En publicidad, hay que llevar gafas

11 enero 2009 at 15:01 11 comentarios

regafas
El otro día llegó a mi casa el catálogo que podéis ver arriba. Ingenioso, ¿no? Y eso me hizo pensar en la difícil tarea que tienen los publicistas a la hora de vender gafas porque, queramos o no y aunque suene a paradoja, las gafas están mal vistas. Yo las llevo desde tiempos inmemoriales, primero sólo para leer y ahora a diario, y hay miles de motivos que hacen que uno tenga ganas de espanzurrarlas contra el suelo. Los engorros son cuestión de gustos. Para mí lo peor es tener que alternar las convencionales con las de sol, también graduadas, mientras conduzco. Es un martirio y la DGT nunca dice nada al respecto. Fumar o hablar por el móvil es peligroso, pero intentar cambiarte las gafas porque hace mucho sol y no ves nada es de suicidio.

Pero los publicistas suelen tener mucha vista para estos menesteres (es el último juego de palabras, lo prometo), y saben hacer que llevar gafas sea sinónimo de un mundo mejor, tanto para los que las llevamos como para los demás. Aquí el spot que ha inspirado esta entrada:

El anuncio es de Garlic Films y está dirigido por Marcelo Burgos. Así que ya sabéis, las gafas pueden sentar muy bien a vuestra pareja. Yo, de hecho, estoy mucho mejor con gafas. El secreto, en realidad, es a la inversa: después de tanto tiempo llevándolas, cuando se me olvida ponérmelas, que alguna vez que otra me ha pasado, la gente me dice que estoy rara. Yo las llamo “mi antifaz”.

Otra visión de un mundo mejor protagonizada por mi adorada Betty. Esta promo me pone la pilas porque sus gafas se parecen a las mías. ¡Cómo me gustaría ser como ella!

Pero no es oro todo lo que reluce. Aquí tenéis dos ejemplos del maravilloso mundo de las gafas relacionado con el componente sexual, que también tiene su aquel.

Y para terminar, dos notas de humor. El primero es previsible, lo sé, pero a ver quién se arriesga a llevar las gafas puestas en la playa, con el peligro que tienen de romperse, de llenarse de arena y demás. El segundo se lo debemos al insigne Nacho Vigalondo y fue unos de los anuncios que marcó época en su tiempo.

Así que ya sabéis, amiguitos, si alguien lleva gafas, pensad cómo estaría sin ellas, qué sería capaz de hacer (o de no hacer), y reflexionad sobre cómo os vería si no las llevara puestas. Lo que dan de sí un par de cristales y una montura. ¡Y que nadie me hable de lentillas, que eso es pasarse al enemigo!

Anuncios

Entry filed under: Ficción internacional, Humor, Publicidad, Serie, Televisión. Tags: , , , , , .

Rico al instante, los peligros del directo Semana de estrenos y contraprogramaciones

11 comentarios Add your own

  • 1. TELEpatético  |  11 enero 2009 en 15:40

    Cuando estudié Publicidad, mi profesor de Creatividad nos prohibió hacer anuncios de gafas porque decía que era uno de los sectores donde más libertad creativa se había dejado y más se había desarrollado el humor y era prácticamente imposible superarlos. Te faltan algunos míticos pero sí… muy bien elegidos los vídeos.

    Responder
  • 2. Doctora  |  11 enero 2009 en 15:52

    Conozco muchas chicas que ven el llevar gafas como un defecto físico a la altura del sobrepeso o la calvicie.A mi me parece la cosa más natural del mundo y me encanta llevar gafas de sol siempre que puedo (aunque no hay que abusar,como hace Hyde en “Aquellos maravillosos 70”).

    Responder
  • 3. almoraima  |  11 enero 2009 en 16:58

    A mí me gusta mucho el de el príncipe, no recuerdo de que empresa de gafas es. Yo llevo gafas y me encanta, jajaja, de hecho no me pienso operar ni poner lentijjas. Yo soy yo, con gafas, jejeje. El tema de las gafas es que se ha pasado de ser una “tara”, típico de empollones y del que más collejas se llevaba en clase, a ser un complemento más. Y eso ha sido gracias a la publicidad. Antes, cuando yo era niña, era un trauma que te pusieran gafas, ahora es chic y es un complemento más, como el bolso o los pendientes. A principios de los 90, cuando estaba en el instituto, hubo un boom de las gafas de pasta, y tenía compañeras que iban al oftalmólogo a ver si les ponían gafas. Todo eso cuando se habían tirado la infancia llamándonos gafotas, cuatro ojos y demás. Con una buena campaña de publicidad hasta llevar corrector dental o un ojo de cristal va a ser fashion.

    Responder
  • 4. Alessan  |  11 enero 2009 en 17:17

    En los 80 llevar gafas era un estigma, ya podías ser Lorenzo Lamas con gafas que eras feo para todo el mundo. Pero como dice almoraima hoy en día es un complemento como otro cualquiera.
    Eso si, para trabajar llevar gafas sigue siendo un enorme handicap sobre todo en materia de seguridad. No hacen gafas protectoras adecuadas para llevar las normales debajo, y para que te hagan unas especiales tienes que remover el infierno, y si hablamos de las mascarillas…

    Responder
  • 5. fon_lost  |  11 enero 2009 en 19:08

    siempre he pensado que las gafas, a parte de dar un aspecto intelecutal que siempre es sexy, hacen más guapa a la gente. también es verdad que influye mucho el ver a una persona muchoo tiempo con gafas y después verlas sin ella.

    Responder
  • 6. Ruth  |  11 enero 2009 en 19:52

    TELEPATÉTICO: ¡¡Hay que atreverse!! Seguro que quedan montones de cosas por hacer.

    DOCTORA: A mí me revienta lo de las gafas de sol por lo dicho, porque si entro a un sitio tengo que ponerme las otras, si salgo volvérmelas a cambiar. Es un rollo.

    ALMORAIMA: Pero es que las gafas de los ochenta y de los noventa (menos), eran tan horrendas que nos merecíamos todos los capones habidos y por haber 😆 .

    ALESSAN: ¡¡Cierto!! ¿Y las cámaras de fotos? Las réflex son fantásticas pero hacer una foto mirando por el visor y con gafas es traumático 🙂 .

    FON_LOST: Yo soy sexy e inteligente, eso es cierto 😆 .

    Responder
  • 7. cotillera profesional  |  11 enero 2009 en 20:47

    Me encanta el anuncio de pierce brosnan (mas que nada porque soy una fan de el desde remington steele, ay este hombre me ha robado el corazon), si lo del anuncio fuera verdad, me iba ahora mismo corriendo a una optica y le compraba unas gafas a mi novio, aunque no las necesite.

    Responder
  • 8. Ruth  |  12 enero 2009 en 09:49

    COTILLERA PROFESIONAL: Jajjajjjjaaaaa. Cualquiera haría lo mismo con tal de tener a Pierce cerquita 😆 .

    Responder
  • 9. Lila Ortega  |  12 enero 2009 en 18:27

    jajaja fantásticos vídeos y como me siento tan divertida en tu blog, te anuncio una propuesta que te enviaré al mail y que seguro no te deja indiferente!!! parezco una de las presentadoras del dichoso programita de ser millonarios jajajaja sólo que a mi no me darás calabazas jajaja
    me encanta tu blog!

    Responder
  • 10. eldiariodeamanda  |  12 enero 2009 en 19:09

    Yo son mis gaficas …no seria nadie…

    Besos,

    Amanda

    Responder
  • 11. Ruth  |  12 enero 2009 en 20:37

    LILA: Ya he recibido tu tentadora propuesta y lo estoy pensando. Ya te contaré 😉 .

    AMADA: Dí que sí. A mí me pasa lo mismo.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


Teleadicta sin remedio

"La tele que me parió" es un blog sobre televisión, sobre cómo la vemos y sobre cómo la hacen. Sólo es televisión pero me gusta y aquí encontrarás una entrada diaria de mis delirios catódicos de espectadora irredenta.

Si te suscribes recibirás las actualizaciones del blog en tu correo electrónico.

Únete a otros 99 seguidores



Seguir a Ruth en Twitter

Puedes escucharme en La caja de spoilers

Bloguzz

bannerB&W

Han pasado por aquí

  • 2,198,447 televidentes

Están mirando esta tele…


A %d blogueros les gusta esto: