Posts tagged ‘RTVE’

‘España Directo’ y la producción externa en TVE

Hay cosas que no entiendo. La de hoy: que Televisión Española siga subcontratando equipos técnicos y humanos a empresas externas cuando tiene los suyos propios muertos de aburrimiento. Son cosas de los contratos que se firman. En el caso de hoy: España Directo. El contrato con Mediapro ha tenido que revisarse (seguirá hasta junio pese a la pérdida de espectadores), y el ente público ha forzado un abaratamiento de costes del programa imponiendo el uso de sus propios medios para la realización del programa.

En principio parece una buena noticia, ¿no? Así nos la venden al menos. A mí me gustaría saber por qué hasta ahora no se han primado las medidas de transparencia de las que ahora presumen desde el Consejo de Administración de RTVE. ¿Qué pasaba antes? ¿Que todo el monte era orégano? Más o menos. Hablamos de ello hace un tiempo refiriéndonos a La mañana de La 1 y como decía el otro, la vida sigue igual. De aquellos polvos vienen estos lodos y se ve que para solucionar la externalización no basta con dar un puñetazo en la mesa, hay que hacerlo con cuidado. De hecho, en el caso de España Directo, Mediapro sigue en la producción, aunque haya perdido algo de autonomía / ingresos por el camino.

Según afirmó el propio Jaume Roures, Presidente de Mediapro, los trece millones de euros que cuesta el programa están justificados. Sí, trece millones de euros que paga Televisión Española por un programa que recoge sucesos, recetas de cocina, información de pueblos de España y poco más. No lo entiendo. Desde el Consejo de Administración de RTVE valoraron la cancelación del espacio porque según consta en el contrato este se puede anular si ese gasto no se corresponde en audiencia (los datos de las últimas semanas están en torno al 12% de share). Muy bien, lo tenían todo a mano para tomar las riendas de la parrilla. ¿Qué ha pasado?

Y aquí, queridos, me pierdo. A ver si alguien de la casa, que esté en el meollo, puede aclararnos la historia. Simplificando los hechos el asunto queda así: Televisión Española tiene un programa desde julio de 2005 que le cuesta trece millones de euros y que ha subcontratado a pesar de tener medios. En el contrato se estipula que si la audiencia baja, el contrato puede ser revocado. La audiencia baja y lo que hacen es forzar que se usen medios propios pero siguen contando con Mediapro para la producción. Ya comenté hace un tiempo que la externalización de la producción en Televisión Española ha generado conflictos sindicales que han sido silenciados. Desde el ente público dicen que abogan por la transparencia pero yo, que soy una común mortal, veo una opacidad tremenda en todo esto. ¿Hasta cuándo va a durar?

10 marzo 2011 at 08:56 4 comentarios

Subcontratas de rebajas en Televisión Española

Me parece recordar que hace no mucho se dijo que Televisión Española iba a apostar por la  producción propia y una rápida búsqueda en Google me dice que sí, que recordaba bien. El tema de las subcontratas tiene miga porque si por un lado Televisión Española posee profusión de medios técnicos y humanos propios, lo cierto es que terminan contratando muchos de sus programas a productoras externas para que les hagan el trabajo sucio. Esto es: explotar al personal para que el programa final resulte lo más barato posible. Abaratar costes, como cualquier empresa privada, es lo que hace la cadena pública. Sí, intentan ponerle remedio al asunto pero a paso de tortuga, tal y como demuestra el caso de España Directo.

Para ir haciendo camino, la Pública pretende ir introduciendo a personal propio en el programa y para ello no duda en regatear. Tras una negociación con Mediapro, productora externa responsable de España Directo, la pública ha conseguido el saldo de las rebajas de verano: una prórroga de tres meses para el programa y a un coste menor del que estaban pagando. Me perdonaréis pero este tipo de negociaciones me parecen más propias de un mercadillo cualquiera que de una cadena pública de televisión.

A los de Mediapro, por su parte, les crecen los enanos. Con problemas económicos evidentes habían planteado un proyecto de seis meses pero tendrán que conformarse con tres meses y cobrando menos. Si es que cuando uno no está en posición de presionar…,. Porque sí, es cierto, España Directo es un programa sólido en las tardes de La 1 pero, al mismo tiempo, es un programa que podría hacer cualquiera cambiándole un poco el nombre como, de hecho, hizo Mediapro cuando se trajo el formato de Madrid Directo.

Cada programa de España Directo cuesta 40.000 euros y el doble la edición de fin de semana. Un precio ya rebajado de por sí pero que no se ajusta a los precios marcados por la Corporación para aceptar producción externa. Demasiadas trabas, demasiadas normas, demasiadas reuniones si lo que se quiere realmente es volver a producir como se hacía antes, creo yo.

Al final, parece que de lo que se trata es de hacernos creer que van por buen camino, cuando en realidad lo que hacen es abaratar el camino que ya estaban siguiendo. Y que conste, si pienso en esto no es porque me preocupe el futuro de Mediapro como entidad abstracta, es porque pienso en toda esa gente que se parte el lomo por cuatro chavos trabajando de tapadillo para Televisión Española. Conozco el percal, las subcontratas han marcado mi vida laboral, y si hay alguien que lo estará pasando verdaderamente mal no son Roures y sus acólitos, sino los trabajadores así que toda mi solidaridad para ellos. Que su futuro dependa de lo que decida Oliart tiene que ser frustrante y vivir con esa inestabilidad es una rémora segura para gente que sólo quiere trabajar.

8 julio 2010 at 09:23 4 comentarios

La financiación de RTVE a debate

Bruselas ha puesto en cuarentena el nuevo sistema de financiación de Televisión Española. Dicen desde el Gobierno que es normal, que no pasa nada; y los implicados van a aprovechar para hacer alegaciones en contra de la financiación. Como siempre, dos versiones de lo mismo.

Con lo bien que le está yendo en audiencias a Televisión Española sin la publicidad. ¿Os imagináis que tuviesen que volver a poner anuncios? Lo veo improbable, la verdad. Todo este asunto coincide con la Presidencia Española de la UE y seguro que consiguen arrimar el ascua a su sardina. El planteamiento de la ley de financiación, lo recuerdo por si acaso, estipula que las cadenas privadas y las compañías de telecomunicaciones paguen un canon porcentual por los beneficios que van a obtener al gestionar los anuncios que ya no quiere Televisión Española.

Estos dos sectores se frotaban las manos con las rentas que iban a obtener de esos anuncios hasta que los anunciantes han empezado a ejercer su presión para obtener una mayor calidad en la emisión de los anuncios y reducir los minutos de las pausas publicitarias. Todo esto se agrava cuando los primeros datos del año, ya con una tele pública sin publicidad, demuestran que la gente está pasando de los anuncios y que las audiencias no se resienten.

Me da la sensación de que lo que podía ser el negocio del siglo está empezando a ser el timo del siglo. ¿Será posible que Televisión Española haya dado gato por liebre a las privadas? Si así fuera, se lo tendrían merecido por basar su negocio en estrategias totalmente caducas. En un tiempo en el que la publicidad convencional está perdiendo peso, es absurdo obcecarse vendiendo espacios publicitarios a la vieja usanza, dividiendo los bloques según el target y haciendo pausas descomunales. Seguramente haya mucha gente que se sigue tragando los anuncios pero la cuestión no es verlos, es comprar lo que nos venden. Y la gente que compra lo que venden los anuncios cada vez se decanta por formas alternativas de ver la televisión que le alejan de esas prácticas abusivas.

Dicho todo esto, creo que el debate de la financiación es, en el fondo, una oportunidad que nadie quiere aprovechar para cambiar el modelo de negocio. Allá ellos. Lo que no pienso asumir es que las privadas y las operadoras vayan de víctimas cuando, teniendo la posibilidad de rechazar el modelo, lo hayan fomentado según su interés y ahora quieran hacernos creer que les obligan a cambio de nada. Ahí tienen los eventos deportivos, los taquillazos de cine y la TDT de pago, además de los anuncios, para hacer negocio. Pero que no se olviden de que ese negocio tienen que vendérnoslo a nosotros, los espectadores, que cada vez estamos menos dispuestos a comulgar con ruedas de molino.

16 enero 2010 at 09:25 7 comentarios

La polémica del nuevo director de RTVE

Me parece impresionante que no haya vídeos en YouTube de Albert Oliart Saussol, el que presumiblemente será nombrado nuevo director de RTVE. Todo se andará porque con el nuevo cargo se multiplicarán sus apariciones públicas. Lo que me pregunto es dónde ha estado todo este tiempo de la era moderna porque no me digáis que no es curioso. En su lugar os he puesto un resumen de la Ley de Financiación que mencionaré después. Ojo cómo lo venden, que el vídeo es de Televisión Española.

Dejando de lado estas nimiedades, Albert Oliart tiene un claro perfil político (aquí tenéis otros curiosos datos biográficos), y su elección ha sido consensuada entre el PP y el PSOE. No le duelen prendas a este señor en afirmar, sin el mínimo síntoma de rubor, que no sabe nada de televisión. De hecho, este perfil de gestor que él defiende explica a la perfección cómo está el cotarro de RTVE, más preocupada en sacar adelante los planes económicos que otros orientados a la consecución de unos niveles de calidad, pero de esto Oliart no tiene culpa.

Luis Fernández, el anterior director, dimitirá este viernes, si el tiempo no lo impide, por discrepancias con la gestión que se ha hecho desde el Gobierno con la nueva Ley de Financiación de la televisión pública y que, según parece y desde su punto de vista, aboca a Televisión Española a perder el liderazgo. Supongo que esto hace referencia a las concesiones hechas a las cadenas privadas para sacarles el canon correspondiente y que, más allá de la eliminación de la publicidad, suponen una merma importante de eventos deportivos y unos límites en la compra de taquillazos de cine americano.

Albert Oliart tiene 81 años y menciono su edad porque me ha recordado a aquella funesta experiencia del Comité de Sabios que instauró Zapatero cuando llegó a la Moncloa. De aquellos también se dijo que no sabían de tele, tenían edades respetables, hicieron sus reuniones, lanzaron sus propuestas y si te he visto no me acuerdo. Se les lanzaron al cuello en cuanto pudieron y diluyeron el chiringuito a la primera ocasión. Una de sus propuestas que atañe al nombramiento del director general de la cadena, era la siguiente:

“El director general de RTVE será nombrado por el consejo de administración en lugar de por el Gobierno, como hasta ahora. Según el texto, el proceso de designación será público y con criterios profesionales. El director general tendrá amplios poderes ejecutivos.”

Como veis, no les hicieron ni caso. Me da a mí que la suerte que va a correr Albert Oliart va a ser la misma. Lo que queda de legislatura permanecerá en el cargo (si no lo deja antes por agotamiento), y más adelante y con más tranquilidad, cuando el Gobierno resuelva ciertos temas más acuciantes relacionados con la actualidad nacional, nombrarán a otra persona de un perfil distinto, quizá más emprendedor y menos observador. En cualquier caso, si algo no tiene RTVE es tiempo y parece que esta decisión introduce el sistema en un “impase” que puede tener consecuencias desastrosas a largo plazo.

Los cambios son ahora, las necesidades acuciantes, las decisiones y los planes estratégicos de desarrollo (que espero que los haya), tienen que iniciarse ya y no hay tiempo que perder. Cada oportunidad perdida puede ser después una enorme piedra en el camino de la recuperación necesaria. Señores del Gobierno, no jueguen a los dados con el universo televisivo público porque nos pertenece a todos. Ojalá RTVE fuera una responsabilidad política y no una carga. Entre todos la mataron y ella sola se murió.

12 noviembre 2009 at 07:03 20 comentarios

Televisión Española es un hervidero

Cómo se nota que están en proceso de cambio. No hay día que no haya una noticia, bueno o mala, relacionada con el funcionamiento interno de la cadena. No se habla de series, de programas, de presentadores…, lo que se comenta son cuestiones de índole interna que los espectadores apenas podemos valorar pero da la sensación de que alguien ha abierto la puerta de atrás y se escapan todas las conversaciones que se mantienen en los despachos.

No me parece mal, que para algo es la cadena pública y tiene que actuar con transparencia, pero me da la sensación de que muchas de las cosas que se dicen tienen la malintencionada voluntad de revolver los destinos de la cadena o de dificultar un proceso que, a la vista está, no es del gusto de todos.

Entre todas las informaciones contradictorias que saltan a diario he escogido las siguientes:

  • RTVE ha firmado un acuerdo con el Ministerio de Igualdad para promover la igualdad y erradicar la violencia de género. El acuerdo contempla no sólo contenidos, sino un compromiso de trato riguroso y formación para los profesionales. Se entiende que esta es una nota positiva y que pretende transmitir una buena imagen del rumbo que va a tomar la cadena en breve.
  • Protesta por el acuerdo entre RTVE y Cuatro para la emisión de los Sanfermines. La cesión de las imágenes es considerada desproporcionada y una muestra más del apoyo que desde la pública se da a operadores y productoras privadas. El despliegue de RTVE, denuncian, es mayor y Cuatro se beneficia a cambio de tres cámaras en la plaza de toros.
  • “Sin publicidad en TVE perdemos todos”. Plataforma creada para solicitar una moratoria en la aplicación de la nueva Ley integrada por agencias de publicidad y diferentes asociaciones. Aquí podéis ver el manifiesto completo al que hace referencia el primer vídeo.
  • Imanol Arias amenaza con dejar Cuéntame:

“Mi impresión es que el día que falte la publicidad, dejo la tele. ¿En concepto de qué se me pagaría? Una tele, aun sin anuncios, tiene que aspirar a ser líder, porque yo cobro por la audiencia, por los ingresos (…). Si no me garantizan que ningún periódico pueda decir de mí que soy un sinvergüenza y que me llevo tanto dinero del erario público, no estoy dispuesto a seguir”

En fin, para qué más. Como véis, reacciones para todos los gustos ante unas medidas que han levantado la liebre. Esto me recuerda a esos entornos laborales en los que, a falta de explicación clara y concisa de las medidas que van a tomarse, se enciende la cadena de los rumores y, como en Gran Hermano, todo se magnifica.

Como simple espectadora sí que me gustaría que desde la cadena y desde el Gobierno se hubiese aportado una propuesta completa desde el principio y no se hubiese destacado tanto la vertiente económica del asunto. He llegado a leer que, para compensar el tiempo libre por la desaparición de la publicidad, los telediarios y las series iban a durar más como medida transitoria (no encuentro ahora dónde lo leí). Un disparate como un piano que no hace más que aportar confusión y dar la impresión de que esta gente no sabe lo que se hace.

Esto no ha hecho más que empezar y desde ahora hasta el final de año vamos a poder ver voces desde todos los ámbitos protestando y presionando para que no pase lo inevitable. Qué triste imagen de falta de control y de patio de vecinos.

8 julio 2009 at 10:00 3 comentarios


Teleadicta sin remedio

"La tele que me parió" es un blog sobre televisión, sobre cómo la vemos y sobre cómo la hacen. Sólo es televisión pero me gusta y aquí encontrarás una entrada diaria de mis delirios catódicos de espectadora irredenta.

Si te suscribes recibirás las actualizaciones del blog en tu correo electrónico.

Únete a 99 seguidores más



Seguir a Ruth en Twitter

Puedes escucharme en La caja de spoilers

Bloguzz

bannerB&W

Han pasado por aquí

  • 2.279.195 televidentes

Están mirando esta tele…


A %d blogueros les gusta esto: