Posts filed under ‘Ficción internacional’

La ficción en la ficción

Sigue soñando (Dream on, 1990 – 1996), es la serie que a todos se nos viene a la cabeza cuando pensamos en series que contienen ficción. La querencia del personaje por la tele hace inevitable la asociación mental pero hay otros exponentes que llegaron después y de una manera distinta, mucho menos inocente, claro, pero con mucha más intencionalidad.

Joey Tribbiani en Friends. Aunque me habría gustado ilustrar su papel con una secuencia de Los días de nuestra vida, la telenovela que protagonizó el personaje en Friends, la cosa ha sido como buscar una aguja en un pajar. No obstante, y por suerte, Joey en Friends hizo teatro, publicidad, participó en concursos y hasta pudimos verle con Ellen. Creo que es la mejor muestra de ficción en la ficción.

Sick sad world (“Mundo triste y enfermo”, Daria, 1997 – 2001). Éste es el informativo sensacionalista por antonomasia que podía verse en la mayoría de los episodios de Daria, una serie de la MTV en la que se reflejaba la podredumbre de una sociedad encarnada en la vida de una adolescente inadaptada. Una de mis series favoritas.

Hospital General (1972 – 1979), en House. Éste es el culebrón que mantiene enganchando al doctor House, sobre todo en sus primeras temporadas. A los espectadores del resto del mundo no nos dice demasiado pero tuvo bastante éxito en Estados Unidos. Tiene su gracia que un médico vea una serie de médicos.

The Girlie Show en 30 Rock. El personaje de Jenna Maloney, insegura por naturaleza, ve como su mundo se tambalea cuando la cadena contrata a otra estrella para el show, el gran Tracy Jordan, que le roba el protagonismo. Entre todos los personajes montan los programas televisivos más sui géneris que he visto en mucho tiempo.

Tricia Takanawa en Padre de Familia. La gran Tricia destaca en el panorama porque, a pesar de trabajar en el desastroso Canal 5 de Quahog, es una reportera seria y profesional, siempre al pie de la noticia y que se toma muy en serio su trabajo. Nada que ver con los presentadores del informativo, Tom y Diane, que son el ejemplo claro de periodistas desganados y morbosos. Lo mismo podríamos decir de Ken Brodman (Los Simpson), otro periodista al que le gusta la sangre y el escándalo sensacionalista.

¿Qué pensáis? ¿Entraría Murphy Brown en la categoría? ¿Os acordáis de algún ejemplo más?

Anuncios

16 enero 2011 at 09:49 12 comentarios

Así es la nueva Cuatro

Aunque hay algunas cosas que ya han empezado a rodar, la nueva Cuatro como hermana pequeña de Telecinco se estrena oficialmente el diez de enero y me ha parecido buena idea hacer una pequeña guía de los cambios para que podamos comentarlos con tranquilidad. Baile de profesionales, cambios en las series y programas que cambian de cadena son los apuestas más relevantes. Vosotros diréis si son cambios acertados o no.

Entretenimiento.

Tania Llasera llega a Fama al más puro estilo Flashdance (aquí la escena original de la película). Los castings de esta nueva edición se están emitiendo con unos pobres resultados de audiencia y no es de extrañar porque la anterior edición terminó a finales de diciembre. Tania Llasera ha dicho que se involucrará en el programa haciendo bailes y demás. Quedamos a la espera de ver cómo funciona el programa en su rutina normal. Se estrena además como jurado del reality Javier Gurruchaga, que me parece que no pega aquí ni con cola pero bueno, ya veremos cómo le va.

Jesús Vázquez llega a Cuatro para volver a hacerse cargo de Allá tú. En Telecinco el programa tuvo su época dorada aunque terminó despidiéndose por la puerta de atrás. A partir del 10 de enero vuelve su emisión a las siete de la tarde. ¿Será ésta la opción definitiva para las tardes de Cuatro? Esa franja está debilitada desde hace mucho tiempo y los distintos intentos de revitalización han fracasado, que se lo digan si no a las apariciones fugaces de Entre fantasmas o a Luján Argüelles.

Marta Fernández sustituyó con mucho éxito a Ana Rosa este verano en Telecinco y ahora le han encargado reflotar Las mañanas de Cuatro sustituyendo a Concha García Campoy, que parecía que iba a ser condenada al ostracismo pero que finalmente ha encontrado un hueco en Telecinco presentando el informativo matinal que antes presentaba Hilario Pino (más adelante comento qué ha sido de él). Es la vuelta a la información pura y dura de la Campoy que ha tenido que tragarse sus propias palabras porque recuerdo que comentó que la fusión no le hacía mucha gracia.

Ficción.

NCIS: Los Ángeles llega de Telecinco y ya se ha estrenado en Cuatro con un dato más que curioso. Los episodios repetidos que se emitieron el verano pasado en la cadena amiga están teniendo más espectadores que los de estreno, que son los que se emiten en el horario estelar.

Mentes criminales vive el mismo recorrido. Después de pasar por Telecinco y FDF llega a Cuatro con nuevos episodios.

Además de estas dos, cuyo estreno es más inmediato, se espera el estreno en Cuatro, tras su paso por Telecinco, de Las reglas del juego y de La pecera de Eva, uno de los éxitos de la temporada pasada que nació en la TDT y terminó llegando al canal grande por méritos propios. El camino inverso hacen Ángel o demonio, que se estrenará directamente en Telecinco pese a estar fabricada para Cuatro, y muchas de las series que ahora Cuatro no tiene en emisión se emitirán a partir de ahora en FDF (Friends, Embrujadas, Medium…).

Para terminar este apartado quiero destaca que según los últimos rumores parece que Cuatro volverá a tener cine de estreno, una fórmula que descartaron hace tiempo porque no consiguieron hacerla rentable en su momento.

Informativos.

Hilario Pino vuelve a Cuatro y lo hace en el horario de medio día sustituyendo a Javier Ruiz, que se ha quedado compuesto y sin informativo. Una pena. Hilario Pino es un buen profesional pero Javier Ruiz ha echo un excelente trabajo al frente de los informativos de Cuatro y su despido huele a chamusquina. Quizá alguna vez nos enteremos de qué ha pasado pero si Ruiz no le gustaba a Telecinco, es que algo estaría haciendo bien. Espero que encuentre pronto su alternativa. La segunda edición de Noticias Cuatro ya se está emitiendo a las ocho de la tarde para evitar que se solape con la de Telecinco.

La antigua división de informativos de Cuatro ha sido desmantelada y en su lugar se hace cargo de esa división Atlas, que es la agencia que produce los informativos de Telecinco. De esta manera, más allá de los bailes de cara en los informativos, hay un cambio claro en la producción que los terminará equiparando en fondo con los de Telecinco.

También se ha dicho que Diario de…, el programa de reportajes de Mercedes Milá, pasará a emitirse en Cuatro con una periodicidad fija. Perdonadme si incluyo este programa en el apartado de informativos, realmente quizá tendría más cabida en entretenimiento o en ficción pero al final no he querido hacerme la graciosa con el tema, que cada uno elija dónde incluirlo.

Y creo que no me dejo nada (si es que sí, aportadlo en los comentarios). Con todas estas directrices Telecinco pretende consolidar Cuatro como cadena para espectadores jóvenes, manteniendo las señas de identidad básicas de la cadena para este target y rejuveneciendo el resto. Es como si hubiesen llevado a Cuatro a un spa y nos la devolviesen con diez años menos. Los cambios nos podrán gustar más o menos pero como estrategia parece impecable. Si funcionará o no lo sabremos en febrero, cuando podremos ver los resultados de audiencia del mes y empezar a hacernos una idea de si la estrategia es efectiva. ¿Alguno piensa desintonizar Cuatro después de todo esto?

7 enero 2011 at 09:51 13 comentarios

Novedades de laSexta para el 2011

Como viene siendo habitual laSexta estrena temporada en diciembre y le deja los devaneos de septiembre a la competencia. Otros años no les ha ido mal así que no es de extrañar que sigan esta rutina porque su rueda de prensa copa las informaciones en webs especializadas. Hay que ver lo que le gusta un titular a esta cadena. En todo caso, lo cierto es que su apuesta es fuerte pero algo pendular. Vamos a verla.

Algo pasa con Marta: Un talk show que empieza a emitirse el lunes 20 de diciembre, después de Sé lo que hicisteis…,. Marta Torné dirigirá un programa de autor en el que la gente (joven), contará sus historias y en el que ella se involucrará como mediadora en distintos asuntos. Por si no teníamos bastantes talk show, ahora aparece este. laSexta ya ha tenido varios talk show en parrilla y ninguno ha funcionado demasiado bien pero este sin duda es una apuesta por debilitar Sálvame y Tonterías las justas (o el Fama nuevo, cuando llegue). Entiendo que quieran captar público más joven, pero no sé si esta es la manera.

Eva Hache y El club de la comedia: Más monólogos, otra vez, con monologuistas conocidos y desde un teatro. Muy parecido, en apariencia, a lo que hacen en Paramount Comedy y similar a El club de Flo, que tuvo varias etapas en laSexta. A mí Eva Hache me gusta pero no sé si lo de los monólogos no estará ya un poco trillado.

Antonio Molero en una serie nacional en prime time: Un comedia patria en horario de máxima audiencia con el que fue Fiti en Los Serrano. Un policía local que lucha por recuperar a su mujer y que se dedica a su trabajo. El éxito de la serie dependerá en gran medida de a qué hora la programen y no sé yo si los espectadores de laSexta son el público objetivo más adecuado para una propuesta de estas características pero, por probar, no se pierde nada.

Al rojo vivo, debate político en laSexta 2: Como suena, otro debate a pesar de que ya han tenido alguno y tampoco ha servido de nada. Lo que más miedo me da es que presumen de que será el único debate de izquierdas de la tele nacional pero sabiendo cómo entienden ellos eso de la “izquierda”, me temo lo peor. Sólo espero que no intenten competir en barbaridades con su competencia directa que es, ni más ni menos, que El gato al agua (Intereconomía).

Ficción internacional: The walking dead, sin duda el estreno más relevante de todos, una de las series más interesantes del año; Undercovers, la nueva serie de J.J. Abrams; Nikita, enésima revisión del personaje que a mí no me ha gustado nada pero, claro, yo soy muy fan de la original de Luc Besson; Chase, un procedimental policial del repetitivo Jerry Bruckheimer que no está mal pero tampoco es demasiado relevante y termina siendo lo de siempre; y The Whole Truth, una serie que ya está cancelada y de la que no se ha emitido la temporada completa. El menú de series no me parece muy allá y si tienen que cubrir huecos de El mentalista o Bones, mucho menos, porque en líneas generales podríamos decir que se trata de una segunda división. Lo que más rabia me da es que laSexta haya desperdiciado series muy buenas emitiéndolas de madrugada y que estas, quizá por ser más comerciales, vayan a tener un trato mejor. En fin, nunca llueve a gusto de todos.

¿Qué os parecen las novedades? Como decía, en principio todo parece un cambio pero en realidad laSexta tira de formatos que ya ha probado en otras ocasiones. Supongo que es su manera de afrontar la crisis pero a mí, qué queréis que os diga, no hay ningún espacio de esta nueva propuesta que me genere verdadero entusiasmo, como me ha pasado otras veces. Será que me estoy haciendo vieja.

15 diciembre 2010 at 09:01 9 comentarios

‘The walking dead’: la resurrección

Seis episodios después de la secuencia de arriba, que es la primera del piloto, The walking dead ha cerrado temporada por todo lo alto y con la renovación en el bolsillo (la segunda temporada llegará en octubre de 2011, un año después del estreno). Me he quedado con la sensación de que hemos sido una especie de conejillos de indias y de que con esta primera temporada han estado haciendo pruebas y testando al personal para ver qué cosas eran las que más gustaban (en esta época de Internet, sería de locos no aplicar una estrategia así). Si esto fuera verdad, auguro una segunda temporada mucho más concreta, con menos divagaciones y con los gustos mayoritarios de los espectadores incluidos en las tramas.

Personalmente espero más violencia, un desarrollo algo más equilibrado entre acción y drama, y la vuelta de algunos personajes que en esta primera temporada se han perdido por el camino. Tengo que reconocer que no sé si habría visto la serie entera si se hubiesen dedicado a hacer pruebas durante trece episodios porque, en cierta manera, ha sido difícil para mí encontrarme cada semana con un planteamiento distinto pero, como digo, ha sido soportable porque sabía que el final estaba cerca.

Mis episodios favoritos han sido el piloto, el segundo episodio, el tercero y el capítulo final. En el cuarto episodio encontré ciertas cosas muy forzadas, con demasiada moralina y, además, la promo que hicieron en Fox destapó inocentemente, o eso espero, uno de los momentos clave. Y el quinto episodio me pareció algo tedioso hasta el final, con un ritmo demasiado pesado que no conducía a nada. Menos mal que el capítulo final volvió a los orígenes de la serie, a los dilemas, a las elecciones complejas y a los momentos límite. Esto, en resumidas cuentas, es lo que espero de la segunda temporada de The walking dead.

En todo momento la serie me ha recordado al destino trágico del héroe clásico con esa lucha por la supervivencia que, paradójicamente, le aleja cada vez más de la vida, de su esencia humana. Este planteamiento se ha llevado al extremo de una manera inteligente y los vivos cada vez parecen estar más muertos, más alejados del componente social pese a que van en grupo. No sé, igual me paso de filosófica pero me resulta estimulante ver la degradación, la descomposición de todo eso que se entiende por sociedad en un mundo sin leyes, anárquico y reducido a la época del antiguo Oeste. ¿No os parece que en el fondo The walking dead es como un western?

Dicen que ésta es una de las series del año. Yo no me atrevo a decir tanto, sobre todo porque no he visto todas las series que se han estrenado, pero para mí, desde luego, The walking dead es la serie que más me ha estimulado en mucho tiempo.

13 diciembre 2010 at 09:14 10 comentarios

‘The walking dead’ cambia a sus guionistas

Dicho así puede resultar alarmante para los seguidores de la serie pero el cambio no va a ser tan radical como parece. Ya se dijo hace unos días que Darabont pretendía, en la segunda temporada de la serie, apartarse definitivamente del cómic, algo que ya se veía venir en la actual temporada, con unas líneas dramáticas apartadas de la historia original. No es un pecado, creo yo, basarse en una historia para crear otra propia. Es lo que viene a ser una adaptación y las adaptaciones se hacen a todas horas y en cualquier contexto. Es cierto que los seguidores del cómic pueden sentirse algo desencantados por el asunto pero, qué se le va a hacer, la vida es así.

Consecuencia de lo anterior es la decisión de cambiar no al equipo de guionistas, sino todo el sistema de trabajo de la escritura de guiones. O, mejor dicho, se va a materializar de forma coherente lo que, a efectos prácticos, ha ocurrido en esta primera temporada. Darabont, además de escribir dos episodios de la primera temporada, ha participado de forma activa en la escritura del resto. La toma de decisiones y el sistema de trabajo ha seguido el modo americano de un grupo de guionistas fijo que trabaja en equipo pero, en realidad, su funcionamiento real ha sido más parecido al sistema de trabajo británico, con un guionista que realiza un trabajo individual. Así, lo que Darabont ha decidido ha sido materializar esta forma de trabajo y dejar de tener un equipo de guionistas fijo para, en su lugar, contar con un guionista freelance para cada episodio de la segunda temporada.

¿Quiere esto decir que los guionistas actuales dejarán de trabajar en la serie? No necesariamente. Si lo hacen, lo harán adaptándose al modelo británico (writer newcomer). Darabont ha estado presente en el trabajo de guión de todos los episodios de la primera temporada, ¿desaparecerá su marca? Para nada. Con el cambio se asegura incluso una participación más activa en la serie y más determinante, sin necesidad de trabajar con varias personas a la vez para que al final sea sólo uno de ellos el que aparezca acreditado.

Como veis, el cambio no es tan radical como parece. De hecho, en esta primera temporada que estamos viendo, hay dos episodios que han sido escritos por guionistas no adscritos a la serie y Robert Kirkman, el autor del cómic, ha confirmado que escribirá la menos dos episodios de la segunda temporada. Visto así no me parece que la noticia sea como para llevarnos las manos a la cabeza, aunque algunos se empeñen en hacer un drama de esto. Yo incluso soy de la opinión que el cambio podría mejorar la serie porque contar con episodios de autor es un plus. Por si tenéis curiosidad, estos son los guionistas que han trabajado en esta primera temporada:

A mí me parece que tenemos The walking dead para rato aunque, curiosamente, el episodio escrito por Robert Kirkman es el que menos me ha gustado hasta ahora.

2 diciembre 2010 at 10:45 10 comentarios

‘Medium’, por qué te vas

Mi relación con Medium ha sido tormentosa. Las primeras temporadas las seguí a salto de mata y llegué a decir que la serie no me gustaba (me fastidiaba el tono doméstico de las conversaciones en la cama del matrimonio). La quinta temporada, la de Anjelica Houston, tampoco me mató, pero hacia el final empecé a sentirme más interesada. Y ahora que decido engancharme (voy por la mitad de la sexta temporada), sale Patricia Arquette diciendo que la serie está cancelada. Mi gozo en un pozo.

Las audiencias no son su punto fuerte. Primero pasó de emitirse en la NBC a la CBS, hace dos años, y cuando todos respiraban tranquilos la CBS decidió recortar la séptima temporada, la actual, dejándola en sólo trece episodios. Parece cierto que los Dubois ya no calan entre los espectadores y, maldita sea, estoy viviendo ese oscuro momento que nos ha pasado a todos alguna vez: la cancelación incomprensible de una serie que nos gusta. Dicen que van a darle un final cerrado y digno, eso está bien. También podemos pensar que siete temporadas son un logro tal y como están las cosas últimamente, cierto. Y comprendo que el rumbo actual de la serie la aleja de los inicios. Para mí el camino actual de las tramas es mejor que el anterior pero para gustos, los colores.

En cuando la serie ha dejado de ser doméstica me ha empezado a gustar, en cuanto los problemas han traspasado la puerta de la residencia familiar he empezado a sentirme implicada en la historia. El tono actual, más lóbrego, era justo el que necesitaba. Sin olvidar el carácter procedimental de los episodios, que sigue como siempre, ahora Medium me parece menos inocente que antes, menos sencilla en su estructura y con unas implicaciones que van más allá de los muertos, por decirlo de alguna manera. Es este cambio me parece esencial el desarrollo de los personajes de las hijas, que participan de los misterios cada una a su manera y según su propia personalidad. En este sentido, si Bridget siempre me había parecido especial, su papel ahora en la serie es espectacular y su evolución, como la de las demás, es lógica, coherente y acertada.

Será que a mí me gusta lo tenebroso, justo lo contrario de los que nos enseñan en Entre fantasmas, por ejemplo, pero esta sexta temporada me está pareciendo impresionante. El proceso de los sueños ha cambiado por unos motivos más que justificados (no digo más para no soltar spoilers), y todo el ambiente se ha tornado inestable, frágil. Si antes la casa era el refugio de Allison, ahora es su aliada pero las reglas del juego han cambiado de una manera mucho más interesante para mí, sí, pero parece ser que a la audiencia no le ha hecho gracia la pérdida de inocencia. Qué se le va a hacer.

Entiendo que en la cadena que se emite, una generalista como la CBS, está vuelta de tuerca no encaja con el perfil general de sus producciones de más éxito. En este sentido, de esta cadena es por ejemplo El mentalista, que también me gusta pero sobre todo por el gancho del personaje principal (las tramas me parecen más bien flojas). Entre fantasmas también es suya. Las comparaciones son odiosas, claro, pero salta a la vista que el tono familiar más desenfadado de antes era el apropiado y que lo de ahora tiene una querencia clara hacia lo minoritario, algo que una cadena así no puede permitirse.

En fin, que soy todo lo comprensiva que haga falta y asumo que mis gustos a veces pueden ser algo retorcidos pero echaré de menos a los Dubois de ahora, que conectan mejor conmigo, que a los de antes. Precisamente creo que este es uno de los motivos de la cancelación, este y el crecimiento de las niñas, que es uno de los peligros de las series con críos de por medio. Cuando crecen, o se les manda a la universidad o están condenados. La opción de Medium me parece la mejor, claro, pero a la vista está que si yo fuera guionista no me iba a comer un colín.

23 noviembre 2010 at 09:19 12 comentarios

‘Sherlock’, oscura y acertada revisión del clásico

Qué ganas tenía de ver Sherlock. Llevaba tiempo leyendo cosas, no demasiadas por miedo a los spoilers, y los titulares me habían llevado a hacerme una idea equivocada. Llegué incluso a pensar que había algo de viajes en el tiempo pero no hay nada de eso, ni falta que le hace. Sherlock es una adaptación más de las novelas de Conan Doyle, una vuelta de tuerca que reinterpreta las historias situándolas en el presente y amoldando los personajes a la nueva realidad.

El mundo en Sherlock es gris, con la excepción de algunos colores saturados, y es decadente, sucio, desordenado. Vemos un Londres más cercano al ambiente de Dickens que al de las típicas postales del Big Ben. Flota en el aire el pesimismo contemporáneo, la frustración y la angustia de vivir tan típica de los momentos que corren. En este contexto Sherlock es un personaje deshumanizado, sociópata, como se define él, un buscador de sensaciones que centra toda su existencia en los desafíos mentales, en la resolución de crímenes, y su personalidad complicada le sitúa en el punto de mira de un departamento de policía mediocre que le odia tanto como lo necesita.

Watson es un fracasado que reprime sus emociones y se niega a sí mismo la posibilidad de vivir sin lastres. Se siente más cómodo en su psicología alterada por un trauma hasta que conoce a Sherlock, alguien similar a él pero que, por contra, disfruta siendo un personaje tarado en una sociedad enferma. Es complicado reconocer las propias debilidades pero, sobre todo, es difícil para Watson ser consciente y asumir las propias fortalezas en un mundo en el que no son muy bien vistas.

La galería de personajes que les acompañan son los mismos que en las novelas y todos están afectados por ese contexto general, gris, poco dado a aceptar transgresiones y mucho menos a reconocer que esas transgresiones son la solución a todas las cosas. En este caso, el reconocimiento pasa por evidenciar que la postura general es la errónea, aunque sea la socialmente aceptada.

El proceso deductivo en Sherlock está ilustrado con secuencias frenéticas que imitan el proceso mental del personaje, con rótulos sencillos que simplifican el clásico momento de encontrar las pistas y las nuevas tecnologías juegan un papel importante, aunque no clave, y esto me gusta. Sherlock usa los teléfonos móviles, claro, pero casi nunca usa el suyo, y para usar Internet está Watson, que termina siendo un escudero en la sombra, un admirador que persigue a su ídolo pese a que todos le dicen que es mala idea. La genialidad de Sherlock sólo es admirada por Watson y las capacidades de Watson sólo son descubiertas por Sherlock así que estaban condenados a encontrarse.

Y para terminar, los guiones son redondos y no les puedo poner ninguna pega. La trama procedimental es evidente, estamos hablando de un detective, pero se complementa con una trama transversal y se aliña con la evolución de los personajes, nada estáticos, cambiantes, que crecen poco a poco. No quiero olvidarme del humor que han conseguido plasmar en los diálogos y en las situaciones implícitas. Es lo que nosotros llamaríamos “humor inglés”, sarcástico, ácido y lleno de alusiones a situaciones incómodas que nunca son expresadas con claridad.

En fin, podría seguir contando cosas. Los actores son fantásticos, por ejemplo, pero lo resumiré diciendo que me parece una miniserie redonda.

22 noviembre 2010 at 09:26 10 comentarios

Entradas antiguas Entradas recientes


Teleadicta sin remedio

"La tele que me parió" es un blog sobre televisión, sobre cómo la vemos y sobre cómo la hacen. Sólo es televisión pero me gusta y aquí encontrarás una entrada diaria de mis delirios catódicos de espectadora irredenta.

Si te suscribes recibirás las actualizaciones del blog en tu correo electrónico.

Únete a otros 99 seguidores



Seguir a Ruth en Twitter

Puedes escucharme en La caja de spoilers

Bloguzz

bannerB&W

Han pasado por aquí

  • 2.254.039 televidentes

Están mirando esta tele…


A %d blogueros les gusta esto: