Posts tagged ‘Sensación de vivir’

Los veinte irregulares años de Telecinco

Yo no sé si es Telecinco la que ha cambiado en estos últimos veinte años, o quizá la que haya cambiado sea yo. Sí es cierto que mi relación con la cadena se fue distanciando según ambas íbamos creciendo y ahora mismo estoy en sus antípodas pero, aún así, por la nostalgia de todo lo vivido, me apetecía felicitarles el cumpleaños.

Telecinco ha emitido una nota de prensa con motivo del aniversario y salta a la vista que les ha tocado llegar a la cifra redonda en una de sus etapas de bajada, perdido el liderazgo indiscutible y afrontando los cambios de una industria que, me parece a mí, no han preparado demasiado bien. Se definen como innovadores y vanguardistas pero lo cierto es que ahora mismo están en pleno proceso de un cambio que no sabemos dónde les llevará, pero que necesitaban como agua de mayo porque más que perder audiencia, estaban perdiendo prestigio y la marca es algo difícil de consolidar.

Entre los hitos que destacan de estos veinte años se erigen como promotores de un nuevo género de ficción nacional con Médico de familia, como si hasta el momento Televisión Española o Antena 3 no hubiesen hecho sus pinitos. Eso sí, Médico de familia barrió a la competencia. Inauguran el género del reality con Gran Hermano y es cierto que han sabido explotarlo como ninguna otra cadena. Destacan el liderazgo en audiencia entre 2004 y 2008, justo cuando yo empecé a desengancharme. Alaban con creces su apuesta por la TDT en lo que a mí me parece un adorno tramposo porque, por ahora, en sus canales de TDT hay más repeticiones que otra cosa. Y se vanaglorian de la fusión, claro. Dicho así, resumido, no parece una trayectoria demasiado relevante al fin y al cabo.

Yo fui de Telecinco en los noventa, con VIP Noche y derivados, La quinta marcha, Twin Peaks, Sensación de Vivir y Melrose Place, que son de la primera etapa, pero sobre todo disfruté mucho la segunda con Médico de familia, Periodistas, Al salir de clase, 7 vidas, Ally McBeal, Expediente X, Caiga quien caiga y El informal. Qué tiempos aquellos de la cadena amiga. A partir del año 2000 he seguido viendo alguna cosa pero mi fidelidad cayó en picado porque dejaron de lado la ficción internacional y el humor al que recurrieron para el entretenimiento estaba menos en mi línea.

En cualquier caso, pese a quien pese, Telecinco ha hecho historia y la tele nacional en su conjunto no se entendería sin el liderazgo de una cadena, que hizo resurgir parecidos razonables a diestro y siniestro.  Ahora son ellos los que se imitan a sí mismos sacando réplicas y contraréplicas de sus programas. No creo que vuelvan al rumbo del pasado pero espero que por lo menos encuentren algún rumbo.

27 febrero 2010 at 09:34 12 comentarios

Sensación de vivir y otras reposiciones necesarias

Telecinco repone desde este fin de semana a las once de la mañana Sensación de vivir para caldear el ambiente de cara al estreno este verano del remake de la serie. Sé que la serie ha envejecido fatal pero no sé qué ultracuerpo me poseyó en 1991 que, cada vez que oigo la sintonía, el estómago se me llena de mariposas. A esta recuperación hay que unirle el incio de la grabación de Segunda oportunidad, una serie de producción propia que aspira a llenar el hueco que dejó Al salir de clase. Ante estos claros indicios de necesidad de Telecinco de volver a los orígenes, se me ha ocurrido que podíamos proponerles que recuperasen ciertas series que emitieron años ha y que cumplen los requisitos que parece que exige la cadena: jóvenes, jóvenes y familia.

En 1992 empezaron a emitir Enredos de familia, que no era Los problemas crecen pero que daba el pego igual. Yo era más de Mike Seaver y esta dicotomía está a la altura de otras universales como la que nos hace elegir entre Los Beatles o Los Rolling Stone, o entre Los Simpson o Padre de Familia.

En 1993 le tocó el turno a Jóvenes jinetes. Qué puedo decir. Todavía conservo en algún sitio las cintas de vídeo en las que me grababa los episodios. ¿El motivo? Creo que salta a la vista, eran todos tan guapos. En esa época deseé haber nacido en el lejano oeste.

Felicity llegó más tarde, en 1999, y aunque después la han emitido otras cadenas Telecinco tiene el honor de haberla estrenado. Atención que esta serie es de J.J. Abrams, el tipo que convierte en oro todo lo que toca, y aunque yo la hubiera matado por pava, en realidad le tenía a Felicity una envidia de muerte.

Y esto es lo que los noventa dieron de sí en Telecinco, sin mencionar otras series de mucho éxito pero que no cumplen con los requisitos de juventud y familia. Entiendo que a la cadena les mole este pasado y que la nostalgia haga que se les ericen los pelos del cogote. Eran buenos tiempos.

26 abril 2009 at 09:53 10 comentarios

La televisión para quinceañeros

Llevaba tiempo topando con la serie como por casualidad, entre zappings y horas muertas, pero ayer ya se convirtió en mi opción de los lunes. Vi Física o Química de cabo a rabo. Aunque no me gusta nada Blanca Romero y a pesar de que estoy rozando los treinta y tres años, la serie me parece definitivamente buena siempre y cuando te guste el género, que en mi caso así es (espero que no me lo tengáis en cuenta).

Dejando de lado los momentos «vota mi cuerpo», que no me interesan para nada, me gusta mucho cómo están tratados los personajes, los matices, huyendo de los estereotipos más planos. Los personajes adultos son en general más mediocres que los de los jóvenes, con excepción de Nuria González, Ana Milán y Joaquín Climent, tres animales televisivos como la copa de un pino. La muchachada, aunque representa a todos los estereotipos habidos y por haber, desarrollan sus líneas argumentales saliéndose constantemente de lo que se espera de ellos, y eso me parece muy interesante. Es, además, un serie bien hecha y bien producida.

Como ya es oficial, ya podemos comentar que Hugo y Mery, los de Fama, estarán en 18, la nueva serie diaria que prepara Antena 3 que tendrá mucho de musical. Un acierto de casting, sobre todo teniendo en cuenta que Cuatro prepara una oferta similar. Esta noticia les tiene que haber sentado fatal. ¿Y qué me decís del fenómeno High School Musical? No diría yo que es un éxito sin precedentes pero están arrasando cómodamente en los cines.

Lo fácil sería despreciar todas estas ofertas porque están hechas para un público al que se le supone poco criterio pero me parecería un error «de adultos» el llegar a esa conclusión. Toda generación ha tenido a su pandilla clave y cada vez que ha surgido uno de estos fenómenos el mundo se ha dedicado a criticar su falta de moral, su falta de adecuación a la realidad y demás cosas por el estilo, pero lo cierto es que si los adultos tienen sus espacios propios en televisión, ¿por qué no van a tenerlos los jóvenes? A mí me parece bien, y necesario. Yo disfruté como una enana con Sensación de vivir, Al salir de clase o Compañeros. También me gusta ahora Gossip girl pero, claro, como decía más arriba, me gusta el género. Quizá por eso no sea demasiado objetiva.

28 octubre 2008 at 07:45 20 comentarios

90.210 reloaded

Los pelos como escarpias tengo sólo de escuchar la sintonía. Siempre he dicho que me gustan las series de adolescentes (sí, ahora también), pero lo de Sensación de vivir va más allá de eso. Es escuchar el «tarananá, tarananá, ¡chas-chas!» y me bailan mariposas en el estómago.

Por mucho que los nuevos protagonistas se llamen los Mills no pretenden ni mucho menos hacernos olvidar a los Walsh porque saben que los nostálgicos estamos ansiosos hasta la terapia. Han colado en esta nueva versión a Jennie Garth que repite como ¡¡Kelly Taylor!!, a Lory Loughlin, de la que pudimos disfrutar en Padres forzosos, y también se rumorea que aparecerá Tory Spelling (¡¡nooooooooooo!!).

Pero sin duda el notición de verdad me salta a la cara cuando reviso la ficha de la gran Jessica Walter, que también estará en este 90.210. Veo unas letras que me conmocionan. ¡¡Una película de Arrested Development!! Que sea verdad, por favor, que sea verdad.

21 mayo 2008 at 09:34 8 comentarios

Física o química, bueno o malo

Ya tenemos nuevo fenómeno de fans. Los alumnos del instituto que anoche abrió sus puertas en Antena 3 tienen todos los ingredientes para convertirse en estrella de las carpetas adolescentes. Guapos y guapas que representan a un buen número de los estereotipos sociales más conocidos y que, como el título de la serie, obligan al posicionamiento de parte de unos o de otros. La audiencia respaldó el estreno con un 20,9% del share y más de tres millones y medio de espectadores, y eso que la serie llevaba un día colgada en la web de la cadena.

En la web que Antena 3 le dedica a la serie podemos escoger si ser de física o química, como ya hizo Telecinco en la web de Sin tetas no hay paraíso. En cualquier caso, el título de la serie de Antena 3 es curioso porque ninguno de los profesores protagonistas da ni física ni química. Son profesores de materias más artísticas, con excepción del profe de gimnasia, tipo El club de los poetas muertos pero en versión patria.

Mucho se ha especulado sobre si la serie sería deudora de Compañeros o Al salir de clase. Comparte con ellas el tema de la adolescencia pero sí es cierto, tal y como anunciaban, que Física o química es una serie bastante más dura en sus planteamientos, afronta más directamente aspectos de preocupación social y no resulta tan moralinosa como los antecedentes, pero es que son otros tiempos.

La producción de la serie me ha parecido impecable: exteriores, transiciones con pantalla partida, banda sonora, ritmo…,. Si acaso podrían haber intentado que el colegio no se pareciese tanto al Azcona de Compañeros (este se llama Zurbarán). Los actores están correctos pero también es cierto que una serie de estas características no permite grandes alardes interpretativos. Eso sí, Blanca Romero parece que tiene la sangre de horchata y a alguno de los adolescentes se le ve algo anquilosado pero se justifica con la falta de experiencia, supongo, porque son todos actores noveles.

El guión de este primer episodio rebosó drama a raudales. No faltó de nada: alcohol, drogas, suicidio, racismo, rebeldía, padres irresponsables, profesores que desprecian a los alumnos, profesores novatos que se ponen de parte de los chavales, sexo, desnudos, cuestionamiento ético…,. Estaba todo. Comprendo que un primer episodio es crucial para enganchar al espectador pero es que sólo era la primera semana de clase. No quiero ni pensar qué nos deparará un trimestre entero.

La serie es perfecta para el público al que va dirigida. A mí no me interesó demasiado, veía claramente a unos personajes planos con una característica relevante para facilitar la asimilación. Toda la supuesta complejidad de la trama se sustentaba en un posicionamiento simple: cada cosa que pasaba, cada reacción, cada comentario, era para situar a buenos y malos. Por otro lado, sería hipócrita por mi parte cuestionar la bondad de una serie de estas características ahora, después de haberme pasado la adolescencia tragándome Sensación de vivir, Melrose Place y similares. Hasta tuve una etapa de ver Compañeros. Eso sí, vosotros podéis decir lo que queráis.

5 febrero 2008 at 09:06 38 comentarios


Teleadicta sin remedio

"La tele que me parió" es un blog sobre televisión, sobre cómo la vemos y sobre cómo la hacen. Sólo es televisión pero me gusta y aquí encontrarás una entrada diaria de mis delirios catódicos de espectadora irredenta.

Si te suscribes recibirás las actualizaciones del blog en tu correo electrónico.

Únete a 99 seguidores más


Seguir a Ruth en Twitter

Puedes escucharme en La caja de spoilers

Bloguzz

bannerB&W

Han pasado por aquí

  • 2.290.386 televidentes

Están mirando esta tele…


A %d blogueros les gusta esto: