Perdidos en la tribu, sin tribu

13 mayo 2009 at 07:44 15 comentarios

Igual que le pasó a Supervivientes, que recibió denuncias de vulneración de los Derechos Humanos, ahora le ha tocado a Perdidos en la tribu ser el centro de atención de las críticas de organizaciones de desarrollo y de los antropólogos, que no han tardado en expresar que lo que el programa nos enseña como cierto no sólo es falso, sino que además ha propiciado una situación de crisis para las personas que participan en el reality y que se ha promovido una imagen falsa e interesada de una realidad que es bien distinta.

Ya decía yo hace unos días que todo me parecía un montaje enorme y con esta afirmación no descubrí américa porque todos sabemos que la televisión es una gran mentira. Lo que no me gustaba era que intentasen venderme como verdad una situación manifiestamente falsa y artificial. Cuestión de preferencias. Tampoco me gustan cosas como las del vídeo de arriba, una situación en la que el gran hombre blanco les intenta descubrir las bondades del cepillo de dientes. Fijaos en los africanos: menos uno, los demás tienen unos piños que ya me gustaría tener a mí. Voy a ver si en algún parque cercano encuentro ramitas de esas de las que dicen que usan ellos.

Con Pekín Express no resolvimos la incógnita de qué se pagaba a los hospitalarios pero, por lo que dicen en este artículo, la gente de las tribus africanas ha cobrado, por un mes de trabajo, 175 euros los adultos y 67 euros los niños. Y digo trabajo porque, en realidad, no viven en cabañas de adobe ni se dedican a la caza como método de superviviencia. Son gente asentada en otro sitio que está desarrollando la agricultura como medio de vida. Por supuesto, lo de los taparrabos es más un guiño a las ilustraciones de los libros de historia del siglo XIX que una realidad. El programa no tendría ni la mitad de tirón si los indígenas se paseasen por la sabana en vaqueros. Desde las organizaciones denuncian, además, efectos colaterales como el abandono escolar de los niños durante el tiempo que ha durado la grabación del programa y el abuso de alcohol por parte de los adultos.

Ninguna de estas acusaciones irá a ningún sitio, claro. El programa está marcando buenos datos de audiencia y dudo que a sus espectadores les importe en lo más mínimo ninguna de las consideraciones anteriores. Están en su derecho, supongo. Tampoco conduce a nada el exigir a las productoras y a las cadenas que no hagan formatos-espectáculo que supongan la explotación de terceros en condiciones de desigualdad. ¿Mande?, me dirán. La productora ha actuado según la Ley, pidiendo permisos y reclutando voluntarios, nada más. Todo es legal. El día que la ética y la moral se regulen igual se plantean algo más pero, mientras tanto, no van a ser las televisiones las que diriman dilemas éticos que puedan frenar el ingreso económico. Hasta ahí podríamos llegar.

Anuncios

Entry filed under: Cuatro, Reality, Televisión. Tags: .

El ridículo en televisión tiene premio Las ‘Malas compañías’ de Fuentes

15 comentarios Add your own

  • 1. TELEpatético  |  13 mayo 2009 en 09:45

    Y yo al ver el título pensando que ibas a hablar de Sardá, que efectivamente está perdido y se ha quedado sin parte de su tribu y que ni la vuelta al horario marciano le ha ayudado mucho, la verdad.

    Responder
  • 2. David I  |  13 mayo 2009 en 11:31

    Me sorprende lo del respaldo de la audiencia, porque en mi opinión, es un programa bastante flojete. Todo el rato hablándose unos a otros in entenderse.

    Lo de que esté todo preparado ya no debe de sorprender a nadie, pero lo de pagarles un sueldo de país del tercer mundo por un producto que van a vender en el primero me parece una vergüenza. Y que lo aprueben los progres de cuatro más todavía.

    Ah, y que no se me pase. A estos concursantes quejicas los mandaba yo con la tribu de Apocalypto.

    Responder
  • 3. fon_lost  |  13 mayo 2009 en 13:13

    este domingo después de lo nuevo de Aída le eché un ojo y no me pareció mal. vale que, que sí, todo está preparado, todos sabemos qué decir, y qué hacer. pero eso no importa ni a cadenas ni mucho menos a los espectadores. ya veremos si llegan a más, y hacer más serio el asunto, pero no creo que ponga en peligro la permanencia del programa en antena.

    Responder
  • 4. Jimmy Dix  |  13 mayo 2009 en 13:48

    Yo, para ver un circo, me voy a un circo de verdad.

    Responder
  • 5. Dana  |  13 mayo 2009 en 14:41

    Vaya… al final no íbamos mal encaminadas. Montaje puro y duro. Ea!

    Responder
  • 6. Doctora  |  13 mayo 2009 en 17:07

    Hoy en dia cepillarse los dientes es un atraso.¿Para qué perder el tiempo arañándonos las encias si sólo con el nuevo Listerine Plus Ultra vamos a conseguir eliminar la placa en su totalidad?.Estarás pensando que estos indígenos no tenian acceso a Listerine,pero se consiguen los mismo resultados usando para enjuagarse la boca un vaso de whisky con un poco de polvora.

    Responder
  • 7. cotillera profesional  |  13 mayo 2009 en 17:08

    Que era un montaje eso se veia a la legua. A mi lo que me “molesta” ( por no decir algo mas fuerte) es que te lo quieran vender como una realidad, como si esa gente sí viviera en esas condiciones.
    Se les tendria que caer la cara de verguenza que solo se les pague 175€ por persona cuando la cadena va a sacar millones con este programa gracias a la publicidad. Seguro que a las parejas españolas se les va a pagar 10 veces mas

    Responder
  • 8. srhurtado  |  13 mayo 2009 en 20:41

    A mi me parece un programa mucho más dañino que el de Jorge Javier Vázquez.

    Responder
  • 9. agentvblog  |  14 mayo 2009 en 01:28

    Comunicado de Cuatro al respecto:
    http://www.cuatro.com/perdidos-en-la-tribu/que-es/comunicado

    básicamente dicen que sí, que son tribus de cartón-piedra, pero que lo importante del programa es ver cómo se adaptan los españoles y que no son tan importantes los negritos zumbones…

    no me convence mucho, la verdad.

    Responder
  • 10. Ruth  |  14 mayo 2009 en 07:45

    TELEPATÉTICO: Jajjjajjjaaa. A Sardá sí que lo mandaba yo a vivir con los bosquimanos.

    DAVID: Pues eso pienso yo, mucho progresismo y tal, pero en el fondo, más de lo mismo.

    FON_LOST: Yo no creo que a la audiencia le afecte en lo más mínimo, la verdad. Este tipo de cuestiones no suelen importarle al público en general.

    JIMMY DIX: Pues eso pienso yo.

    DANA: Se veía venir, es lo evidente, sólo faltaba una confirmación.

    DOCTORA: Jajjajjaa. Yo sólo digo que envidio las piñatas de algunos de esos señores.

    COTILLERA: Totalmente de acuerdo, al cien por cien.

    SRHURTADO: Es que la buena voluntad en la tele es un lobo con piel de cordero.

    AGENTVBLOG: Es que si se trata de adaptación, que se los lleven al tanque en el que se rodó Titanic y los sometan a un naufragio, a ver quién aguanta más, pero que no involucren a terceros que están en inferioridad de condiciones.

    Responder
  • 11. Negra Murguera  |  14 mayo 2009 en 14:48

    Nunca vi el programa, pero me alegro mucho -por la integridad física y mental de los indigenas- de que sea todo mentira 🙂

    Responder
  • 12. Ruth  |  14 mayo 2009 en 21:11

    NEGRA: Jajjajjajjajjjaaa. ¡¡Qué razón tienes!! El tuyo es el mejor punto de vista 😆 .

    Responder
  • 13. odei  |  15 junio 2009 en 02:51

    se ve que es un montaje al ver que hay cosas que en una tribu no se pueden encontrar y ellos las tienen, que en una maleta no te llevas ni balones del mundo ni bingos, que todas las tribus enseñan lo mismo,… pero la prueva definitiva esta en el programa de otro pais : http://www.eyeworks.tv/en/p460d1e579a1b3?movie=49d0b49e913fb son las mismas tribus, con diferente jente pero hacen exactamente lo mismo que estas y asta diria q lo arian en el mismo orden
    aun asi a mi megusta verlo pork son unas risas, sobre todo Koma. Estaria bien ver lo mismo pero con los indigenas en españa

    Responder
  • 14. Eduardo Jiwnani  |  22 septiembre 2009 en 16:29

    Si la verdad es que los “progres de cuatro” como dice álguien se han saltado un siglo de antropología por la cara…

    La sola noción de “primitivo” apesta a Darwinismo social y al siglo 19.

    Y es verdad que ya quisiera yo los piños de los africanos, es todo un poco vergonzoso…

    Responder
  • 15. Ruth  |  22 septiembre 2009 en 20:32

    EDUARDO: Así es. Por un lado sólo es televisión y no hay que exigirle rigor antropológico a un programa de entretenimiento pero la cosa cambia cuando quieren hacernos tragar con ruedas de molino y hacernos creer que todo esto es “real”. Yo por ahí no paso.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


Teleadicta sin remedio

"La tele que me parió" es un blog sobre televisión, sobre cómo la vemos y sobre cómo la hacen. Sólo es televisión pero me gusta y aquí encontrarás una entrada diaria de mis delirios catódicos de espectadora irredenta.

Si te suscribes recibirás las actualizaciones del blog en tu correo electrónico.

Únete a otros 99 seguidores



Seguir a Ruth en Twitter

Puedes escucharme en La caja de spoilers

Bloguzz

bannerB&W

Han pasado por aquí

  • 2,213,453 televidentes

Están mirando esta tele…


A %d blogueros les gusta esto: