Posts tagged ‘20P’

‘Elígeme’ y ’20P’, vaya mimbres para un cesto

Ayer Cuatro estrenó las dos apuestas que van a revolucionar sus tardes (o eso les gustaría a ellos): Elígeme, un programa de citas presentado por Carlos Baute, y 20P, un concurso de pistas presentado por Josep Lobató. Lo más importante que creo que se puede decir de esta combinación es que ni en sueños conseguirán hacer un bloque homogéneo con esta propuesta, que es lo que les interesaría.

Lo más lamentable de Elígeme fue ver como diferentes chicas le tiraban los tejos a Carlos Baute delante del chico que iba a buscar novia, que ponía cara de poker y aguantaba el tirón. Carlos Baute llegó a decirle a una: “No digas eso”, cuando ella comentó que a su lado cualquier aspirante parecía poca cosa. Señoritas varias, Baute no entra en el lote, que lo sepáis. Al pobre se le notó un poco anquilosado pero supongo que con el tiempo, si es que este programa lo tiene, conseguirá soltarse. Respecto a las citas, no es mejor la cantidad que la calidad. En Elígeme hay obervooking overbooking, muchas caras y poco tiempo, casi no se propicia el diálogo, y todos dicen la misma sarta de tópicos y de estupideces. Después el señor se va con una de las señoritas. ¿Y ya está? ¿Eso es todo? Veo en su web que hay una empresa de búsqueda de parejas metida en el ajo y claro, así cualquiera produce un programa de estos, sin chicha ni “limoná”, pero qué importa, pagan otros. Es una especie de anuncio disfrazado.

20P tiene cosas buenas, como concurso es pasable y aunque no es el reto del siglo sí que puede ser entretenido intentar averiguar la palabra en cuestión. Tendrían que mejorar en ritmo y para mi gusto les falta coger fluidez en el guión porque las conversaciones entre Lobató, Carlos Blanco y la máquina tenían guiones aceptables pero estuvieron fatal ejecutados. Y así llegamos a la parte mala. Carlos Blanco puede ser un cerebrito, sabrá chino mandarín y física cuántica, pero como presentador es un atropello, le falta espontaneidad y, sobre todo, naturalidad. Lobató parece que vaya a decir de un momento a otro:”¡¡Dame money, money!!”, se lo comen los nervios y tampoco domina los ritmos y pausas televisivas. Y la máquina está bien, es impertinente y tiene su gracia, pero no le veo sentido a que la hayan puesto ahí.

En mi humilde opinión, yo creo que hay un fallo de planteamiento. La presencia de Carlos Blanco nos asegura que buscan transmitir cierto rigor, pero la máquina, que como decía Javi Moya está inspirada en la Eve de WALL·E, se nota que es más falsa que un duro de tres pesetas. En Saber y ganar, por ejemplo, el sabio es una voz en off, y funciona. Yo habría optado por poner a un presentador relacionado con los concursos culturales (Constantino Romero les dijo que no, pero Cuatro tiene en nómina a Luis Larrodera, como nos recordó Gromland), y los sabios podrían haber sido cualesquiera otros, o podrían no aparecer, pero cómo vamos a creernos esas diatribas mal interpretadas entre Carlos Blanco y Pe, la máquina. Si de lo que se trata es de transmitir verosimilitud, creo que se han equivocado.

Y el conjunto, como decía al principio, es surrealista. ¿Qué pueden tener en común los espectadores de Fama, con los de Elígeme, con los de 20P, y con los de Password? Si de lo que se trata es de tener al espectador enganchado al canal el máximo de tiempo posible, creo que esta oferta no es la más adecuada. Yo era feliz con El encantador de perros, Password y Estas no son las noticias, y no aspiro que hagan tele sólo para mí, pero la nueva oferta me parece que mezcla churras con merinas, que no ofrece una variedad equilibrada entre ficción, reality y concurso y en ella no hay ni un gramo de actualidad. Me parece que esta combinación, como aquella otra de Visto y oído más Fifty Fifty, es más una búsqueda de la audiencia ajena que una programación hecha para la audiencia que tienen. Y que nadie insinúe que estoy diciendo que Cuatro busca parecerse a Telecinco, jamás se me ocurriría semejante idea.

31 marzo 2009 at 08:20 16 comentarios

Nuevos concursos para liderar las tardes

Manos a la obra se han puesto Telecinco y Cuatro para introducir mejoras en sus tardes, y lo han hecho una mirándose en la otra, como en dos espejos, para sacar cada una lo mejor de la competencia.

16:45 h. Guerra de sesos (Telecinco).

Tienen a bien llamarlo “concur-show”, se enfrentarán equipos de hombres contra mujeres para demostrar que conocen bien al otro sexo, habrá preguntas de calle realizadas por Almudena Cid y el programa está presentado por Jesús Vázquez. La productora es 7 y acción o, lo que es lo mismo, Pablo Motos y Jorge Salvador que para esto se han pasado al lado oscuro. En fin, es un programa de entretenimiento y no aspira al rigor, pero a mí no terminan de divertirme los estereotipos.

17:45 h. Elígeme (Cuatro).

Un dating show o, lo que es lo mismo, un programa de citas que tiene más aspecto de concurso que el de Telecinco, aunque en el fondo sea lo mismo. Más hombres y mujeres luchando a brazo partido para llevarse el gato al agua.

18:35 h. 20P (Cuatro).

El concurso presentado por Josep Lobató y Carlos Blanco. Aquí será el hombre contra la máquina (entiendo que por “hombre” quieren decir “ser humano”). La máquina se llama Pe y no, no es por Penélope Cruz, es por la “p” de pregunta que va en el título del programa. Yo creo que lo que tendrían que haber hecho es dejar Password donde estaba, que desde que lo han cambiado de horario no levanta cabeza y no creo que 20P ayude a mejorar la situación.

Está claro que después de una época en la que las series parecían la solución a todos los problemas, el intentar posicionar nuevos concursos es un cambio de estrategia relevante en cuanto a las tardes. Cuatro y Telecinco apuestan claramente por el entretenimiento en detrimento de la ficción pura y dura. Veremos cuánto les dura la intención. Como en una semana no vean resultados me temo que tendrán que volver a hacer cambios. Apenas les quedan ya palos por tocar así que como no prueben con los documentales…,.

30 marzo 2009 at 08:22 16 comentarios

Constantino Romero ve peligrar su trono

Toda una generación, la mía, que ya paso cómodamente de los treinta, tenemos en Constantino Romero al referente cultural por antonomasia (siempre quise usar este palabro desde que se lo escuché a los habitantes del pueblo de Amanece, que no es poco). Quizá no sea un sabio de verdad, un ratón de biblioteca al uso, pero en televisión importa poco la verdad y mucho la verosimilitud y Constantino Romero ha sido el sabio más verosimil que hemos tenido.

Su presentación de El tiempo es oro en Televisión Española le valió ganarse una fama de señor culto y letrado que ni el paso del tiempo ni la presentación de concursos de otro estilo han conseguido esquilmar. Es el rey de los concursos culturales, y punto. O era.

Si hace unas semanas comentábamos que iba a acompañar a Josep Lobató en 20Q, concurso ahora llamado 20P (question / pregunta), en las tardes de Cuatro, ahora nos encontramos con que no, que por lo que parece Constantino se ha bajado del carro argumentando agotamiento (quizá huya del encasillamiento), y el sustituto ya campa a sus anchas por la cadena. No es otro que Carlos Blanco, el repelente niño prodigio de Crónicas Marcianas que hizo prácticas en El gran Quiz.

A ver, que Carlos Blanco es un superdotado de verdad, de eso no hay duda, pero es peor presentador que Constantino Romero, al César lo que es del César. Dicen de Constantino que tiene un carácter endemoniado y que hace gala constante de su mal humor. Me da igual, cuando se pone al frente de un programa todo eso se queda fuera y él tiene el carácter y la presencia ideales para este tipo de formatos. De Carlos Blanco dicen que es más majo que las pesetas y un tipo divertido, pero frente a la cámara tiene un retintín que me saca de quicio, pero el hombre va teniendo presencia poco a poco.

Así que Constantino, si me lees, ¡¡cuidado!! Carlos Blanco seguramente sea el sabio de otra generación distinta a la mía y no está la tele para ir dejando pasar oportunidades. Claro que cada uno es muy libre de dedicarse a lo que le dé la gana y Romero tiene facetas a patadas y puede desarrollarse en campos muy diferentes pero, qué caray, yo le hecho de menos, y no me hace gracia que nadie le quite la corona de “Rey de los concursos culturales”. Como Carlos Balnco engorde unos quilos y se le agrave la voz, Constantino Romero estará perdido.

21 marzo 2009 at 08:41 12 comentarios


Teleadicta sin remedio

"La tele que me parió" es un blog sobre televisión, sobre cómo la vemos y sobre cómo la hacen. Sólo es televisión pero me gusta y aquí encontrarás una entrada diaria de mis delirios catódicos de espectadora irredenta.

Si te suscribes recibirás las actualizaciones del blog en tu correo electrónico.

Únete a otros 99 seguidores



Seguir a Ruth en Twitter

Puedes escucharme en La caja de spoilers

Bloguzz

bannerB&W

Han pasado por aquí

  • 2.260.822 televidentes

Están mirando esta tele…


A %d blogueros les gusta esto: