Posts tagged ‘Aquellos maravillosos años’

Aquellos maravillosos años llega a los 80

No parece tener fin la idea de revisitar éxitos pasados y esta vez le ha tocado a Aquellos maravillosos años (1988 – 1993), una serie maravillosa como su título que supo analizar los cambios sociales y económicos de una época clave para los americanos, sí, pero también y de rebote para el resto del mundo.

En realidad Lost in ’80s (Perdido en los Ochenta), no es un spin-off, ni un remake, ni ninguna otra palabreja que se le parezca. Es más bien un «aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid», porque lo único que compartirá con la serie original será a Bob Brush, guionista de la serie primigenia al que le han encargado el piloto junto a Mitch Hurwitz (Arrested development, Las chicas de oro).

No hay muchas series que aprovechen el contexto histórico de los Ochenta para mostrar los cambios sociales, aunque el cine sí que ha encontrado en esto cantera y hay una verdadera colección de clásicos al respecto, la mayoría de ellos rodados en la época o poco después. Los anuncios también recuperan el momentos aprovechando que los que crecimos en aquella época hemos alcanzado el ansiado nivel adquisitivo necesario (al menos la mayoría). En nuestro país, no puedo dejar de recordar la serie Los Ochenta, con José Coronado, que fue un fiasco, lo mismo pasó con Gominolas, y en Cuéntame ya van por el triunfo de Adolfo Suárez, así que en poco tiempo, a lo sumo en la próxima temporada, tendrán que hacer frente a la época de la movida madrileña y demás.

Lo cierto es que de tanto oir hablar de la década, ya no sé qué es verdad y qué no de todo lo que se dice y la nostalgia se muestra como un arma de doble filo. Hemos visto tantas series de la época, de corte tan distinto, que yo diría que lo hemos visto casi todo, pero de todas maneras espero ansiosa la nueva propuesta, que tardará porque van a poner en marcha el piloto, porque no me canso de que me recuerden que crecí en la mejor época de todas.

10 septiembre 2008 at 07:36 9 comentarios

La solvencia de algunas series clásicas

Leyendo este artículo de El País me he acordado de Lidia, que el otro día me comentaba que estuvo viendo Enredo (Soap) a las tantas de la mañana. Y parece que no fue la única. Por lo visto a determinadas horas las series clásicas, aunque no todas, son una excelente apuesta para las cadenas porque dan audiencias más que potables a cambio de importes poco elevados.

Con un perfil de audiencia muy cercano al del target comercial que comentábamos el otro día, series del año de la polca como Pipi Calzaslargas, Galáctica, estrella de combate, V o El príncipe de Bel-Air consiguen sentar frente a la tele a un buen montón de gente.

La nostalgia es un elemento con mucho tirón, pero además es que estas series no tienen la complejidad argumental de la mayoría de series actuales y no requieren un seguimiento exhaustivo. Es posible ver un capítulo de Juzgado de guardia sin necesidad de haber tenido que ver le serie entera.

Entre las que no triunfan se cita a Melrose Place, aquella ficción de los noventa llena de mala uva, y lo entiendo. Para empezar, no es una comedia. Cierto que V tampoco, pero el lado del culebrón entorpece un visionado esporádico y los capítulos son bastante más largos que los de una comedia de situación. Y qué caray, que la serie tuvo su momento y a mi me gustaba, pero no soporta un segundo visionado, en mi caso al menos.

Una que, según parece, aguanta el tirón es Verano Azul pero yo no me lo acabo de creer. Yo creo que con Verano azul pasa algo extraño. Es como una serie intocable y no se puede hablar mal de ella pero siendo realistas no creo que tenga sentido emitirla ahora, pero en este tipo de artículos sale una y otra vez. Eso sí, ninguna cadena se ha atrevido a programarla.

En cualquier caso, es cuestión de horarios, me parece a mí, porque hace un año Televisión Española creó un contenedor de serie clásicas para los viernes por la noche en el que prometían Las chicas de oro, Alf, Aquellos marvillosos años…, y la idea les duró un par de semanas. Después tuvieron que cancelar el experimento porque en prime time nadie se enganchó al asunto. Quizá si hubieran emitido las series de madrugada, como hace Cuatro, estarían haciendo palmas con las orejas por los fantásticos datos de audiencia.

18 agosto 2008 at 10:06 10 comentarios


Teleadicta sin remedio

"La tele que me parió" es un blog sobre televisión, sobre cómo la vemos y sobre cómo la hacen. Sólo es televisión pero me gusta y aquí encontrarás una entrada diaria de mis delirios catódicos de espectadora irredenta.

Si te suscribes recibirás las actualizaciones del blog en tu correo electrónico.

Únete a 99 seguidores más



Seguir a Ruth en Twitter

Puedes escucharme en La caja de spoilers

Bloguzz

bannerB&W

Han pasado por aquí

  • 2.284.526 televidentes

Están mirando esta tele…


A %d blogueros les gusta esto: