‘Vaya tropa’: pendiente de diagnóstico

22 diciembre 2009 at 08:08 9 comentarios

Soy una persona difícil en esto del humor. Me gusta la sátira, la crítica y tengo que entrar en la onda de lo que me están contando para disfrutar al cien por cien de todos sus matices. Aún me acuerdo de la primera vez que vi a los Chanantes. Pensé: “¿Pero qué puñetas en esto?”. Ahora soy incondicional. Creo por esto que Vaya tropa me puede terminar gustando, pero en estos momentos tengo mis reservas.

Pregunté en Facebook si os había gustado y coincido plenamente con las observaciones de todos. Es un Vaya semanita hecho al dedillo (eso es bueno), algunos sketches pincharon y otros se salieron (curiosamente triunfaron los que ya había visto en las promos), y Arturo Valls no estuvo todo lo suelto que en él suele ser habitual. Me parece a mí que en los momentos de plató el programa perdía interés y eso es algo que no pueden permitirse pero que puede mejorar con el rodaje. ¡Ah! Y no soporto las risas enlatadas tan obvias.

Pese a que pensé que no podía ser, en mi fuero interno esperaba un humor algo más ácido, un posicionamiento más claro, y después del programa del domingo queda claro que han huido de eso. Es lógico. La otra fórmula les habría abocado al desastre. La audiencia se mostró favorable pero sólo era el arranque, habrá que ver cómo se mantienen. Los próximos domingos tienen que vérselas con Gran Hermano. Esa sí que va a ser la prueba de fuego.

Los últimos programas de humor de Cuatro me dejaron un sabor contradictorio: nunca pude con el Saturday Night Live pero era forofa de Estas no son las noticias. Vaya tropa tiene cosas de las dos, aunque no sé si las mejores cosas. También es un programa adaptado de otro y mantiene el aura de informativo. En Estas no son las noticias las referencias a la actualidad eran más evidentes pero también tenían sus secciones propias. Saturday Night Live intentó adaptar los mejores sketches del original. Ninguno de los dos funcionó. Si Vaya tropa consigue mantenerse en el equilibrio entre ambos tendrá una oportunidad.

Para terminar, no sé si el domingo es el día perfecto de emisión. En estas fechas locas de parrillas alteradas puede hacerse su sitio, pero en situación de normalidad puede caer en la invisibilidad del fin de semana porque no sé si su target frecuenta la tele a esas horas. También está el tema de la fusión. Ahora, cada cambio en la parrilla se le atribuirá a Berlusconi, que va a ser como el nuevo demonio de la tele nacional.

En cualquier caso espero que el invento funcione porque la tele necesita más humor, reírse de sí misma y filtrar la realidad. Como dicen: que la realidad no te estropee un buen programa de humor. ¿O no era así? Me abstengo de dar un diagnóstico por ahora porque creo que necesitan rodaje. No sé por qué me da a mí que se les ha venido el estreno encima y que necesitan un par de programas más. No sé si habrá sido un parto prematuro por exigencias de la programación, pero a mí me lo parece.

Anuncios

Entry filed under: Cuatro, Humor. Tags: .

Telecinco arrasa en un fin de semana de narices Las series nacionales se la juegan en Cuatro

9 comentarios Add your own

  • 1. Loquemeahorro  |  22 diciembre 2009 en 13:48

    Yo vi pocas veces Estas no son las Noticias, y cuando me estaba enganchando, desapareció por arte de magia.
    Dos veces intenté ver Saturday… y era sencillamente espandoso, y a veces incluso en plan “caca-culo-pedo-pis”.

    Con este todavía no me he atrevido, cuando haya rodado un poco, veremos.

    Responder
  • 2. coquik  |  22 diciembre 2009 en 14:00

    Los sketches pueden estar más o menos conseguidos o llegar a más o menos gente, o tirar de tópicos más o menos a cuento. A mi algunos me hicieron gracia (curioso: los ya conocidos) y otros no pero se ve que pueden evolucionar a mejor.
    Los únicos que me tocaron un poco la moral, fueron los dedicados al Borbón. Y me tocaron la moral por pacatos y temerosos, como si lo único gracioso fuera atreverse a que el Borbón saliera aludido (no recuerdo que ninguna vez se le nombrara) pero sin sal ni broma alguna.
    Lo que hace peligrar la continuidad del programa es que además de que no hay demasiado contenido bueno, además lo disuelven en plan programa de zapeo o de vídeos caseros con presentaciones, y encima aburridas. El colmo, lo de la cabra. Mal hecha técnicamente y un guión de apaga y vámonos.
    ¿Para qué todo esto? Está claro, para rellenar, aguando un programa de por sí flojo, haciéndolo irrelevante.

    Responder
  • 3. Pasota Ilustrado  |  22 diciembre 2009 en 15:06

    A mí me hizo demasiada poca gracia. Me sobraron todos los momentos del plató, pero sobre todo esa cabra… Santo Dios, que alguien acabe con la cabra.

    Responder
  • 4. Doctora  |  22 diciembre 2009 en 22:54

    No imaginaba que a tanta gente le resultase cargante Arturo Valls hasta que han estrenado este programa.No he visto “Vaya tropa” y no sé como será de coral el asunto,pero yo,que me gusta mucho Valls,admito que si le dan todo el peso de la función puede resultar cansino.

    Responder
  • 5. AgenTV  |  23 diciembre 2009 en 04:07

    Los programas de sketches, todos, lo tienen siempre difícil. Porque al no basarse en una trama o en unos personajes que aguanten el interés se basa sólo en chistes, chistes y más chistes. Y claro, que todos los chistes sean buenos, no es nada fácil.

    Responder
  • 6. Ruth  |  23 diciembre 2009 en 10:07

    LO QUE ME AHORRO: No te esperes mucho, que estas cosas nacen, crecen, se reproducen y mueren a toda pastilla.

    COQUIK: Es que hay ciertos temas que, o se tocan bien, o es mejor que no se toquen, como el del Rey y compañía.

    PASOTA ILUSTRADO: Lo de la cabra es ya un clamor popular, no creo que resista.

    DOCTORA: Y a mí que me hace gracia ese hombre…,.

    AGENTV: Qué razón tienes. Pero para eso están los presentadores, para dar continuidad, y si los momentos de plató no llegan, mal vamos.

    Responder
  • 7. TELEpatético  |  28 diciembre 2009 en 22:49

    El monólogo del comienzo fatal, el resto tiene un pase.

    Responder
  • 8. Tete-Elche  |  29 diciembre 2009 en 00:48

    Amí, que siempre me ha gustado Valls, puedo decir que este nuevo programa se me hizo insoportable, lo vi enterito porque para poder opinar hay que conocer y, francamente, no creo que vuelva a verlo, me pareció aburrido y sin gracia y sí, Valls llega a empalagar. Yo no le salvo ni a él, ni a la Cabra ni a la Urgel.

    Responder
  • 9. Ruth  |  29 diciembre 2009 en 09:01

    TELEPATÉTICO: El monólogo tampoco me ha gustado, es cierto.

    TETE-ELCHE: Lo de la cabra es incomprensible, incomprensible.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


Teleadicta sin remedio

"La tele que me parió" es un blog sobre televisión, sobre cómo la vemos y sobre cómo la hacen. Sólo es televisión pero me gusta y aquí encontrarás una entrada diaria de mis delirios catódicos de espectadora irredenta.

Si te suscribes recibirás las actualizaciones del blog en tu correo electrónico.

Únete a otros 99 seguidores



Seguir a Ruth en Twitter

Puedes escucharme en La caja de spoilers

Bloguzz

bannerB&W

Han pasado por aquí

  • 2,206,022 televidentes

Están mirando esta tele…


A %d blogueros les gusta esto: