El último viaje de ‘El turista suicida’

14 febrero 2009 at 09:15 10 comentarios

Aún no me he recuperado del impacto que me produjo anoche El turista suicida, el documental que emitió Cuatro a las doce y media de la noche sobre el derecho a decidir sobre la propia muerte. Impresionante es decir poco. Es un documental absolutamente sencillo, sincero, con una realidad nada adornada con efectismos, sin dramatismos, que se nutre de una realidad que ya de por sí es escalofriante.

El director canadiense John Zaritsky crea la guía de acompañamiento a Craig Ewert y su esposa en el proceso que les lleva a un apartamento alquilado en Zurich a nombre de Dignitas (una ONG que ayuda en determinados casos de suicidio asistido), donde ingiere el sedante recetado por un médico y muere. En el documental se nos muestra la determinación de Ewert, su extrema lucidez, el proceso vital que acompaña su muerte, el papel de su familia, la postura de la Iglesia, se habla de la experiencia de Dignitas, de los problemas que están teniendo con la ley suiza y de todo un contexto que, a pesar de lo que pueda parecer, sigue dificultando que la gente pueda morir según su decisión.

Sobrecogedor es decir poco. Lo que más me impresionó es que el caso deja en evidencia que lo que quizá tendría que ser un derecho está aún al alcance de muy pocos. Las barreras económicas y el idioma situan la experiencia de Dignitas como una posibilidad remota para el común de los mortales, pero incluso teniendo los medios suficientes el último viaje se tiñe de clandestinidad y está criminalizado, complicando aún más si cabe una situación ya de por sí muy compleja.

El documental es de 2007 y los de Cuatro lo trajeron a colación por el caso Eluana. En estos casos siempre me parece una pena que para este tipo de contenidos se reserven las altas horas de la noche pero, por otro lado, entiendo que no puede ser de otra manera y menos con un documental como El turista suicida, en el que no hay lugar a concesiones morales que harían más viable su emisión a horas menos intempestivas. Ojos que no ven, corazón que no siente.

Anuncios

Entry filed under: Cuatro, Documental, Televisión. Tags: , .

HKM, parada y fonda El hombre y la tele: tertulianos

10 comentarios Add your own

  • 1. David I  |  14 febrero 2009 en 10:56

    Sí que fue impactante, sí. Supongo que todos los rollos legales serán para evitar la proliferación de viudos y viudas negras; la pena es que tenga que ir uno a Suiza (o conocer al médico adecuado) para poder morirse uno tranquilo.

    Pero a mí me impresionó mucho más el caso de la mujer del enfermo canadiense, que decía que quería morir con su marido a pesar de no padecer ella más enfermedad que la vejez. Cuando se lo deniegan el marido dice que se comprará un arma. ¿Porqué hay que dar pie a tener que hacer esas cosas?

    Bueno. El tema da para mucho. Que siga otro.

    Responder
  • 2. Chantal  |  14 febrero 2009 en 15:34

    La iglesia está en contra de la homosexualidad porque es “antinatural”… ¿Qué puede haber más antinatural que obligar a una persona a vivir enchufada a una máquina? ¿Qué más antinatural que vivir en estado vegetal? Todos deberíamos tener derecho a decidir sobre nuestra vida y nuestra muerte.

    Responder
  • 3. Jimmy Dix  |  14 febrero 2009 en 16:12

    ¿Os imagináis un meteorito cayendo justo encima de El Vaticano? Yo sí.

    Responder
  • 4. Alessan  |  14 febrero 2009 en 16:50

    Si, fue difícil de digerir, me quedé toda la noche hecho polvo. Yo estoy a favor de la eutanasia, pero no del suicidio asistido para personas sin problemas como la mujer que estaba sana y quería morir con su marido.
    Lo de Italia ha sido de escándalo, la iglesia conserva más poder del que pensaba…

    Responder
  • 5. OKER  |  14 febrero 2009 en 17:37

    Yo sigo hecho polvo. Mi padre murió de enfermedad terminal, y determinados momentos, sobretodo los finales, me recordaron mucho a él. No fue más que una lagrimita… hasta q un detalle, quizás el más insignificante (cuando ya muerto, la mujer le acaricia el pecho a modo de despedida, como hizo mi madre con mi padre), hizo q me pusiera a llorar abiertamente, sollozos incluidos.

    Me ha impactado el documental, por lo q se comenta aqui. Huye de efectismos y de intentar provocar la lágrima fácil. Desborda naturalidad… incluso en sus frases más duras. No ves efectismos, ves a una persona hablando de su destino con tanta naturalidad que te deja helado.

    “Dicen que la vida la da y la quita Dios, y que no tengo derecho a creerme Dios. Y yo digo, que ESTE TUBO ES DIOS”

    Saludos.

    PD: MI novia no pudo verlo. Sabeis de algun sitio de donde descargarlo para poder verlo???

    Responder
  • 6. Unamuno  |  14 febrero 2009 en 19:58

    Las religiones monoteistas son las culpables de que millones
    de seres humanos sufran a mayor gloria de dios.

    Responder
  • 7. Ruth  |  14 febrero 2009 en 20:03

    DAVID: Lo más importante en cualquier caso es que se trataba de suicidios asistidos que ejecutaba el interesado con ayuda (la Ley suiza no permite otra cosa). Y sí, a los otros pobres se les quedó una cara…,.

    CHANTAL: Yo creo que la Iglesia tiene que dirigirlo todo, si no terminaría su hegemonía, y no quieren dejar que algo tan importante como esto se les escape.

    JIMMY DIX: Jajjajjaa. Yo también me lo imagino.

    ALESSAN: A mí todo lo que ha pasado en Italia me da miedo, del de verdad.

    OKER: Pues he estado mirando y no sé dónde estará en descarga. En cualquier caso, si lo encuentras supongo que estará en inglés.

    UNAMUNO: Y no olvidemos que las religiones las hacen y las siguen los seres humanos.

    Responder
  • 8. Tete-Elche  |  25 noviembre 2009 en 03:00

    No lo ví, y no sé si será el mismo que pude ver hace ya mucho tiempo que me dejó muy tocado durante meses… sí, era una clínica suiza y el tratamiento era bastante digno, incluso psicólogos trataban de disuadirles cuando decidían que ya querían “irse”, pero por contrato, la clínica cumplía la voluntad del enfermo, claro.
    Me quedé un buen rato clavado al sofá cuando se vió sin ningún tapujo cómo una señora se bebía aquel brebaje y se quedaba “dormida” en cuestión de segundos.
    Apoyo la Eutanasia, pero hay y habrá siempre una tremenda controversia al respecto y pienso que todas las opiniones son respetables.
    Menos lo que opine la Iglesia.

    Responder
  • 9. Ruth  |  25 noviembre 2009 en 09:52

    TETE-ELCHE: Totalmente de acuerdo. Es un tema muy personal, estremecedor y que necesita de regulación para que se apliquen límites, pero de alguna manera tiene que ser una opción porque está claro que hay gente que la necesita. La Iglesia, a los púlpitos, fuera de ahí su opinión sobra.

    Responder
  • 10. umanoidemanme  |  26 mayo 2011 en 23:43

    Buenas.
    Estoy de acuerdo en que lo mejor del documental es que es muy honesto, muy poco efectista, sin ornamentos innecesarios. Historias que sobrecogen por sí mismas, problemáticas abiertas. Me gustó bastante.
    Un saludo,
    Manme.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


Teleadicta sin remedio

"La tele que me parió" es un blog sobre televisión, sobre cómo la vemos y sobre cómo la hacen. Sólo es televisión pero me gusta y aquí encontrarás una entrada diaria de mis delirios catódicos de espectadora irredenta.

Si te suscribes recibirás las actualizaciones del blog en tu correo electrónico.

Únete a otros 99 seguidores



Seguir a Ruth en Twitter

Puedes escucharme en La caja de spoilers

Bloguzz

bannerB&W

Han pasado por aquí

  • 2,213,452 televidentes

Están mirando esta tele…


A %d blogueros les gusta esto: