Posts tagged ‘The Office’

Personajes maravillosos que no soportaría conocer

A ver si a vosotros os pasa lo mismo. En las comedias, porque me ocurre sobre todo en las comedias, hay personajes adorables en la ficción, suelen ser los que más gracia me hacen, pero a los que sé que no soportaría jamás en mi vida real. Serían personas odiosas en la realidad, inaguantables, pero que en comedia funcionan a las mil maravillas y hacen que les adoremos. Tengo una buena colección de personajes perfectos que, si se convirtiesen en personas reales, expulsaría de mi vida sin miramientos. Y es que todo lo que me hace gracia en una serie, si lo traslado a la vida cotidiana me parecería una tortura.

  • Michael Scott (The Office USA). También podría haber elegido a Dwight, pero con él me pasa que es uno de los personajes de la serie que más reales me parecen. En alguna que otra ocasión me he cruzado con un Dwight y se me hace un poco odioso hasta en la serie. A Michael lo adoro con todas mis fuerzas, pero tenerlo de jefe sería para pegarse un tiro.
  • Barney Stinson (Cómo conocí a vuestra madre): Esta serie no es de mis favoritas, el rollo romántico treintañero no me termina de hacer gracia y si no fuera por Barney no le dedicaría a la serie ni la mitad de atención. Sus poses, sus teorías y sus actitudes me hacen partirme de risa pero si yo tuviera un amigo así hace tiempo que me lo habría sacudido de encima.
  • Sheldon Cooper (The big bang theory): Sheldon es lo más, tan inteligente y desamparado a la vez, tan fuera del mundo, tan metido en sus historias y tan divertido gracias a la caricaturización de su enfermedad. En la vida real, mucho habría que quererle para que resultase digerible más de diez minutos a la semana.
  • Borja Pérez (Qué vida más triste): Es mentiroso, interesado, manipulador, hipócrita y adorable. Nunca le sale nada bien y se monta unas películas alucinantes. Si le conociese no me fiaría de él un pelo.
  • Doctor Dick Solomon (Cosas de marcianos): En realidad, de esta serie me quedaría con todos y por eso le pongo a él. Es la cuota debida a la nostalgia que podría haber ocupado por ejemplo George Constanza (Seinfeld), pero me quedo con Dick por su aparente ausencia de malicia, por su egoísmo y por ese perfil de niño grande. Tener un profesor así tendría que ser una tortura.

Como veis, todo son tíos. Las mujeres que se me han ocurrido no les llegan a estos personajes ni a la suela de los zapatos pero estaré encantada de que me enmendéis la plana en los comentarios con vuestras aportaciones. A veces me da la sensación de que es más fácil hacer parodia con personajes masculinos que con los femeninos, que suelen ser por desgracia los juiciosos. Vosotros diréis.

4 abril 2010 at 08:33 20 comentarios

Mis personajes frikis preferidos

Después de una árdua investigación que ha consistido en tirar de memoria (disculpadme la falta de rigor pero es que estoy inmersa en el primer catarro de la temporada), he seleccionado a una serie de personajes exttraños que se han convertido como de la familia por obra y gracia de la televisión.

La comedia americana ha dado a luz a los personajes más extravagantes de los últimos tiempos, pero así y todo, dentro de esa amalgama de raros, han sido capaces de delimitar la delgada línea entre la normalidad de un defecto exagerado hasta la enfermedad y la rareza de la extravagancia propiamente dicha. El drama también tiene personajes fuera de lo común pero es menos habitual porque en pro de la verosimilitud, tan poco necesaria en las sit-com, se han sacrificado los caracteres extremos. Podríamos citar aquí repartos enteros, como los de Seinfeld, Frasier, Cosas de marcianos o Padre de familia, por ejemplo, pero he preferido destacar a ciertos personajes que se han ganado un rincón en mi corazoncito.

Dicho esto y sin más dilación:

  • Dwight Schrute (The Office, versión americana), interpretado por Rainn Wilson. Esta claro que con esta cara Rainn Wilson no tiene las características propias de un personaje «normal». Salió también en A dos metros bajo tierra interpretando a un psicótico trabajador contratado por la funeraria que termina liándose con la madre. Dwight es el blanco de las bromas del listo de la oficina, es un trepa sin demasiadas posibilidades de éxito porque nadie se lo toma en serio, tiene unas férreas convicciones morales extremadamente conservadoras, se cree un súper-hombre capaz de cualquier cosa, es extremadamente fiel al jefe y pelota hasta la saciedad. Es una joya de tipo.
  • Tobias Fünke (Arrested development), interpretado por David Cross. Tobias está casado con la hija pija de la familia rica y de repente descubre que quiere ser actor y que, quizá, es gay. Es un personaje enormemente tierno que lucha por ser él mismo dentro de un contexto en el que no encaja para nada. Sus atuendos, su bondad y su inocencia le hacen merecedor de estar en esta lista.
  • Cliff Clavin (Cheers), interpretado por John Ratzenberger. Cliff es un soltero que vive con su madre y que trabaja de funcionario de correos. Vive en la estricta observancia a las leyes, que cumple a rajatabla, desarrolla aficiones poco comunes nacidas del aburrimiento que le provoca su propia vida y da la sensación de que está casado con su madre, con quien mantiene una relación casi marital provocada por todos los años de convivencia. Es un buen tipo, se puede contar siempre con él, pero cuando se pone pesado no hay quien le aguante.

Lo sé, lo sé, no hay ninguna chica en la mini-lista pero es que no me viene ninguna a la cabeza. Refrescarme la memoria mientras yo voy a tomarme otro paracetamol.

5 octubre 2008 at 08:46 21 comentarios

Los Emmy ya tienen dueños

Pues ya está. Mientras la mayoría dormíamos los Emmy se han entregado en Los Ángeles. No ha habido demasiadas sorpresas, aunque yo sigo sintiendo escalofríos porque Dexter no se ha llevado el premio. En cambio Tina Fey (30 Rock), ha subido hasta tres veces a recoger el Emmy a la mejor actriz de comedia, como escritora y como creadora de la serie. Eso sí es que ser una todoterreno.

Aquí tenéis la lista completa de los premiados y ahí es donde podréis detectar las mayores injusticias. The Office y Steve Carell también se van de vacío (maldición). Mad men se confirma como la serie revelación, acaparando premios. Dos hombres y medio no ha ganado nada (no entiendo el éxito tremendo de esta serie, la verdad).

Hago una llamada de atención sobre las actrices de las categorías de drama y comedia. Las de drama tienen una media de edad elevadísima en comparación a las de comedia. En la categoría masculina esto se deja notar menos, pero las señoras, grandes damas del cine, han encontrado un reducto a su medida en la tele, y que les dure. Sally Field, Holly Hunter, Glen Clouse o Kyra Sedgwick nos deparan momentos televisivos enormes.

En fin, me gustaría decir que esto son sólo unos premios, que no tienen importancia y cosas así, pero nada más lejos de la realidad. En función de estos premios, los más prestigiosos de la televisión, series, actores y actrices ven como su producto adquiere nuevos bríos, en función de los anunciantes que ganan.

El año pasado Cuatro hizo una mega campaña con todos los Emmy que habían ganado sus series pero me parece que este año se van a quedar con las ganas porque no van a poder aprovechar el filón. Ni Dexter, ni House ni Ugly Betty han tenido suerte. Otra vez será.

Por último, quiero destacar la currada que se han pegado Kyra y Guillermo haciendo un seguimiento de la ceeremonia en directo para ¡Vaya Tele! Cosas como ese trabajo ingente que podéis ver aquí engrandecen los blogs.

22 septiembre 2008 at 07:47 9 comentarios

Impares merece una oportunidad

Impares es una serie que suma algunas de las tradiciones con más éxito de la televisión actual. Los testimonios grabados en la agencia matrimonial se inspiran en el talk show (gente contando a cámara sus intimidades), y me recuerda a aquella primera etapa de Sexo en Nueva York, cuando se incluían testimonios de personajes anónimos para contextualizar las tramas de la serie. Este recurso también lo utilizaron en la película Cuando Harry encontró a Sally.

Las citas están grabadas con cámara al hombro, al más puro estilo Mockumentary, como The Office, El show de Larry David o Arrested development, aunque en el caso de Impares la crítica no es tan ácida como en el resto de ejemplo.

La estructura en tres actos de las historias es un elemento perfecto por su versatilidad, por el ritmo que imprime y por las facilidades de edición . En Camera café también lo hacen sólo que en este casos las historias suceden de forma continuada, con cortes o transiciones, y en Impares se intercalan con otras tramas.

Pese a todo esto Impares no se parece a nada de lo anterior, tiene un estilo propio basado en unos buenos guiones que saben explotar al máximo la comedia a través de los defectos clave de cada uno de sus personajes. Los estereotipos que se manejan nos son conocidos y pese a la brevedad de las historias nos resulta fácil conectar con cada una de las personalidades que desfilan por la pantalla porque en todo momento podemos identificar qué tipo de personaje es el que tenemos delante. Las historias, llevadas al límite, están bien resueltas, y en ese límite es donde salta la risa.

Por desgracia, creo que Impares tiene un problema grave, casi imposible de resolver, y que le va a complicar el hacerse un hueco en la parrilla. Aunque a mí me gusta como está, sí que pienso que en general la gente necesita continuidad con los personajes y reconocer de un primer vistazo a quien está en la pantalla. Esa familiaridad facilita al espectador ponerse en situación y generar una expectativa. Impares en este sentido es más exigente y cada capítulo empieza de cero porque los personajes no se repiten, al menos por ahora. Quiero decir que la aparición de, por ejemplo, Cañizares ante la máquina de café ya genera una corriente de información y empatía con el espectador, cosa que en Impares no se produce y que, desde mi punto de vista, es su principal punto débil.

6 agosto 2008 at 07:26 39 comentarios

La tira retrasa a The Office

En La Sexta, desde hace unas semanas, estaban emitiendo capítulos repetidos de The Office (versión americana), después de Sé lo que hicisteis… y yo, que no me cansó jamás de ver esa serie, estaba feliz con la combinación, hasta ayer.

De repente, en lugar de Michael Scott y compañía, los de La Sexta han programado entre Sé lo que hicisteis… y The Office unos refritos de La tira que han llamado «Editado Verano» y que me cortan el rollo cosa mala. Con un poco de aguante, una media hora, se llega por fin al capítulo que corresponda de The Office, pero la estrategia me parece francamente desastrosa.

Comprendo que Sé lo que hicisteis… y La tira tienen la misma productora, que La Tira se ha quedado sin hueco en la parrilla después de las últimas reestructuraciones del prime time y da la sensación de que hayan pensado que había que probar la serie en otro horario más ventajoso. Qué barbaridad, con la cantidad de horas en las que no estoy en casa y han tenido que escoger el horario de The Office para hacer el experimento.

Y ahora que estamos, ¿habéis aprovechado el nuevo horario de The Office para ver algunos capítulos? Es que esa serie tendría que ser Patrimonio de la Humanidad.

22 julio 2008 at 07:21 17 comentarios

Los Becarios de Telecinco

Telecinco prepara una nueva serie para Internet y teléfonos móviles (no es la del vídeo de arriba, eso lo explicaré después), centrada en la figura de los becarios y abierta a la participación, con casting on line. En la noticia enseguida encuentro reminiscencias de clásicos. Llamadme exigente pero no me gusta que los homenajes se vendan como absolutas novedades. A saber:

  • Los personajes realizan su trabajo como si no les estuviesen grabando. Claro, lo que viene a ser un mockumentary, como The Office.
  • La acción se centra en un fotocopiadora. Que bien podría ser una máquina de café, digo yo.

La serie tendrá capítulos semanales de dos o tres minutos de duración y se define como una sitcom. ¿Alguien puede explicarme por qué no hay sitcom española pura y dura? Grabada con público, de unos veinte minutos por episodio, en prime time…,. ¿Por qué esa manía de adaptar el formato una y otra vez cuando está más que demostrado que la comedia de situación convencional funciona? ¿Alguna teoría?

Las tramas parece que van orientadas a mostrar el enfrentamiento entre becarios y redactores, con el triunfo de los becarios. En esto, cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia porque ya sabemos cómo tienen que sudar tinta los becarios para que los méritos de los lleven otros. Esta perspectiva social puede resultar interesante.

Y como está haciendo Telecinco últimamente, se aceptan candidaturas en Internet para un puesto de becario en la serie. No me termina de convencer una serie cuyos personajes, en parte, están supeditados a un casting vía web y que se irán escogiendo aleatoriamente aunque lo cierto es que si algo caracteriza esta propuesta es la falta de rigidez tradicional.

Bienvenidas sean las nuevas propuestas para la tele en Internet o a través de los móviles, pero me gustaría tanto poder ver algo así en televisión sin tener que esperar a la ficción internacional…,. Lo sé, lo sé, es que no me conformo con nada.

¡Ah! Y el vídeo de arriba es de una iniciativa que ya está disponible en YouTube y que, como veis, comparte muchas cosas con la idea de Telecinco. Misterios de Internet.

24 marzo 2008 at 09:48 4 comentarios

Entradas anteriores


Teleadicta sin remedio

"La tele que me parió" es un blog sobre televisión, sobre cómo la vemos y sobre cómo la hacen. Sólo es televisión pero me gusta y aquí encontrarás una entrada diaria de mis delirios catódicos de espectadora irredenta.

Si te suscribes recibirás las actualizaciones del blog en tu correo electrónico.

Únete a 99 seguidores más



Seguir a Ruth en Twitter

Puedes escucharme en La caja de spoilers

Bloguzz

bannerB&W

Han pasado por aquí

  • 2.283.486 televidentes

Están mirando esta tele…


A %d blogueros les gusta esto: