Posts tagged ‘Eurovision’

‘Destino Eurovisión’, operación fracaso

La selección de un cantante para Eurovisión termina esta noche en La 1 y, la verdad, no he seguido nada (no he sido la única). Televisión Española anda a la búsqueda de cantantes y no debe de estar muy contenta con el resultado porque pese a tener ya finalistas aún tienen el cuajo de manifestar en los medios que es una pena que ningún cantante conocido haya querido optar a representar a España en el Festival.

Yo no entiendo nada. Pretendían desde Televisión Española que artistas consagrados se apuntasen a la selección llamando a un teléfono y pasasen la criba de la misma manera que los aspirantes no conocidos. ¿En serio? Luego seremos los demás lo que no nos tomamos en serio el certamen. Con lo que cuesta todo el tinglado sería de esperar que desde la cadena tuviesen un plan algo más consistente para afrontar el reto, que no es otro que no pasar inadvertidos en todo este asunto, como así está ocurriendo.

Luego podemos comprobar que han hecho una promo de la final de la selección con la canción que ganó el año pasado en Eurovisión así que la gente que, como yo, no ha visto nada del proceso de selección, seguimos sin saber quiénes son los aspirantes. Si, en la noticia habla de dos solistas y de un grupo de chicos pero, al no ser conocidos, pues me quedo igual que estaba. Mi curiosidad no llega hasta buscarlos en YouTube pero ahí están.

¿Me lo parece a mí o esto es un despropósito? Otros años ya lo ha sido, claro, pero en sentido diferente. Me da la sensación de que tanto cambio de normas, tantos filtros para evitar apoyos externos y tanta precaución han conducido a la invisibilidad de Eurovisión en Televisión Española. Ojo, no me refiero al Festival en sí, sino a todas estas selecciones y demás. Parece que todo era más divertido cuando el público podía participar de una manera más activa y, desde luego, a nivel nacional, todo era mucho más conocido cuando era la cadena la que elegía al artista en cuestión. Los datos de audiencia han ido cayendo en picado semana a semana: 10,6% el estreno, 9,5% la semana siguiente y un 7,6% la semana pasada. Lo que decía: Destino Eurovisión ha sido prácticamente invisible.

No creo que valga la pena decir lo mismo de cada año, eso de que Televisión Española no debería de participar en Eurovisión porque, se diga lo que se diga, es una cuestión política y van a seguir aportando cada año la pasta que les toca. Pero ya que se ponen, podrían intentar que su esfuerzo valiera la pena. Yo no creo que lo vea pero seguro que encontrarían más espectadores si dejasen de hacer esas galas casposas y previsibles de todos los años.

Anuncios

18 febrero 2011 at 08:29 12 comentarios

Eurovisión 2010, cotilleos y puñaladas traperas

Pues la cosa no había hecho más que empezar. Daniel Diges actuaba en segundo lugar y Jimmy Jump apareció en el escenario. De nuevo la sombra friki planeaba sobre España y Uribarri casi fenece de un infarto en directo provocado por la indignación. A mí el numerito me hizo gracia, la verdad, pero en general levantó ampollas. Según recogen en Público, su entrada en la Wikipedia echaba humo: “supergilipollas con carrera” o “hijo de la gran puta”. La ola de vandalismo no se quedó sólo en Eurovisión, por lo visto. Lo mejor es que, como dicen en El Mundo, el tal Jimmy Jump ya había anunciado sus intenciones y, a pesar de eso, consiguió colarse igualmente. Ya hay gente que acusa de esto al Follonero, otros le echan la culpa a Sé lo que hicisteis y hasta he leído que el espontáneo era una mujer y se llama Coral, la eterna perdedora española. Lo que más me divierte de todo esto es el sentido del humor.

Fue la nota discordante de un Festival que les quedó niquelado, todo muy bonito, y eso que abarataron el presupuesto por cosas de la crisis. Mención a parte merecen las canciones. Terminé hasta el gorro de las baladas con ventilador y aunque la ganadora alemana me conquistó, pese a la insistencia de Uribarri en decir que parecía que estaba cantando en un karaoke (luego se retractó, el muy judas), yo iba con Islandia y, como no podía ser de otra manera, pinchó.

Pero el triunfo de Alemania ya viene cargadito de sospechas, no os vayáis a creer. A los de El País no les duelen prendas en insinuar el tongo al final del artículo. Lo hacen con sutileza y con sorna, pero lo hacen:

“En esta edición se han acreditado 2.321 periodistas de más 70 países. De todos ellos, 300 son alemanes. ¿Habrían consultado previamente con algún adivino?”.

Lo peor del Festival, sin ninguna duda, Uribarri: haciendo spoilers con las predicciones, babeando por las chicas monas, criticando a Alemania sin parar hasta el final (con Chikilicuatre hizo lo mismo), diciendo “Manga por hombro” cada vez que hablaba de los representantes de Turquía (un grupo que se llama maNga), y, en general, despotricando de los votos tradicionales de los países pero exigiendo esos votos tradicionales para España. Un ejemplo de incoherencia, un sinsentido, un protagonismo caduco y que le viene grande. Una retirada a tiempo es una victoria, dicen, pero este señor ya llega tarde.

Lo regulero del Festival: Este año se han estrenado los votos de jurados profesionales en todos los países pero, así y todo, la mayoría han votado a los vecinos y no ha habido excesivas sorpresas. Se confirma que esto tiene de Festival de canciones lo que yo de moje shaolín.

Lo mejor del Festival, y ahí coincido con Telepatético: el flashmob. El lema del Festival era “Share de moment”, muy en plan red social, y el flashmob terminó siendo emotivo y bonito. Me quedo de todas maneras con la anécdota del principio. Mientras los cantantes hacen el paseíllo entre el público, dos seguratas van cargando a lo bestia contra todos los que sobrepasan la línea, no fuera a ser que Jimmy Jump anduviese todavía por ahí.

Finalmente, Daniel Diges con su puesto 15 mejoró a Soraya, que quedó en el puesto 23, y a Chikilicuatre, que quedó en el 16 (aquí tenéis el historial completo de fracasos, adornados con algún que otro éxito). En la tertulia posterior al Festival hubo pocas cosas destacables. En general, destacó la mediocridad de los que estaban ahí sentados (exceptuando a Toni Garrido). Indignación general por los votos tradicionales, sugerencias de que el año que viene la canción española sea en inglés, Pilar Tabares pronunció la palabra “truño” y, sobre todo, un puñal que voló con dedicatoria de Mariola Orellana a Soraya quien, como recoge Adicto TV, la mandó a la mierda vía Twitter. Como decía antes, un Festival muy apoyado en las redes sociales (LOL).

Yo me lo pasé pipa comentándolo en la página del blog en Facebook y allí hay gente que dice cosas más interesantes que las que digo yo, por si os apetece pasar a echarle un ojo. Para terminar, os dejo con la canción ganadora. La cantante tiene 19 años y he leído varios titulares en los que la llaman “la Lolita alemana” (nada que ver con Lola Flores, se refieren al estereotipo popularizado por Nabokov). Y yo digo dos cosas: como la chica no enseñaba pechuga es una Lolita, ¿no?; y dos, que ha ganado el país que tiene en sus manos el liderazgo de Europa para salir de la crisis. ¡Pan y circo! Y conste que la canción me gusta, la voz también, y ella es mona a morir.

30 mayo 2010 at 07:37 22 comentarios

Eurovisión, más política que nunca

No deja de resultarme curioso que, estando la vieja Europa inmersa en una crisis económica de padre y muy señor mío, las semifinales de Eurovisión (por primera vez con jurado), hayan dado al traste con las aspiraciones del tan traído y llevado bloque del Este. Pudiera parecer que un certamen supuestamente musical poco tiene que ver con las condiciones económicas del continente pero ya sabemos cómo funciona eso del “pan y circo” y cómo la moral colectiva puede subir como la espuma si de repente aparece una causa común. Es algo así como el fútbol, que creo que ahora mismo el Presidente del Gobierno rezará novenas a diario para que España gane el Mundial.

Eurovisión estaba de capa caída desde que los países más cercanos a la antigua Unión Soviética ejercían el intercambio de votos. Que eso lo hagamos España, Portugal y Andorra tiene un pase porque somos tres, pero el bloque del Este parecía amenazar la supuesta heterogeneidad del concurso (esto siempre me ha parecido una excusa barata que oculta intereses más elevados). Así que este año ya no hay bloque que valga: en la primera semifinal han caído Malta, Polonia, Eslovenia, Estonia, Letonia y Macedonia. Mientras la Europa de toda la vida estaba subida en el euro a nadie de la organización pareció importarle demasiado que los países del Este acaparasen el Festival, pero ahora que el euro boquea como pez fuera del agua, creo que han decidido tomar cartas en el asunto.

Yendo más allá y tratando de tocarle la moral a RTVE, se publican ahora de nuevo los datos que ya se alumbraron hace una año, cuando el entonces Presidente de la Corporación, Luis Fernández, compareció en el Congreso para responder a las preguntas de los diputados sobre este tema. Se retoman ahora aquellas cifras con el fin de remover el cotarro, que es lo que interesa: 224.000 euros fijos para que España vaya directamente a la final, sin pasar filtro. Eso sí, hay que introducir una matización: en ese importe que se abona a la UER (Unión Europea de Radiodifusión), se incluyen además “programas educativos, documentales y coproducción de series de animación, además de imágenes para informativos y negociación de algunos derechos de difusión de retransmisiones deportivas”. ¡Qué bien!, ¿eh? Resulta que con ese dinero se compran también programas. ¿Alguien ha visto alguno? A estos 224.000 euros hay que sumar los gastos de llevar a un artista, de los comentaristas…, que el año pasado ascendieron a unos 61.000 euros más y se afirma que el importe total se recuperó gracias a…, ¡premio! La publicidad.

Este año la cadena pública ya no tiene publicidad con la que recuperar la inversión pero el gasto va a hacerse igual. La matraca que están dando con Daniel Diges, el representante de España, es de aúpa (uououo), y aunque no creo que quieran ganar el Festival porque eso sería un dispendio importante, no les molestaría que obtuviese un puesto razonable para que la gente, al menos por un rato, mirase hacia otro lado y para que en Europa se nos viese con otros ojos, que nos están apretando las tuercas cosa mala. Ya sabéis que el entretenimiento nacional, las cuestiones identitarias, nunca sufren recortes en tiempos de crisis, al revés. Estoy segura que de seguir existiendo el Festival de la OTI, desde España se echaría el resto, por ejemplo.

Así que yo sólo aviso: preparados para un desembarco importante de España y Europa en la reconquista de un evento con el que piensan obnubilar la mentalidad colectiva. Cuando la crisis dé su brazo a torcer todo volverá a ser como antes pero, por ahora, vamos a tener Eurovisión hasta en la sopa.

27 mayo 2010 at 07:17 15 comentarios

John Cobra monta el pollo en Eurovisión

Estupefacta, sin palabras me quedé anoche ante el numerito que montó John Cobra después de cantar su canción. La pobre Anne Igartiburu se ganó el sueldo de todo un mes porque menuda cara, era un poema. El tipo se pasó tres pueblos pero en su estilo. La gala era en directo, sí, pero no entiendo cómo, sabiendo la que se les venía encima, los de Televisión Española no plantearon las valoraciones del jurado de otra manera. Dejar ahí a los artistas, sabiendo que John Cobra es como es, me pareció una imprudencia. Lo que tenía que ser una gala de buen rollo, amor y artistas, vivió una tensión extrema. Yo estoy segura de que mientras cantaba el público le estaba abucheando pero eso no se oyó demasiado bien. Su reacción a los abucheos me pareció desmesurada pero en su línea, nada sorprendente.

Cierto es que no pensaba ver la gala pero ahora no me arrepiento. El momento John Cobra puso en evidencia uno de los fallos del sistema. En cualquier otra cadena habrían dicho eso de: “¡¡pasamos a publicidad!!”, pero aquí les tocó lidiar el toro. Sabiendo lo que podía pasar creo que tendrían que haber sido más previsores, no dejar a los artistas ahí frente al jurado porque, total, para lo que dijo el jurado…, así podrían haber pinchado otro plano, haberle quitado el sonido al Cobra y seguir con la gala como si nada. A veces parecen unos novatos.

Esto le viene de perlas a Televisión Española para que se hable de Eurovisión y de la canción ganadora, un vals que entronca con la tradición europea y nos separa un poco del folcklore habitual. A mí no me gusta demasiado pero también es verdad que gustar, lo que se dice gustar, no me gustó ninguna de las propuestas, no son de mi estilo. Por otro lado, hable un poco mal del cantante, Daniel Diges, en esta entrada, y temo que el fenómeno fan me pase factura.

A comentar el look de Fran Dieli, con esa mezcla entre lo moderno y lo tradicional, por decirlo de alguna manera; los bailes a lo “Robocop” de Galisteo; y el sombrerito traidor de Ainhoa Cantalapiedra. Coral vuelve a quedarse a las puertas y esta vez no le ha ganado ningún freak así que no sé qué excusa pondrá. En general, la gala resultó aceptable en la realización pero me chocó que hiciesen un vídeo inicial con imágenes de los ensayos. Eso quedó un poco cutre. Anne aguantó el tirón y consiguió mantener la energía todo el rato. La sobredosis de “triunfitos” entre los candidatos se redondeó con las actuaciones de Rosa y Bustamante, en una especie de homenaje extraño a un programa que ya no es de la cadena. El jurado tuvo un papel anecdótico, alabando cualquier canción (menos la de Cobra). Y por cierto, Toni Garrido, ¡deja de hacer de todo! El pobre puso la voz en off de la presentación y luego se sentó allí como si nada. Totalmente innecesario el speech de Uribarri, prescindible a más no poder, mal que le pese.

La audiencia marcó un 15,6% de share mejorando los daros de la gala del año pasado pero sin llegar a liderar. De todas formas pueden darse con un canto en los dientes porque la gala en sí fue aburrida y previsible. Suerte tienen de John Cobra, que va a hacer que se hable de ellos mucho más que la canción ganadora, creo yo. A cambio, ellos se quedan con el dinero de los mensajes. Una cosa por la otra.

23 febrero 2010 at 09:10 17 comentarios

El tsunami de Karmele toca tierra

Prometo que ésta va a ser la última entrada que le dedique al tema, lo prometo, pero quiero decir algunas cosas respecto a la descalificación de Karmele Marchante en Eurovisión. La primera: que se veía venir, ya lo comentamos aquí, y creo que eso era algo que sabíamos todos, pero todos, así que no sé a qué viene ahora el escandalizarse. Desde que se abrió el período de votaciones hace unos días han llovido las noticias que denunciaban incumplimiento de las bases del concurso. Se ha dicho que la canción no era inédita, como marcan las normas, que incluye referencias políticas porque tiene estrofas de un himno franquista, y que incluye una marca comercial.

Pensaba yo, eso sí, que la iban a tumbar en la gala final con los votos del jurado, pero por lo que sea han decidido hacerlo ya y no esperar más. Con ella han caído también, por incumplir las normas del concurso, Chimo Bayo, Kejío y Juan Losada, pero de estos se habla menos, obviamente.

Lo que me parece de escándalo es la nota de prensa que ha publicado Telecinco. Sabiendo como sabían que esto iba a pasar, imagino que la tenían escrita desde hace tiempo, pero el titular con la que la adornan es un ejercicio de demagogia impresionante: “Golpe a la democracia en Eurovisión”. Ahí, ahí, es lo que estaban deseando. Y en el texto incurren en errores de bulto para arrimar el ascua a su sardina y enfervorecer a las masas, como cuando dicen: “ha quedado fuera de Eurovisión cuando lideraba el ránking”. No, señores, no, porque liderar el ránking no ha sido nunca garantía de ir a Eurovisión. En la final habría quedado fuera.

laSexta se lleva su garrotazo correspondiente: “es una medida discriminatoria y anticonstitucional. No entendemos por qué un candidato de La Sexta puede llegar a Eurovisión, y no uno de Telecinco”. La respuesta es bien sencilla: porque los de laSexta lo hicieron los primeros, fueron originales, y se lo montaron muy bien, y ustedes han hecho una patochada cutre. Curioso que no mencionen a los candidatos del Anda ya pero, claro, eso son del grupo Prisa, con el que se acaban de fusionar.

Y para colmo se meten con los “eurofans” y dicen: “presión del lobby de fundamentalistas eurovisivos”. Toma castaña. Si fuera cosa de aceptar presiones, los cien mil votos que llevaba la canción de Karmele habrían pesado más, ¿no?

¡Bah! Tonterías para reventar los audímetros con Sálvame, que echarán humo hoy y en días sucesivos. Yo soy la primera que cuestiona el proceso de selección abierto pero no porque sea más o menos manipulable, sino porque me parece hipócrita. La polémica, no obstante, les viene bien a todos.

22 enero 2010 at 09:56 19 comentarios

Eurovisión friki

¡Madre mía! Con lo que Telecinco se metió con laSexta por el asunto de Chikilicuatre y ahora están haciendo lo mismo. Popstar Queen, el alter ego musical de Karmele Marchante, va en cabeza en las votaciones con unos quince mil votos de diferencia con el segundo puesto. Dice Karmele que tiene arte y que se toma el certamen en serio, no como Rodolfo. Esto es de risa y me lo voy a tomar con humor, que es lo que toca. Falta que en la gala de los diez finalistas el jurado, que va a tener un peso en las votaciones del cincuenta por ciento, pase por el aro y le dé alas. Sea como sea, vamos a tener Karmele para rato: si va a Eurovisión, porque va; y si el jurado le da la espalda, hablarán de boicot.

Este año se han validado trescientas trece candidaturas y se han presentado la mitad de candidaturas que el año pasado. Curiosamente, desciende el interés de los artistas desconocidos por el certamen pero se incrementa la afluencia de frikis televisivos, gente de realities y demás fauna. La lista de participantes casi parece un catálogo de casa del terror: Malena Gracia, Leonardo Dantés, Two Yupa (que estuvo casada con Rappel), Chimo Bayo…,. En fin, que todos tenemos derecho a buscarnos las castañas como sea, faltaría más, y todo esto no me parecería tan lamentable si lo hiciera una cadena privada, pero la pública…,.

No me voy a poner pesada con el asunto de que esta pantomima la pagamos entre todos y demás, que eso ya lo he dicho muchas veces. Respeto a la gente que disfruta con el certamen, que para gustos los colores, pero no entiendo cómo desde Televisión Española se siguen rompiendo los cuernos en dignificar algo que, a día de hoy y gracias a sus medidas “aperturistas”, no hay por dónde cogerlo. Durante la selección abren las puertas, se benefician de los votos a candidaturas que no quieren, harán una gala con mucha audiencia, pero al final creo que elegirán a alguien que no moleste demasiado pero que no entre en la órbita de los raros, por decirlo de alguna manera, y , sobre todo, se ocuparán de que el elegido no gane porque parece que ganar sea la tragedia del siglo.

Si de mí dependiera haría una selección bizarra a más no poder y llevaría a Eurovisión a Karmele, venga, a pesar de que no me guste su rollo. Por lo menos la gente se divertiría, se entretendría, y no se tomaría en serio un certamen que hace años que huele a muerto y que le cuesta a la cadena un riñón.

¡Ah! Y no viene a cuento pero no quiero que se me olvide. El domingo vuelve Salvados buscando a Maradona.

19 enero 2010 at 09:55 16 comentarios

Eurovisión se blinda contra los frikis televisivos

Justo ayer preguntaba en la página del blog en Facebook si era lo mismo el caso Chikilicuatre que el caso Karmele, porque los de Sálvame parecían dispuestos a presentarla a Eurovisión con el nombre de Popstar Queen, y hoy leo que desde Televisión Española anuncian medidas, aún sin concretar, para evitar lo que ellos consideran un campaña de marketing del programa de Telecinco.

De la noticia me ha llamado la atención el siguiente párrafo:

“El precedente de la presencia de Chikilicuatre en Eurovisión, impulsada por laSexta, invalida los argumentos en contra de Karmele que puedan esgrimir los directivos de RTVE”.

No puedo estar más en desacuerdo. ¡¡No es lo mismo!! Lo que hicieron desde laSexta fue una parodia sobre el concurso en sí con humor, con un personaje que contenía una crítica explícita tanto a Eurovisión en sí como a un género musical. Lo de Karmele es la simplificación de aquello y no tiene ni mucho menos su enjundia ni su calidad. Lo han intentado, sí, pero parece que va a salirles el tiro por la culata. Desde Televisión Española hasta han valorado la posibilidad de emprender acciones legales por mal uso de “Eurovisión”, que es una entidad que están encargados de proteger (eso ya me parece demasiado).

Se quejan de la campaña de marketing de Telecinco destinada a mantener las audiencias de Sálvame. ¿No recuerdan acaso que la edición de Chikilicuatre fue una de las más vistas? Si de los que se trata es de tener audiencias, podrían haberlo aprovechado pero no parecen estar dispuestos a ello, todo sea por el buen nombre de Eurovisión. En este sentido, parece que tienen claro que van a apostar por artistas profesionales y por la calidad. Es decir: vuelta a los orígenes. ¿Seguirán acogiendo candidaturas en Internet? Porque no sé quién podrá querer presentar su vídeo y llevarles tráfico a la página si de antemano parece que ya está todo atado y bien atado.

Lo que no termino de entender es qué papel tendrá Eurovisión en una cadena pública con recortes como los que están sufriendo últimamente, con un presupuesto que hace aguas. Pero por lo visto darle la espalda a Europa es impensable y hay que seguir gastando dinero en esta pamplina que tenía su sentido hace un tiempo, cuando había que promocionar el país en Europa, pero ahora eso ya no importa. Son otros los que se promocionan. Podrían decidirse a ganar alguna vez, para variar. Eso, y no la calidad de los cantantes, sería lo único que revitalizaría el concepto de Eurovisión en nuestro país.

Aprovecho para dejaros mi canción favorita de España en Eurovisión. Es el grupo Bravo, concursaron en 1984 y quedaron en el tercer puesto con 106 puntos. Eso sí que fue un golpe en la España de aquellos años, con una democracia en pañales y con unas ansias tremendas de europeización. Aún me sé la letra de memoria:

De todas formas, lo de los frikis televisivos tiene tradición, que conste. En 1988 en Cataluña el programa Malalts de Tele, conducido por Toni Soler, impulsó la carrera de Josmar, que en su web se define como “performance music”, a Eurovisión e intentaron presentarlo por Andorra. En aquellos tiempos dio un concierto al que acudieron más de tres mil personas y el sigle vendió diez mil copias. Ahí es nada.

24 noviembre 2009 at 08:06 14 comentarios

Entradas antiguas


Teleadicta sin remedio

"La tele que me parió" es un blog sobre televisión, sobre cómo la vemos y sobre cómo la hacen. Sólo es televisión pero me gusta y aquí encontrarás una entrada diaria de mis delirios catódicos de espectadora irredenta.

Si te suscribes recibirás las actualizaciones del blog en tu correo electrónico.

Únete a otros 99 seguidores



Seguir a Ruth en Twitter

Puedes escucharme en La caja de spoilers

Bloguzz

bannerB&W

Han pasado por aquí

  • 2.252.995 televidentes

Están mirando esta tele…


A %d blogueros les gusta esto: