de los grandes personajes de todos los tiempos. La comedia negra ayuda, claro, pero no hay que restarle mérito al guión, que consigue que una mujer con personalidad múltiple y complejos traumas ocultos luche denodadamente por ser una buena madre y, más aún, lo consiga.

Ruth Fisher (A dos metros bajo tierra). Una mujer como ésta merece estar en un altar. Sus conflictos emocionales son el patrón típico de la frustración actual: una mujer que lo tiene todo menos el amor de sus hijos y que lucha por conseguirlo llegando a unos extremos lamentables. Lo que siempre me ha gustado de ella es su vida interior y sus ansias desmedidas por ser feliz.

Lois (Malcolm). Si algo se puede decir de Lois es que es fuerte, o aparenta serlo. Tiene que lidiar con cuatro hijos que son verdaderos demonios, con un marido pusilánime y con una madre endemoniada. Todo lo que haga Lois está justificado por sus circunstancias y sus mejores momentos son cuando explota pero de verdad. No obstante al final siempre termina haciendo lo conveniente, por muy raro que sea, y es que tiene un corazón enorme.

Lorelai y Emily Gilmore (Las chicas Gilmore). Qué decir de esta pareja. Emily es una señora muy rica, tradicional, que ha tenido la mala suerte de tener una hija descarriada cuya vida es un desastre. El pulso es constante. Lorelai tiene una hija, Rory, con la que no quiere repetir los errores que cometió su madre con ella y la trata como si fuera su mejor amiga. Emily interfiere constantemente en la vida de Lorelai para intentar encarrilarla y Lorelai se rebela constantemente como si fuera una adolescente. Uno de los conflictos más tiernos que he visto en mucho tiempo. Sí, soy una ñoña.

Mercedes Alcántara y Herminia (Cuéntame cómo pasó). De la tele nacional podría haber escogido a muchas madres pero he elegido a estas por dos razones: porque son totalmente opuestas a las anteriores y porque representan un modelo de familia tradicionalista, muy lejano al actual, y me choca que este tipo de enfoques sigan teniendo tanto éxito. Herminia es la abuela prototípica y Mercedes una madre coraje que se adapta a los nuevos roles sin descuidar su papel. Dos luchadoras que se acompañan y que gustan mucha a los espectadores.

Estelle Constanza (Seinfeld). De esta serie podría haber escogido a cualquiera pero Estelle tiene todos mis respetos porque es una friki de mucho cuidado que vive como si no lo fuera, porque no entiende a su hijo y no lo esconde, y porque sea como sea la realidad, nunca le supera.

Claro, hay muchas más madres en la ficción que podrían servirnos de ejemplo pero para eso tenéis los comentarios. Podéis publicar los vídeos que queráis pegando la URL de YouTube al final del texto que escribáis así todos podremos reírnos o sobrecogernos con esas madres de series. Eso sí, no olvidéis que la realidad siempre supera la ficción así que estad atentos.

15 agosto 2010 at 09:19 16 comentarios

Los 100 mejores espacios de la televisión nacional

Esto de las listas es polémico por naturaleza pero da mucho juego. La que comento hoy es una lista elaborada por los medios pertenecientes al Grupo Joly y que he visto aquí. Para no pillarse los dedos no ordenan los programas en orden de preferencia, sino por categorías y en orden alfabético. Algo cobarde la medida, aunque ecuánime, pero si uno se lanza a hacer una lista tiene que hacerla con todas las consecuencias, digo yo. Esta lista tiene, además, otro obstáculo: incluye programas de todos los tiempos que los más jóvenes desconocen y, por ese carácter atemporal, hay espacios recientes que no aparecen. Polémica servida.

A mí lo que más me ha llamado la atención es ver cómo agrupan distintos espacios como si fueran uno solo. Por ejemplo: La hora Chanante y Muchachada Nuí; Madrid Directo y Andalucía Directo; todos los de Jesús Quintero o los de Buenafuente en su etapa en TV3. Es como si valorasen ciertos programas como uno a pesar de haber tenido distintos nombres. de haberse emitido en distintas cadenas y en diferentes años. Cuestión de economía, supongo, así entran más.

Sólo los veinticinco mejores espacios están clasificados como tal, de más a menos, y en este caso se incluye una leyenda que explica su inclusión en la lista. Esto me gusta a pesar de que crea que no son todos los que están, ni están todos los que son, pero esto siempre pasa en este tipo de propuestas.

Yo no habría puesto dos realities entre los veinticinco primeros. Lo del circo tampoco me parece que tenga mucho sentido porque la programación infantil de aquella época era otra historia. Creo que las privadas han dado más en estos años que esas series que aparecen y creo que su aportación histórica, más que de la ficción, viene del entretenimiento, pero eso no se refleja en la lista. laSexta se quedado sin representación entre los veinticinco primeros, otra vez será.

¿Qué añadiríais vosotros a la lista? Yo echo de manos algunas series de dibujos animados de los Ochenta, formatos de concurso míticos como Saber y Ganar o algún talk show porque, nos gusten o no, suponen un acercamiento real entre la audiencia y la televisión. Aquí os dejo el Top 25, para que podáis opinar.

  1. Cuéntame cómo pasó. La ficción española más premiada y que ha sido líder de audiencia en cada temporada.
  2. Informe semanal. Un referente de los Servicios Informativos de TVE durante decenios.
  3. El hombre y la tierra. La excelencia documental, el compromiso ecologista y la amenidad en manos de Félix Rodríguez de la Fuente.
  4. Retransmisiones deportivas y taurinas de Canal+. Una renovada forma, en evolución constante, de contar los eventos.
  5. Un, dos, tres… responda otra vez. El concurso que fue el principal aliciente televisivo para varias generaciones.
  6. Siete vidas. La telecomedia que cambió la telecomedia en España.
  7. La bola de cristal. El contenedor infantil más rompedor.
  8. Don Quijote, de Gutiérrez Aragón. La última gran superproducción clásica de TVE
  9. El internado. La apertura de nuevos tiempos en la ficción nacional
  10. Aquí no hay quien viva. También se podía hacer un tebeo televisado. El humor básico para un espector amplio de espectadores.
  11. La edad de oro. La movida televisada.
  12. Operación triunfo. La música podía renovarse en la televisión.
  13. Aída. El humor por encima de todas las cosas, incluso lo políticamente correcto.
  14. El circo de TVE. Cuántos sentimientos para tantas personas.
  15. Al filo de lo imposible. Calidad documental junto a la proeza.
  16. La cabina. Cuando la TVE del tardofranquismo sorprendió a medio mundo.
  17. Verano azul. Las series empezaban a cambiar en los 80.
  18. Historia de la frivolidad. Terror en blanco y negro para una España que empezaba a asomarse al televisor.
  19. Juncal. Tres razones principales: Paco Rabal. Paco Rabal. Paco Rabal. Y un abanico de secundarios de lujo con la firma de Armiñán.
  20. Gran hermano. La televisión ya no fue la misma desde entonces.
  21. A por uvas (Martes y Trece). La mejor Nochevieja.
  22. Callejeros. El formato más copiado.
  23. El Lute. El cine y la televisión podían darse la mano.
  24. Fortunata y Jacinta. Un gran clásico. Tanto de Galdós como de Mario Camus.
  25. Doce hombres sin piedad (Estudio 1). El mejor exponente del teatro televisado.

2 noviembre 2009 at 08:20 21 comentarios

Contando Cuéntame

No soy de las seguidoras tradicionales de esta serie pero en el último mes he recalado en Cuéntame cómo pasó tres o cuatro veces. Sé que no son demasiadas, pero es que me da la sensación de que he pillado un punto de inflexión de la serie y he visto la angina de pecho de Alcántara, el incremento de la tensión con todo su círculo y el deterioro de sus relaciones con el resto de personajes. Antonio Alcántara se había convertido en un ser repelente, insoportable, amargado, gruñón, irreflexivo…,. ¿Siempre había sido así? Y si siempre fue así, ¿cómo lo resolvieron las otras veces?

Atención, no sigas leyendo si tienes pensado ver el episodio de anoche porque voy a soltar algún que otro spoiler.

Anoche un deus ex machina interpretado por Álex Angulo, en forma de ángel de la guarda, vino a resolver todos los problemas al más puro estilo de Cuento de Navidad. Era el episodio de Navidad y tocaba buen rollito, pero me da la sensación de que de paso aprovecharon para solventar los problemas que podría haberles acarreado en un futuro el tener al personaje de Antonio Alcántar cabreado con todo el barrio.

Las tramas se habrían vuelto muy complejas y la serie, familiar donde las haya, se basa en la resolución de confilctos gracias a la solidaridad interna del círculo, una solidaridad que peligraba porque tal y como estaba el Alcántara no había Dios que quisiese ser solidario con él. Resolver una a una las peleas habría dado como resultado una temporada demasiado gris. Hasta el niño parecía que iba a irse de casa.

Hicieron un viaje al futuro, desde 1976 a 1982, y el Alcántara apareció divorciado y solo, con una larga lista a traumas familiares a sus espaldas. Pero que nadie se alarme, que con el ángel de la guarda se resolvió todo de un plumazo. Antonio fue de puerta en puerta disculpándose y aquí no ha pasado nada, así que para la próxima temporada ya está todo preparado para que surjan nuevos conflictos.

No sé si las temporadas anteriores de la serie han sido autoconclusivas como ésta, pero intuyo cierto trabajo fuera de planificación en todo esto, en el sentido de que esta última temporada (y las que le sigan), han sido como un bonus track. La serie estaba pensada para que terminase con la muerte de Franco y todo lo que está viniendo después es de regalo en premio por los buenos índices de audiencia. Desde este punto de vista comprendo el recurso a la solución venida del cielo, pero este tipo de finales nunca me han gustado demasiado. Ahora son todos felices otra vez, menudo aburrimiento.

26 diciembre 2008 at 10:12 16 comentarios

Cuéntame será una película y un musical

Los caminos de la explotación comercial son inescrutables. Una pensaba que los macroproyectos quedaban reservados para otro tipo de ficciones, menos populares, pero ahora resulta que La 1 y el equipo de guionistas de Cuéntame están trabajando para adaptar la serie y convertirla en un largometraje y en un musical.

Nos os vayáis a pensar que no hay negocio en otros campos. Además de las ediciones en DVD y la publicación periódica de CD’s de música la época están los libros. He encontrado unos cuantos: Cuéntame como pasó, Querido maestro, de Ladrón de Guevara (guionista), La España de Cuéntame, que aprovecha la serie para hablar del contexto histórico, La cocina de Cuéntame como pasó, con recetas de Ana Duato y Cuéntame como pasó, de los años 40 a la Transición, sobre el contexto socioeconómico. Y estos son los que tienen una relación directa. Además están los libros de técnica guionística y análisis televisivo, como De Los Serrano a Cuéntame.

Está claro, en Cuéntame hay filón y el equipo lo sabe. En una entrevista, uno de sus guionistas más representativos, Eduardo Ladrón de Guevara, habla de la adaptación al cine y al musical. La serie estaba concebida para terminar con la muerte de Franco pero el éxito les ha permitido seguir trabajando en el asunto, desarrollando la temporada de la transición que se está emitiendo ahora. Es comprensible, claro.

Respecto a la adaptación al cine, parece ser que va a serguir el ejemplo de Forrest Gump en cuanto a producción. Es decir, que los Alcántara se verán involucrados en hechos históricos. Eso no es novedad en nuestro país. Ya se hizo algunos años la peli El amor perjudica seriamente la salud (1996). Pues será más o menos lo mismo. Respecto al musical hay menos información. No me imagino a Imanol Arias haciendo coreografías, la verdad.

Supongo que la popularidad de la serie conseguirá llevar al cine a gente de todo tipo. Si aporta algo a la serie o al panorama es lo de menos, lo importante es que dé pasta, y dinero va a dar, seguro. Lo que estaba claro es que llevaban muchos años explotando comercialmente la serie y habrían tenido un bajón de ventas así que, o le daban una vuelta de tuerca al merchandising, o iban a tener que conformarse con los beneficios que tenían. El cine y el musical han terminado siendo la respuesta, lo que yo no sé es si habrán hecho la pregunta equivocada.

6 noviembre 2008 at 08:34 14 comentarios

Caiga quien caiga necesita otro Fabra

No le van bien las cosas a Caiga quien caiga. Después del máximo marcado hace dos semanas con la emisión del Proteste ya en el que Estíbaliz Gabilondo era boicoteada, el programa ha vuelto a marcar un índice de audiencia irrisorio hasta para La Sexta:

  • Miércoles 1 de octubre: 798.000 espectadores (4,6%).
  • Miércoles 24 de septiembre: No hubo programa, se emitió fútbol.
  • Miércoles 17 de septiembre: 1.060.000 espectadores (6,7%). “Boicot day”.
  • Miércoles 10 de septiembre: 646.000 espectadores (4,1%).
  • Miércoles 3 de septiembre: 763.000 espectadores (5,1%). Estreno.

Así las cosas, en la cadena han decidido coger el toro por los cuernos y afrontar el problema como está mandado. ¿Más producción? ¿Reportajes más polémicos? Qué va, cambio de día al canto y a rezar para que en jueves vaya mejor la cosa (las reposiciones de Bones pasan a los miércoles).

Por alguna extraña razón, los programadores de la cadena han pensado que si no han podido con Los hombres de Paco y Hospital Central, les va a ir mejor contra Cuéntame y Sin tetas no hay paraíso. En principio, la lógica indicaría que así es, que tiene que funcionar. Tanto los “Pacos” como Hospital son series para un público más parecido al de CQC que Cuéntame (supuestamente para adultos mayores), y Sin tetas (para adolescentes). Para colmo, los jueves la competencia crece porque parece que Antena 3 ha decidido colocar ahí la vuelta de Lex (está aún por confirmar), así que la fiesta estaría completa.

A este panorama complicado hay que añadir el hecho de que un cambio de horario da una imagen nefasta del programa ante el espectador. De hecho, lo primero que he pensado es que estaban en la cuerda floja (es sólo una impresión). Antena 3 ataca el próximo miércoles con otro especial de Esta casa era una ruina y da la sensación de que han salido huyendo (soy muy malpensada, lo sé). Tampoco ayuda que emitan un especial el próximo domingo, aprovechando que no hay liga. Un especial con qué, de qué. Sin bien los de Fórmula TV avanzan esto, en la web de La Sexta anuncian el karaoke de Àngel Llàcer, que también ha cambiado de día. Con este follón no hay quien se aclare.

Yo les propongo que, para levantar audiencias, empiecen a sacar imágenes de Telecinco, a ver si los demandan (está comprobado que una demanda hace milagros), o bien que busquen a más gente del percal de Fabra, que los juzgados están llenos de casos sin resolver. Yo no sé si el formato está agotado o si el “reporterismo puñetero” está de horas bajas porque ha perdido el efecto sorpresa. Lo cierto es que vi el programa del miércoles y ni fu ni fa. Rouco Varela, las declaraciones de Fabra, la persecución a Ana Botella o darle un guante de amianto a Rajoy para que no se queme cuando ponga la mano en el fuego por alguien están bien, pero ya no es nuevo. Está claro que como no se jueguen realmente el tipo, como hizo Esti o como hizo Eugeni en la anterior etapa, metiéndose en el desfile militar del 12 de octubre, van a tener poco que hacer. Los espectadores somos así, queremos ver tensión, situaciones extremas. Ver a Espe con cara de póker ya no impresiona a nadie.

4 octubre 2008 at 08:55 15 comentarios

Aquellos maravillosos años llega a los 80

No parece tener fin la idea de revisitar éxitos pasados y esta vez le ha tocado a Aquellos maravillosos años (1988 – 1993), una serie maravillosa como su título que supo analizar los cambios sociales y económicos de una época clave para los americanos, sí, pero también y de rebote para el resto del mundo.

En realidad Lost in ’80s (Perdido en los Ochenta), no es un spin-off, ni un remake, ni ninguna otra palabreja que se le parezca. Es más bien un “aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid”, porque lo único que compartirá con la serie original será a Bob Brush, guionista de la serie primigenia al que le han encargado el piloto junto a Mitch Hurwitz (Arrested development, Las chicas de oro).

No hay muchas series que aprovechen el contexto histórico de los Ochenta para mostrar los cambios sociales, aunque el cine sí que ha encontrado en esto cantera y hay una verdadera colección de clásicos al respecto, la mayoría de ellos rodados en la época o poco después. Los anuncios también recuperan el momentos aprovechando que los que crecimos en aquella época hemos alcanzado el ansiado nivel adquisitivo necesario (al menos la mayoría). En nuestro país, no puedo dejar de recordar la serie Los Ochenta, con José Coronado, que fue un fiasco, lo mismo pasó con Gominolas, y en Cuéntame ya van por el triunfo de Adolfo Suárez, así que en poco tiempo, a lo sumo en la próxima temporada, tendrán que hacer frente a la época de la movida madrileña y demás.

Lo cierto es que de tanto oir hablar de la década, ya no sé qué es verdad y qué no de todo lo que se dice y la nostalgia se muestra como un arma de doble filo. Hemos visto tantas series de la época, de corte tan distinto, que yo diría que lo hemos visto casi todo, pero de todas maneras espero ansiosa la nueva propuesta, que tardará porque van a poner en marcha el piloto, porque no me canso de que me recuerden que crecí en la mejor época de todas.

10 septiembre 2008 at 07:36 9 comentarios


Teleadicta sin remedio

"La tele que me parió" es un blog sobre televisión, sobre cómo la vemos y sobre cómo la hacen. Sólo es televisión pero me gusta y aquí encontrarás una entrada diaria de mis delirios catódicos de espectadora irredenta.

Si te suscribes recibirás las actualizaciones del blog en tu correo electrónico.

Únete a otros 99 seguidores



Seguir a Ruth en Twitter

Puedes escucharme en La caja de spoilers

Bloguzz

bannerB&W

Han pasado por aquí

  • 2.260.442 televidentes

Están mirando esta tele…


A %d blogueros les gusta esto: