Posts filed under ‘Humor’

‘Buenafuente’ sufre un boicot

Dicho así parece peor de lo que es, o no. Leo aquí que una asociación de amas de casa valenciana, Tyrus, “invita” a los católicos a que dejen de ver laSexta porque el programa de Buenafuente, cuya presentación y monólogo tenéis arriba, se mofó de las creencias de esta religión. Mofarse es distinto de hacer crítica, creo yo, pero aceptamos barco. Yo no pediría boicot para Intereconomía y supongo que la asociación Tyrus tampoco, claro, pero allá cada cual con su nivel de ofensa y con su baja capacidad de distinción entre lo que es humor y lo que es un insulto.

Tengo que hablar seriamente un día sobre el papel de los valencianos en la tele porque, como valenciana que soy, no me siento nada representada, pero esta es otra historia. El caso es que aunque Buenafuente haya decidido zanjar el asunto en Twitter yo no voy a hacerle caso. Lo primero que he hecho ha sido mirar la web de Tyrus a ver si podía encontrar algún fundamento ideológico (todas las asociaciones lo tienen). En el caso de Tyrus no es explícito pero en sus enlaces predominan los relacionados con la Generalitat Valenciana y, a pesar de que se definen como una asociación que defiende a la mujer, dan charlas tituladas así: “Derechos de la mujer en el matrimonio” o “Mujer, pilar básico de la familia”. Ya voy entendiendo más cosas.

Piden respeto y dignidad para la religión católica, el mismo que reciben el resto de religiones existentes en el país, y aquí es donde creo que meten la pata un poquito. ¿Cuánto costaría a los españoles la visita de un imán? ¿Y la de un Patriarca ortodoxo? Dirán que no es lo mismo, claro, que la católica es la religión mayoritaria, pero entonces no sé por qué piden igualdad de trato. ¿Acaso quieren quedarse sin las subvenciones del Estado o quieren que finalice el Concordato? No lo creo.

Buenafuente se pasó tres pueblos, cuatro si queréis, pero lo que él hace es humor en televisión y si un humorista no molesta, no da donde más escuece, es que algo no está haciendo bien. ¿Boicot? Pues nada, que se dediquen a ello a fondo, que seguro que lo consiguen. ¿No es más fácil cambiar de cadena? ¿No es más fácil aceptar la idea de que cuando algo o alguien se expone de esa manera es lógico que reciba críticas? ¿No van a pedir que los católicos dejen de ver Sálvame porque se hace apología de los matrimonios homosexuales y demás? Seguramente el problema sea que Buenafuente va de intelectual, lo sea o no, y los de Sálvame no y por eso parecen menos peligrosos en sus ideas subversivas y anticatólicas.

No es Buenafuente el que ha convertido en pública una religión que, como tal, debería de quedar en el ámbito de lo privado. Y que se agarren los machos porque el domingo ataca Jordi Évole con un Salvados especial sobre la visita del Papa a Barcelona. ¿Pedirán por esto el cierre de laSexta? ¿Volverán a retirarse marcas que se anunciaban en el intermedio del programa como ya pasó la vez que el Follonero fue salvado por la iglesia? Aquello no sirvió de nada, por si alguien lo duda, y lo de ahora tampoco. Hay mucha gente con demasiado tiempo libre y con muy poco sentido del humor.

12 noviembre 2010 at 08:55 20 comentarios

‘Salvados’, la riqueza y la pobreza a tiro de piedra

El programa del domingo de Salvados me pareció un lujo y una maravilla, mucho mejor que la primera parte. Como siempre, noto cierta irregularidad en las entregas pero siempre no se puede estar al mismo nivel. Por otro lado, las promos no le hacen justicia porque la necesidad de resaltar la anécdota cómica resta importancia al tema que se trató: el del origen de la crisis económica y sus consecuencias.

Me sigue pareciendo abrumador cómo Jordi Évole consigue entrevistar a los personajes idóneos y sacarles la información con toda naturalidad. Los pone a todos al mismo nivel y son ellos los que con sus declaraciones y gracias a la oposición se ponen en evidencia y revelan, sin necesidad de objetivar datos, los perfiles y los contrastes de la realidad. Évole es un mero hilo conductor y las gracias del programa son necesarias para hacer más digerible el resto del discurso. Un discurso que otra vez golpea con vehemencia los cimientos de la sociedad que entre todos construimos y sufrimos cada día.

En su periplo de Wall Street al Bronx quiero destacar a tres personajes. Me causó estupor el empresario español que contaba cómo había hecho su riqueza gracias a la precariedad laboral americana y al supuesto espíritu de sacrificio de los trabajadores de Estados Unidos, algo que según él no encontramos por aquí y que sería necesario implantar para sacar adelante el país. Era estremecedor verle hablar de cómo un trabajador es capaz de dedicar once horas diarias al trabajo si ve que la empresa lo necesita y después comentar que el despido es libre y gratuito, sin hacer mención a la obvia relación que hay entre las dos situaciones, como si la precariedad laboral no obligase al trabajador a dejarse el lomo a costa de su salud por un sueldo mínimo. Para hacer alusión a esta relación de explotación estaba Évole que, como siempre, la dejó caer para aquel que quisiera entenderlo.

Muy reveladores fueron los datos aportados por el señor del Bronx, perteneciente a una ONG de ayuda a los necesitados que explicaba cómo en esa zona de Nueva York el paro alcanza el 50% de la población, la misma población que fue víctima de las hipotecas subprime que condujeron a la crisis reciente en la que estamos ahora. Un panorama sin salida para gente que busca desesperadamente empleo y que vive sin ningún tipo de subsidio. Mostraban su desilusión con Obama, se sentían traicionados y no es para menos. Los rescates financieros han sido un golpe para muchos.

Pero el premio se lo doy al broker bueno, que acompañó a Évole en todo el periplo en Wall Street, que contestó todas sus preguntas con una sinceridad aplastante y que, consciente de su posición en todo el entramado, no justificó ninguno de los actos y lo explicó todo con una sencillez que es de agradecer. Después de toda la paja que llega sobre el tema desde todas partes, encontrar un testimonio de estas carácterísticas, profundamente humano, responsable y consciente de las consecuencias de todo lo ocurrido, que en ningún momento echó balones fuera y que fue capaz de ponerle cara a la crisis. Seguramente en su sector las opiniones que él expresaba con total naturalidad se mantengan más en secreto o sean minoría, pero esto no hace más que poner en valor su testimonio.

Por todo esto, el Salvados del domingo merecía esta entrada. Sigue teniendo un buen número de seguidores fieles pero es una pena que no haya más gente que se sume al share. Entender ciertas cosas con este programa resulta muy sencillo. Ahora han tenido un tropezón importante con Venezuela y espero que puedan solucionarlo pero a veces su forma de hacer las cosas no es entendida por todos. Sin ir más lejos, el propio Jiménez Losantos insultó a Évole en su cara y se quedó tan ancho.

22 septiembre 2010 at 09:50 15 comentarios

‘Las chicas de oro’ no son para mí

Visto el estreno de Las chicas de oro me encuentro con la extraña sensación de que no puedo opinar. Es lo que tiene la fragmentación de la audiencia, que van apareciendo programas para públicos muy concretos y cuando nos topamos con uno que no corresponde a nuestros intereses se termina una sintiendo extraña, como una intrusa. Esto es bueno, que conste, y me alegro de que pase, pero lo menciono porque viene a significar que todos los peros que podría ponerle a la serie son absurdos teniendo en cuenta que no la han hecho pensando en gente como yo.

Comparar la serie original con ésta es inútil. Paradójicamente han mantenido elementos visuales (la decoración de la casa es poco contemporánea y el vestuario no encaja con ninguna tendencia actual), también el personaje de Concha Velasco se llama Doroti, cosa extraña porque el resto de nombres los han traducido literalmente (se ve que Dorothy no tenía traducción y lo han españolizado). Incluso han hecho un “homenaje” a los episodios octavo y segundo de la primera temporada de la serie original, como cuenta Marina en ¡Vaya Tele!,. Pese a todo esto, cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia pero no creo que a los espectadores potenciales les importe mucho.

Pienso que hasta lo que a mí me pareció falta de ritmo, puede llegar a ser un ritmo aceptable para otros; lo que a mí no me hizo gracia, puede hacerle gracia a otros; y en esta rueda relativista las audiencias vienen a confirmar que había ganas de la serie. Anoche hicieron un 22% de share, muy por delante del resto de ofertas. Queda por ver si aguantarán el tirón o si muchos espectadores caerán al ver que la serie no era lo que esperaban.

Pese a todo sí que quiero comentar algo de las actrices, un reparto que ha sido una de las apuestas fuertes y que han llevado gran parte del peso de la promoción. Alguien debería explicarle a Carmen Maura la diferencia entre tonta e inocente, que no son la misma cosa, Concha Velasco ha pasado la estrecha franja que separa lo borde del mal humor y Lola Herrera está poco lujuriosa o poco liberada, por decirlo de alguna manera. Ningún pero a la actuación de Alicia Hermida, que desde mi punto de vista es la única que ha conseguido separarse del personaje original en su justa medida, dándole un aire nuevo sin que pierda sus rasgos definitorios.

Por lo demás, me quedaré con la duda de ver cómo reinterpretan eso de “Imagina, Sicilia…, 1920…”, o cómo se llamará Saint Olaf en la versión patria, si es que se llama de alguna manera. En la original la acción se situaba en Miami, Florida, lugar de peregrinaje para los jubilados americanos, aunque aquí parece que prefieren mantener en secreto el nombre del lugar en el que están. Eso sí, si alguna comunidad autónoma se empeña y patrocina, las chicas vivirán en Marina d’Or, por poner un ejemplo.

En fin, que si la serie mejora me engancharé más adelante (es lo que tienen las comedias autoconclusivas), pero si no tampoco pasará nada. Como decían aquellos, “España no se acaba en el mar, hay barcas pa’ seguir”.

14 septiembre 2010 at 09:30 17 comentarios

‘La isla de los nominados’, expulsada de la parrilla

Yo soy de las que cree que cuando desaparece un programa de humor, muere un gatito. La tele en particular y la sociedad en general necesitan de espacios aptos para la risa, sin tensiones y con mensajes implícitos que nos ayuden a reinterpretar lo que nos sucede en el día a día. Desde este punto de vista la cancelación de La isla de los nominados me parece una mala noticia, aunque la serie nunca llegó a engancharme.

Durante el verano la serie tuvo su público y se ganó el derecho a competir en temporada regular pero tras una semana con cambio de horario y audiencias que ni los documentales de La 2, la serie pasa a mejor vida. Llamadme mal pensada pero programar una tira de estas características a las nueve de la noche, compitiendo con informativos, más que una apuesta arriesgada es una jugarreta. ¿Podríamos pensar que los de Cuatro lo han hecho a cosa hecha? Porque mira que había posibilidades. Hasta antes de las noticias habría tenido un poco más de aire.

De todas formas la ficción de Guridi presentaba para mí dos problemas a considerar. Por un lado, usaba un humor heterogéneo que cambiaba en función del personaje protagonista. Es algo audaz, quizá demasiado, porque los espectadores nunca sabíamos qué íbamos a ver y es importante tener en consideración la fuerza de las expectativas y la diferencia de gustos en cuanto al humor. Por otro lado, los elementos del reality estaban cogidos al gusto y sin respetar las dinámicas internas de un formato que, nos guste más o menos, todos conocemos, debilitando el aspecto de la verosimilitud. Escoger como trasfondo un reality show es algo que tiene que hacerse con todas las consecuencias si no pasa de ser algo muy interesante a convertirse en un mal reflejo, y creo que eso es peligroso. Permitidme que cite como ejemplo universal de la ficción en el reality la inconmensurable Dead set. Ya sé que no tienen nada que ver, pero el contexto es el mismo.

Para mí estos han sido los principales problemas de La isla de los nominados porque, por lo demás, había verdadero oro en el equipo empezando por Guridi, pasando por los guionistas y terminando en los actores. En el grupo hay talento de sobra y conocimientos profundos del funcionamiento de la tele pero el éxito es complejo y nunca se sabe qué puede pasar. A su favor hay que decir que arriesgaron con la idea, plantearon un formato novedoso en muchos aspectos y han sido consecuentes hasta el final, cosa que es de agradecer.

Espero que la tele no dé la espalda a Guridi y compañía después de esto. Mi propuesta es que se asomen a la TDT, donde se están haciendo apuestas más arriesgadas y con más libertad de movimientos. En cualquier caso siempre les quedará el cine pero entonces no podría hablar de ellos en este blog.

11 septiembre 2010 at 07:49 5 comentarios

Karlos Arguiñano, festival del humor

Mira que nunca me ha hecho gracia Karlos Arguiñano (sí, soy de esas), pero tengo que reconocer que la promo de Antena 3 es todo un acierto. Sí, habéis leído bien, Antena 3 ha hecho una buena promo. Eso de “pollo mismo” es un chiste viejo, como todos los que cuenta Arguiñano, pero verlo en una promo con un pollo de goma me parece un puntazo. ¿Será la primera vez que se anuncia un programa de cocina sin que el cocinero salga cocinando? Yo no recuerdo haber visto nada igual.

¿Qué es lo que nos están vendiendo? A una estrella de la tele, un mago de un renovado concepto de stand-up, un personaje con tirón propio más allá de todo contenido. Han hecho bien, lo que Arguiñano hace en su cocina no son malabarismos, ni nouvelle cuisine, ni siquiera está especializado en un tipo concreto de platos. Él hace un espectáculo con la cocina como excusa, lo hace desde hace años y le sigue funcionando porque Arguiñano parece ser siempre el mismo, pase el tiempo que pase y esté en la cadena que esté.

Su nuevo-viejo programa para Antena 3 tendrá horario de tarde y se emitirá antes del informativo de la noche a partir del 20 de septiembre, de ocho y veinte de la tarde a nueve. El horario es bueno por dos motivos: porque como lo que cocina es lo de menos, da igual a qué hora lo hace; y porque se enfrenta de forma directa a Pasapalabra, uno de los sólidos de las tardes de Telecinco que podría salir escaldado. Será una batalla en toda regla.

¿Qué pensáis vosotros que va a ocurrir? ¿El encanto de Christian Gálvez podrá con los chistes trasnochados de Arguiñano? Yo creo que no, que los chistes viejos van a tener más tirón que cualquier cara bonita (con todos mis respetos para el cocinero, pero no hay color). Y yendo más lejos: ¿supondrá la cocina el reflote de las tardes de Antena 3? Porque eso sí que sería una noticia. No hay que perder de vista que este estreno reestructurará la parrilla otra vez. No creo que se les ocurra acortar El diario así que puede que 3D vuelva a bailar de horario en la que puede ser su última salida a pista siempre y cuando, claro, El marco, el nuevo reality que presentará Patricia Gaztañaga, no consiga generar interés. ¿Hay alguien en la sala que tenga una bola de cristal? Sé de algún programador que mataría por un chisme de esos.

8 septiembre 2010 at 08:54 14 comentarios

‘Sé lo que hicisteis… 2.0’, esperaba más

Ayer fue el estreno de la nueva temporada de Sé lo que hicisteis… y por fin pareció un estreno de verdad, no como en anteriores temporadas, que todo seguía igual después del verano. Estaba claro que tenían que romper la baraja y no se puede negar que han apostado el todo por el todo. El cambio es radical y, quizá por los nervios del estreno, hasta un poco deslavazado. Se nota que tienen que cogerle el ritmo al nuevo formato pero el problema es que como no se pongan las pilas deprisa se van a quedar sin oportunidades. Es lo que tiene que la competencia haya aprovechado el verano para consolidarse.

Aún quedan muchas cosas por ver porque en el programa de ayer no agotaron las novedades pero, ¡oh!, milagro, han acortado el programa. No mucho, eso sí, pero algo es algo. Por ese lado seguro que salen ganando. La recuperación de clásicos como el señor que huele a vino me parece una excelente noticia y su consultorio sentimental es sin lugar a dudas lo que más le pega. La sección de Ángel Martín me pareció un poco desorganizada, con saltos de temas, idas y venidas, pero sin un contenido demasiado claro. La sección de Miki lo tenía fácil porque durante el verano le han cogido el punto. El “Qué está pasando” se me hizo muy corto, supongo que les faltó tiempo. Y agradezco que no apareciese lo del chulazo del día y demás, que ver las paridas de los famosos internacionales nunca me ha interesado demasiado. Creo que es un fallo que le hayan dado vacaciones a Ricardo Castella tan pronto porque lo espectadores que en verano hemos disfrutado de él nos hemos quedado con un palmo de narices, pero se nota que querían hacer borrón y cuenta nueva.

Yo esperaba más o, mejor dicho, esperaba otra cosa. Es algo relacionado con mis gustos personales, que me gustan los programas de humor con una línea clara y definida. Es decir, que antes hablaban de tele y ahora se supone que tratan la actualidad, aunque no lo vi claro y ver sketches porque sí sólo me gusta en los casos en los que hay elaboración, como lo que hacen los chanantes. Claro que en laSexta para actualidad ya tienen El intermedio y no era plan de hacer lo mismo. ¿No sería posible contar una historia en cada programa y trufarla de scketches? Eso me gustaría más pero bueno, como decía antes es una cuestión de gustos y precisamente por esta inclinación mía no me gusta Tonterías las justas. Prefiero el humor crítico y si ahora no van a criticar a la tele, prefería que se buscasen un tema claro por lo menos para la sección de Ángel, que ayer pareció un batiburrillo extraño.

Las audiencias de ayer mostraron una recuperación de Sé lo que hicisteis… pero ganó Tonterías las justas, aunque las diferencias del verano se han acortado sensiblemente. Ya sé que es pronto para hablar de esto y que quedan muchas historias por ver, pero quería dejar plasmada mi opinión inicial, esa primera impresión. Yo seguiré viéndolos porque lo llevo en la sangre pero, ¿qué haréis vosotros? ¿Los abandonasteis hace tiempo y no estáis dispuestos a volver? ¿Tenéis paciencia pero se os está agotando? ¿Nunca os ha gustado el programa y ahora menos? ¿Os siguen pareciendo lo mejor de lo mejor? A ver cómo se les presenta la temporada.

31 agosto 2010 at 09:11 18 comentarios

‘Crackòvia’: exportando el formato del humor deportivo

Crackòvia (TV3), ha vendido su formato a Telemadrid, Aragón TV y Castilla la Mancha TV, que empezarán pronto a emitir sus versiones propias de este programa. Crackòvia nació originalmente como una especie de secuela de Polònia, el programa de sátira política de TV3, y basa sus principios en el mismo modelo aunque se centra sólo en asuntos deportivos, destacando las parodias a futbolistas, directivos y prensa escrita. El nombre del programa se va a mantener en las nuevas versiones, aunque si se le aparta de su contexto original puede quedar raro. Por lo demás, yo diría que esta vez van a tener más suerte.

¿Cuántas veces han intentado exportar el humor de Polònia? Ni se sabe, ya hemos hecho cuentas en otras ocasiones. El tema político es difícil de digerir y cuando han intentado ir por otro lado, como con La escobilla nacional, tampoco han tenido mejor suerte. Desde mi punto de vista el principal problema siempre ha sido el mismo: tratar de trasladar el modelo completo, olvidándose de que el formato es al final lo importante. Ahora con Crackòvia parece que cambian de estrategia y cada una de las autonómicas hará su propia versión, centrándose en la información deportiva de su zona y con sus propios personajes. Así sí que puede funcionar porque algo tan importante como la identidad es único y hay que tratarlo como tal.

Obviamente, con esta fórmula pierden el control sobre el resultado o, al menos, no lo supervisan de igual manera que si fueran los mismos creadores de Crackòvia los que realizasen el programa en Telemadrid, por ejemplo, pero yo creo que se aseguran una mayor flexibilidad y que las posibilidades de continuidad son mayores. ¿De qué sirve exportar un programa completo si luego no va a funcionar a mayor escala? Estoy pensando ahora en ¡Vaya semanita!,. Todos nos las prometíamos muy felices cuando aterrizaron en Cuatro pero no pudo ser. En temas de humor ser excesivamente fiel a la propuesta original es arriesgado, como ya hemos podido comprobar.

Si ésta fuera la manera, si comprobasen que ésta es la vía sería una buena noticia para todos. Las teles nacionales abarcan a un público tan amplio que es complicado que un humor tan concreto se haga un hueco, pero tiene que haber una fórmula para que todos podamos reírnos de lo mismo afrontando asuntos como el fútbol. Y no vayáis a pensar que el tema es superficial, qué va, porque la crítica y la sátira hincan el diente a lo general enfocándose en lo particular. Tengo muchas ganas que los de Minoria Absoluta alcancen el éxito nacional que se merecen. Sería genial para la salud mental de nuestra televisión.

19 agosto 2010 at 08:33 6 comentarios

Entradas antiguas Entradas recientes


Teleadicta sin remedio

"La tele que me parió" es un blog sobre televisión, sobre cómo la vemos y sobre cómo la hacen. Sólo es televisión pero me gusta y aquí encontrarás una entrada diaria de mis delirios catódicos de espectadora irredenta.

Si te suscribes recibirás las actualizaciones del blog en tu correo electrónico.

Únete a otros 99 seguidores



Seguir a Ruth en Twitter

Puedes escucharme en La caja de spoilers

Bloguzz

bannerB&W

Han pasado por aquí

  • 2.259.401 televidentes

Están mirando esta tele…


A %d blogueros les gusta esto: