Qué tiene de malo el sueño de un guionista

7 noviembre 2009 at 09:02 11 comentarios

Pongámonos en situación: un medio de comunicación decide hacer un reportaje sobre la situación de los guionistas en España y se pone en contacto con ALMA, el sindicato que trabaja para la representación del sector. Desde la entidad se vuelcan en dar su punto de vista y los dos de sus representantes conceden una entrevista al periodista. Días después, el periodista solicita un texto sobre cuáles son las reivindicaciones de los guionistas, un tema ya tratado en la entrevista previa, y pide que el texto tenga doscientas palabras. Se le envía el texto escrito por Carlos Molinero, el presidente Vicepresidente de ALMA. Al poco tiempo, desde el medio se les dice que no van a incluir el texto ni, por supuesto, la entrevista, porque las opiniones expresadas por el sindicato no coinciden con la línea editorial del periódico.

¿Es o no una buena historia para una serie? La pena es que sea verdad, real como la vida misma. El medio en cuestión es La Gaceta de los Negocios, del grupo Intereconomía, y el texto que han rechazado publicar, de sólo doscientas palabras, habla de los sueños de los guionistas, una parte del negocio del cine y la televisión que sufre en sus carnes precariedad laboral, inestabilidad y una falta insultante de reconocimiento no ya por parte del público, que eso es otro tema, sino por parte de la industria que se alimenta de sus ideas. El guionista hastiado expone con meridiana claridad, como siempre, el asunto en su blog.

Ante de poner el texto de la discordia para que veáis que no hay  nada censurable en esas doscientas palabras, quiero expresar mi total apoyo al colectivo de guionistas. No sé por qué cuando se habla de ellos se les trata como si fueran bohemios cuando en realidad son trabajadores en busca de unas condiciones de trabajo dignas. Es la lucha que tendríamos que emprender todos y que ellos están articulando desde ALMA, con esfuerzo y tesón. Buscan el reconocimiento como colectivo con representatividad, buscan poder participar de los beneficios que genera su trabajo, quieren terminar con la arbitrariedad contractual y con el abuso de poder de un sistema que les ningunea a pesar de necesitarles. Quizá este fondo de lucha en el que no cabe el lamento lastimero es lo que no ha interesado a ese periódico. ¿Qué tipo de declaraciones estarían buscando? Supongo que piedras contra el Ministerio de Cultura, que las hay, pero están argumentadas. Puede que, para gusto del medio, haya faltado demagogia en el texto.

Si este texto hubiera sido un trabajo, no lo habrían conseguido, claro, pero que nadie olvide que hablamos de guionistas, no de mercenarios. Ahí va el texto.

CON QUE SUEÑAN LOS GUIONISTAS

Los guionistas no sólo sueñan con ovejas eléctricas. Sueñan con que les paguen por su trabajo, un dinero digno a ser posible. Sueñan con tener la importancia y el respeto que se han ganado otros ramos del sector como la interpretación o la dirección de fotografía. Sueñan con un Convenio Colectivo firmado por sus representantes legítimos y no por sindicatos mayoritarios que ni conocen el sector, ni tienen afiliados en él. Sueñan con que sus historias tengan la misma promoción y distribución que las de otros soñadores de más lejos.

Cuando los guionistas leímos la Ley del Cine, que se hizo sin contar con nosotros, vimos que nuestros sueños iban a seguir flotando durante mucho, mucho tiempo. Era una ley continuista, que no entraba en la distribución o en la exhibición o en la formación y que mencionaba al guionista de forma tangencial. Pero tenía un aspecto positivo que podría al menos evitar la pesadilla de “Soy un pelele”. La productora de esta película contrató al director y al equipo técnico por muy poco dinero, tal vez pensando que como no iban a pagarles no tenía sentido crearles demasiadas expectativas. Sin embargo la productora ha hecho un estreno testimonial para intentar conseguir la ayuda a película realizada. La nueva Orden Ministerial obliga al productor a justificar los pagos del equipo antes de poder acceder a la ayuda y además se creará una lista donde irán las productoras fraudulentas.

Pero los guionistas profesionales no sólo sueñan los que les dice el productor o la cadena de televisión. Tienen muchas otras ideas, raras, o buenas, o divertidas. El Ministerio de Cultura daba todos los años 25 ayudas para que los guionistas, por su cuenta y riesgo, inventaran las historias que rebotaban en sus cerebros. Estas ayudas permitían a los guionistas dedicarse un tiempo corto a contar su sueño en un guión, pero eran sólo ellos los que lo veían. De todos los guiones que han recibido ayuda ni el diez por ciento ha llegado a la pantalla.

Con la nueva Orden Ministerial se pasa de 25 a 15 ayudas, de mayor cuantía, para que el guionistas pueda concentrarse más en su sueño. Además el guión que reciba estas ayudas tendrá más puntos en las ayudas a desarrollo y en las de realización, haciendo que los proyectos que subvencione el Ministerio tengan posibilidades reales de llegar a la pantalla.

Los guionistas no somos escritores, un guión no es una obra artística, pero es la pieza fundamental para que ésta se realice. Las ayudas al guión tienen que reflejarse en la industria, no en unos cuantos afortunados que ven como sus historias se corrompen en algún backup durante años. Quedan cosas difíciles por concretar, pero si cada año se hacen en España quince películas originadas en la cabeza de un guionista veremos realmente con que sueñan nuestros guionistas. Y puede que esos sueños se parezcan más a lo del espectador que los de un ejecutivo de televisión, los de un experto en marketing o los de un productor. Y puede que los espectadores que devoran las teleseries y los programas escritos por guionistas españoles vuelvan al cine a ver nuestras películas. Pero esto es sólo otro sueño de guionista.

Carlos Molinero. Vicepresidente de ALMA(Autores Literarios de Medios Audiovisuales).

Anuncios

Entry filed under: Cine, Guionista, Televisión. Tags: .

‘Sin tetas no hay paraíso’ no renueva, Telecinco suelta lastre Barrio Sésamo está de cumpleaños

11 comentarios Add your own

  • 1. Miss Julie  |  7 noviembre 2009 en 10:40

    No he leído todavía a nadie (voy a echar un ojo al blog de Hastiado) que lo haya expresado con tanto rigor y al mismo tiempo con tanta pasió. Un texto emocionante. Como guionista. Gracias. Muchas gracias.

    Responder
  • 2. CHICO SANTAMANO  |  7 noviembre 2009 en 10:52

    Ruth, los guionistas te queremos. Por lo menos yo.
    Gracias.

    Responder
  • 3. Galahan  |  7 noviembre 2009 en 11:18

    Y yo!

    Y en fin, tras mi experiencia en otros medios del palo y eso que no eran tan radicales como Intereconomía, lo que querían era que tiráramos piedras a la cabeza de Sinde y sobre todo a la de ZP. La principal mierda era que ellos piensan que las subvenciones son la calamidad máxima y como no pensamos así, pues se censura el artículo.

    Una gran entrada, Ruth. Gracias.

    P.D: Una tontá na más: Que Molinero es el vice-presi. Aunque el tio curre como presi (como tantos otros compis) a saco, tenemos a nuestro presi Díaz-Yanes. Je.

    Responder
  • 4. Victoria  |  7 noviembre 2009 en 12:41

    Olé.

    Responder
  • 5. carabiru  |  7 noviembre 2009 en 12:56

    Hay que ver, cómo se les ve el plumero a los de Intereconomía.

    Ánimo a los guionistas!

    Responder
  • 6. R  |  7 noviembre 2009 en 13:33

    De acuerdo con todo. Nos conocimos en la Radio UMH con la entrevista que te hizo Eduard. Un lujazo para nosotros.

    Responder
  • 7. Ruth  |  8 noviembre 2009 en 11:02

    MISS JULIE: Es que mi vocación frustrada es la política y eso de dar discursos me encanta 🙂 .

    CHICO SANTAMANO: Yo también os quiero mogollón, ché 😉 .

    GALAHAN: Si es que tirar piedras, si es con razón y argumentándolo, no está mal, pero tirar por tirar…,. Ahora corrijo el cargo del Vice. Gracias.

    VICTORIA: 🙂

    CARABIRU: Yo es que creo que ni se preocupan en esconderlo.

    R: Un placer para mí visitar vuestra radio. Me sentí muy bien acogida.

    Responder
  • 8. TELEpatético  |  8 noviembre 2009 en 16:02

    A mí me aterra que los medios de comunicación hagan estas cosas y echen para atrás informaciones porque no coinciden con su línea editorial. ¿Significa eso que cuando informen de un atentado de ETA o de un hombre que asesina a su mujer lo hacen porque esa forma de actuación sí coincide con su línea editorial? Ah, pues cojonudo.

    Responder
  • 9. Ruth  |  8 noviembre 2009 en 20:59

    TELEPATÉTICO: El problema no es lo que cuentan, sino cómo lo cuentan, creo yo.

    Responder
  • […] Ruth comenta esta curiosa actuación de Intereconomía con la asoaciación de guionistas. […]

    Responder
  • […] copipasteo el texto rechazado por La Gaceta desde el bello post al respecto de Latelequemepario. La primera versión, cuando ALMA entendió que el diario pedía 2.000 palabras, y una explicación […]

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


Teleadicta sin remedio

"La tele que me parió" es un blog sobre televisión, sobre cómo la vemos y sobre cómo la hacen. Sólo es televisión pero me gusta y aquí encontrarás una entrada diaria de mis delirios catódicos de espectadora irredenta.

Si te suscribes recibirás las actualizaciones del blog en tu correo electrónico.

Únete a otros 99 seguidores



Seguir a Ruth en Twitter

Puedes escucharme en La caja de spoilers

Bloguzz

bannerB&W

Han pasado por aquí

  • 2,206,022 televidentes

Están mirando esta tele…


A %d blogueros les gusta esto: