Posts tagged ‘Premios Goya’

El torro de los Goya

Tenemos nuevo santo en Internet, San Álex de la Iglesia, que anoche pronunció su último discurso como Presidente de la Academia, porque además es que es mártir para su desgracia, con una llamada a la coherencia, a la realidad y con un par de… narices. Las caras de los contraplanos que nos ofreció la realización lo dicen todo. A mayor número de muecas, mayor número de aciertos. Tal y como iba la cosa, con un Andreu Buenafuente muy moderado y con los discursos obviando el tema (menos el de Jorge Drexler), muchos llegaron a dudar de que de la Iglesia fuese a ser capaz pero ahí estuvo, como un campeón, y desde mi pequeña parcelita quería darle las gracias por su honestidad. Ya hay quien hace la broma diciendo que tendría que ser Ministro de Cultura pero no, por favor, que ya se ha demostrado, y éste caso es el claro ejemplo, que la política lo estropea todo.

Televisivamente hablando esperaba mucho más de la Gala, sobre todo porque la del año pasado estuvo mejor y esperaba que pudieran superarse, pero no. El inicio de la gala, con el montaje de las películas, fue prometedor, pero luego Buenafuente salió poco y su declaración de intenciones de obviar la realidad le quitó fuerza al momento. Vamos a ver, habría estado gracioso que se hubiese metido en el tema de las descargas a saco (hizo alguna que otra broma velada). Entiendo que no lo hiciera pero creo que hay un término medio entre hacer sangre del asunto y pasarlo totalmente por alto. En general la ceremonia intentó repetir éxitos de la pasada y, claro, hay cosas que una vez chocan pero que cuando se vuelven repetitivas pierden fuerza, como el número musical, Santi Millán recubierto de besos o Santiago Segura haciendo de Torrente una vez más.

En Twitter había mucha gente que suspiraba por la censura de Televisión Española respecto a las acciones emprendidas por Anonymous en contra de la Ley Sinde pero no hubo suerte. En los momentos previos a la Gala, Carlos del Amor le preguntó por las protestas a Álex de la Iglesia y a la Ministra, y en el informativo le dedicaron una pieza a la manifestación. Además la cadena lo ha subido todo a YouTube. Creo que hay que quitarse el sombrero ante Televisión Española en lo que a esto se refiere. Aún así, también podemos ver los vídeos que el propio colectivo fue subiendo a Internet desde las puertas del Teatro Real.

Fallos incomprensibles de la Gala: la vuelta a los discursos eternos y sin sentido (siguen pensando que la fiesta del cine español no tiene por qué ajustarse a ritmos televisivos); la edición del momento “in memorian” que hacía imposible que el espectador viese quiénes eran muchos de los homenajeados en el momento; que se colase Jimmy Jump es inconcebible; las piezas inconexas con referencias a ceremonias pasadas que tendrían que haber servido para hilvanar la gala terminaron pareciendo cortes sin sentido; faltó ritmo en general y ni Buenafuente fue capaz de arreglar eso.

En resumen, lamento que la Gala no haya estado a la altura de la del año pasado. Esperaba divertirme pero no hubo manera y según avanzaba la noche se hacía todo más y más aburrido. Es posible hacerlo mejor, el año pasado lo hicieron mejor. Quizá sin la polémica del momento todo habría sido más fluido y tomar la decisión de pasarla por alto para destensar, como dijo Buenafuente, no surtió el efecto deseado. Yo ya sé que el cine es la fábrica de sueños pero de ahí a que intenten aparentar que viven en un mundo aparte va un paso. En fin, ahora ya no se puede hacer nada más que esperar la Gala del año que viene. Ah, y enhorabuena a los premiados.

14 febrero 2011 at 08:57 5 comentarios

Notable para la gala de los Goya 2010

Con lo que me gustan las galas de este tipo seguro que habla mi euforia pero creo que la gala de entrega de los premios Goya 2010 ha marcado un antes y un después, ha sido diferente respecto a otros años, se han tomado decisiones acertadas y, en su conjunto, pese a tener el torro correspondiente, la gala fue equilibrada, con ritmo y llevada con mucho acierto. La audiencia respaldó el invento con un fantástico 26,4% del share, el mejor dato de la historia, dejando bajo mínimos a la competencia.

En la gala se mencionó varias veces a las televisiones, a las que se les reclama más implicación en la industria y eso me llamó la atención. Se ve que quieren sacudirse la inmerecida fama de pedigüeños que arrastra el gremio. En este sentido, el Presidente de la Academia, Álex de la Iglesia, estuvo enorme, rotundo y optimista. Eso es un líder, y no lo que había antes.

Dejando de lado que los premios menores a los espectadores les tienen sin cuidado, que los agradecimientos son aburridos a no ser que sepamos quién está agradeciendo y todo lo demás, creo que anoche supieron combinar sabiamente la estructura clásica de la gala con los aportes televisivos y el equilibrio me resultó más que correcto. Creo que fue positivo que no insistiesen en la duración de los discursos y lo solventasen con fanfarria y un plano general. Me gustó mucho el corto de presentación de Buenafuente y el fake trailer de Celda 211, convertida por obra y gracia del montaje en una comedia. El momento de la cámara en el patio de butacas y el momento musical me parecieron algo más flojos. Buenafuente estuvo sobrio y elegante pero soy fan suya así que me tenía ganada de principio. La realización también fue correcta, aunque me sobraron planos de Pe y Bardem, y la escenografía me gustó, aparente pero sin goyas cabezones por todos los lados.

Los nuevos recursos de la noche me parecieron un acierto: la voz en off de Toni Garrido me gustó y cumplió su cometido, hablando con seriedad en los momentos apropiados para rellenar los huecos de la gente bajando las escaleras. Los insertos de frases célebres y los parones con el breve repaso a la ceremonia creo que sirvieron para dar ritmo a base de romperlo, en una decisión también acertada que marcaba los tiempos. Los presentadores de los premios apenas tuvieron intervenciones mínimas en general, no tuvieron que hacer el paripé de otros años, y los que lo tuvieron que hacer eran gente con tablas, como Pocoyó, Rosa María Sardá y ¡¡Pedrooooo!!, el hijo pródigo que les dejó con la boca abierta. Otro éxito de Álex de la Iglesia.

Para no extenderme, voy a soltar una batería de impresiones generales que apunté según veía la gala.

  • Cero para el estilismo de Bimba Bosé, que parecía un plátano del LIDL.
  • Grande cuando Buenafuente le dijo a la Ministra que no bajaba las escaleras para acercarse a ella porque delante de ella no se atrevía a bajarse nada.
  • Pero, ¿la gala no era sin publicidad? El perrito Pancho es muy mono pero…,.
  • Cuando Buenafuente cogió la cámara pudimos ver el Telepromter y en este momento falló bastante el micro de Santiago Segura.
  • Faltó traducción simultánea para los agradecimientos en otros idiomas. Tenían que haberlo tenido en cuenta sabiendo que muchos de los nominados, sobre todo los de Ágora, son extranjeros.
  • Muy emotivo el Goya a Mercero. Sabiendo que el hombre no está para muchos trotes, fue mejor grabarlo en su casa que exponerlo en el escenario, como habían venido haciendo últimamente.

Respecto a los premiados, Telecinco tuvo su cuota más que merecida con Ágora y Celda 211. En la web de Televisión Española está todo lo que queráis saber, con un buen montón de material audiovisual que incluye vídeos y entrevistas. Qué bien gestiona su web la cadena pública. Yo me alegré mucho por Luis Tossar, Raúl Arévalo, Marta Etura, Daniel Monzón y Alberto Ammann. Pero bueno, para gustos, los colores, así que enhorabuena a los premiados.

15 febrero 2010 at 09:47 29 comentarios

Los Goya, sin prisa pero sin pausa

Tengo curiosidad por ver cómo lo hacen porque si con el diferido habitual las galas de los Goya ya eran difíciles de seguir, ahora en directo, sin retardo y sin cortes puede ser el acabose. Quiero aclarar, de principio, que la gala no creo que se haga del tirón porque la gente tiene que fumar, comer, beber e ir al baño. Si lo hacen del tirón merecerán un grupo de Facebook que se llame algo así como “Señoras que no pueden salir a fumar en los Goya”. La cuestión es: ¿cómo van a tapar los parones? Sólo por eso veré la gala aunque en mí no tiene mérito porque la veo todos los años.

La llegada de Álex de la Iglesia a la presidencia de la Academia de Cine es todo un soplo de aire fresco en este sentido. El tío se atreve con cualquier cosa, mirad si no en el vídeo de arriba cómo presentó a Buenafuente ante los medios. Buenafuente también sabe de tele lo suyo. Entre los dos pueden conjurar los fantasmas del pasado y hacer algo que sea, por lo menos, diferente. Pedir entretenimiento en una gala de estas características creo que es pedir demasiado.

Estas galas, por otro lado, suelen dejar momentos memorables y a mí, que me gusta el cine, me resultan hasta emocionantes. El retardo le había quitado al asunto gran parte de su gracia. A ver si demuestran que se dan cuenta de que están haciendo televisión, por mucho que se trate de la fiesta del cine, y asumen todos que si quieren vender sus películas en base a unos premios tienen que hacerlo en la tele. Aunque escueza, es la realidad. Si van a hacer una gala para ellos mismos, que no la emitan. El resultado interesará a mucha menos gente, eso seguro.

Me suelen molestar los discursos que obviando el ritmo televisivo necesario claman eso de que la gala es para los premiados. Que sí, que en parte es verdad, pero que miren a ver si alguna cadena privada está interesada en emitir el evento. Por ahora, Televisión Española sigue con el asunto, en parte supongo que por la vocación de servicio público. En este sentido van a emitir un buen número de películas aunque, eso sí, casi todas en La 2, por si las moscas. Sólo se han dejado una para La 1, Camino, por su inequívoco tirón.

Veremos cómo funciona el asunto el 14 de febrero, a las diez, en La 1.

3 febrero 2010 at 08:07 11 comentarios

La Gala de los Goya mejora en ritmo

Quién nos lo iba a decir. Parecía imposible pero el momento ha llegado. Después de años quejándonos del torro infumable que suponía la Gala de los Goya, cuando pensábamos que nadie iba a ser capaz de hacer una Gala digerible, creo que este año podemos darnos con un canto en los dientes porque, después del balance, creo que el resultado final del espectáculo es positivo. Quizá pueda hacerse mejor, pero no mucho mejor puesto que esto, al fin y al cabo, es una entrega de premios, de muchos premios, y es complicado refinarla al extremo.

Estoy bastante de acuerdo con las apreciaciones de Ángela y de Chico Santamano y compañía. Yo escuché la entrega de premios en Radio Nacional, a pesar de Yolanda Flores, participé en el chat que a tal efecto dispusieron los de Tu blog de cine y vi la Gala con el retardo así que me pasé una noche de lo más entretenida. La ceremonia, en realidad, terminó a las doce de la noche, no a la una, hora a la que terminó en Televisión Española.

Carmen Machi me parece que pecó de exceso de sobriedad (yo sigo añorando los tiempos de Rosa María Sardá). Los gags extraños que se montaron, como Manuela Velasco a lo REC, me parecieron poco acertados por lo cutres (ese tipo de cosas o se hacen bien, o es mejor no hacerlas). La escenografía estuvo muy acertada, sin los cabezones de Goya presidiendo la sala. Los de Muchachada geniales, como siempre, pero quizá algo descontextualizados y fuera del tono general de la Gala. Minipunto para Mediapro, que recogió los Goya de Camino y el de Penélope Cruz. Nerea Camacho, la niña de este año, lloró lo que no está escrito. Lo sentí mucho por Lucas y por Vigalondo, pero me alegré por Benicio del Toro, que se soltó un discurso surrealista.

En líneas generales, creo que el principal problema de la Gala televisada es la publicidad (perogrullada al canto). Ya va siendo hora de que busquen una manera diferente de emitir los anuncios que no suponga un retardo respecto a la ceremonia real de ¡¡una hora!! Además, lo que hacen con el desfase (la Gala empezó a las nueve y media pero la emisión se inició a las diez), es cortar lo superficial, como las llegadas eternas de los premiados al escenario. Yo propongo otra manera de subsanar estos tiempos muertos: comentaristas en un set que entrevisten a los protagonistas (como hicieron en la radio), mientras en la Gala van pasando otras cosas o están de descanso; menos patrocinadores pero que paguen más.

Para terminar, eché de menos los mensajes de otros años. No digo yo que habría estado bien que se hubieran colgado una pegatina de “Free Palestina”, pero lo cierto es que las pocas llamadas que se hicieron a la realidad vinieron de mano de los creadores de documentales y de cine social. Me encantó la pulla que Santiago Zannou, director de El truco del manco, le lanzó a la Academia por haber dejado a su padre solo en la grada. Esto del protocolo me sigue pareciendo insufrible. En lo demás, todos muy metidos en su papel. Se ve que concluyeron que eso de la política mejor dejarlo en casa.

2 febrero 2009 at 08:56 21 comentarios

La Gala de los Goya en cinco avisos

1.- Aviso para los espectadores de televisión: la Gala se emitirá en La 1 con el insoportable retardo que hará que la ceremonia dure más para los televidentes que para los internautas (tres horas frente a dos horas y cuarto). Para salvar el vórtice espacio-temporal bastará con ver la retransmisión de la Gala en Internet, en la web de Televisión Española, donde prometen “riguroso directo” (qué antiguas suenan estas palabras). Presentará Carmen Machi en recompensa a los detractores de Corbacho, que lo han sufrido dos años seguidos.

2.- Aviso para los rastradores de modelitos absurdos: Se ha llegado a un acuerdo con las asociaciones que representan a los fabricantes de moda y a los de calzado para que todos lleven ropa y zapatos patrios. Se va a intentar, además de promocionar el cine, promocionar la “Moda de España”. Ahora me ha venido a la cabeza un anuncio del año de la polca. No me digáis que lo de “ACME” no es de dibujos animados.

3.- Aviso para los seguidores de Muchachada Nui: ellos serán los encargados de dinamizar la Gala con su sentido del humor. Francamente, espero que les dejen hacer algo más que lo que hicieron en el programa de Eurovisión del año pasado, que dio un poco de vergüenza (le echaré la culpa al contexto). La mayoría de estos jocosos interludios serán sketches grabados que se proyectarán en las pantallas de rigor. Anoche en el “Zoom Tendencias” de Tras La 2 salió un grupo de alemanes que venían a España a hacer catas de vinos y el portavoz era clavado, clavado a Joaquín Reyes. Aún no han subido el vídeo, a ver si a lo largo del día hay suerte y actualizo la entrada.

4.- Aviso para los buscadores de originalidad: se le dedican a la Gala los mismos epítetos de siempre (sobria, elegante, divertida, ágil, efectiva rápida). Se dice, como siempre, que los protagonistas serán los premiados y el cine español. No se podía esperar otra cosa, claro, lo difícil va a ser conseguirlo. Una Gala en directo de más de dos horas, con toda la improvisación de mano de los ganadores, es algo casi imposible de controlar. Igual el problema es querer controlarlo. También dicen las malas lenguas que muchos de los que entregan los premios suelen resistirse a hacer payasadas, por mucho que lo indique el guión, excepción echa de Ana Obregón, que se pegó el morrazo porque estaba escrito. Lo que nos hemos reído injustamente de ella por esto, ¿eh?

5.- Aviso para los seguidores de Salvados: no os vais a librar de Los Goya. Jordi Évole ha preparado un especial en el que estará el “Langui”, de La excepción, nominado a mejor actor revelación por El truco del manco (sí, sí, el mismo que salió hace un par de semanas en Terrat Pack), y habrá un debate de cine con el “Yoyas”, Corbacho y Anastasia Mayo, una actriz porno. No aviso a los detractores de Corbacho que, si quieren huir de él, saben que La Sexta no es el mejor refugio.

30 enero 2009 at 08:48 16 comentarios

Cine a porrillo en la ‘Semana de los Goya’

La idea me parece buena, pero con reservas. El día de Obama intenté ver W., la peli de Oliver Stone que emitieron en La 2, y terminé harta por culpa de los constantes cortes publicitarios así que ésta es mi pega, cine sí, pero en emisiones de calidad.

Dicho esto, el repaso que van a hacer del cine patrio me parece algo irregular, pero qué le vamos a hacer, es lo que hay. Desde mañana hasta al 1 de febrero van a emitir nueve largometrajes y la semana culminará con la Gala, que presenta este año Carmen Machi, tomando el relevo de Corbacho. El listado de películas queda así:

  • 24 de enero en La 1, Cha, cha, cha, de Antonio del Real (1998). Una comedia que a mí no me gustó demasiado.
  • 23 de enero en La 2, dentro de Versión española, Remake, de Roger Gual (2006). Ésta tengo muchas ganas de verla. Gual es uno de los directores de Smoking Room, una de mis películas fetiche.
  • 25 de enero en La 1, Carmen, de Vicente Aranda (2003). No la he visto. No me llevo demasiado bien con las pelis de Aranda, algunas me gustan mucho y otras nada. En este caso decidí abstenerme.
  • 28 de enero en La 2, 800 balas, de Álex de la Iglesia (2002). No la he visto pero he escuchado opiniones para todos los gustos.
  • 29 de enero en La 1, El Próximo oriente, de Fernando Colomo (2006). Otra comedia. Maldita la hora en la que la vi. Esperaba mucho más de Colomo. La película discurre por caminos muy trillados y por lugares que, de tan comunes, son vulgares.
  • 30 de enero, en La 2 (Versión española), El refugio del mal, de Félix Cábez (2002), y El coche a pedales, de Ramón Barea (2004). No he visto ninguna de las dos. Si alguien puede dar referencias se lo agradeceré mucho.
  • 31 de enero en La 1, ¿Por qué lo llaman amor cuando quieren decir sexo?, de Manuel Gómez Pereira (1993). Otra comedia. Ésta me parece más redonda que otras y las interpretaciones son buenas. Goya en 1994 a Rosa María Sardá como mejor actriz de reparto y a la banda sonora de Manolo Tena.
  • 1 de febrero en La 1, después de la Gala, El milagro de P. Tinto, de Javier Fésser (1998). Será la enésima vez que la emitan.

¿No os extraña nada? ¿Os habéis fijado en los años de producción de las películas? Vamos, hombre. Televisión Española se congratula por el esfuerzo realizado en esta programación pero yo echo de menos películas más recientes, sobre todo en el horario estelar de La 1. La programación de La 2 me parece bastante ajustada a la filosofía de la cadena pero la de La 1 me parece un alarde de falta de imaginación y de ganas de invertir verdaderamente en el cine patrio. Qué se le va a hacer, así cubren el expediente y todos tan contentos.

Y una cosa más. ¿Dónde están los cortometrajes? ¿Y los documentales? Que también son cine, ¿eh? Que parece que cuando hablamos de cine nos quedamos en los taquillazos. Entiendo que La 1 necesite emitir cosas que le den audiencia pero para eso tenemos La 2, ¿no? Qué poco habría costado (en tiempo y en dinero), dedicarle un espacio a los cortometrajes. También tienen contenedores de documentales que podrían haber servido para enmarcar producciones premiadas otros años.

Claro, todo esto habría sido posible si Televisión Española hubiera tenido verdadero interés por el cine pero no, como decía antes, ellos buscan cumplir la cuota. Una pena.

22 enero 2009 at 09:22 12 comentarios

Entradas antiguas


Teleadicta sin remedio

"La tele que me parió" es un blog sobre televisión, sobre cómo la vemos y sobre cómo la hacen. Sólo es televisión pero me gusta y aquí encontrarás una entrada diaria de mis delirios catódicos de espectadora irredenta.

Si te suscribes recibirás las actualizaciones del blog en tu correo electrónico.

Únete a 99 seguidores más



Seguir a Ruth en Twitter

Puedes escucharme en La caja de spoilers

Bloguzz

bannerB&W

Han pasado por aquí

  • 2.271.653 televidentes

Están mirando esta tele…


A %d blogueros les gusta esto: