Posts tagged ‘G-20’

Risto Mejide está en Babia

Os resumo la historia. En la lista de G-20 ha entrado Ángel Martín por un artículo que publicó en una revista de mayo de este año, sí, de mayo (estamos ya en noviembre), en el que parece que ponía a caer de un burro a los habitantes de un pueblo llamado Babia (tal pueblo no existe, es una comarca de León). A la respuesta de Ángel Martín, que os pondré ahora, Risto Mejide y su equipo se montaron el vídeo de arriba en el que no han dudado en incluir testimonios de vecinos indignados por la ofensa, alimentando una situación que les favorece. Hacen alusión a la respuesta de Ángel Martín pero no la ponen porque no pueden poner imágenes de laSexta, pero ni siquiera la rotulan, la locutan o cualquier treta similar para rebatir sus argumentos. Rebatir argumentos es lo que menos les interesa. Esto es lo que explicó Ángel Martín.

El artículo, os lo cuento por si no os apetece ver el vídeo, forma parte de un juego con el resto de columnistas de la revista que son Dani Mateo, Javier Coronas y Ramón Arangüena, que entró en directo en el programa para corroborar que lo de Babia viene de lejos, de cuando él era corresponsal en ese pueblo ficticio en la cadena Ser, en el programa de Gabilondo. Decidieron ejercer el rol de columnistas cabreados con Arangüena y todos, en ese número de la revista, expresaban ideas despectivas sobre la Babia de Arangüena. Sin saber todo esto, y los espectadores de Telecinco que no vean laSexta (o YouTube), no lo saben, es normal que se levanten iras e improperios, sobre todo si son alimentados por otro programa, en este caso el de Risto Mejide, que parece que está en Babia o que hace como que está allí, aunque en el fondo podemos pensar que lo que tiene es mala leche.

Me ha recordado todo esto a los reportajes con reportero falso que hace Jordi Évole en Salvados. A veces le dice a la gente lo que tienen que decir y otras se inventa una historia como esa de plantar una estatua de Aznar en un barrio obrero para sacar a la gente de sus casillas y ver sus reacciones. Igual los de G-20 también ven al Follonero porque en el fondo el resultado es el mismo.

Las guerras estas entre televisiones me están tocando la moral, sobre todo porque están alcanzando una bajeza y un grado de manipulación tremendo. Ya hablábamos hace días del enfrentamiento entre Antena 3 y Telecinco mediante la familia Ubrique. Ahora es Telecinco la que, otra vez, ataca de forma desmesurada a un profesional de otra cadena con una historia sin sentido ni argumento. ¿Por qué motivo? ¿Para desprestigiar a la competencia que les toca las narices? En fin, da mucha vergüenza que se usen tanto tiempo y recursos en un tema que no va a ir a ningún lado y que dentro de unos días ya estará olvidado. ¿Esto es lo peor que pueden decir de Ángel Martín? Podrían poner el infame cortometraje que protagonizó con Carmen Alcayde aunque, claro, como ella es compañera de la cadena, igual no quieren hacerle ese feo. Yo se lo facilito, por si les apetece.

¿No podrían las cadenas dedicarse a hacer su programación y punto? ¿De verdad necesitan hundir a la competencia con estos jueguecitos de guardería? Yo hubo una época en que fui seguidora de Risto, hasta le mandé una solicitud de amistad en Facebook (que no aceptó). Era aquel tiempo en el que me resultaba gracioso su personaje huraño y respondón. Ahora ese personaje a adquirido tintes de miserable y de vengativo. Yo le diría lo que dijo Sancho: «No son gigantes, que son molinos». Si el mundo fuera como nos lo enseña G-20, darían ganas de bajarse. Me aburre mucho esta ansia de protagonismo y alucino cuando veo que funciona, que hay gente que se cree lo que se dice en este programa. Es entretenimiento, por favor, no es un informativo. Al que le entretenga el programa que lo vea, pero que no se lo tome al pie de la letra porque puede llevarse más de un disgusto innecesario.

¡Ah! Y os veo venir. No me digáis que he escrito esto porque le tengo rabia a Mejide porque no quiso ser mi amigo en Facebook 😉 .

11 noviembre 2009 at 08:14 46 comentarios

G-20, un malo de patio de colegio

Alucinada de me encuentro, estupefacta. Pensaba que Risto era bastante más ocurrente e irónico pero se ve que los guionistas de Operación Triunfo son mejores que los de La fábrica de la tele, la productora de G-20, o quizá sea que el personaje se ha deshinchado como un globo y haya sido el propio Risto el que tenía un concepto de sí mismo mejor que el que nos enseñó anoche: flojo, irregular, demagógico e interesado.

Al buscar imágenes para ilustrar la entrada he visto varios vídeos en los que se titulan los fragmentos diciendo que Risto se ríe, insulta, humilla, se enfrenta…, me parece que el que ha titulado los vídeos es demasiado generoso con el programa. Lo de Risto de anoche no tuvo gracia; sí que hubo insultos, ahí le doy la razón, y fueron totalmente gratuitos; humillante me pareció a mí que se pasase de listo y que intentase hacer leña de árboles caídos; y enfrentarse no se enfrentó a nadie, sólo soltó bilis como lo podría hacer cualquiera, protegido en un plató y rodeado de fans demasiado acalorados que le aplaudían todo a lo loco.

En G-20 tenemos una puesta en escena sadomasoquista con una dominatrix animada que azota el látigo entre vídeo y vídeo. Si os fijáis, el logo es una especie de maza de pinchos. Nada es baladí. He estado investigando y he encontrado que eso podría ser un Mangual, que a la postre no es otra cosa que un látigo medieval muy efectivo en el golpe, según dicen. Estos de G-20 lo tienen todo pensado. Risto está en el plató y sus discursos, para mí no llegan a ser críticas, se combinan con el repaso a la lista tipo radiofórmula y con reportajes de cada uno de los mencionados. Risto sólo habla en contadas ocasiones y cuando lo hace se dirige como de reojo al público y es raro. Que le hable sólo a la cámara o que le pongan a una pareja. Creo que el padre Apeles está buscando trabajo. El público, como decía antes, le adora.

El vídeo de arriba es de Pecado original, un programa que emitió Telecinco hasta que lo eliminó en 2002, según dicen algunos, por presiones políticas. El programa de Risto le anda a la zaga pero en materia crítica no le llega ni a la suela de los zapatos. Mejor para Risto, claro, porque así no le cancelarán el programa antes de tiempo, al menos por ese motivo. Dándoselas de independiente intentó repartir jabón a diestro y siniestro: Berlusconi, Zapatero, Fernández de la Vega, Rosa Díez, Curri Valenzuela, Jiménez Losantos, OT, Sálvame, Paquirrín, Belén Esteban…, y así hasta veinte. Ronda, ronda, el que no se haya escondido que se esconda.

Dejando a un lado el poco interés que despertaron en mí sus opiniones, me sorprendió la falta total de argumentos y el insulto gratuito más propio de, qué sé yo, algunos programas de Intereconomía, por ejemplo, que sube audiencias a toda pastilla en la lista de las TDT (esto es cierto). Llamar a Cristina Tárrega «divina foca», decir que Fernando Alonso es un «cabezón de turco», afirmar que Telemadrid es «Telefacha», llamar a Cospedal «serpiente del verano» o dejar caer que Yola Berrocal «sube escalones a base de chupar» son algunas de las perlas que anoche nos regaló G-20. Será que yo prefiero las sutilezas y la ironía. Estas cosas, lejos de escandalizarme, me asombran por su falta de pudor y por su demostración de falta de talento.

Eso sí, al César lo que es del César. El estilo directo, irreflexivo diría yo, hizo que el estreno de G-20 fuese lo más visto de ayer con 3.168.000 espectadores y un 21’9% del share. Un arranque fantástico, es cierto, que va a tener que mantener a diario. Lo más lógico sería que se desinflase un poco y lo digo sin maldad. Antes de cerrar la entrada sólo quiero mencionar que Risto terminó su programa de ayer hablando del paro y quería recordarle que eso ya lo hizo Javier Sardá en La Tribu, que puso un contador de parados y todo. Me apuesto a que entre los veinte de hoy hay alguna crítica que le hayan hecho al programa, que parece que les gusta eso de autoreferenciarse, pero yo no lo veré. A esas horas intuyo que voy a estar ocupada.

3 septiembre 2009 at 09:44 17 comentarios

Risto, Pablo Motos o Wyoming son más importantes de lo que parecen

Tenemos un prime time larguísimo, demasiado incluso para los que madrugan. Muchos añoran que alguna cadena recorte el prime time pero las propuestas para el nuevo curso muestran todo lo contrario. Si antes los espacios estelares empezaban a las diez de la noche, el horario se ha ido retrasando a las diez y media, a veces casi hasta a las once, y eso en espacios que tienen duraciones medias de setenta minutos más publicidad convierten el prime time en una tortura.

¿Por qué se retrasan los programas? La razón más habitual suele ser para no coincidir con la competencia, para evitar el principio de grandes eventos deportivos. ¿Y por qué no los adelantan, en lugar de retrasarlos? Porque si los adelantasen no tendrían contenidos para poner después, antes del late night, la franja nocturna ocupada por programas de sucesos o espacios específicos como el de Buenafuente. Todo se resume en la idea de que las cadenas no tienen capacidad, o no quieren tenerla, para tener un prime time dividido en dos, eso sería muy caro y supondría un esfuerzo constante.

En este contexto, los programas del pre prime time, los que se sitúan entre los informativos y la franja estelar, tienen una función de enganche esencial que tiene que entroncar con los espacios que vienen después, pero además, por el horario tan temprano, sirven para dar una imagen de la cadena. El hormiguero es un escaparate de Cuatro a gran escala, El intermedio es un escaparate ideológico de laSexta y G-20 aún no sabemos a ciencia cierta qué será, pero lo sabremos a partir del miércoles.

En Telecinco hasta ahora han desarrollado la funesta estrategia con Escenas de matrimonio y Camera Café de poner publicidad, créditos y más publicidad para frenar el inicio de las diez y media de la noche del resto de cadenas. Veremos qué hacen con Fibrilando, la versión remodelada de Camera Café, pero todo apunta a que harán lo mismo. Y en sentido contrario también han hecho pruebas efectivas, adelantando el inicio de los realities pero en este caso son valores seguros porque esos programas ocupan todo el prime time sin despeinarse y sobrepasan el late night con los debates.

Antena 3 no ha conseguido tener un pre prime time sólido. La temporada pasada lo intentaron con Impares, por ejemplo, pero no les funcionó. Los días de sus series nacionales emitieron especiales antes de las series para retrasar su inicio. Este verano han resuelto la papeleta con Arena Mix pero de cara al invierno no han presentado ninguna opción estable. La 1 la temporada pasada también hizo resúmenes previos de las series pero tampoco tienen otra opción más allá de alargar informativos. Su caso es particular esta temporada por eso de la publicidad pero tienen eventos deportivos así que tienen varios días solucionados.

Yo voy a seguir con El intermedio aunque tengo curiosidad por ver los sermones de Risto antes de que se los carguen (no confío demasiado en sus posibilidades). El hormiguero creo que seguirá liderando y aunque no me gusta la versión diaria sí es cierto que es la opción que mejor cumple su función de enganche. En estos momentos El hormiguero es el azote de los prime time de la competencia.

31 agosto 2009 at 09:52 16 comentarios

G-20, «ristadas» por un tubo

Madre mía, así se presenta lo nuevo de Risto Mejide. Y pensar que le tuve cierta simpatía al personaje. Me gustaba que fuera de malo pero ya en la última edición de Operación Triunfo su pose estuvo más cercana a la caricatura y perdió naturalidad. En fin, que parece que es ese Risto de los últimos tiempos el que tendrá un programa para él solo a partir de septiembre.

Apenas se puede intuir nada en la promo pero los dos mensajes destilan demagogia y populismo. ¿Estas son las grandes verdades que viene a contar? Que las cuente de pie, con un zapato de plataforma como logo, da cuenta de su aspiración de apisonadora pero no sé yo si llegará a tanto. Además está el asunto de la promoción a Telecinco. En el siguiente vídeo podéis ver como habla de las audiencias de la Fórmula 1 contra laSexta.

El Gran Premio de Gran Bretaña de Fórmula 1 tuvo lugar el 21 de junio, para que os hagáis una idea del tiempo que lleva el piloto en circulación. También ha tenido dos productoras aunque la que se ha quedado finalmente con el pastel ha sido La fábrica de la tele, una de las productoras de confianza de Telecinco.Es decir, que esto lleva tiempo fraguándose pero no por ello, a juzgar por las imágenes, se ha conseguido perfilar más el resultado. ¿Habéis estado alguna vez en un bar en el que los parroquianos despotrican de todo? Es que eso es precisamente lo fácil, meterse con todo y todos, eso puede hacerlo cualquiera. Lo difícil es hacerlo con estilo, con inteligencia y con argumentos de peso. Veremos en cuál de los extremos se sitúa Risto. Ya dijo en su participación en La Noria que iba a ir contra los grandes y que no iba a dejar títere con cabeza. Tenemos un justiciero nuevo en la ciudad.

Si no cambia nada, que todo es posible, parece que G-20 competirá contra El intermedio y El hormiguero en el acces prime time. ¿Están seguros de eso? Yo no estoy segura de que quede ningún nicho de población que no encaje en estos dos programas. Para empezar veo varios problemas: si piensan emitir los programas que tiene grabados desde junio van a tener serios problemas para decir que hablan de actualidad porque los temas van a estar muy pasados, que es lo que le pasó a Fuentes en Malas compañías; en cuanto a entretenimiento puro y duro El hormiguero está más que consolidado; El intermedio por su parte si es cierto que puede resultar repelente para la gente que no comparta su ideología pero su nivel de humor es innegable.

Como dice Risto: «Sed buenos, pero no idiotas». Si seguimos su consejo igual se queda sin audiencia.

19 agosto 2009 at 09:08 17 comentarios

La nueva temporada de Telecinco, igual que la vieja

En una promo que dura casi tres minutos, las únicas novedades son Mi familia contra todos, Toma Cero, Fibrilando, G-20,  dos TV Movies y De repente, los Gómez. El resto del tiempo se lo pasan repasando las audiencias de los espacios y adornando los datos con palabras como prestigio, consolidado, garantía, líder, entretenimiento y cosas así. Vamos, que más que un avance de temporada es una especie de publireportaje orientado a glosar las maravillas de una cadena que en el último mes ha sido superada en audiencia hasta por algunas temáticas.

Lo tienen complicado. La crisis es un problema para todos pero lo cierto es que no se afronta igual desde el liderazgo que desde la pérdida de espectadores. Lo que más gracia me ha hecho ha sido lo del «deporte de masas». Van a retransmitir quince partidos de la UEFA y con ello piensan, según dicen, atraer «un interesante target objetivo, el masculino, complementando así al público habitual de la cadena». Supongo que con esto afirman que la cadena la ven sobre todo mujeres y esto, lo creáis o no, es malo. Lo adecuado es liderar en el target comercial en su conjunto y esto lo perdió hace meses.

De las novedades y dejando de la lado las TV Movies, las apuestas de ficción se reducen a De repente, los Gómez, una serie familiar protagonizada por Alicia Borrachero, y a Fibrilando, la vuelta de tuerca de Camera Café. Me ha extrañado no ver en la promo nada de Acusados pero eso tiene que deberse a que no mencionan los estrenos de después de navidad.

El programa de Risto, G-20, será cosa de ver. Lo extraño es que parece que se emitirá a las nueve y media de la noche, una hora poco golfa, así que se enfrentará a Pablo Motos y al Wyoming. El programa ha tenido ya dos productoras antes del estreno y dicen las malas lenguas que más de uno se ha llevado las manos a la cabeza ante el resultado del piloto. Las imágenes que se ven en el vídeo, con él mismo con su mecanismo de pie en el centro de un plató, dan idea de la intención de azote público que tiene. En lo que a mí respecta si este tipo de cosas no están hechas con humor no terminan de gustarme. Veremos cómo resulta el invento.

Y no quiero dejar de mencionar lo de los concursos, el advenimiento del entretenimiento barato si funcionan. Familias y provincias representadas en Mi familia contra todos. Las imágenes del vídeo son de otra versión, yo diría que de la americana, muy en rollo nacional a lo Allá tú. Y los azafatos y azafatas de Toma cero me han recordado a Money, Money, que lo presentaba Josep Lobató en Cuatro. No parecen grandes desafíos pero si entretienen pueden darse con un canto en los dientes.

No parece una apuesta sólida para recuperar el liderazgo. Da más la sensación de ser una programación de transición que sigue la estrategia de buscar grandes datos en momentos puntuales con programas concretos, como Gran Hermano o el fútbol. Aseguran las franjas fuertes que tienen e intentan complementarlas con picos de audiencia. Esto es una estrategia y puede funcionar, claro, pero no nos olvidemos de que el resto de cadenas también hacen su trabajo y que hay programas en teoría imbatibles que un buen día pinchan, como le ha pasado a Operación Triunfo.

Os dejo para terminar con el juego de las siete diferencias. El siguiente vídeo es de la Navidad pasada. Hay que ver qué pocas cosas han cambiado. Ya no son líderes pero siguen promocionando prácticamente las mismas cosas.

4 agosto 2009 at 09:26 7 comentarios


Teleadicta sin remedio

"La tele que me parió" es un blog sobre televisión, sobre cómo la vemos y sobre cómo la hacen. Sólo es televisión pero me gusta y aquí encontrarás una entrada diaria de mis delirios catódicos de espectadora irredenta.

Si te suscribes recibirás las actualizaciones del blog en tu correo electrónico.

Únete a 99 seguidores más



Seguir a Ruth en Twitter

Puedes escucharme en La caja de spoilers

Bloguzz

bannerB&W

Han pasado por aquí

  • 2.283.335 televidentes

Están mirando esta tele…


A %d blogueros les gusta esto: