Posts filed under ‘Dibujos’

Los grupos que cantaban las sintonías de los dibujos

Sí, amigos, hoy me he levantado nostálgica otra vez y me he decidido a recuperar la memoria de algunos de esos grupos infantiles que fueron visto y no visto allá por los setenta y los ochenta, pero cuyas canciones siguen vivas en la memoria de todos (de todos lo que ya tenemos una edad). En parte esto es culpa de Alessan, que me hizo acordarme de Ruy, el pequeño Cid, y después de eso todo ha sido un no parar. Esta entrada va para él.

  • Grupo Nins: Ganaron un concurso de Televisión Española y se hincharon a hacer discos de todas las clases, hasta de villancicos pasando por cantar temas de Grease. De Ruy, el pequeño Cid hicieron una versión pero de la serie hay dos intros, la original, que se quemó en los estudios de BRB Internacional, y la de la edición en DVD. La original no he conseguido saber quién la cantaba. Un gallifante para el que lo diga. También se les atribuyen los temas de, por ejemplo, Sherlock Holmes y La abeja Maya.
  • Botones: «Sanchooooo, Quijote. Quijoteeeee, Sancho». La canción la escribió Juan Pardo y los chavales, hermanos, tuvieron una trayectoria efímera pero iconoclasta. Salir montados en un burro en un plató tiene que ser lo más.
  • Popitos: D’Artacan y los tres mosqueperros y Érase una vez el hombre. Estos compañeros de colegio hicieron carrera mezclando en sus discos canciones de la tele y del cine con otras que escribieron para ellos insignes letristas, como El dúo dinámico.
  • Chispita: Belfy y Lillibit. Esta niña es la misma que cantaba eso de «la vuelta al mundo en góndola, oh, oh, oh», con el Tito y el Piraña de Verano Azul en la peli Chispita y sus gorilas, que no se comió un rosco.
  • Parchís: Comando G. Érase una vez el espacio. A estos no me los podía dejar porque son uno de los máximos exponentes de los grupos infantiles de la época. De ellos ya se ha dicho todo, así que mejor me callo. Bueno, no, pobre Tino.
  • Rita Irasema: Noeli. Del clan de los payasos de la tele. No es una niña, pero a veces lo parecía. En esta entrada ya comentamos que también cantaba la sintonía de La aldea del arce.

Y éste ha sido el resultado de mi investigación. Ya sabéis que en los comentarios podéis dejar vuestra sabiduría nostálgica.

14 marzo 2010 at 10:14 25 comentarios

Pocoyó conquista el ciberespacio con un multijugador

Esta no me la esperaba. Leo aquí que la siguiente evolución de Mundo Pocoyó consiste en que los niños pueden jugar en red y lanzarse a las aventuras de Pocoyó a través de un sistema de amigos. Como los juegos en red de toda la vida, ahora los pertenecientes a la comunidad de Mundo Pocoyó pueden hacerse listas de amigos con los que jugar en un modo multijugador a los diferentes desafíos planteados en la web, siempre con las directrices educativas de la franquicia Pocoyó.

Lo más gracioso del asunto es que hasta los propios padres, o cualquier otro pariente, pueden jugar con los niños en el modo multijugador. Una forma de salvar las distancias cuando las hayan y de poder compartir momentos educativos con los niños aunque no se esté físicamente a su lado.

Mediante el Pocoyizador, una herramienta para hacerse el personaje a imagen y semejanza de uno mismo, se puede jugar con tu propio personaje. El de aquí al lado es el mío.

Según se va avanzando en el juego se van desbloqueando logros, como vestidos nuevos, pegatinas para decorar la habitación que tengas en Mundo Pocoyó y desafíos. Cuanto más desafíos se consigan, más opciones se tendrán para ganar premios de la franquicia en sorteos. No sé yo si este cariz competitivo es apto para los niños pero los pedagogos lo han aprobado.

Lo malo es que el Mundo Pocoyó aún está muy vacío, hay poca gente jugando, pero si empiezan a difundirlo en los colegios como herramienta educativa van a tener un éxito seguro. Qué tiempos aquellos en los que los intercambios entre colegios se hacían en carne y hueso. Ahora los críos podrán jugar con niños de todo el mundo gracias a Pocoyó. Con todo esto me parece que el muñeco pierde parte de su inocencia pero qué se le va a hacer, igual es que este tipo de cosas ya me cogen mayor. Me estoy haciendo vieja.

28 diciembre 2009 at 09:52 11 comentarios

‘Los Simpson’: los mejores secundarios

Qué sería de Los Simpson sin los personajes secundarios, esos que aparecen de vez en cuando para animar ciertos capítulos. Yo tengo a mis preferidos y os los dejo aquí abajo. Ha sido difícil escoger unos pocos pero tenía que elegir si no quería que la entrada fuese tan larga como un día sin pan. He puesto a cinco, pero vosotros podéis, como siempre, añadir a vuestros favoritos en los comentarios.

  • Hank Scorpio.

Dueño de Globex, le ofrece a Homer el empleo de su vida en una fantástica empresa. Es un villano simpático que parodia a los malos de James Bond y que está basado en el americano Richard Branson. Me encanta este tipo. Yo creo que yo sí que habría terminado trabajando para él.

  • Frank Grimes, alias «Graimito».

Este pobre…,. Su máxima aspiración era que se reconociese su trabajo y poner en evidencia la absoluta incompetencia de Homer. No lo consigue. En cierta manera me identifico con él y creo que este personaje representa a todos los que alguna vez nos hemos quejado en el trabajo de lo inútiles que son nuestros compañeros. Su final no podía ser otro. Su hijo intentó vengarle en otro episodio pero tampoco lo consiguió.

  • Troy McClure.

Su momento de mayor gloria en la serie es cuando decide casarse con Shelma para ocultar su fetichismo sexual por los peces, pero a mí me gusta verlo presentando los especiales sentado en un sofá, muy a lo actor de Hollywood. Siempre sonriente y muy en su papel, es un superficial que lucha siempre por mantener las apariencias. El personaje tiene un final trágico. En 1998 su doblador, Phil Hartman, fue asesinado por su mujer y desde entonces Troy aparece en la serie pero no habla. Pasó lo mismo con el personaje de Lionel Hutz, también doblado por Hartman.

  • Eleanor Abernathy. La loca de los gatos.

Esta mujer es el paradigma del fracaso en la sociedad americana. Con una infancia muy difícil consigue, gracias a su inteligencia privilegiada, asistir a la universidad pero la vida puede con ella y termina convirtiéndose en una señora alcohólica que vive rodeada de gatos. Es uno de los personajes habituales cada vez que se habla de pobreza en Springfield.

  • Utter.

De entre todos los niños he escogido a Utter, el estudiante de intercambio alemán al que se terminan comiendo. Me hace gracia por varios motivos: porque representa el estereotipo europeo en la serie, porque siempre está contento pese a que las circunstancias no sean propicias y porque su forma de entender el mundo es totalmente distinta a la del resto de personajes. Cada vez que veo algún episodio en el que sale no puedo evitar pensar: «Pobre Utter».

6 diciembre 2009 at 10:24 16 comentarios

La animación española en pie de guerra

Diboos, la Federación Española de Productores de Animación, ha empezado una campaña para reivindicar la inclusión de su sector en la nueva Ley General de la Comunicación Audiovisual. Denuncian su exclusión del proyecto y anuncian que esta marginación podría llevar  a terminar con la animación española, uno de los sectores de la industria más consolidados y con más éxito internacional.

El quid de la cuestión es el siguiente: según la nueva Ley, las televisiones tendrán que invertir obligatoriamente en cine español, y desde Diboos quieren que esa obligatoriedad se extienda también a la animación, un sector que, a diferencia del cine, produce al margen de las cadenas y tiene un modelo de negocio diferente. Ahí tenemos como ejemplo el caso de Pocoyó, un éxito internacional que barre en todo el mundo. Pero no es el único, desde Diboos destacan el éxito de Suckers o Kambú, dos formatos premiados en el MIPJUNIOR de Cannes, o la serie Sandra, la detective de cuentos, que lidera audiencias en el TF1 francés.

Los que tenemos una edad sabemos que la animación española ha sido clave en la televisión nacional hasta la llegada de las privadas, cuando el mundo era tan pequeño que cabía en dos botones (La Primera y la UHF). Pero la irrupción de las privadas trajo modelos de negocio diferentes y, sobre todo, acabaron con esa franja de horario infantil. Ahora las cadenas temáticas y la TDT suponen una nueva oportunidad para el sector y por eso reclaman más atención y se consideran ninguneados por el Gobierno, que desprecia las aportaciones que las series de animación españolas pueden aportar a la televisión nacional y que tienen impacto en la publicidad, el sector editorial, el sector juguetero y el audiovisual, generan productos asociados en sectores como el de los videojuegos o la música, sin olvidar la cantidad de empleos que supone y la generación de IVA a favor del Estado.

Lo que piden: que la nueva Ley contemple la obligatoriedad de las televisiones de invertir el 1% en series de animación nacionales. No es descabellado porque todas las cadenas tienen canales temáticos en los que emitir esas producciones. Parece hasta más razonable que la obligatoriedad de invertir en cine, un negocio que no les es tan afín, y desde esta perspectiva se entiende la molestia del sector por haber sido olvidado. Los últimos en sumarse a su petición han sido los de FAPAE (la Federación de Asociaciones de Productores Audiovisuales Españoles).

Cómo son las cosas. Hace unos años a nadie le habría extrañado que se invirtiese en animación nacional porque era parte importante, casi imprescindible, de la parrilla diaria. Pero ahora, con toda la animación que llega desde todas las partes del mundo, el sector tiene que reivindicar un trato de igualdad respecto a otros sectores y pedir que se le apliquen unas prácticas proteccionistas que ya se dan en otros países de Europa y que también se aplican en Cataluña para poder seguir adelante en igualdad de condiciones. A mí me parece que olvidar la importancia de un sector que ha producido series que ya tienen la categoría de clásicas es imperdonable. Para algo manifiestamente y objetivamente bueno que hay aquí, es un poco lamentable que tengan que ir recabando apoyos. Mi apoyo total al sector de la animación española porque me hicieron pasar buenos momentos a mí, y pueden seguir haciendo pasar buenos momentos a los niños de hoy, si les dejan.

1 diciembre 2009 at 08:12 10 comentarios

Dibujos animados que me gustan siendo mayor

Además de los evidentes Los Simpson, Padre de familia y Futurama, he sido y soy ávida espectadora de dibujos animados, aunque se me haya pasado la edad. Los géneros son variados y hay protagonistas para todos los gustos, pero estas son las series de dibujos que me han gustado y que me gustan.

  • Los Rugrats (1991). Las aventuras de un grupo de niños. Me gustan las historias en las que, desde el punto de vista infantil, se ven como azañas cosas que son fáciles para los adultos, aunque no se olvidan de los problemas y de la competencia típicamente infantil. Además la imaginación tiene mucho protagonismo y tanto los niños como sus padres son unos freaks de cuidado. Luego tuvieron una segunda parte con los niños más mayores que yo me gustó tanto.
  • Batman (1992). Ésta me gustaba por su estética tan fiel al cómic y porque los guiones eran muy serios, contando la dicotomía entre el hombre y el héroe de una forma descarnada. El mal tenía muchas posibilidades de ganar siempre. Muy oscura.
  • Dr. Katz (1995). El doctor Katz es un psicólogo que está constantemente deprimido. Sus tristezas y las paranoias de los personajes que van a su consulta dibujan, con mucho sarcasmo, el panorama de una sociedad enferma. Psicoanaliza a personajes famosos.
  • Daria (1997). La historia ácida y sarcástica de una adolescente americana que no encuentra su sitio en la sociedad en la que vive y que disecciona su realidad de una manera brutal. ¡¡No está en DVD!! Que editen esta serie ya, por favor.
  • La banda del patio (1997). Siempre he dicho que el colegio es un sitio al que no volvería ni loca, pero estaría dispuesta a pensármelo si me dijeran que voy a tener una pandilla como ésta, solidaria, con aventuras y que siempre terminan ganando a los abusones y al sistema.
  • Pepper Ann (1997). Un niña que es un verdadero desastre, una freak que en el colegio las pasa canutas (como yo), pero que siempre consigue aferrarse a su forma de ser para seguir adelante. Una reivindicación en toda regla. No he encontrado la intro en español de España, que es la me sé, pero ésta también sirve.
  • Agallas, el perro cobarde (1999). Agallas es el típico personaje al que todo le sale mal. Es un cobarde tremendo y vive en una casucha con dos viejos que le han adoptado: la señora es encantadora pero no se entera de nada, y el señor es un cascarrabias. Es un perro que no puede comportarse como tal.
  • Kim Possible (2002). Esta es una mezcla de agente secreto con Indiana Jons que tiene que salvaguardar su identidad, pero que está siempre dispuesta a salvar el mundo. La chica es simpática y pese a ser la clave en todo lo que ocurre no es nada prepotente. Aventuras, misterio y comedia.

¿Y vosotros? ¿Qué dibujos veis ahora? Con la cantidad de canales que hay es muy difícil dar con cosas especiales pero seguro que entre todos descubrimos algunas.

22 noviembre 2009 at 10:17 29 comentarios

Dibujos animados de carne y hueso

El otro día hablé de las Superficial friends, una serie de dibujos con personajes basados en personas reales, o casi (Lindsay Lohan, Paris Hilton, Nicole Ritchie y las gemelas Olsen), y recordé que hay más casos. Series de dibujos nacidas a partir de un fenómeno fan y otras creadas a partir de personajes de películas, todas con la intención de explotar un mercado en el que el personaje de carne y hueso ya estaba posicionado muy positivamente.

Mister T (1983). Y no fue el único musculoso que tuvo serie propia pero lo he escogido a él porque es el que más simpático me caía. En su serie, emitida en España por Antena 3, entrenaba a un grupo de gimnastas al tiempo que corría aventuras y resolvía crímenes y misterios. Otros señores de este corte con serie propia (pinchad en los enlaces para ver los vídeos, que si los pongo aquí la entrada no se acaba nunca) : Chuck Norris, Rambo o Hulk Hogan y sus compañeros del wrestling.

Cantinflas Show (1988). Esta serie la ideó el propio Cantinflas en los setenta y la caricatura la creó José Luis Moro, el creador de La familia Telerín, pero la serie se terminó produciendo en los ochenta en la factoría de Hanna Barbera. Es una serie de corte educativo que contenía una moraleja. A mí este Cantinflas me caía fatal.

Cazafantasmas (1986). De una película mítica, una serie mítica. Tuvo dos versiones, Los verdaderos cazafantasmas que es la primera y Cazafantasmas al extremo (1996), además de una versión manga. La serie animada tiene poco que ver con la peli y de hecho hubo disputas por el copyright entre Filmation y Columbia. La serie animada cuenta con Pegajoso, el fantasma verde, como uno de los protagonistas. Otros personajes y películas con serie animadas fueron James Bond en su versión adolescente, Regreso al futuro, Teen Wolf, Ace Ventura, Punky Brewster, La máscara o Los Ewoks.

Bitelchús (1989). Merece mención aparte por su trascendencia y por su género apartado de lo convencional. Entre comedia y terror, características esenciales de todo lo que hace Tim Burton. Creó la serie a partir del funesto personaje de la película que lleva su nombre. Su sentido del humor irreverente convirtió esta serie en objeto de culto. Ya sabéis, no digáis su nombre tres veces a no ser que necesitéis os exorcice.

New kids on the block (1990). Guapos como ellos solos su éxito les hizo merecedores de su propia serie de dibujos. Vivían aventuras y nos mostraban a las fans, entre las que me incluyo, su supuesta faceta humana. Madre mía, uno de los primeros CD que tuve fue el suyo: ¡¡Step by step!! La adolescencia es una época muy loca.

Y así podría seguir hasta el infinito, pero no es plan. Ya sabéis que en los comentarios podéis dejar vuestras aportaciones. Este mundo de las series animadas basadas en personajes reales o del cine parece no tener fin.

30 agosto 2009 at 11:04 21 comentarios

Entradas anteriores Entradas siguientes


Teleadicta sin remedio

"La tele que me parió" es un blog sobre televisión, sobre cómo la vemos y sobre cómo la hacen. Sólo es televisión pero me gusta y aquí encontrarás una entrada diaria de mis delirios catódicos de espectadora irredenta.

Si te suscribes recibirás las actualizaciones del blog en tu correo electrónico.

Únete a 99 seguidores más


Seguir a Ruth en Twitter

Puedes escucharme en La caja de spoilers

Bloguzz

bannerB&W

Han pasado por aquí

  • 2.288.517 televidentes

Están mirando esta tele…


A %d blogueros les gusta esto: