Posts tagged ‘Rico al instante’

‘Rico al instante’, peligro constante [Actualizado]

¿Os acordáis de este concurso timo de Antena 3? Ha tenido distintas etapas y a cada una más fallida que la anterior. Empezó presentándolo Javier Estrada, aquel que presentaba ese otro programa de karaoke, después llegó Ramón García y ahora, para el 2011, le han dado el marrón regalito a Carlos Lozano que habrá pensado que mejor Rico al instante que estar en el paro. A estas alturas ya sabemos todos que el concurso no es más que una tapadera de un negocio de mensajes que ha dado que hablar desde que se estrenó (aquí uno de sus momentos más memorables).

Pese a que el concurso ya ha recibido en anteriores ediciones denuncias por engaño y se habló de facturas astronómicas, este 2011 siguen con su tónica habitual de bombardeo de mensajes para pillar a incautos. No es necesario haberse dado de alta en ninguna promoción para recibir un SMS que, supuestamente, nos da la oportunidad de ganar dinero a espuertas. En fin, lo diré claro para que todos nos demos por enterados: ¡mentira!

Samuel Parra ha hecho un excelente análisis de los artículos de la Ley 34/2002, de 11 de julio, de servicios de la sociedad de la información y de comercio electrónico, vulnerados por los envíos masivos de mensajes de spam que se resumen en: envío de mensajes sin consentimiento del que los recibe, ausencia de información de cómo darse de baja en esa base de datos, no se indica que se trata de publicidad, los mensajes no informan de los datos completos de quien los envía y no utilizan el lenguaje normativizado por la Ley. Menos mal que el mismo autor se ha currado una entrada explicando cómo denunciar la recepción de estos mensajes.

Es increíble que a estas alturas, con el programa sin promocionar siquiera en Antena 3, ya empiecen a dar la lata con este asunto. El tema me hace plantearme si realmente Rico al instante se terminará estrenando en Antena 3 o no porque, obviamente, el programa no es más que una excusa. Es cierto que Carlos Lozano ya ha pisado los platós de Antena 3 recientemente para empezar a darle el bombo necesario pero así y todo yo no daría nada por seguro. Y pensar que cuando empezó a hablarse del programa me pareció una buena idea…

Lo que está claro es que si los receptores de los mensajes no hacen su parte (poner la denuncia correspondiente), esto no terminará nunca. A pesar de las leyes establecidas y demás, el negocio de los mensajes en televisión parece no tener fin y el Gobierno tampoco parece tener  demasiado interés en que la cosa acabe de una vez por todas. Lo peor de todo es que los más perjudicados por estas prácticas abusivas son los de siempre, gente necesitada que ya no sabe a qué recurrir para salir al paso de su situación. Esta situación socialmente es una lacra y me parece indignante que se mire a otro lado.

Actualización: Desde Rico al instante me envían unas aclaraciones sobre el asunto de los mensajes a móviles y su forma de hacer el casting para el programa. Podéis leerlas aquí. He considerado interesante incluirlas por aquello de dar voz a todas las partes. En ese mismo documento tenéis información de cómo daros de baja. Espero que os resulte de utilidad.

Anuncios

4 enero 2011 at 09:41 16 comentarios

Ramón García se queda ‘Rico al instante’

Antena 3 ha decidido atajar las cifras de entrada en barrena de Rico al instante y el cambio más radical ha sido cargarse al presentador, Javier Estrada, y sustituirlo por Ramón García, el hijo pródigo. Buena decisión, sin lugar a dudas, porque la imagen de García se basta y se sobra para vender cualquier cosa y él tiene experiencia contrastada en directos, programas con vaquillas, apuestas y demás. Vamos, que es un todoterreno.

Cambiamos una cara joven y más moderna por otra más vinculada a lo clásico y a lo tradicional. Se ve que se han dado cuenta de que en según qué tipo de concursos y según a qué horas es mejor tener un presentador con caché frente a los espectadores que a una promesa. Ya han caído del burro: en un concurso como Rico al instante en el que el espectador tiene un papel pasivo y secundario (emitir votos con el móvil), es mejor tener delante a un buen narrador. Distinto sería si se tratase de contestar preguntas, por ejemplo, pero no es el caso.

Además de esta metamorfosis, el programa tendrá cambios en su mecánica y en los premios, todo orientado a sacar partido de un formato que es rentable, eso seguro, pero no sé hasta qué punto. Así han sido los datos de audiencia de las emisiones del concurso:

10/01/2009 13,1% y 2.165.000 espectadores (estreno)
17/01/2009 10,9% y 1.814.000 espectadores
24/01/2009 9,3% y 1.531.000 espectadores
31/01/2009 8,9% y 1.456.000 espectadores
07/02/2009 8,7% y 1.388.000 espectadores

Y durante estas cinco semanas ya han ido cambiando cosas, como lo de las neveras, que sólo apareció en el primer programa y que fue sustituido por una prueba en la que los participantes tenían que reunir prendas del color que les identificaba. Muy bien para los del color rojo, por ejemplo, pero los amarillos o los naranjas lo tenían crudo. De esta prueba los participantes obtenían votos directos, cosa extraña en un concurso que se basa en votos de la audiencia. Por lo visto esto no ha ido bien, veremos si lo mantienen. También han cambiado los premios y parece que piensan subirlos en cantidad.

Como hoy me siento generosa voy a ofrecer sugerencias a la dirección del programa. No, no se preocupen que no pediré la autoría del formato si las usan, que yo no soy Roberto Ontiveros:

  • Premien a los espectadores. En este sentido hay varias opciones: premiar al que más mensajes mande; hacer apuestas por colores y premiar al que apueste por el color ganador; que los espectadores ayuden a un participante desde casa, contestando preguntas o algo así, y que participen de parte del premio. Hagan de todo un acontecimiento participativo a nivel más general.
  • Cuiden las conexiones en directo. Creo que se impone la necesidad de hacer un casting o similar porque hay algunos concursantes tan soso que hunden hasta la conexión más pintada. Los reporteros estridentes pueden sacarnos de quicio. Si el concurso tiene que ser dinámico, no se tiren un minuto contando prendas rojas. Quizá tendrían que hacer menos conexiones, pero más concretas.
  • Huyan como puedan del aspecto de teletimo porque estamos todos hasta las narices de que nos estafen. Quiten del nombre del concurso el número de teléfono porque con repetirlo en el programa un par de veces y con machacarlo en las promos es más que suficiente. Ya sé qué es un directo complicado pero intenten aportar cierto rigor al funcionamiento buscándose un notario enrollado, o alguien que lo parezca, y proponiendo pruebas menos aleatorias que las de la ropa o la nevera.

No se quejarán, ¿eh? En un par de semanas sabremos si  nos han hecho caso en algo.

12 febrero 2009 at 09:00 14 comentarios

Rico al instante, los peligros del directo

Quiero que no se use la televisión para hacer que los adolescentes estén llamando por teléfono, hagan llamadas para votar a concursos de no se qué porque nos están sangrando a los padres y a las madres el dinero.

Estas palabras las pronunció anoche una señora en Rico al instante, el programa que estrenó Antena 3 (minuto 4:08 del vídeo). El programa visitaba por sorpresa a cinco seleccionados de entre todos los mensajes recibidos durante la semana. Los seleccionados tenían la posibilidad de ganar 500.000 euros, pero aquí pincharon en hueso y la señora les puso las cosas claras. Javier Estrada, el presentador, aclaró que en el concurso sólo participan mayores de edad y que la hija de la señora tiene veinte años, pero el mal ya estaba hecho.

En realidad, el mal fue el programa en sí. Cuando empecé a leer sobre el experimento, innovador y nacido en el laboratorio de ideas de la cadena, pensé que estaría mejor, la verdad, pero el directo de ayer fue sorprendentemente pobre, pese a la cantidad de dinero que pensaban repartir y las prometedoras promociones, mucho más interesantes que el resultado final.

Un plató soso, con cinco puertas digitales donde se podía ver la imagen en directo de los reporteros. Javier Estrada más tieso que una vela, atado al teleprompter y sudando la gota gorda. Problemas con las conexiones y con el retardo habitual que hacía que las conversaciones entre el plató y las casas fueran diálogos para besugos. Reporteros entusiastas a más no poder, entrando a saco en las casas. Gente sorprendida que, sin casting, no terminaba de dar lo necesario en un programa de televisión. En la idea original los participantes tenían que hacer una especie de prueba y eso lo cambiaron por un discurso de treinta segundos en los que tenían que explicar por qué debían ganar ellos el premio. Treinta segundos casi desperdiciados porque la gente no tenía palabras. Durante los doce minutos de las votaciones se dedicaron a enseñar las neveras del personal. Y el premio se lo llevó el que era previsible, un chico que vivía con sus padres, todos en el paro.

Lo mejor fue la duración del programa, apenas media hora. Si hubiese sido más largo, el batacazo de audiencia podría haber sido fatal. Pueden mejorarlo y en sucesivas semanas pueden arreglar el despropósito, pero las preguntas de Estrada del tipo “que es lo que más te gusta de lo que hay en la nevera”, para rellenar, eran tristes, tristes, y los problemas con los que se han encontrado esta semana son de difícil solución. Veremos en qué queda Rico al instante, el primer reality de fortuna según ellos. A veces la frase de “los experimentos, con gaseosa”, es tremendamente concluyente.

11 enero 2009 at 10:33 25 comentarios

Rico al instante, el fenómeno del año que viene

Según las últimas noticias, eso pretenden que sea desde Antena 3 este reality que estrenarán el diez de enero, un fenómeno televisivo sin precedentes en la cadena y que aspira a convertirse en un nuevo modelo de formato en el que la interactividad de la audiencia con la cadena (televoto), es imprescindible. Un reality para el que no habrá que pasar un casting propiamente dicho y que promete semanalmente premios de entre medio y un millón de euros.

Las cosas ya no son como antes en este tipo de concursos. Arriba podéis ver imágenes de Cambie su suerte, también estaba aquel otro de Un millón para el mejor. Rico al instante va a ser más bien como un sorteo de la lotería que ofrecerá en directo la reacción de los ganadores. Vamos, que si el 22 de diciembre las televisiones llegan a las administraciones de lotería y la euforia ya está desatada, aquí enviarán equipos a las casas de los concursantes para emitir en directo su subidón cuando se les notifique el premio. Claro que también habrá que ver las caras de los que no ganan nada.

Javier Estrada (Al pie de la letra), conducirá una gala los sábados en prime time en la que podremos ver el show, pero los aspirantes a hacerse con el millón de euros tendrán que mandar SMS a la cadena respondiendo algunas preguntas para “comprar” su participación en el sorteo durante toda la semana. El viernes la cadena sabrá quiénes son los cinco finalistas y a lo largo del sábado irá dando pistas en televisión de en qué ciudades residen los aspirantes a través de conexiones en directo, para que la gente se quede en casa. La gala del sábado empezará con las conexiones con los reporteros que estarán apostados a las puertas de los domicilios de los concursantes, que se supone que estarán en casa pero no sabrán que son los elegidos. Tocarán al timbre, les harán una prueba que sólo pasarán dos finalistas y el público, teléfono en mano, elegirá al ganador, a quien se le comunicará la noticia y podremos ver cómo se vuelve loco de alegría.

Parece una locura, ¿verdad? Reporteros, SMS, pruebas en el domicilio por sorpresa, un millón de euros, alegría…,. Es lo que se ha dado en llamar un reality show positivo y está supervisado por Roberto Ontiveros, el señor que trajo Gran Hermano a este país. La idea nace en el laboratorio de ideas de la cadena y está producido por Mediapro. Sinceramente, me parece un bombazo. Nos pueden gustar más o menos los realities pero esta propuesta tiene todos los números para funcionar por varios motivos: extiende la participación a todo el mundo, no exige grandes cosas a los aspirantes, el premio es enorme, el hecho de tener que contestar preguntas y de mantener a los concursantes en secreto hasta el final genera fidelización, y las imágenes de los ganadores de la lotería son de las más vistas cada Navidad.

Respecto a la cadena, con esta propuesta generan una nueva forma de exposición televisiva muy pero que muy rentable. El programa final, la gala, será como un España Directo, por ejemplo, con conexiones pero vestidas de largo y mucha fanfarria. Barato, barato. Que a lo largo de la semana se lancen preguntas y mensajes diseminados por la parrilla es una manera de mantener al espectador atento a la cadena sin necesidad de tener a un ex-concursante de algo dando tumbos por los platós. Barato, barato. Además se hincharán los bolsillos a base de bien con el televoto. Rentable, rentable.

Vamos, que creo que han dado en el clavo. Para que luego digan que está todo inventado.

12 diciembre 2008 at 07:47 15 comentarios


Teleadicta sin remedio

"La tele que me parió" es un blog sobre televisión, sobre cómo la vemos y sobre cómo la hacen. Sólo es televisión pero me gusta y aquí encontrarás una entrada diaria de mis delirios catódicos de espectadora irredenta.

Si te suscribes recibirás las actualizaciones del blog en tu correo electrónico.

Únete a otros 99 seguidores



Seguir a Ruth en Twitter

Puedes escucharme en La caja de spoilers

Bloguzz

bannerB&W

Han pasado por aquí

  • 2.255.098 televidentes

Están mirando esta tele…


A %d blogueros les gusta esto: