Posts tagged ‘Qué vida más triste’

‘Qué vida más triste’ vuelve el lunes

Esto de aquí arriba es “Screener”, el adelanto de la nueva temporada de Qué vida más triste en laSexta (veremos si el vídeo permanece). Tengo que decir que hubo momentos en los que tuve mis dudas acerca de la continuidad de la serie, no soplaban buenos vientos desde la cadena, pero ha imperado la lógica y la razón y la nueva temporada parece que estará trufada de frikadas de esas que tanto nos gustan.

Según han contado, podremos ver a Borja y Joseba al más puro estilo Avatar, se recreará Pesadilla en Elm Street, tendremos chica nueva en la oficina que no se llama Farala, se llama Sara, pero seguro que es divina, y en general seguiremos viendo como los protagonistas se enfrentan a una realidad marcada por el fracaso de unas fantasías que nunca terminan de materializarse.

He hablado tantas veces de Qué vida más triste que no sé qué puedo decir de nuevo. Me parece que es una de las mejores ficciones nacionales del momento por su capacidad de conectar con un target en concreto y por su diseño de producción. Me gustaría saber más de la serie, mucho más, pero las fuentes son bastante escuetas en los puntos que a mí me interesan. Por ejemplo: ¿quiénes son los guionistas? Sé por Facebook que en esta nueva hornada está Ciro Altabás, al que le debemos perlas como ésta:

Pero del resto del equipo sé bien poco. Eso sí, son gente con amigos porque han conseguido cameos de gente como Nacho Vigalondo (ese episodio me pareció sublime).

Desde mi punto de vista la serie merece más de lo que laSexta ofrece pero menos da una piedra. A partir del lunes seguiré fiel las aventuras de esta pandilla y estoy segura de que van a sorprenderme. Qué ganas tengo de echarme unas risas a costa de los referentes clásicos y modernos de esta subcultura, en el mejor sentido de la palabra, en la que nos ha tocado vivir: videojuegos, superhéroes, tecnología y ni-nis pero de los de verdad, no de esos que presumen de generación.

Anuncios

9 abril 2010 at 06:14 12 comentarios

Personajes maravillosos que no soportaría conocer

A ver si a vosotros os pasa lo mismo. En las comedias, porque me ocurre sobre todo en las comedias, hay personajes adorables en la ficción, suelen ser los que más gracia me hacen, pero a los que sé que no soportaría jamás en mi vida real. Serían personas odiosas en la realidad, inaguantables, pero que en comedia funcionan a las mil maravillas y hacen que les adoremos. Tengo una buena colección de personajes perfectos que, si se convirtiesen en personas reales, expulsaría de mi vida sin miramientos. Y es que todo lo que me hace gracia en una serie, si lo traslado a la vida cotidiana me parecería una tortura.

  • Michael Scott (The Office USA). También podría haber elegido a Dwight, pero con él me pasa que es uno de los personajes de la serie que más reales me parecen. En alguna que otra ocasión me he cruzado con un Dwight y se me hace un poco odioso hasta en la serie. A Michael lo adoro con todas mis fuerzas, pero tenerlo de jefe sería para pegarse un tiro.
  • Barney Stinson (Cómo conocí a vuestra madre): Esta serie no es de mis favoritas, el rollo romántico treintañero no me termina de hacer gracia y si no fuera por Barney no le dedicaría a la serie ni la mitad de atención. Sus poses, sus teorías y sus actitudes me hacen partirme de risa pero si yo tuviera un amigo así hace tiempo que me lo habría sacudido de encima.
  • Sheldon Cooper (The big bang theory): Sheldon es lo más, tan inteligente y desamparado a la vez, tan fuera del mundo, tan metido en sus historias y tan divertido gracias a la caricaturización de su enfermedad. En la vida real, mucho habría que quererle para que resultase digerible más de diez minutos a la semana.
  • Borja Pérez (Qué vida más triste): Es mentiroso, interesado, manipulador, hipócrita y adorable. Nunca le sale nada bien y se monta unas películas alucinantes. Si le conociese no me fiaría de él un pelo.
  • Doctor Dick Solomon (Cosas de marcianos): En realidad, de esta serie me quedaría con todos y por eso le pongo a él. Es la cuota debida a la nostalgia que podría haber ocupado por ejemplo George Constanza (Seinfeld), pero me quedo con Dick por su aparente ausencia de malicia, por su egoísmo y por ese perfil de niño grande. Tener un profesor así tendría que ser una tortura.

Como veis, todo son tíos. Las mujeres que se me han ocurrido no les llegan a estos personajes ni a la suela de los zapatos pero estaré encantada de que me enmendéis la plana en los comentarios con vuestras aportaciones. A veces me da la sensación de que es más fácil hacer parodia con personajes masculinos que con los femeninos, que suelen ser por desgracia los juiciosos. Vosotros diréis.

4 abril 2010 at 08:33 20 comentarios

Momentazos televisivos del año

No he podido evitar caer en la tentación así que hoy me voy a cascar una entrada de vídeos con lo mejor de la tele de este año. Ha habido momentos realmente antológicos, por diferentes motivos, y hoy os los traigo aquí para que podamos comentarlos.

Este vídeo me parece tremendo. Esto pasó en el especial niños de Password de principios de año. La respuesta era “mayo”, la pista que da Elena Furiase es “abril” y la niña, imbuida por un espíritu de lenguaje chino cachondo, dijo “cerral”. Lo tiene que haber pasado fatal en el cole esta criatura.

Recuerdo especial a Estas no son las noticias, un gran programa de humor en Cuatro que no aguantó el tirón. Qué se le va a hacer, pero me parecía un programa muy bueno.

A principios de año una nevada descomunal paralizó Madrid y se culpó a las predicciones metereológicas. Esta fue la respuesta del señor de laSexta.

Qué difícil se me ha hecho elegir algo de Muchachada Nuí. Al final me he quedado con Bunbury, pero podrían haber elegido diez momentos más.

“La paranoria” de Buenafuente con Pep Plaza. Enorme.

Pillada en Intereconomía a un tertuliano. “Ahora no estamos grabando, ¿no?”. Qué despiste.

De todas las cosas que les han pasado a los de El intermedio este año, ésta me parece una de las más relevantes porque critican a su propia cadena. He preferido no poner el turbio asunto con Telemadrid, pero también se las trae, y el más que visto tema de la becaria.

Es mi episodio favorito de Qué vida más triste, pero con diferencia. Verles haciendo los vídeos de YouTube me parece sublime.

Este lapsus me parece genial. El pobre Sergio Sauca promocionando Callejeros en La 1. Tremendo.

El héroe del temporal. Le hicieron hasta una página en Facebook y yo me creí sus lágrimas de cocodrilo. ¡Que le den un programa ya!

En Espejo Público han hecho el consabido numerito del mago que adivina el número de la lotería de Navidad, pero les han pillado con el carrito del helado. El papelito iba en el abrecartas.

Hay muchos momentazos más y, como siempre, podéis dejarlos en los comentarios. He intentado que la muestra fuera representativa de distintos canales. Igual falta Telecinco pero como van borrando vídeos como locos, que les recuerden otros.

27 diciembre 2009 at 09:50 14 comentarios

Los incomprensibles cambios de laSexta [Actualizado]

ACTUALIZACIÓN: Hoy viendo Qué vida más triste he visto una promo en la que anunciaban la serie de lunes a viernes. He ido a la web y he visto que en la parrilla de la próxima semana aparece anunciada después de Sé lo que hicisteis… y que lo que han retirado ha sido Estados Alterados. De La tira no hay ni rastro. No sé si han cambiado de opinión o qué. Quizá dejen el cambio para cuando terminen la temporada de Borja y Joseba. Yo sigo prefiriendo las repeticiones de Qué vida más triste antes que La tira. Total, qué más da que emitan cosas repetidas, estamos hablando de laSexta. (Fin de la actualización).

Yo no entiendo nada. Pese a que el informativo de la tarde les está yendo viento en popa, han decidido ampliar el horario y emitirlo a partir de las ocho de la tarde desde el próximo lunes. En teoría es para adelantarse al inicio del informativo de Cuatro y para potenciar y poner en valor su informativo, que les está dando grandes alegrías.

Tal y como está el panorama, que un informativo empiece a las ocho de la tarde supone que tenga que enfrentarse a programas de otras franjas que funcionan, como El diario o Gente. Pero es que además en los datos de audiencia perderán peso, al menos en principio, al alargar la duración del espacio. Es una decisión arriesgada, sin lugar a dudas, ellos sabrán.

Y ahora viene la segunda parte. Este cambio afecta a la parrilla de tarde y las modificaciones, en lugar de suponer, por ejemplo, un recorte al horario de Sé lo que hicisteis…, necesario a más no poder, implican la retirada de Qué vida más triste y Estados alterados para sustituirlos por La tira. Si me pinchan, no sangro.

Lo que hagan con Estados alterados me preocupa poco porque la serie no me gusta pero que cambien Qué vida más triste por La tira me parece de locos. Doy por sentado que hay algo que se nos escapa, como que La tira es de Globomedia, pero hasta en el caso de que Qué vida más triste hubiera terminado temporada, que no lo sé, creo que son mejores mil capítulos repetidos, como hacen con todo, que esta baja a traición. Sin hablar, claro, de las dos series que mantienen, JAG y Navy, como si fueran el tesoro de la corona.

Os dejo con una de las primeras promos de Qué vida más triste. En aquel entonces Borja y Joseba miraban los datos de audiencia. Total, para qué, hagan lo que hagan parece que laSexta tiene otros compromisos ineludibles que nada tienen que ver con los resultados o con la calidad de la propuesta. Qué rabia.

9 octubre 2009 at 09:46 18 comentarios

‘Somos cómplices’ y otras confidencias

Os pongo en situación. Ayer me dispuse a ver el estreno de Somos cómplices en Antena 3, su nuevo culebrón diario, y miré en la miniguía de programación que sale en ONO la duración del episodio. Marcaba cuarenta y cinco minutos así que me hice mis planes de tarde y mis expectativas en función de eso. El capítulo, quizá porque era el piloto, duró hora y media y como esperaba otra cosa se me hizo largo y cargante. Esta nadería ha marcado mucho la percepción que he tenido de la serie, sin lugar a dudas, y os pongo sobre aviso para que no toméis mis palabras al pie de la letra.

Para perspectivas más positivas que la mía os recomiendo la lectura de la crítica de Anómalo, con la que podría haber estado más de acuerdo si el capítulo no se me hubiese hecho más largo que un día sin pan, dejando a un lado el hecho de que los culebrones de sobremesa no son mi género favorito. Hay varias cosas, positivas y negativas, que merece la pena destacar.

En el apartado positivo, la producción. Muchos exteriores y lujo marbellí a espuertas. Pena del contraste con los interiores, mucho menos cuidados. Un tratamiento del color muy trabajado y llamativo, poco habitual en este tipo de series, con azules y rojos brillantes. Habrá que ver si este derroche de medios es sólo cosa del piloto o si de alguna forma pervive en episodios posteriores. La emisión en panorámico también es de agradecer. A ver si se generaliza de una vez.

En el apartado negativo, y este terreno es subjetivo a más no poder, destaco la elección del tono de la historia. Parece que se intenta estar entre la comedia y el drama y desde mi punto de vista no se logra ninguno de los dos extremos. Habría preferido más definición en este sentido: o tirando más a la comedia o más al drama, pero las dos cosas juntas no me cuajan. Quizá si se lograse sensación de parodia de género me habría parecido una virtud, pero tal y como está no me convence. Enredo y malentendidos son la clave de los conflictos pero, creo, hay demasiados vaivenes: se meten en un follón en tono comedia, salen de él en tono drama. Y vuelta a empezar. Eso sin dejar de lado los líos amorosos, claro, que los hay a montones.

Como curiosidades, la efímera aparición de un Larry Hagman (el malvado J.R.), en el que han basado gran parte de la promoción, que apenas sale unos minutos y que está muy vejete, el hombre. Los ricos se apellidan Slater, como la malvada Wilhelmina de Ugly Betty. La sintonía de la cabecera la canta María Villalón, la primera ganadora del Factor X de Cuatro. Y hacia el final del episodio la protagonista dice: “Va a parecer que estamos haciendo Dallas“. Ejem. Broma contextual, guiño al espectador. Ejem, ejem.

Bueno, que no me gustó nada y como decía antes el episodio se me hizo muy largo y me aburrí, no me sorprendió en ningún momento y estaba deseando que terminase. Lo siento por la serie pero a los espectadores nos pasan estas cosas, cuando algo falla en la predisposición nuestra percepción del asunto lo nota, y mucho. Menos mal que la serie terminó a tiempo y pude quitarme el mal sabor de boca viendo el regreso de Qué vida más triste. Siguen tan buenos como siempre, geniales diría yo, y laSexta tuvo a bien emitir capítulos de estreno en vez de hacer un refrito de episodios nuevos y antiguos (espero que les dure). Larga vida a Qué vida más triste.

Ya por la noche tenía dos opciones: o ver el desenlace de La ira en Telecinco o ver la primera parte de la TV Movie de Lola Flores, Lola, en Antena 3. Las TV Movies no me gustan, la dosis de estrenos del día la había copado dedicando mis energías a Somos cómplices y las TV Movies las puedo ver en Internet así que haciendo alarde de un supuesto esnobismo vi ¡¡el documental de La 2!! En serio. Un documental fantástico de Documentos TV titulado “11-S Un asunto envenenado”. Espeluznante, revelador, demoledor, angustioso y necesario. Si tenéis la oportunidad de verlo, os lo recomiendo.

16 septiembre 2009 at 09:47 22 comentarios

Qué pasa con la nueva temporada de La Sexta

Pues da la sensación de que laSexta apenas tiene nada nuevo que ofrecer. Se habla de todas las cadenas menos de esta. Todas las cadenas anuncian nuevos programas o nuevas series pero laSexta se mantiene en su línea habitual. Parece que la estrategia es retrasar los estrenos el máximo posible, aunque no entiendo el objetivo de esta medida: ¿acaparar toda la atención cuando ya no haya nadie estrenando cosas?, ¿disimular el hecho de que la nueva temporada va a ser modesta? Igual lo que pasa es que no van a tener temporada como tal y van a ir estrenando cosas con cuentagotas.

Qué vida más triste vuelve el lunes, 27 de septiembre, a las 17:20 horas. Vuelven Borja y Joseba, por fin. Ojalá sus temporadas fuesen más largas y durasen todo el año.

Además de este estreno con fecha confirmada hay que mencionar la vuelta de Wyoming y Buenafuente, que parece que será el lunes que viene, y en cuanto a programas nuevos hay que hablar de El aprendiz, con Luis Bassat, que se promociona con el “próximamente”. Es un reality basado en el éxito de Donald Trump que parecía que terminaría en Antena 3 pero que acabó en laSexta. Bassat buscará entre los candidatos a la persona idónea para su empresa.

¿Y nada más? Pues en cuanto a programas, eso parece. Curioso, ¿no? La temporada pasada cancelaron Caiga quien caiga, El programa de Berto y Malas Compañías (eso que hacía Manel Fuentes). Tendrá que volver Salvados, digo yo, que aparece como que estrenará la tercera temporada en septiembre y aún no se sabe nada. La ventana indiscreta, el programa de vídeos de Pilar Rubio, ya ha vuelto, especializándose en vídeos de japoneses y con un copresentador de lo más irritante. Pero es que ya no tienen nada más.

¿Y en cuanto a series? Han estrenado algunas cosas a altas horas de la madrugada pero no pienso mencionarlas porque si ni ellos les hacen caso, yo no voy a ser más (ni menos). Las que tienen en prime time y tan bien les funcionaron la temporada pasada, como Bones o El mentalista, no tienen temporada nueva. También se les acabó Prison Break. Que yo sepa no han adquirido nada nuevo para esa franja.

Eso sí, hasta el 20 de septiembre van a estar dando la tabarra con el Eurobasket. Que nadie me malinterprete, me gusta el baloncesto, lo que me parece insoportable es que una cadena hable de lo mismo durante todo el día. Entre partido y partido de baloncesto, con la Fórmula 1 y con los partidos de fútbol, igual nos dejan ver algo, pero laSexta en septiembre es una temática deportiva. Habrá que esperar a que pase la fiebre para ver algo de lo nuevo. Paciencia. Eso sí, cuando les llegue la hora de los estrenos las audiencias van a estar más que adjudicadas, creo yo.

7 septiembre 2009 at 09:42 16 comentarios

Qué vida más triste, qué serie tan buena

La Sexta tiene una suerte que no se merece con Qué vida más triste, una de las mejores producciones de ficción nacional que se han hecho en los últimos tiempos. A pesar de tener en sus manos un diamante en bruto se empeñan en hacer programaciones absurdas con repeticiones aleatorias pero la serie aguanta y no se resiente.

Desde mi punto de vista, las claves del éxito de la serie son los guiones y los personajes. Evidentemente no es una serie para todos los públicos pero eso, a estas alturas de la fragmentación televisiva, no tendría que asustar a nadie. Claro que habrá mucha gente que no entienda los guiños tecnológicos y frikis, las referencias a Internet, el lenguaje coloquial y los componentes nostálgicos de una generación muy determinada pero eso no debería de ser un problema. Con la cantidad de oferta existente tiene que haber sitio para todos y ya era hora de que alguien apostase por un producto que, a pesar de emitirse en una generalista, no entra en la etiqueta de “para todos los públicos”. Esta restricción en lo que se refiere al target es significativa porque, además, su público es, casi por definición, el de una franja de edad que no entra en las clasificaciones mayoritarias. Lo que no ganan en share lo compensan con la relevancia en Internet que, creamoslo o no, también es importante.

Borja y Joseba son dos gamberros, dos buenazos fracasados que intentan una y otra vez convertirse en famosos y salir del pozo de la cotidianeidad. Borja tiene delirios de grandeza a lo Quijote y Joseba, como escudero fiel, termina siendo la comparsa en las aventuras más descabelladas, a pesar de que sabe que muchas de las propuestas de Borja no tienen sentido. Ninguno de los dos está satisfecho con su vida, son los eternos adolescentes con complejo de Peter Pan y buscan una y otra vez salir de Basauri por la puerta grande. En cualquier caso, lo importante son los medios que usan para conseguirlo.

Los guiones abundan en historias sencillas que rozan lo surreal. Los personajes no evolucionan, ni falta que hace, y tropiezan a menudo con las mismas piedras pero siempre de forma diferente. La realidad se opone a la visión de los personajes y el contraste es brutal, hilarante. Ayuda en la construcción de este mundo la recurrencia de expresiones, los espacios habituales y una visión inteligente de la realidad que siempre riza el rizo. No me extrañaría que las historias partiesen de casos reales y por eso la identificación de las situaciones para el espectador es sencilla, facilitando que entremos en la historia.

La serie nació en Internet y saltó a la televisión respetando los tiempos y las formas, una decisión muy acertada. Ahora desde la televisión vuelve a Internet en un movimiento que explica parte de su éxito y que confirma que se ha respetado la idea y el formato original. Borja y Joseba ya forman parte de una época y se han ganado un sitio de honor en el imaginario generacional. Podrían editar la serie en DVD, ¿no?, con extras y demás. Eso ya sería un locurón.

22 mayo 2009 at 07:41 18 comentarios

Entradas antiguas


Teleadicta sin remedio

"La tele que me parió" es un blog sobre televisión, sobre cómo la vemos y sobre cómo la hacen. Sólo es televisión pero me gusta y aquí encontrarás una entrada diaria de mis delirios catódicos de espectadora irredenta.

Si te suscribes recibirás las actualizaciones del blog en tu correo electrónico.

Únete a otros 99 seguidores



Seguir a Ruth en Twitter

Puedes escucharme en La caja de spoilers

Bloguzz

bannerB&W

Han pasado por aquí

  • 2.249.490 televidentes

Están mirando esta tele…


A %d blogueros les gusta esto: