Posts tagged ‘Cheers’

Telecinco planea adaptar ‘Cheers’

No, no y no. ¿No es ilegal tener una idea así? Me tiemblan hasta las pestañas sólo con pensar en la perspectiva. Ya sé que es demasiado pronto para escandalizarse, que el asunto está en pañales y que aún tienen que escribir el guión del primer episodio y la cadena tiene que aprobarlo pero, aún así, este asunto va a estar presente hasta en mis peores pesadillas. Cheers debería ser intocable, un Patrimonio de la Humanidad protegido y guardado en la memoria colectiva como uno de los momentos clásicos y clave de la televisión actual. Hacer una adaptación, o un remake, tendría que estar penado por la ley.

Dicen que la propuesta es que se haga una serie definida como Cheers a la española (supongo que aún conservan el atrezzo del bar de Los Serrano), pero para no pasarme de mala hay varios puntos de la serie original que, tal y como está la tele nacional, son imposibles de plasmar. En primer lugar, el formato. Cheers es una comedia de situación pura con episodios de veinte minutos y esa estructura, en el prime time patrio, no pega ni con cola. Era una serie coral cuyos personajes representaban distintos estereotipos que se reunían en un bar de corte deportivo, cosa no vista aún en la tele nacional (vuelvo a Los Serrano y su bar de ibéricos). Sam Malone era un sex symbol y pocas series nacionales han tenido a un guaperas canalla y encantador como dueño del cotarro (me acuerdo de Julito, el amigo crápula de Nacho Martín en Médico de familia). Y así podría seguir durante un buen rato.

No lo veo, la verdad, no lo veo. Y no porque sea una adaptación imposible, que todo es ponerse, sino porque el concepto que tiene Telecinco de sus espectadores y que nos transmite constantemente en sus series es el de una audiencia simplona, con personajes estereotipados y conflictos planos. Dudo mucho que se atreviesen con la crítica sarcástica y social de Cheers. Algo parecido hicieron con Siete vidas, pero siempre tienen presente la dramedia y eso se carga la comedia pura de las series. Hasta Aída tiene sus momentos de drama y, por supuesto, sus tramas para toda la familia. Los personajes de Cheers son todos adultos, no hay niños para el sector infantil y el único abuelo entrañable era el entrenador, que para nada representaba el estereotipo de la tercera edad que nos vendieron los abuelos de Médico de familia, por ejemplo. Ni siquiera la Sole de Siete vidas le haría sombra al entrenador, por mucho aprecio que yo le tenga a Sole.

Pero no es la primera vez que Telecinco dota de protagonismo a los bares. Muchas de sus series los han tenido. Además de los ya mencionados, tenemos el Bar Reynolds (Aída), el Casi que no (Siete vidas), el MQA (Más que amigos), el bar de La que se avecina, el bar del marido de Belén Esteban, los bares de Gran Hermano…,. Esta enumeración me está deprimiendo. Me había propuesto dar algunas sugerencias para que la serie quedase aparente pero las perspectivas son tan poco halagüeñas que os dejo la tarea a vosotros, a ver si en los comentarios hacéis una propuesta que pueda trasladarse a los responsables de la cadena. Yo me voy al bar en el que todos saben mi nombre a tomarme un café con una ensaimada.

Anuncios

30 octubre 2010 at 09:47 16 comentarios

Tontorrones en serie

Qué seria de las telecomedias sin el tonto de turno. Los hay de muchas clases y su “tontuna” nunca está específicamente motivada, pero son uno de los personajes típicos y recurrentes. A pesar del paso del tiempo o de la edad de los personajes, los tontorrones llegaban a hacerse con el favor de una parte importante del público. Aquí va mi top five.

  • Woody (Woody Harrelson), de Cheers. Aquí tenemos al típico paleto de pueblo al que todo el mundo le toma el pelo. Llegó a la serie a sustituir al entrenador Ernie Pantusso, interpretado por Nicholas Colasanto, que falleció en 1985, y se quedó con los corazones de todo. Parece mentira que Harrelson haya conseguido quitarse la etiqueta y desarrollar una carrera en el cine y en la tele al margen de este personaje.
  • Steve Urkel (Jaleel White), de Cosas de casa. Un friki irritante e insoportable que ha conseguuido legiones de fans gracias a sus frases recurrentes. La evolución del personaje terminó llevándole a hacer triplete, interpretando también a su prima Myrtle, igual que él pero en chica, y al galán Stefano, decidido a conquistar a Laura y metamorfoseándose gracias a una máquina de su invención.
  • Joey Tribbiani (Matt LeBlanc), de Friends. Podría haber escogido a casi cualquier personaje de esta serie pero me quedo con Joey por su perfil candoroso e inocente de niño grande y porque tuvo un spin off, Joey, totalmente infumable e indigno de su personaje en Friends. Joey es más simple que el mecanismo de un botijo, se mueve por instintos primarios (sexo y comida), y tiene unos delirios de grandeza tremendos que le impiden ver la realidad de su patética situación.
  • Screech Powers (Dustin Diamond), de Salvados por la campana. El empollón del grupo con un nivel cero en cuanto a habilidades sociales. Dice la leyenda urbana que para desencasillarse el actor grabó un vídeo porno. A situaciones drásticas, soluciones drásticas. Gracias a este vídeo, las prácticas sexuales se incrementan con la aparición del Dirty Sánchez, pero si yo fuera vosotros no pincharía en el enlace. Screech, en la serie, pocas veces consiguió sus propósitos y siempre se topó con el muro de la presión social.
  • Hilary Banks (Karyn Parsons), de El príncipe de Bel-Air. Nada inteligente, pija, egoísta y dependiente, pero como todos en la serie, con un alto concepto de la familia. Célebre por huir constantemente de Jazz y por asistir en directo a la muerte de su prometido por la tele. Adicta a las compras y muy pretenciosa, sus dúos con Geoffrey son memorables y su rebeldía a la autoridad de su padre es patética, vista la edad que tiene.

Y hay muchos más. ¿Qué me decís de Joey Russo, el hermano tonto de Blossom? Del Luisma, de Aída; de Rose, de Las chicas de oro; Michael Kelso, de Aquellos maravillosos 70; Kirk, de Las chicas Gilmore; Kelly, de The Office (USA)…,. Hay para elegir, tantos como series, diría yo, así que ya sabéis que en los comentarios podéis dejar a vuestros favoritos. Pero que sean tontos y tontas que os llevaríais a casa, si puede ser, porque hay otros que son para matarlos.

11 abril 2010 at 07:53 22 comentarios

Mis personajes frikis preferidos

Después de una árdua investigación que ha consistido en tirar de memoria (disculpadme la falta de rigor pero es que estoy inmersa en el primer catarro de la temporada), he seleccionado a una serie de personajes exttraños que se han convertido como de la familia por obra y gracia de la televisión.

La comedia americana ha dado a luz a los personajes más extravagantes de los últimos tiempos, pero así y todo, dentro de esa amalgama de raros, han sido capaces de delimitar la delgada línea entre la normalidad de un defecto exagerado hasta la enfermedad y la rareza de la extravagancia propiamente dicha. El drama también tiene personajes fuera de lo común pero es menos habitual porque en pro de la verosimilitud, tan poco necesaria en las sit-com, se han sacrificado los caracteres extremos. Podríamos citar aquí repartos enteros, como los de Seinfeld, Frasier, Cosas de marcianos o Padre de familia, por ejemplo, pero he preferido destacar a ciertos personajes que se han ganado un rincón en mi corazoncito.

Dicho esto y sin más dilación:

  • Dwight Schrute (The Office, versión americana), interpretado por Rainn Wilson. Esta claro que con esta cara Rainn Wilson no tiene las características propias de un personaje “normal”. Salió también en A dos metros bajo tierra interpretando a un psicótico trabajador contratado por la funeraria que termina liándose con la madre. Dwight es el blanco de las bromas del listo de la oficina, es un trepa sin demasiadas posibilidades de éxito porque nadie se lo toma en serio, tiene unas férreas convicciones morales extremadamente conservadoras, se cree un súper-hombre capaz de cualquier cosa, es extremadamente fiel al jefe y pelota hasta la saciedad. Es una joya de tipo.
  • Tobias Fünke (Arrested development), interpretado por David Cross. Tobias está casado con la hija pija de la familia rica y de repente descubre que quiere ser actor y que, quizá, es gay. Es un personaje enormemente tierno que lucha por ser él mismo dentro de un contexto en el que no encaja para nada. Sus atuendos, su bondad y su inocencia le hacen merecedor de estar en esta lista.
  • Cliff Clavin (Cheers), interpretado por John Ratzenberger. Cliff es un soltero que vive con su madre y que trabaja de funcionario de correos. Vive en la estricta observancia a las leyes, que cumple a rajatabla, desarrolla aficiones poco comunes nacidas del aburrimiento que le provoca su propia vida y da la sensación de que está casado con su madre, con quien mantiene una relación casi marital provocada por todos los años de convivencia. Es un buen tipo, se puede contar siempre con él, pero cuando se pone pesado no hay quien le aguante.

Lo sé, lo sé, no hay ninguna chica en la mini-lista pero es que no me viene ninguna a la cabeza. Refrescarme la memoria mientras yo voy a tomarme otro paracetamol.

5 octubre 2008 at 08:46 21 comentarios

Detrás de la pantalla: el Follonero y otras aventuras

Esta semana hemos estados hablando de 30 Rock, una serie metatelevisiva y, casi al mismo tiempo y gracias a Ángela, he conseguido recuperar el título de una fantástica serie de los noventa de cuyo nombre no conseguía acordarme y que iba precisamente de eso. El protagonista, Martin Tupper, recurría a imágenes de la televisión casi constantemente para expresar sus sentimientos y siempre me he sentido muy identificada con él porque algo hay en mi cerebro que es capaz de recordar sintonías enteras de programas del siglo pasado. Ojalá me hubiese atrevido a ir a Soy el que más sabe de televisión del mundo. La serie en cuestión es Dream On y en España se tradujo como “Sigue soñando”.

He echado un vistazo a la ficha de IMDB de la serie y ¡oh!, sorpresa, los creadores, David Crane y Marta Kauffman, son los responsables de Friends. ¿Acaso no hay puntos en común? Yo creo que sí. Cómo me gustaría poder volver a ver Dream On íntegra ahora, con todo lo que sé y todo lo que he olvidado, para poder sacarle jugo otra vez.

Y en esas andaba, con la metatelevisión a cuestas y agradeciéndole en lo más profundo a Ángela que me hubiese regalado, aun sin saberlo, esa intro, cuando me he acordado de una de sus últimas ocurrencias en las que la metatelevisión también tiene algo que ver. ¿Os suena esta voz?

Es Antonio Esquivias, un doblador como la copa de un pino que, entre otras muchas cosas, ha convertido a Frasier en lo que todos conocemos hoy y lleva con él desde los tiempos de Cheers. Si queréis verle en acción, dando la cara en un cortometraje que os hará pasar un buen rato, aquí os dejo La aventura de Rosa, del que Ángela es flamante directora.

Por último os recuerdo que mañana el Follonero traerá la primera entrega de su Salvados por la tele, con el Yoyas, Risto Mejide y Nieves Herrero, entre otras lindezas. Más metatelevisión al canto.

13 julio 2008 at 08:57 11 comentarios


Teleadicta sin remedio

"La tele que me parió" es un blog sobre televisión, sobre cómo la vemos y sobre cómo la hacen. Sólo es televisión pero me gusta y aquí encontrarás una entrada diaria de mis delirios catódicos de espectadora irredenta.

Si te suscribes recibirás las actualizaciones del blog en tu correo electrónico.

Únete a otros 99 seguidores



Seguir a Ruth en Twitter

Puedes escucharme en La caja de spoilers

Bloguzz

bannerB&W

Han pasado por aquí

  • 2.250.823 televidentes

Están mirando esta tele…


A %d blogueros les gusta esto: