Posts tagged ‘Iñaki Gabilondo’

Iñaki Gabilondo, cara y cruz

Siempre he pensado que lo mejor de Iñaki Gabilondo lo he escuchado en la radio, no en la televisión. Él siempre ha defendido que en el medio televisivo se sentía a veces encorsetado, demasiado atado a la imagen, y es que yo creo que uno de los problemas con los que se ha encontrado Gabilondo en su paso por televisión ha sido precisamente ese, la imposibilidad de resultar tan natural como lo era en la radio.

Su despedida de hoy en su programa de entrevistas en CNN+ es glosada en muchos medios casi como un obituario. Otros han preferido hacer un panegírico de un gran hombre que, pese a quien le pese, no consiguió los objetivos que se le marcaron cuando fue contratado. Evidentemente no es culpa suya pero en esto de la tele, ya se sabe, el que da la cara se lleva las tortas. Lo que pase detrás de las cámaras, en los despachos y en los pasillos son rumores que se lleva el viento. Quizá en una autobiografía algún día nos enteremos de qué fue exactamente qué pasó, pero a día de hoy los criterios empresariales, objetivados en cifras, son demoledores y no hay más tu tía.

Gabilondo llegó a Cuatro con el objetivo de hacer un informativo de autor, a la americana, con un marcado carácter de opinión en el horario de máxima audiencia y los espectadores nunca estuvieron a gusto con el formato. Me resulta chocante porque mientras que la gente se cree a pies juntillas lo que pasa en los realities, cuando alguien dice una opinión, más o menos certera, en el contexto de un informativo, los espectadores huyen despavoridos. Se sigue prefiriendo una mentira con apariencia de verdad que lo contrario. Quizá Gabilondo no era la figura adecuada para el formato que pretendía lanzar Cuatro: su veteranía era un grado pero como losa pesaba su bagaje personal y una forma de pensar demasiado extremada para una televisión, por muy disfrazada de progresismo que esa televisión esté. La prueba es que laSexta prepara un debate de izquierdas y no quieren contar con Gabilondo. A veces la realidad supera a la ficción.

Su aventura en CNN+ fue considerada en muchos ámbitos como un castigo pero para Gabilondo debió de resultar una liberación al tratarse de un proyecto más personal, menos atado a los convencionalismos de un formato y con las entrevistas como género puro (cada vez andamos más escasos de buenos entrevistadores). Sus medias en el canal han sido aceptables y, por lo que manifiesta Gabilondo, el cierre de CNN+ ha sido un mazazo que ha intentado evitar en la medida de sus posibilidades. De ahí, supongo, ese deje a fracaso que nos ha dejado en algunas de sus declaraciones. Aquí ni la veteranía ni el bagaje personal han servido de nada.

En cualquier caso Gabilondo no lo tendrá muy difícil para seguir adelante. Más complicado lo tienen sus compañeros de canal, los que dan la cara y los que no. El periodismo es un oficio desagradecido, cruel y tremendamente necesario. Si CNN+ ha sido un buen canal eso hay que agradecérselo a todos los trabajadores, no sólo a unos cuantos, así que quiero desear suerte a los que no salen en los titulares. Espero que haber trabajado en CNN+ no sea un escollo a la hora de futuras contrataciones porque, nunca se sabe, tal y como están las cosas a veces resulta vergonzoso pensar que para encontrar trabajo haya que borrar ciertas partes del currículum.

23 diciembre 2010 at 08:10 8 comentarios

Cuatro y La Sexta empiezan el cortejo público

Anoche se escenificó en Buenafuente una especie de petición de mano entre Cuatro y La Sexta protagonizada por Andreu Buenafuente e Iñaki Gabilondo. Podríamos entender que el asunto no pasa de un gag televisivo más pero, por otro lado, también es cierto que se puede hacer poca broma con este asunto porque otras cadenas implicadas, si las hubiere, pueden sentirse molestas por este juego. La tercera opción es que esta conversación no sea más que un juego de distracción.

Al final va a resultar que es verdad ese dicho infantil que asegura que los que se pelean se desean y si bien es cierto que La Sexta ha tenido sus principales problemas con Telecinco, sus relaciones con Cuatro tampoco pasan por el mejor de sus momentos debido sobre todo a la guerra del fútbol, ¿o si? Hace dos semanas en Salvados el Follonero llamó a Pablo Motos para pedirle permiso para usar un chiste suyo. El Gran Wyoming también ha aportado su granito de arena al asunto.

Los de Cuatro, hasta ayer, bromeaban menos con el tema pero es que, claro está, Cuatro es una cadena seria, tanto que eligieron a su presentador bandera de los informativos para representar en una conversación informal una posibilidad que si desde el principio pareció la más probable, paso a paso va adquiriendo el calificativo de posible.

¿Qué ganaría cada cadena con la fusión? Aquí cuentan que ambas cadenas planean crear un holding audiovisual. Esto es, terminar con la guerra del fútbol con un acuerdo empresarial. Prisa podría quitarse de encima la deuda que les acucia y Mediapro tendría más ventanas para explotar los partidos de fútbol. Prisa aportaría además la NBA y los contratos firmados para la emisión de series y películas en exclusiva, y Mediapro compartiría la Copa del Rey y la Fórmula 1. Dicen los analistas que la fusión supondría un espaldarazo importante en la Bolsa.

Quiero aclarar una cosa. Pese a lo que pudiera parecer la fusión no implicaría que hubiese finalmente un solo canal, aunque eso es lo que inducen a pensar los comentarios como los que hicieron anoche en Buenafuente, por ejemplo. Explicarlo de esa manera es una manera de comunicar el asunto al espectador pero también es una simplificación como la copa de un pino. Lo que se cuece aquí son intereses económicos a gran escala, TDT de pago y la amortización de cuentas pendientes que involucran a grandes entidades bancarias nacionales, algo que a los espectadores nos queda muy lejos. Seamos realistas: ¿quién en sus cabales, pudiendo tener dos canales, renunciaría a uno de ellos?

4 junio 2009 at 07:44 14 comentarios

La Reina y la prensa rosa

Una de las cosas que más me molestan de las televisiones es que parece que todas se ponen de acuerdo para asistir a los mismos eventos. Ahora, en esta época “reporteril” donde las haya, la promoción que se está haciendo sobre los libros que hablan de la Reina me parece abusiva ya no sólo por la falta de interés de la materia en sí (para mí no la tiene), sino porque la mayoría son reportajes autocomplacientes destinados a hablar bien de la monarquía, a pesar de que haya declaraciones en ese libro dignas de un manual de reaccionarios, y a saber si la Reina ve tal o cual programa (Pilar Rubio se quedó encantada al saber que esta señora ve Sé lo que hicisteis…).

No se trata de que unos y otros aprovechen para defender o atacar una institución como la monarquía, cada cual tendrá su opinión y puede hacer con ella lo que quiera. Lo que no me parece bien es que se tienda a perdonar sistemáticamente todo lo que sale de la Zarzuela y en la televisión se transmita constantemente la imagen de que no pasa nada porque unas declaraciones puedan llegar a vulnerar los derechos constitucionales o ignoren las leyes del país. Que si eso mismo lo hubiera dicho Rajoy, se habría montado una buena, como con la tontería aquella del desfile militar. Y ni que decir tiene que el revuelo montado con la portada de El Jueves fue hiperbólico comparado con lo que va a pasar con las opiniones de esta mujer.

Me sigue alucinando que estas noticias reciban tratamiento de prensa rosa cuando deberían tratarse como asuntos de Estado porque, nos guste o no, la monarquía nos representa y son los jefes del país, pero lo que está pasando ahora no es más que una extensión de la polémica de las operaciones de estética o de los ceses de la convivencia matrimonial. La crónica social se convierte así en una sólida cortina de humo que hurta la posibilidad de un debate real y riguroso sobre estos temas, un análisis verdadero, y se limita, mediante debates maniqueos vacíos de contenido, a publicitar y dar buena imagen de los reyes y su familia. Qué gran escaparate publicitario es la televisión, todas las cadenas, cuando algunos quieren.

31 octubre 2008 at 07:30 23 comentarios


Teleadicta sin remedio

"La tele que me parió" es un blog sobre televisión, sobre cómo la vemos y sobre cómo la hacen. Sólo es televisión pero me gusta y aquí encontrarás una entrada diaria de mis delirios catódicos de espectadora irredenta.

Si te suscribes recibirás las actualizaciones del blog en tu correo electrónico.

Únete a 99 seguidores más



Seguir a Ruth en Twitter

Puedes escucharme en La caja de spoilers

Bloguzz

bannerB&W

Han pasado por aquí

  • 2.277.056 televidentes

Están mirando esta tele…


A %d blogueros les gusta esto: