No me gustó Desnudas

22 abril 2007 at 11:27 15 comentarios

Ya expresé mis reservas sobre este programa hace días en otra entrada, y ahora ya puedo confirmar que el programa, que se estrenó el viernes, no me gustó.

Puntos en contra:

  • El presentador, Juanjo Oliva, que actúa de sexicólogo y se pasa el rato sobando a la participante para subirle la autoestima. Es MUY raro.
  • Las cantidades ingentes de publicidad encubierta: las tiendas a las que van, el lote de productos de belleza de regalo,…
  • Los clips de consejos para escoger ropa que te siente bien están ilustrados con imágenes de ¡¡desfiles de modelos!! Pero, ¿no es un programa para la mujer normal?
  • Los colaboradores son una pandilla de pijos perfectos. La peor, la corsetera, que le estrujó las tetas a la participante y le pegó unas buenas tortas en las cartucheras al tiempo que emitía un grito de guerra que, más o menos, decía: «Esto es lo que hay que esconder».

En resumen, es un programa que pretende enseñar a la mujer a sacar partido de su cuerpo y a ocultar sus defectos y, para ello, repiten todo el rato cuáles son los defectos, qué le sienta mal y le dicen sin parar que es una mujer guapísima y preciosa. Claro, que digo yo, cuando después del programa una vuelve a su casa y se reencuentra con su propia vida, ¿cuánto te puede durar la «energía positiva»?

Entry filed under: Cuatro, Personajes, Televisión. Tags: .

TV Giant La que se avecina. Opinión.

15 comentarios Add your own

  • 1. lidia  |  22 abril 2007 a las 13:47

    ¡Que manera de sobar a la pobre chica!
    No lo entiendo, si voy allí con mis complejos y empiezan a sobarme gente totalmente desconocida, salgo de allí corriendo.
    No creo que sea bueno para la autoestima.
    En fin otro programa que no me convence.
    BESOS

    Responder
  • 2. David I  |  22 abril 2007 a las 15:53

    Secundo la moción.
    Pues eso, que era lo que parecía. Lo de «sexicólogo» me mola bastante.
    Por cierto, para raro, raro, el peluquero/ estilista que creo que se llamaba Juan.
    En fin, esto es lo que le pasa a cuatro por querer ser tan políticamente correctos. Que hay que ser más políticos y menos correctos …

    Responder
  • 3. mdelgado  |  22 abril 2007 a las 17:26

    Así es la tv del 2007.

    http://www.migueldelgado.info

    Responder
  • 4. Ruth  |  22 abril 2007 a las 21:30

    LIDIA: No te imagino con la corsetera. Esa Sargento de Hierro en su lucha contra la celulitis. Yo también le partiría la cara.
    DAVID: Cierto, los de Cuatro a veces se pasan de «guays».
    MDELGADO: Ahora este ya es un blog de tele en condiciones, con publicidad y todo. Gracias por poner tu anuncio.

    Responder
  • 5. Tamaruca  |  22 abril 2007 a las 23:55

    Estoy hasta las narices de que algunos, los dioses supraterrenales dueños del bien y del mal, lo bonito y lo feo, la guapura y la fealdad decidan lo que es un «defecto»
    Pues miren, a mi me encantan rasgos físicos como narices grandes, cicatrices o piernas garrosas, me hacen una gracia terrible de siempre. Es más, se dirían que me dan morbo.
    Me importaría un pito parecerle guapa a ese presentador etéreo o a perico de los palotes, me llena que mis amigos, mi familia o las personas que me conocen bien me encuentren estupenda, así tal cual soy, despeinada y desgarbada, sin arregla, sin sacarme partido ni leches, tal cual me levanto por las mañanas.
    En fin, que tengo un día terrible hoy y en elgún momento perdí la diplomacia, sorry…
    Un besico defectuoso pero con mucho mucho cariño, mmua!! :*

    Responder
  • 6. Ruth  |  23 abril 2007 a las 09:02

    TAM: Es que deberían enseñarnos a aceptarnos como somos, en lugar de andar escondiendo cosas y tapando partes del cuerpo, pero es que eso no se lleva.

    Responder
  • 7. Víbora  |  23 abril 2007 a las 10:49

    RUTH: No es que no se lleve, es que no dá dinero. Si todos aprendiésemos a vivir con nuestro físico y nuestras limitaciones. A soportar los esfuerzos que supone una dieta para volver a un peso equilibrado, mucha gente dejaría de ganar un pastón, comenzando por la tele.

    TAM: Si fueses a cambio radical, su única opción sería pasarte por encima una desmotadora, porque lo que es mejorarte no podrían.

    Responder
  • 8. Tamaruca  |  23 abril 2007 a las 21:25

    Eso es un piropo y lo demás tonterías, ¡guapo! xD

    Responder
  • 9. Josmachine  |  23 abril 2007 a las 22:22

    Estoy totalmente convecido que un programa semejante lo único que consigue es que la gente susceptible a los «complejos» descubra otros nuevos que antes no tenían.

    Nadie es perfecto, NADIE, y menos físicamente. Yo tengo la suerte de estar casado con una mujer guapa por fuera y de una belleza inconmesurable por dentro.

    Estos programas me la tocan (por dentro y por fuera).

    Besos, amor.

    Responder
  • 10. Ruth  |  23 abril 2007 a las 22:50

    VÍBORA: Qué razón tienes. La normalidad no está muy cotizada.
    TAM: No te quejarás, ¿eh?
    JOS: ¡¡Qué bonito!! Sólo puedo decir que te amoooooo.

    Responder
  • 11. Negra Murguera  |  24 abril 2007 a las 00:00

    Ahhhhhhh yo me re enamoré del Juanjo ese! (y anoche hablando con mi cuñada me dijo que tambien)
    Me pareció re dulce.

    No se de cuanto servira el programa, ni que hará esa chica (QUE TENIA 2 AÑOS MENOS QUE YO!!!!) cuando vuelva a su vida real, pero si le sirvió para sentirse bien aunque sea durante 10 minutos, creo que vale la pena.

    Responder
  • 12. Ruth  |  24 abril 2007 a las 22:57

    NEGRA: ¿Dónde está el límite entre lo dulce y lo empalagoso? A los diabéticos les dará una subida de azúcar viendo a este tipo.

    Responder
  • 13. Terapia de pareja, qué horror « La tele que me parió  |  8 noviembre 2007 a las 08:21

    […] Otro ejemplo claro de este síndrome agudo de terapeutas enfermos de fama es el de Juanjo Oliva en Desnudas (Cuatro), programa que tuvo una corta […]

    Responder
  • 14. Jesus  |  8 noviembre 2007 a las 10:41

    Juas, Otro programa que se lleva haciendo desde hace tiempo en Inglaterra. Viva la globalización!!!!. Por cierto, menudo soseras este «presentador?» «conductor?» «asesor?». El de inglaterra es una flor, una mariposa con mucha más gracia. Y ole, a enseñar michelín y arrugas por los 5 minutos de gloria. Yo creo que antes de empezar el programa afean a las señoras para resaltar más el cambio.

    También hacen lo que en Inglaterra?, que el muchacho empieza a enseñar y criticar una por una las bragas de la señora?. Eso no tiene desperdicio…

    Abrazos

    Responder
  • 15. Ruth  |  8 noviembre 2007 a las 21:01

    JESUS: Pues el programa duró una temporada y lo de las bragas no lo recuerdo, pero cuando ponían a la chica en ropa interior frente al espejo, la lencería que le ponían a la pobre mujer no la hubiera llevado ni mi abuela.

    Responder

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


Teleadicta sin remedio

"La tele que me parió" es un blog sobre televisión, sobre cómo la vemos y sobre cómo la hacen. Sólo es televisión pero me gusta y aquí encontrarás una entrada diaria de mis delirios catódicos de espectadora irredenta.

Si te suscribes recibirás las actualizaciones del blog en tu correo electrónico.

Únete a 99 seguidores más


Seguir a Ruth en Twitter

Puedes escucharme en La caja de spoilers

Bloguzz

bannerB&W

Han pasado por aquí

  • 2.290.348 televidentes

Están mirando esta tele…


A %d blogueros les gusta esto: