La batallita: insultos y policía judicial

20 agosto 2010 at 08:51 16 comentarios

Ya os comentaba el otro día que he tenido algún que otro problema por las opiniones que tanto yo como los lectores del blog depositamos por aquí. Nunca ha llegado la sangre al río, no os vayáis a creer, pero han pasado cosas surrealistas más de una vez.

Recuerdo, por ejemplo, a un tertuliano de la prensa rosa al que puse a caer de un burro una vez. El muy señor me la guardó y cuando se publicó una entrevista mía en otro medio aprovechó para dejar un comentario con su nombre y apellidos cuestionando mis principios porque había sido capaz de poner en duda su trabajo sin conocerle. Esto me hizo gracia, la verdad, y no hizo sino confirmar mis sospechas acerca de la catadura de este señor. Por cierto, que hace tiempo que no se sabe nada de él pero yo prometo que no le he mandado un mal de ojo.

Otra vez tuve que cortar un hilo de comentarios que se estaba convirtiendo en un foro de consultas y consejos sobre una enfermedad, a raíz de una crónica que hice de un programa. Dejé claro que recomendaba a la gente a ir al médico y borré los correos electrónicos para no alimentar una vía poco apropiada para resolver temas de esa índole.

Pero sin duda lo más fuerte me ocurrió con unos comentarios injuriosos que se publicaron en una entrada. Permitidme que no dé detalles pero es que una escarmienta de estas cosas. Al principio de tener el blog tuve cierta manga ancha con algunos comentarios. Luego los comentarios fueron subiendo de tono y os sorprenderíais de las cosas que he tenido que borrar. He llegado a banear IP’s porque hacían campaña diaria de acoso y derribo contra alguien, normalmente contra los personajes rosa más relevantes del momento.

Los comentarios en cuestión los dejé en su momento porque no me parecían nada demasiado grave al lado de, por ejemplo, acusaciones muy brutas sobre el consumo de drogas que se adjudicaban a ciertas personas. En este caso se hablaba mal de un equipo de gente que se hacía cargo de la sección de un programa, sí, se cuestionaba su profesionalidad, pero yo no le di mayor importancia. Craso error.

Primero recibí un correo electrónico del responsable del equipo de esa sección en el que me avisaba del comentario y me decía que la persona que lo había puesto estaba denunciada. Yo edité el comentario, borré las alusiones directas y le contesté al señor diciéndole que ya había eliminado lo peor. No fue suficiente. Me volvió a escribir exigiéndome que borrara el comentario. Como el comentario no era de un lector habitual y yo no tenía ganas de líos lo borré y me olvidé del asunto. O lo intenté.

A los pocos días escuché en el buzón de voz del fijo de casa un mensaje de una señora que, con voz trémula, se identificaba como aludida en otro comentario de ese hilo en el que la llamaban “la churrera” (os prometo que la señora dejó eso grabado en mi contestador), me decía que la policía judicial le había dado mi número y me pedía que borrase el comentario. Ahí me preocupé y me faltaron dedos para entrar en el panel de administración del blog y darle a eliminar comentario.

Así terminó aquella historia y nunca más supe de la churrera, su jefe ni del señor que iba dejando comentarios contra ellos allí donde podía. El programa sigue emitiéndose y diré, como pista anecdótica, que es de Telecinco. A decir verdad, los personajes de Telecinco son los que más odios levantan, a juzgar por los comentarios que tengo que borrar casi a diario.

Moraleja: la gente tiene tiempo libre para buscar en Google programas y poner a caldo al personal allí donde se pueda. Y no borres mañana lo que puedas borrar hoy, que nunca se sabe. A veces es difícil discernir qué puede ser hiriente o qué no. Obviamente, acusar a alguien de prostitución tiene como destino asegurado la papelera pero los hay inteligentes y sutiles, mucho, que lo ponen más difícil. Se me ha acusado de censura, claro, pero tengo a Mauro Entrialgo como mantra espiritual y me sirve para comprender la simpleza de este mundo tan complejo.

Anuncios

Entry filed under: Personajes, Tele en Internet, Televisión. Tags: .

‘Crackòvia’: exportando el formato del humor deportivo ‘La Noria’ y la memoria selectiva

16 comentarios Add your own

  • 1. La guerra de los medios  |  20 agosto 2010 en 10:51

    Es que es verdad que hay veces que la gente se pasa bastante en los comentarios y despues quien se traga el marron es el autor de blog.
    Yo recuerdo que cuando tenia el blog escribi una critica a “Salvame” y aquello se convirtio en un hervidero de gente insultando al programa,lo mas gracioso es que algunos comentarios eran insultos sin ton ni son,como si yo ahora escribo “mamarracha,tonto,culo” pero en version mas fuerte.

    Despues claro,borras los comentarios y te dicen que “censuras”,me hace gracia esa gente que se aferra al argumento de “libertad de expresion” para excusarse de todo,pues se piensan que de esta forma pueden faltar el respeto todo lo que quieran porque “para eso hemos salido de una dictadura”, ¡ANDA YA!.

    Responder
  • 2. krollian  |  20 agosto 2010 en 11:20

    Ciertamente ciertos personajes televisivos y gente que comenta en bitácoras tienen mucho en común: no dan mas allá que el caca, culo, pedo, pis.

    Lo malo es que esta gente de cultura tan elevada si tiene influencias (económicas o no) o se lo pasan requetechupi estando todo el santo día en los juzgados, te la arman.

    Pena da la gente que necesitando justicia real, por estar pasándolo mal por cualquier desgracia laboral, de amenazas, agrasión, acoso, accidente, etc. tengan que comparecer en un juicio con un largo retraso. Una justicia lenta no es justicia.

    Es muy tentador querer vivir del dinero fácil y aprovecharse del trabajo de los demás. Y seguro que muchas demandas por la mas nimia y ridícula causa ha aportado pingües beneneficios a muchos imbéciles con cara de cemento asentado con mucha mala leche.

    Responder
  • 3. noeslomismo  |  20 agosto 2010 en 14:04

    Ay ay ay Ruth, con los pelos como escarpias me encuentro tras este post padrinesco-alpachinesco

    después de todo, no me sorprendería nada que Astrit Bushi esté en nómina de Telecinco. Quizá fue Vasile quien le mandó a casa de Joseluis Delosmorenos cuando amenazó con volver a la cadena triste por dinero y al chaval se le fue un poco la mano con el hacha.

    viva el derecho a la sátira y de libre pensamiento¡¡

    un saludooo

    PD.no pasa nada si te piden que borres este comentario. Escribiría un post al respecto 😉

    Responder
  • 4. shysh  |  20 agosto 2010 en 16:04

    Pues a mi lo que me deja más preocupado es que la señora churrera obtenga tu telefono así como así. Yuyu de proteccion de datos, no???

    Responder
  • 5. Cotillera profesional  |  20 agosto 2010 en 18:17

    yo te comprendo, pero no acabo de entender como haces caso de una gente (los que trabajan en T5) que son la primera en faltar al respeto a todo el mundo.

    Responder
  • 6. Tass  |  20 agosto 2010 en 18:59

    que barbaridad! y yo que llevo un año con un blog que no me decido a lanzar… en esto ni se me habia ocurrido pensar… que miedito

    Responder
  • 7. David I  |  20 agosto 2010 en 21:31

    Este comentario ha sido borrado por la autora…

    Responder
    • 8. shysh  |  20 agosto 2010 en 23:36

      jur ja ji que poca gracia el anterior

      Responder
  • 9. Ruth  |  21 agosto 2010 en 08:32

    LA GUERRA DE LOS MEDIOS: Cómo te entiendo. Yo también tengo comentarios en entradas de ese tipo. Y lo de la “libertad de expresión” está sobrevalorado. Parece que todas las opiniones son respetables pero yo creo que no es así.

    KROLLIAN: Yo creo que la gente no sabía qué era una demanda hasta que aparecieron este tipo de programas. Ahora parece que demandar es un derecho universal.

    NO ES LO MISMO: Jajjajjajjjaaa. El “quizá” que has puesto te salva de la quema 🙂 .

    SHYSH: Qué va. Para registrar un dominio tienes que aportar tus datos personales y esos son públicos y la policía judicial tiene acceso a ellos.

    COTILLERA PROFESIONAL: No hacer caso sería entrar en el círculo vicioso de la falta de respeto. Si ellos faltan, yo también, y como falto yo, me faltan. Y es que además, como te digo, cuando la policía judicial quiere algo yo se lo doy, que no voy a meterme en un follón por Telecinco. Sería lo que me faltaba.

    TASS: Jjajjajjjaaa. Ánimo, lanza tu blog. Esto no es más que una anécdota pero los blogs traen más satisfacciones que disgustos, muchas más.

    DAVID: Jajjajjajjjaaa. Eso pasa en Blogger. Aquí, en WordPress, si le doy a la tecla no queda ni rastro 😀 .

    Responder
  • 10. Noeslomismo  |  21 agosto 2010 en 16:11

    jejeje lo aprendi en Sálvame, son tecnikas para levantar falsos testimonios, esta el creo que, el quizá y, por supuesto, el supuestamente… que sería de la prensa rosa sin el supuestamente

    un saludooo

    Responder
  • 11. Ruth  |  22 agosto 2010 en 09:27

    NO ES LO MISMO: Si es que de todo pueden sacarse enseñanzas 🙂 .

    Responder
  • 12. Loquemeahorro  |  23 agosto 2010 en 14:42

    ¿De verdad te llamaron a tu casa???

    Yo creo que lo más problemático es lo que tener que parece que tieneshacerte responsable de los comentarios de otros

    Responder
  • 13. Ruth  |  24 agosto 2010 en 08:45

    LO QUE ME AHORRO: Verdad verdadera, me llamaron. Y sí, soy responsable de todo lo que se escriba aquí pero eso me parece lógico. Si se cae un trozo de la fachada de mi casa y le da a alguien también soy responsable.

    Responder
  • 14. carla  |  24 agosto 2010 en 09:30

    Hola Ruth,

    Me dejas preocupada, es muy fuerte que alguien te llame a tu casa.

    Suerte que mi blog es de blogspot y no te piden teléfonos ni rollos de esos…

    Enfin, una vez tuve problemas por una foto que puse en una entrada. El fotógrafo me escribió un comentario amenazándome con meterme un pleito.
    La retiré inmediatamente, pero me quedé de piedra.

    Normalmente si pongo fotos que no son mías aludo de dónde las he sacado o digo de quién son. Se que no es legal reproducir fotos que tienen propietario, pero mi blog no tiene ánimo de lucro (ni siquiera tengo publicidad)
    Vamos que lo veo una chorrada, que alguien se preocupe de que yo enseñe una foto suya, yo que no soy nadie y que tengo un blog personal… enfin.

    Tomaré nota por si acaso de lo que te ha pasado para tener cuidado con lo que la gente comenta en mi blog.

    Espero que no tengas más problemas.

    Un abrazo.

    Responder
  • 15. carla  |  24 agosto 2010 en 09:31

    Me olvidaba ¡¡me encanta la canción de South Park!!

    Eres un cabrón y un hijoputa…. jejej, para mondarse

    Responder
  • 16. Ruth  |  25 agosto 2010 en 08:51

    CARLA: Lo de las fotos es complicado. Si tienen los derechos reservados en teoría no se pueden reproducir, aunque se cite la fuente. Normalmente la gente no se mosquea si se dice de dónde se ha sacado la imagen pero por lo visto a ti te tocó uno que decidió ejercer sus derechos. Podría haberlo hecho de una forma más amable.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


Teleadicta sin remedio

"La tele que me parió" es un blog sobre televisión, sobre cómo la vemos y sobre cómo la hacen. Sólo es televisión pero me gusta y aquí encontrarás una entrada diaria de mis delirios catódicos de espectadora irredenta.

Si te suscribes recibirás las actualizaciones del blog en tu correo electrónico.

Únete a otros 99 seguidores



Seguir a Ruth en Twitter

Puedes escucharme en La caja de spoilers

Bloguzz

bannerB&W

Han pasado por aquí

  • 2,208,699 televidentes

Están mirando esta tele…


A %d blogueros les gusta esto: