Posts tagged ‘Internet’

Messenger: anuncios por países

Sí, por lo visto hay diferencias y yo no me lo esperaba. Las diferencias están tanto en la forma como en el contenido y hay algunas que no sé explicar, no las entiendo. A ver si vosotros podéis echarme un cable.

El genérico. Es curioso porque le dan un enfoque hacia el entorno laboral, como intentando hacer que el Messenger entre en la empresa pero, qué va, ya quisiéramos los trabajadores que nos dejasen chatear en el curro. ¡Si hay gente que no puede ni usar Twitter!

El español: Sea como sea, gente joven conectada. Hay muchas versiones de diferentes compañías pero al final de lo que se trata es de eso, de reforzar el todo social de la aplicación.

El de Perú: Muy gracioso, o a mí me lo ha parecido. Aquí lo que hacen es trasladar el entorno doméstico, el ordenador de toda la vida, con el móvil, y para eso usan el “tucutín”.

El de Chile: ¿Qué pasa? ¿Qué el Messenger en Chile no hace “tucutín”? Porque con lo efectivo que es el anuncio anterior este queda un poco pobre, ¿no os parece?

El de Colombia: Aquí supongo que lo que pasa es que la telefonía móvil funciona de manera diferente, pero que hagan un anuncio con la explicación se las trae.

Al final, todo se resume en conectar a gente joven y mira que he mirado y mirado, pero las versiones de chicas guapas, chicas de compras y demás son muy similares siempre. Me habría gustado encontrar algún anuncio de Messenger con gente más mayor pero ya se sabe, el público objetivo es el público objetivo.

21 noviembre 2010 at 07:53 5 comentarios

Anuncios y tecnología: la extraña pareja

El viernes vi La red social y hoy me ha apetecido hacer una entrada con anuncios relacionados con la tecnología. Es un segmento interesante porque la publicidad para los geeks es específica, con un nivel de sentido del humor considerable y con unas referencias únicas. Suele ir asociada a la viralidad del propio lenguaje y de Internet, eso ya le da un toque diferente, y no suele transmitir los mensajes de una manera convencional con lo que la mayoría de las veces esta publicidad termina siendo muy original. Por otro lado tenemos los anuncios que tiran de elementos tecnológicos de diferentes maneras para llegar al público que les interesa, o intentarlo. En estos casos sí que prima lo convencional y lo tecnológico es un gancho como cualquier otro. Buscad las diferencias.

Mac vs PC: Soy tan fan de esta serie de anuncios que os los he puesto todos, diez minutos de vídeo, porque no sabría cuál elegir (no hace falta que los veáis todos). Para mí el acierto reside en presentar a los dos personajes de forma simpática y entrañable, comparando los elementos de uno y otro sistema de una forma muy cordial pero con un resultado muy efectivo. La falta de agresividad es la clave.

La patata: Este anuncio es una respuesta del Opera a éste otro vídeo de Chrome. Opera y Chrome son dos navegadores y aunque Opera no habrá conseguido aumentar mucho su cuota de mercado después de esto, lo cierto es que su imagen se ha visto mejorada a juzgar por el número de reproducciones del vídeo. Las señas de identidad están claras: sentido del humor, referencia a otro producto de la competencia, estética muy concreta. Si veis el vídeo en YouTube podéis leer la transcripción interactiva en castellano.

No es tecnología, es lo que hagas con ella: La palabra “tecnología” sigue sin ser muy popular para el grueso de los consumidores, suele asociarse a cosas complicadas y poco prácticas. El anuncio de este teléfono quiere desterrar ese falso mito y enseña cómo con un funcionamiento sencillo se pueden hacer cosas complejas e interesantes. Creo que el mensaje está más que conseguido.

Robertus: Éste es un ejemplo de tecnología para el gran público. El mensaje tiene aspectos concretos de Facebook pero están tan explicados que permite su comprensión a todo tipo de público, sobre todo a padres que tienen hijos que aspiran a pegarse la vida padre con una beca de estas. A mí estos anuncios me caen gordos, la verdad, por su marcado carácter publicitario, pero ahí entramos en esa falta de esa especificidad que valoraba antes.

Bienvenidos: Ésta es la muestra de una publicidad convencional disfrazada de tecnología. Ojo, que los japoneses están cantando el Bienvenidos de Miguel Ríos en japonés. ¿Alguien se cree esta pamplina de compararnos con la velocidad de Internet de Japón? Seguro que sí. Lo más gracioso es que no hay comparativa de precios. Con un anuncio así a un geek no se la cuelan, seguro.

Fan de ti: Y termino con el que para mí es el peor resultado de todos. “Ser fan de algo” debe su relevancia a la jerga de Facebook. Hasta hace un tiempo si te gustaba una peli, un libro, un personaje…, podías hacerte fan. Cuando cambiaron el botón “Hazte fan” por el botón “Me gusta” la gente protestó mucho y, de hecho, se sigue usando la expresión de “ser fan” para decir que algo nos gusta mucho. Con este anuncio, ¿creen que podrán atraer compradores del segmento tecnológico a sus hipermercados? Y ojo, que no son los únicos, con la misma idea nos han presentado a los fans de Catalunya. La comunicación en estos casos me parece demasiado unidireccional, muy concreta y poco práctica.

En pocas temáticas como en la tecnológica se da un grado tan alto de especificación con referencias tan concretas que pasan inadvertidas para mucha gente o, peor, que no son entendidas por muchos espectadores. Por otro lado, los anuncios que usan la tecnología pueden resultar ridículos para los geek y no sé si terminan de llegarle al gran público. Pese a esto se sigue invirtiendo dinero en esta publicidad cosa que demuestra que, queramos o no, los anuncios van a existir siempre y que se sigue buscando la fórmula perfecta. Aún es pronto porque, por ejemplo, Facebook es joven (nació en 2003), así que creo que lo mejor está por llegar.

17 octubre 2010 at 09:26 10 comentarios

Qué nos escupe la televisión

He visto este vídeo aquí y me ha parecido una buena manera de reflexionar acerca de la televisión como medio de comunicación, que es lo que se supone que en parte debería de ser. Digo en parte porque no podemos cargarnos el entretenimiento de golpe y porrazo, pero no estaría mal que la balanza se equilibrase un poco. La autora es Beth Fulton y el poema está inspirado en un texto de Todd Alcott.

Si habéis visto el vídeo habréis recibido una descarga de mensajes aturdidores, exigentes, que constantemente llaman nuestra atención para que no despeguemos los ojos de la pantalla. ¿Qué nos dice? Nada, sólo que miremos. Y de eso se trata la mayor parte de las veces, de que estemos atentos a nada en concreto. Así pensamos menos y no hacemos otras cosas que podrían resultar más edificantes, comprometidas y, por lo tanto, peligrosas para el “control de las mentalidades”. Antes existían las iglesias y ahora tenemos la televisión.

No se trata de meterlo todo en un mismo saco pero tampoco puedo liarme a distinguir ahora. Lo cierto es que desde el desarrollo de la televisión como espectáculo constante hay pocas cosas que podamos creernos. Muchas veces nos quejamos de los programas de tarde y pocas veces tenemos oportunidad de ver cómo un informativo pierde el norte. No es cuestión de ideologías, se trata más bien de hacer un espectáculo absolutamente de todo para que, al final, la información en sí sea lo menos relevante y que sólo destaque la manera en la que se hacen las cosas. Estamos tan acostumbrados que a veces ya ni nos damos cuenta.

Haciendo memoria creo que podemos situar la emisión en directo de los atentados del 11-S como disparo de salida. Los índices de audiencia que se alcanzaron ese día removieron cielo y tierra. El motivo, entonces, era real. En la actualidad, vivimos en una especie de “show de Truman” y muchos conflictos, informaciones, reportajes…, vienen fabricados para llamar la atención. Invitados pagados, vídeos manipulados, locuciones interesadas…,. Hasta la polémica es un género inventado y todos tratan de hacer virales en televisión como podemos verlos en Internet. A veces la relación es recíproca.

¿No habéis pensado que lo de Manolo Lama le ha venido muy bien a Cuatro? Yo sí. Seré una malpensada pero saben perfectamente que en un par de días el asunto estará olvidado y, mientras tanto, han generado tráfico a su web y habrán tenido unas buenas audiencias en el informativo (a la hora en la que escribo esto no han salido las audiencias todavía). Esa es otra de las influencias de Internet: lo efímero de la actualidad. Con la prensa escrita las noticias duraban al menos un día. Hoy ya no llega a tanto y la televisión se beneficia de ello.

Es una pena, la televisión es un medio maravilloso y yo quiero pensar que no está todo perdido pero sí es cierto que a veces da la sensación de que nos quieren hacer comulgar con ruedas de molino. Eso habría funcionado hace apenas un par de años pero ahora, con la generalización de Internet, el asunto se les complica. Cuanto más avanza Internet, más se estropea la televisión convencional. La multiplataforma debería de ser una oportunidad de negocio y no una amenaza. Cuando se den cuenta será demasiado tarde.

14 mayo 2010 at 08:53 8 comentarios

Internet complementa a la estrella de la tele

Mira que les ha costado a las cadenas darle importancia a sus sitios en Internet. Van con mucho retraso, no hay más que ver las fechas de creación de sus canales en YouTube, por ejemplo, y a pesar de ser conscientes, o eso dicen, de que hay espectadores al otro lado del ordenador, siguen intentando controlar de alguna manera la incontrolable, en lugar de participar en el crecimiento.

Dicen en esta noticia que todas las cadenas quieren satisfacer la demanda de Internet, sobre todo cuando han sido los propios anunciantes los que demandan ese medio para su publicidad (que los espectadores lo demandásemos era lo de menos). A partir de ahí empiezan a trabajar para tener sus propios espacios en la red. Vale, de acuerdo, todos tienen ya su web, unas mejores que otras. Desde mi punto de vista, no dejan de ser meros escaparates y aún tienen que trabajar mucho para que los internautas televidentes sepamos que, efectivamente, contamos para algo.

Buenafuente, en su programa desde le aire, llevó de público a sus seguidores en Twitter; los de Sé lo que hicisteis… usan un poco a la gente de Internet; Antena 3 preestrena sus series en su web, con calidad y en un único archivo (fueron los primeros en hacer esto con Los hombres de Paco); Telecinco genera contenidos y programas exclusivos para la web…,. Vale, todo muy bonito, pero me sabe a poco.

Yo lo que quiero es poder compartir esos contenidos. Si cuelgan un vídeo en una web, que yo pueda cogerlo y ponerlo en mi blog rápidamente, sin tener que hacer la trampa de descargármelo en el ordenador y volverlo a subir a YouTube otra vez. Quiero ver las series y programas del tirón, sin tener que ir dándole al play a un número incontable de archivos para ver un programa completo. Quiero que si veo algo por la noche, en el prime time, a la mañana siguiente ya esté en la web para poder recomendarlo, compartirlo, criticarlo…,. Quiero que si pido un vídeo, lo suban (los de Cuatro lo hicieron, muy majos ellos). Quiero que dejen de confiar en Facebook Connect, que es la herramienta para chatear en directo mientras vemos un programa, y que se favorezca más la relación entre el espectador y el programa, y no sólo entre los espectadores. Quiero que dejen de pensar en Internet como una pantalla más y vean en ella una posibilidad de crecimiento de la televisión.

La vinculación de televisión y el televisor es un concepto reduccionista y simplista. La televisión también es Qué vida más triste o el éxito de Muchachada Nuí. La pantalla de los ordenadores se parece mucho a la pantalla de un televisor convencional (no hablo de los plasmas estratosféricos), y en ella se puede disfrutar de la programación como si cualquier cosa, añadiéndole otros alicientes. No compitan con Internet, emitan en Internet como hay que hacerlo, sin restricciones, sin miedo a las explotaciones de autor y temblando por los derechos. Si alguien vulnera sus derechos de propiedad, lo sabrán y podrán actuar en consecuencia. Dejen que los demás disfrutemos de la experiencia en toda la plenitud posible. ¿Acaso no han convivido siempre con la idea de que había gente que en casa grababa sus programas en vídeo? El de Internet es otro paso más que tendrán que dar. Déjense de reservas.

14 octubre 2009 at 08:23 7 comentarios


Teleadicta sin remedio

"La tele que me parió" es un blog sobre televisión, sobre cómo la vemos y sobre cómo la hacen. Sólo es televisión pero me gusta y aquí encontrarás una entrada diaria de mis delirios catódicos de espectadora irredenta.

Si te suscribes recibirás las actualizaciones del blog en tu correo electrónico.

Únete a otros 99 seguidores



Seguir a Ruth en Twitter

Puedes escucharme en La caja de spoilers

Bloguzz

bannerB&W

Han pasado por aquí

  • 2.256.220 televidentes

Están mirando esta tele…


A %d blogueros les gusta esto: