Posts filed under ‘Ficción nacional’

Fallidas adaptaciones españolas de series

Esta semana, cuando escribí sobre el fracaso de la adaptación española de Las chicas de oro, pensé que sería interesante hacer un repaso a otras adaptaciones que no tuvieron salida en la tele nacional. No hay que ser injustos, hay grandes éxitos como Sin tetas no hay paraíso, Gavilanes, Barrio Sésamo, Pepa y Pepe (de Rosseane), o Doctor Mateo (Doc Martin), pero también es cierto que de los fracasos se aprende más.

Las novatadas. En 2006 tanto Cuatro como laSexta hicieron sus intentos adaptativos. No pasaron de aquel año. Ni Mesa para cinco (laSexta), ni Matrimonio con hijos (Cuatro), llegaron demasiado lejos. Quizá es que fue demasiado pronto o es que no supieron dar con las ficciones adecuadas. Yo, como fan de Cinco en familia, vi en su adaptación un auténtico despropósito.

Los culebrones. Este género ha dado muchas alegrías a la tele nacional, pero también muchos disgustos. Podríamos dividirlos en dos categorías, los de coste medio (convencionales), y los de coste elevado (modernizados). No diré coste bajo porque no creo que salga barato hacer una serie que termina fracasando.

En coste medio un culebrón fracasado recientemente es Mi gemela es hija única (Telecinco), que llegó para sustituir a Yo soy Bea que, como sabéis, fue un culebrón de coste medio de mucho éxito. Es la demostración clara de que repetir fórmula nunca es garantía de éxito.

Los culebrones de coste alto tampoco son garantía de nada. En Cuatro fallaron con Valientes y en Antena 3 lo hicieron con Somos cómplices. Incluso trajeron a JR para aparecer en el primer episodio y aquello no sirvió de nada.

Argentina. Categoría especial para las series que se han adaptado de este país porque ya venían de fábrica con un planteamiento diferente y porque no sólo se han adaptado culebrones. Quizá el fracaso más sonado fue Los exitosos Pells (Cuatro), pero no funcionó mejor Lalola (Antena 3), y la segunda temporada de Hermanos y detectives (Telecinco), fue la última.

Series anglosajonas. Además de los ejemplos que he puesto al principio de la entrada también se han intentado adaptar series más actuales y ahí es donde entran ejemplos como La chica de ayer (Antena3, Life on Mars), De repente, los Gómez (Telecinco, The Riches), o RIS Científica (Telencinco). Sin lugar a dudas, la serie de José Coronado se coronó, valga la redundancia, como el fiasco por excelencia. Era demasiado pretencioso intentar emular a CSI y salir bien parado, por mucho que la idea viniera ya adaptada de Italia.

Menudo repaso, ¿no? Y eso que me he dejado los parecidos razonables del tipo Hospital Central y Urgencias porque no es propiamente una adaptación. Todas las series que he mencionado son adaptaciones cofesas y seguro que me he dejado muchas. ¿Os acordáis de alguna más?

19 diciembre 2010 at 08:30 14 comentarios

El fiasco de ‘Las chicas de oro’

Aún recuerdo que cuando llegó esta serie a La 1 todo eran parabienes y buenas intenciones: que si el reparto de grandes damas de la interpretación, que si tenía espíritu propio alejado de la serie original, la localización de lujo, los decorados espectaculares… Nada de eso ha servido y Las chicas de oro han cerrado temporada en La 1 y no van a volver. No puedo decir que echaré de menos la serie.

Vi el piloto en su momento y no me pareció que la serie la hubieran hecho pensando en mí como público objetivo así que no volví a verla, ni me acordé (cosa que dice bien poco de mi afán por analizar la tele, pero en fin). Desde su estreno con datos relevantes Las chicas de oro ha ido perdiendo audiencia y al final Televisión Española ha dado por terminada la aventura por esa caída de interés. Aquí va mi pregunta malévola: ¿Cuánto le ha costado al Ente Público la serie de marras? Porque apostaron fuerte por ella y confiaron en el proyecto del ínclito José Luis Moreno.

Dicen las malas lenguas que la situación de las empresas de Moreno es demencial, con denuncias, impagos a trabajadores, expedientes de regulación de empleo y demás. No es la primera vez que llegan ecos de los malos vicios como empresario de este señor que sigue viviendo de una popularidad que ya no merece. Le llamaban “el Rey Midas”, no sé cómo lo llamarán ahora, pero lo cierto es que sus últimos proyectos han sido un fiasco y se afirma que si La que se avecina continúa es gracias a que Telecinco ha asumido las deudas.

Cotilleos aparte, lo cierto es que Las chicas de oro, con un target muy específico, llegó en un momento en el que supuestamente había que posicionarse en el tema de la fragmentación de las audiencias. Esto es: ofrecer a tu perfil de público cosas que creas que van a gustarle. La teoría es buena y la mayor parte de las veces funciona, pero no creo que Las chicas de oro haya jugado bien sus cartas. Por un lado, parece que desde que no hay publicidad los espectadores de La 1 se han rejuvenecido en determinadas franjas y empieza a ponerse en duda la leyenda urbana que decía que La 1 sólo la veían los jubilados. Y por otro, la serie ha sido una mala mezcla de elementos, un intento muy superficial de dar una imagen distinta de la gente mayor.

Si recordamos la serie original, más allá de esa vida disipada, de las profesiones liberales de las protagonistas y de su lujo, había una historia que se centraba en resaltar el valor de la familia y de la amistad. ¿Qué había de eso en Las chicas de oro de La 1? Apenas nada. Por decirlo de alguna manera, imitaron el papel de regalo pero la caja estaba vacía. O eso me parece a mí, que me he levantado hoy muy metafórica. En cualquier caso, estas chicas de oro se suman a la lista de los fracasos de Televisión Española por resucitar el clásico y aunque dicen que no hay dos sin tres, yo espero que se les hayan quitado las ganas de experimentar. Hay referentes que es mejor no tocar.

16 diciembre 2010 at 10:23 12 comentarios

Novedades de laSexta para el 2011

Como viene siendo habitual laSexta estrena temporada en diciembre y le deja los devaneos de septiembre a la competencia. Otros años no les ha ido mal así que no es de extrañar que sigan esta rutina porque su rueda de prensa copa las informaciones en webs especializadas. Hay que ver lo que le gusta un titular a esta cadena. En todo caso, lo cierto es que su apuesta es fuerte pero algo pendular. Vamos a verla.

Algo pasa con Marta: Un talk show que empieza a emitirse el lunes 20 de diciembre, después de Sé lo que hicisteis…,. Marta Torné dirigirá un programa de autor en el que la gente (joven), contará sus historias y en el que ella se involucrará como mediadora en distintos asuntos. Por si no teníamos bastantes talk show, ahora aparece este. laSexta ya ha tenido varios talk show en parrilla y ninguno ha funcionado demasiado bien pero este sin duda es una apuesta por debilitar Sálvame y Tonterías las justas (o el Fama nuevo, cuando llegue). Entiendo que quieran captar público más joven, pero no sé si esta es la manera.

Eva Hache y El club de la comedia: Más monólogos, otra vez, con monologuistas conocidos y desde un teatro. Muy parecido, en apariencia, a lo que hacen en Paramount Comedy y similar a El club de Flo, que tuvo varias etapas en laSexta. A mí Eva Hache me gusta pero no sé si lo de los monólogos no estará ya un poco trillado.

Antonio Molero en una serie nacional en prime time: Un comedia patria en horario de máxima audiencia con el que fue Fiti en Los Serrano. Un policía local que lucha por recuperar a su mujer y que se dedica a su trabajo. El éxito de la serie dependerá en gran medida de a qué hora la programen y no sé yo si los espectadores de laSexta son el público objetivo más adecuado para una propuesta de estas características pero, por probar, no se pierde nada.

Al rojo vivo, debate político en laSexta 2: Como suena, otro debate a pesar de que ya han tenido alguno y tampoco ha servido de nada. Lo que más miedo me da es que presumen de que será el único debate de izquierdas de la tele nacional pero sabiendo cómo entienden ellos eso de la “izquierda”, me temo lo peor. Sólo espero que no intenten competir en barbaridades con su competencia directa que es, ni más ni menos, que El gato al agua (Intereconomía).

Ficción internacional: The walking dead, sin duda el estreno más relevante de todos, una de las series más interesantes del año; Undercovers, la nueva serie de J.J. Abrams; Nikita, enésima revisión del personaje que a mí no me ha gustado nada pero, claro, yo soy muy fan de la original de Luc Besson; Chase, un procedimental policial del repetitivo Jerry Bruckheimer que no está mal pero tampoco es demasiado relevante y termina siendo lo de siempre; y The Whole Truth, una serie que ya está cancelada y de la que no se ha emitido la temporada completa. El menú de series no me parece muy allá y si tienen que cubrir huecos de El mentalista o Bones, mucho menos, porque en líneas generales podríamos decir que se trata de una segunda división. Lo que más rabia me da es que laSexta haya desperdiciado series muy buenas emitiéndolas de madrugada y que estas, quizá por ser más comerciales, vayan a tener un trato mejor. En fin, nunca llueve a gusto de todos.

¿Qué os parecen las novedades? Como decía, en principio todo parece un cambio pero en realidad laSexta tira de formatos que ya ha probado en otras ocasiones. Supongo que es su manera de afrontar la crisis pero a mí, qué queréis que os diga, no hay ningún espacio de esta nueva propuesta que me genere verdadero entusiasmo, como me ha pasado otras veces. Será que me estoy haciendo vieja.

15 diciembre 2010 at 09:01 9 comentarios

‘El barco’ y ‘Piratas’ se verán las caras en 2011

El pitote que se ha montado con Hispania (Antena 3), y Tierra de lobos (Telecinco), no va a ser nada comparado con el segundo asalto que se producirá a principios del año que viene. El barco (Antena 3), y Piratas (Telecinco), tienen todos los números para ser los continuadores del duelo entre las dos cadenas. Es curioso, a la vez que positivo, que las batallas se luchen en el terreno de la ficción nacional, dejando algo de lado el circo del corazón.

No estamos hablando de Waterworld (o eso espero, por el bien de Antena 3, porque la peli me pareció infame). El barco apunta intencionadamente a ser la sucesora del fenómeno fan de El internado. Los ingredientes son básicamente los mismos: jóvenes encerrados en un barco-escuela, el Estrella Polar, donde pueden dar rienda suelta a sus pasiones, y rodeados de un misterio: la tierra ha desaparecido. Ya se dijo en su momento que El internado tenía muchas cosas de Perdidos y les fue bien. No veo por qué ahora no iban a intentar repetir la jugada.

El actor principal, si es que se le puede llamar así en una serie que apunta a la coralidad, es Mario Casas, el terror de las nenas. Se convirtió en popular gracias a su papel en Los hombres de Paco y ha participado en recientes éxitos de la taquilla cinematográfica como son Mentiras y gordas o Fuga de cerebros. Fue capaz de sacar a la luz las bragas de Patricia Conde en Sé lo que hicisteis…,.

Además en El barco, como pasó en El internado, los personajes adultos son interpretados por actores de reconocido prestigio y se separan de El internado como pueden (aquí podéis ver a Irene Montalà hablando de la serie). Insisten en que la serie es comedia, aunque las promos no destaquen ese aspecto de ninguna de las maneras así que habrá que esperar a ver cómo desarrollan el asunto porque por ahora desde la cadena apuestan por el hermetismo. ¿Será que van a hacer una buena campaña de promoción? Eso sería lo ideal.

Como veis, Piratas apunta a ser otra serie de época con amores prohibidos, aventuras y demás, más en la línea de Tierra de lobos. Pilar Rubio es la cabeza de cartel, por mucho que le pese a Óscar Jaenada, y es su primera oportunidad de demostrar sus dotes como actriz más allá de los numeritos que hacía en Sé lo que hicisteis…,.

De la promo me llama la atención que también hablen de comedia, como en El barco, que las escenas de acción parezcan reguleras y que en principio no me creo a Pilar Rubio en su papel, aunque es pronto para valorar tal cosa. En líneas generales, parece que Piratas y El barco se mueven en los mismos ámbitos de aventuras, romance, acción, comedia… aunque El barco apunta a un público más joven.

Y para terminar retomo una idea del principio de la entrada para destacar otra vez que, pese a que estas series puede que no encajen en nuestros gustos, me parece relevante que el prestigio de las cadenas se bata en duelo en el terreno de la ficción. Supongo que se habrán dado cuenta que fidelizar espectadores a través de series, además de mejorar su imagen, termina siendo mucho más estable que dar exclusivas puntuales en programas del corazón. No sé si esto marcará un cambio de rumbo pero si es cierto que da la sensación de que la ficción nacional seriada (las TV movies y las miniseries ya han demostrado su efectividad), toma nuevos y renovados aires y eso es bueno para la industria, que puede crecer y explorar nuevos terrenos. Sólo por esto, espero que les salga bien.

7 diciembre 2010 at 09:27 7 comentarios

‘Impares Premium’, bajón y chasco

No entiendo nada. El vídeo de arriba es supuestamente una promo del Impares Premium que estrenó anoche Neox pero no tiene nada que ver con la serie que vi. En esta promo se resume todo lo que me gustaba de Impares, una serie que he puesto siempre por las nubes y cuyo spin-off esperaba como agua de mayo, pero me he llevado un chasco de los gordos.

No entiendo por qué si promocionan así la serie, tal y como era el Impares original, si ayer mostraron otra cosa. Impares acabó retirándose de la emisión por no alcanzar los niveles de audiencia esperados. Entonces, ¿qué sentido tiene promocionar Impares Premium como la antigua serie, si no tienen nada que ver?

Entiendo que lo que vi anoche en Neox, Impares Premium, es una adaptación de Impares a los que se suponen los gustos generales que, casualmente, no son lo míos, y esperaba que una canal como Neox respetase la individualidad de la serie y fuese capaz de mantener en parrilla un producto minoritario. Se ve que con Museo Coconut tienen más que suficiente. En Impares Premium no hay casi nada de lo que me gustaba de Impares y alguien muy muy importante tendría que escribirme para convencerme de que los elementos perdidos van a volver. Es tal mi cabreo que no sé si la semana que viene seguiré en la brecha.

¿Y cuáles son los elementos perdidos? Pues la cámara oculta para empezar, algo que dotaba de mucha frescura a la serie; los personajes locos y neuróticos, los de ahora son mucho más convencionales; los problemas que criticaban las relaciones de pareja de los que pasamos de los treinta, ahora son matrimonios en terapia y ése es un recurso muy americano pero que por aquí no cuaja; la estructura loca de Impares ha desaparecido y ahora todo se encaja de manera mucho más lineal y con cortinillas explicativas. Y podría seguir enumerando cosas pero no creo que haga falta. El cambio es radical. Eso sí, los actores siguen siendo buenos y los guiones tienen un punto de irreverencia, pero mucho más sutil que en Impares, que era una locura sin freno. Claro, la duración, los capítulos de Impares Premium son más largos y ya sabemos qué pasa cuando se estira un chiste. Para acabar, de verdad, me fastidió mucho el final de las historias. No digo más para no soltar spoilers pero no me gustó nada de nada.

Que sí, que sí, que estoy cabreada. Es que esto no se hace. ¿Qué sentido tiene recuperar una serie para empeorarla? Supongo que quien no vio la primera habrá recibido ésta con más alegría que yo y no niego que mi crítica esté cegada por mis expectativas pero nunca he presumido de objetividad, y no voy a empezar a hacerlo ahora. Pueden dar gracias a que la serie se emitió sin publicidad porque no sé si habría vuelto al asunto después de un corte matador de seis minutos. ¡Yo no quería esto!

10 noviembre 2010 at 08:28 8 comentarios

‘Museo Coconut’, aceptamos barco

Museo Coconut abrió anoche sus puertas en Antena 3 y, como suele pasar con el humor chanante, de buenas a primeras dejó a la mayor parte del respetable con un palmo de narices. Pregunté en la página del blog en Facebook y las notas no pasaban del seis pero, eso sí, los votos de confianza parecen una tendencia general que yo comparto. El vídeo de arriba lo he escogido porque muestra que las risas no son enlatadas, una de las ideas que más se repite. Tirando de la raíz de la sitcom grabaron los episodios con público y no con cualquier público. Como veis, la mayoría se definen seguidores del “chanantismo” así que es normal que estuvieran predispuestos al cachondeo. Vista la serie en casa es otra historia.

Coincido con que el primer capítulo fue más flojo pero las presentaciones de personajes y la necesidad de sentar las bases de las tramas no son fáciles para nadie. El segundo capítulo la cosa mejoró y la decisión de emitir dos capítulos por el precio de uno benefició mucho a la serie. Si nos hubiésemos quedado con el sabor de boca del primer episodio las críticas en general habrían sido mucho peores.

Es cierto, no me reí a mandíbula batiente pero no pierdo la esperanza. Confío en que según vaya conociendo a los personajes sus desastres me irán gustando más y más. Por ahora me tienen ganada Rosario (genial eso de ponerle un nombre eminentemente femenino a un personaje masculino), y Zeus (“Mamá, ¿me das cash para la zona azul?”). Sigo pensando que Miss Coconut y su hijo son un homenaje a la Baronesa Thyssen y familia. De Onofre esperaba que se pareciera mucho más al Onofre de Smonka! pero no ha podido ser. Los cameos siempre son bienvenidos, aunque algunos tuvieran más gracia que otros. Y la tira de “Maricón y Tontico” me gustó más que otras tiras ya conocidas.

En general es cierto que el ritmo de la serie es irregular pero los chanantes son expertos en eso, en romper el ritmo. A mí suele gustarme pero creo que en los episodios que vimos anoche de Museo Coconut se pasaron un poco de rosca en algunas cosas. Había secuencias precipitadas, otras extremadamente lentas, otras sincronizadas con la desincronización. Si lo que se proponían en llevarnos de cabeza lo han conseguido pero creo que se les ha ido la mano. De todas maneras, como decía arriba, el segundo episodio mejoró en ese sentido así que creo que es lógico esperar que con el paso de los capítulos la cosa se termine de ajustar.

Como buena comedia de situación, en Museo Coconut no hay trama de continuidad, cosa que se agradece, y cada episodio será una locura nueva. Cumple con las normas básicas del género y aunque mantiene el tono chanante que todos esperábamos cumple con la idea de no encerrarse demasiado en sí mismos. Con el cambio de Paramount – La 2 – Neox se han ido perdiendo cosas por el camino, es cierto, pero también hemos encontrado cosas nuevas. Museo Coconut es un cambio real respecto a lo que llevaban años haciendo, un cambio que ellos necesitaban, así que en lo que a nosotros respecta creo que es cuestión de acostumbrarnos. La irreverencia sigue estando ahí, como esos comentarios sobre el programa de famosos que bailan y hacen el ridículo o como esa secuencia de amor entre Jaime, el personaje de Raúl Cimas, y un perro. Creo que lo mejor está por venir y disfrutarlo depende más de nuestra capacidad de adaptación y de nuestra paciencia que de la serie en sí. Es lo que tiene hacer un humor para minorías.

2 noviembre 2010 at 08:58 25 comentarios

‘Felipe y Letizia’ han marcado época

Quién se lo iba a decir a Telecinco. Esta mañana, leyendo la efervescencia producida en la red gracias a la miniserie de Telecinco, he recordado el momento de arriba de Sé lo que hicisteis…,. Hubo una época no muy lejana en la que no se podía hacer mofa de la Familia Real, ni en la tele ni en ninguna parte. Aquí hablé del asunto hace un tiempo y quiero recordaros aquella famosa portada de El Jueves que terminó para los dibujantes como el rosario de la aurora. Hace más tiempo (1994), el siguiente monólogo de Quim Monzó en Persones Humanes (TV3), consiguió que el programa dejase de emitirse en directo y pasase a grabarse para poder supervisar sus contenidos.

Las cosas se habían ido relajando con el tiempo, es cierto, últimamente parecía que había más manga ancha con el asunto pero es que el lunes, con la emisión del primer episodio de la miniserie, la etiqueta #felipeyletizia en Twitter se convirtió en Trending Topic mundial gracias al escarnio público. La gente se lo pasó pipa en las redes sociales comentando en tiempo real todas las bufonadas de la serie. Es paradójico que los bufones sean los personajes que encarnan, con supuesta verosimilitud, a la Familia Real. Desde la Zarzuela no han dicho nada de manera pública así que muchos sospechan que se están subiendo por las paredes. Telecinco en cambio se frota las manos porque este movimiento en Internet parece prometer que el episodio final que se emite hoy sí que barrerá en audiencia, todo por las ganas de reírse en comunidad que tiene el personal.

La reacción ha sido tan desaforada que ya no hay marcha atrás. ¿Se podrá a partir de ahora hacer humor tranquilamente de ciertos aspectos que hasta ahora se han considerado tabú? Cierto es que programas como Polònia (TV3), hace tiempo que ofrecen su visión humorística del asunto pero la diferencia con Felipe y Letizia es que esta miniserie era en principio seria, tanto que los de Telecinco habían programado a su alrededor documentales y Hormigas blancas de las suyas como para respaldar su parecido con la realidad, aunque a estas alturas no sé a la realidad de quién se refieren.

Yo creo que hay desconcierto general entre el equipo de la miniserie. Por un lado estarán contentos porque un éxito en Internet es un paso adelante mucho más importante de lo que las cadenas quieren reconocer, pero por otro temerán que el Rey se les aparezca montado en su moto en una gasolinera (ésta es una leyenda urbana ancestral). De todas formas, cuidado, el público de Internet es apasionado, pero no tonto. Al primer corte publicitario desbocado cambiarán de tarea porque eso sí que tienen que tenerlo claro en Telecinco, la gente de Internet tiene la paciencia justa y necesaria, no más. Tienen en su mano volver a revolucionar las redes sociales pero la política comercial de la cadena puede darles un disgusto y la guasa puede terminar convirtiéndose en una masa de comentarios que ataquen la imagen de la cadena. Yo doy el aviso, luego que cada cual haga lo que quiera.

27 octubre 2010 at 09:21 15 comentarios

Entradas antiguas Entradas recientes


Teleadicta sin remedio

"La tele que me parió" es un blog sobre televisión, sobre cómo la vemos y sobre cómo la hacen. Sólo es televisión pero me gusta y aquí encontrarás una entrada diaria de mis delirios catódicos de espectadora irredenta.

Si te suscribes recibirás las actualizaciones del blog en tu correo electrónico.

Únete a otros 99 seguidores



Seguir a Ruth en Twitter

Puedes escucharme en La caja de spoilers

Bloguzz

bannerB&W

Han pasado por aquí

  • 2.260.808 televidentes

Están mirando esta tele…


A %d blogueros les gusta esto: