Posts tagged ‘Talk show’

Esto es lo que ha pasado con Marta (Torné)

Sí, vi el primer programa de Algo pasa con Marta (aquí podéis leer mi opinión de entonces), y ya me pareció un programa flojo, descafeinado, mal organizado, poco dinámico, forzado e insulso. Nada de esto tendría por qué haber resultado definitivo porque, en general, son cosas que se arreglan con el rodaje pero lo cierto es que no han tenido demasiadas oportunidades para despegar. Diez emisiones después el programa ha sido cancelado y no han podido emitir ni siquiera en temporada regular.

La propuesta tenía muchos fallos. El principal, desde mi punto de vista, los testimonios y las historias, muy forzados. En YouTube hay muchos cortes del programa que han colgado desde laSexta (siguen con su absurda política de desactivar la inserción de vídeos con lo que no se pueden compartir). Buscar lo freak es un trabajo ingrato pero ellos iban más allá, querían crear iconos freaks sin contar con que lo freak nace, no se hace.

Estrenar el programa en Navidad y detrás de refritos de Sé lo que hicisteis… me pareció una decisión absurda a más no poder. Mi teoría es que desde laSexta quisieron cargarse el programa desde el principio y esta les pareció la mejor de las maneras. Quizá si lo hubiesen estrenado en verano habrían tenido alguna oportunidad pero en Navidad… Otros años otras cadenas han intentado hacer lo mismo con otros espacios y ya ha quedado sobradamente demostrado que es una apuesta inviable. Si lo sé yo, ellos tenían que saberlo a la fuerza y siguieron adelante a pesar de eso.

Además, Marta Torné estaba muy desaprovechada. Nunca me han gustado los late night en los que ha participado pero oye, eso es lo suyo, es lo que le va, aunque ella intente cambiar de ámbito. Como actriz tuvo su éxito relevante en El internado (Antena 3), y me parece comprensible que después de eso buscase cambiar aún más de registro. Hacer un talk show de autor es complicado porque o la conexión con el espectador es muy fuerte y se está dispuesta a cualquier cosa, o pasa lo que pasa. Ejemplo de esto son Patricia Gaztañaga o Sandra Daviú, su sustituta, que al frente de El diario (Antena 3), traen lo peor de cada casa. Su secreto: tomárselo en serio, enfadarse, indignarse… El buen rollo de Marta Torné habría encajado más en el Hablando se entiende la basca con Jesús Vázquez en la Telecinco de los noventa.

Por que sí, un guión encorsetado no tiene cabida en un talk show (esto es de primero de carrera). Un talk show de autor es algo más que una presentadora mediadora y, de hecho, diría que es todo lo contrario: una presentadora con opinión al modo de la voz del espectador. Y para terminar, un talk show blanco es como un culebrón sin trama amorosa. Si los espectadores no pueden consolarse viendo situaciones peores que la suya, apaga y vámonos.

En fin, aquí os dejo un vídeo donde nos cuentan de qué va la historia de los talk show. El que habla es Bosco Palacios (aquí tenéis su blog).

8 enero 2011 at 09:22 11 comentarios

‘Algo pasa con Marta’, ni que lo digas

La verdad es que ya sabía de antemano que Algo pasa con Marta, el programa que estrenó ayer por la tarde laSexta, no estaba hecho para mí. No hay problema, pensé, y pese a eso lo vi. Aún estoy alucinando.

No es que el programa sea malo y Marta Torné no estuvo mal. Un talk show es lo que es y éste en concreto se dirige a gente joven pero, digo yo, podrían haber puesto algo más de esmero en el casting porque, vamos, o me paso mucho de lista o se notaba a la legua que los «invitados» eran más falsos que un duro de tres pesetas.

La primera historia sirvió para promocionar la última película de Mario Casas, Tres metros sobre el cielo; la segunda historia fue una supuesta sección en la que Marta Torné intercedía vía teléfono para solucionar los problemas de celos de una pareja; y en la tercera y última historia un chaval encontró novia con una sección de vídeo chat muy extraña.

La realización parecía que improvisaba, aunque esto puede ajustarse con el tiempo, pero constantemente tuve la sensación de que faltaba algo, además de verosimilitud. Está claro que visto lo de ayer Algo pasa con Marta no es El diario, que tiene mucha más mala uva, pero me pregunto por qué un programa blanco tiene que ser también insulso.

Lo van a tener difícil porque los espectadores de Sé lo que hicisteis… no son en absoluto público objetivo de este tipo de programas y ahora, con los refritos, las cifras caerán peligrosamente. Estoy segura de que en Algo pasa con Marta tienen muchas sorpresas preparadas pero no sé si les dará tiempo a emitirlas todas. Por si acaso, aquí os dejo una de ellas. El chico de este vídeo dice que participará en el programa.

Al principio del vídeo habla de retrasos en la emisión, cosa que coincide con las fechas de estreno porque de Algo pasa con Marta se venía hablando hace tiempo.  No parece que el retraso haya servido para mejorar muchas cosas. Ya se sabe que los pilotos son complicados pero, tras ver el estreno, no voy a esperar a ver cambios. Yo ya he cumplido.

21 diciembre 2010 at 08:21 13 comentarios

Impares merece una oportunidad

Impares es una serie que suma algunas de las tradiciones con más éxito de la televisión actual. Los testimonios grabados en la agencia matrimonial se inspiran en el talk show (gente contando a cámara sus intimidades), y me recuerda a aquella primera etapa de Sexo en Nueva York, cuando se incluían testimonios de personajes anónimos para contextualizar las tramas de la serie. Este recurso también lo utilizaron en la película Cuando Harry encontró a Sally.

Las citas están grabadas con cámara al hombro, al más puro estilo Mockumentary, como The Office, El show de Larry David o Arrested development, aunque en el caso de Impares la crítica no es tan ácida como en el resto de ejemplo.

La estructura en tres actos de las historias es un elemento perfecto por su versatilidad, por el ritmo que imprime y por las facilidades de edición . En Camera café también lo hacen sólo que en este casos las historias suceden de forma continuada, con cortes o transiciones, y en Impares se intercalan con otras tramas.

Pese a todo esto Impares no se parece a nada de lo anterior, tiene un estilo propio basado en unos buenos guiones que saben explotar al máximo la comedia a través de los defectos clave de cada uno de sus personajes. Los estereotipos que se manejan nos son conocidos y pese a la brevedad de las historias nos resulta fácil conectar con cada una de las personalidades que desfilan por la pantalla porque en todo momento podemos identificar qué tipo de personaje es el que tenemos delante. Las historias, llevadas al límite, están bien resueltas, y en ese límite es donde salta la risa.

Por desgracia, creo que Impares tiene un problema grave, casi imposible de resolver, y que le va a complicar el hacerse un hueco en la parrilla. Aunque a mí me gusta como está, sí que pienso que en general la gente necesita continuidad con los personajes y reconocer de un primer vistazo a quien está en la pantalla. Esa familiaridad facilita al espectador ponerse en situación y generar una expectativa. Impares en este sentido es más exigente y cada capítulo empieza de cero porque los personajes no se repiten, al menos por ahora. Quiero decir que la aparición de, por ejemplo, Cañizares ante la máquina de café ya genera una corriente de información y empatía con el espectador, cosa que en Impares no se produce y que, desde mi punto de vista, es su principal punto débil.

6 agosto 2008 at 07:26 39 comentarios


Teleadicta sin remedio

"La tele que me parió" es un blog sobre televisión, sobre cómo la vemos y sobre cómo la hacen. Sólo es televisión pero me gusta y aquí encontrarás una entrada diaria de mis delirios catódicos de espectadora irredenta.

Si te suscribes recibirás las actualizaciones del blog en tu correo electrónico.

Únete a 99 seguidores más



Seguir a Ruth en Twitter

Puedes escucharme en La caja de spoilers

Bloguzz

bannerB&W

Han pasado por aquí

  • 2.283.463 televidentes

Están mirando esta tele…


A %d blogueros les gusta esto: