Posts filed under ‘Años 70’

Los grupos que cantaban las sintonías de los dibujos

Sí, amigos, hoy me he levantado nostálgica otra vez y me he decidido a recuperar la memoria de algunos de esos grupos infantiles que fueron visto y no visto allá por los setenta y los ochenta, pero cuyas canciones siguen vivas en la memoria de todos (de todos lo que ya tenemos una edad). En parte esto es culpa de Alessan, que me hizo acordarme de Ruy, el pequeño Cid, y después de eso todo ha sido un no parar. Esta entrada va para él.

  • Grupo Nins: Ganaron un concurso de Televisión Española y se hincharon a hacer discos de todas las clases, hasta de villancicos pasando por cantar temas de Grease. De Ruy, el pequeño Cid hicieron una versión pero de la serie hay dos intros, la original, que se quemó en los estudios de BRB Internacional, y la de la edición en DVD. La original no he conseguido saber quién la cantaba. Un gallifante para el que lo diga. También se les atribuyen los temas de, por ejemplo, Sherlock Holmes y La abeja Maya.
  • Botones: “Sanchooooo, Quijote. Quijoteeeee, Sancho”. La canción la escribió Juan Pardo y los chavales, hermanos, tuvieron una trayectoria efímera pero iconoclasta. Salir montados en un burro en un plató tiene que ser lo más.
  • Popitos: D’Artacan y los tres mosqueperros y Érase una vez el hombre. Estos compañeros de colegio hicieron carrera mezclando en sus discos canciones de la tele y del cine con otras que escribieron para ellos insignes letristas, como El dúo dinámico.
  • Chispita: Belfy y Lillibit. Esta niña es la misma que cantaba eso de “la vuelta al mundo en góndola, oh, oh, oh”, con el Tito y el Piraña de Verano Azul en la peli Chispita y sus gorilas, que no se comió un rosco.
  • Parchís: Comando G. Érase una vez el espacio. A estos no me los podía dejar porque son uno de los máximos exponentes de los grupos infantiles de la época. De ellos ya se ha dicho todo, así que mejor me callo. Bueno, no, pobre Tino.
  • Rita Irasema: Noeli. Del clan de los payasos de la tele. No es una niña, pero a veces lo parecía. En esta entrada ya comentamos que también cantaba la sintonía de La aldea del arce.

Y éste ha sido el resultado de mi investigación. Ya sabéis que en los comentarios podéis dejar vuestra sabiduría nostálgica.

14 marzo 2010 at 10:14 24 comentarios

Programas musicales, la tele mató a la estrella de la radio

Qué tiempos aquellos es los que los programas musicales eran, predominantemente, de actuaciones y entrevistas. Ahora el género reality se ha impuesto en todas sus formas posibles y los espacios que hace unos años eran la vanguardia han quedado relegados a un segundo puesto. En Casal Rock (TV3), hemos visto cantar a un grupo de jubilados, en Operación Triunfo y similares se fabrican estrellas, en El coro de la cárcel son los presos los que muestran su realidad a través de la música. Ejemplos diferentes que nos enseñan una televisión que, en lo musical, ha sabido separarse de la oferta radiofónica, cuyos esquemas estaban mucho más presentes al principio, ya fuera en versiones de onda media o de FM. Todo esto sin contar los programas de variedades de los sábados por la noche que, aunque ahora ya no se llevan, se han estado emitiendo hasta hace bien poco.

Escala en hi-fi (1961 – 1967), en Televisión Española. Tengo debilidad por los años 60 y ver a Mochi, el presentador, cantando la sintonía me llena de ternura. En Escala en hi-fi los actores cantaban en play-back los éxitos de la época al tiempo que desarrollaban una historia, como si fuera un videoclip pero sin serlo, porque no se habían inventado aún. Este programa tuvo hasta una película protagonizada por lo más de lo más del momento.

Aplauso (1978 – 1983), en Televisión Española. Llamaban a este programa “vídeo-revista” y desde la discoteca difundían la música comercial de las listas de éxito con estructura de revista en papel. Ahora hacer algo así sería un atraso. ¿Quién compra hoy en día revistas de música? El vídeo de abajo es de su segunda etapa, cuando quisieron conectar con los adolescentes y se trasladaron a la discoteca. Durante sus cinco años de vida lo dirigió José Luis Uribarri, el experto de Eurovisión.

Convivió con propuestas más minoritarias como Popgrama (1979 – 1981), o Musical Express (1978-1983), que empezó su andadura en el circuito catalán de Televisión Española para luego dar el salto a lo nacional.

Sobre el enfrentamiento entre Popgrama (en la segunda cadena) y Aplauso he encontrado este interesante artículo en el que sale a la luz la miseria de dos ofertas totalmente contrapuestas: la mayoritaria en la cadena principal, y la minoritaria pero de más calidad, en la segunda. ¿Os suena de algo? Y eso que entonces sólo había dos cadenas.

Tocata (1983 – 1987), en Televisión Española. Evolución natural de Aplauso pero enfocado a un público joven, con música comercial y gran presencia de artistas anglosajones. La canción melódica empezaba a ceder su sitio a tendencias más modernas. Popularizaron los videoclips, que hasta el momento no tenían presencia en nuestra televisión. Los canciones eran como conciertos, con el público a pie del escenario. Aquí empezó el ahora célebre José Antonio Abellán.

La edad de oro (1983 – 1985), en Televisión Española. Programa de culto asociado a la Movida Madrileña que, basando gran parte de su estructura en la difusión de las modernas tendencias musicales, dedicaba también reportajes a todo tipo de artes. España tenía que salir de la oscuridad de la dictadura y se mostraba a los ciudadanos los avances culturales que estaban por llegar a un país que empezaba a despertarse.

¡Qué noche la de aquel año! (1987), en Televisión Española. Presentado por Miguel Ríos, repasaba las últimas veinticinco décadas en la música. El componente nostálgico saltaba a la palestra y en cada programa, uno por año, artistas de cada momento volvieron al escenario.

Rockopop (1988 – 1992), en Televisión Española. Sucesor de Tocata, introdujo la lista de ventas como contenido. Beatriz Pécker fue la presentadora más emblemática. Había cierta división de opiniones entre cuál era mejor, si Tocata o Rockopop. Teresa Viejo copresentó el espacio.

La quinta marcha (1990 – 1993), en Telecinco. Irrupción de la locura con este programa mucho más cercano a la FM que a la onda media, como había venido haciendo hasta el momento Televisión Española. Reportajes, actuaciones, juegos y música, todo orientado a un público joven. Ahí estaban Penélope Cruz, Jesús Vázquez, o el insoportable Kike Supermix. Antena 3 tuvo su Leña al mono que es de goma por aquel entonces (mirad qué dice Tony Aguilar del programa). De hecho, Telecinco demandó por plagio a Televisión Española, que viendo el éxito de La quinta marcha se sacó de la manga Ponte las pilas (1991 – 1992), en La 2.

Séptimo de caballería (19881997 – 1999), fue presentado por Miguel Bosé y pese al éxito inicial terminó siendo cancelado en su segunda temporada por la poca respuesta de la audiencia. Este programa supuso una vuelta al intimismo, a las entrevistas cercanas, al tratamiento en profundidad, a la música menos comercial y a las actuaciones en directo, después de los derroteros que había tomado el género en otras cadenas. Su sustituto es No disparen al pianista, que se emite actualmente en La 2.

Y esto es todo, amigos. No he incluido propuestas como Del 40 al 1 (Canal +), porque eran radiofórmula pura y dura con un deje publicitario demasiado importante para mi gusto, aunque es innegable que la lista de ventas de los Cuarenta Principales, con canal de televisión propio, ha recogido los destinos y aficiones musicales de muchas generaciones. De hecho, otras emisoras, como Cadena Cien, forman parte activa de Operación Triunfo, y M-80 estuvo en Factor X, para sacar su tajada de la industria.

Empezaba hablando de programas basados en revistas, hemos visto cómo aparecieron el play-back, el vídeoclip, las listas de ventas, y cómo los programas iban dejando de lado al público más adulto para ir centrándose en los jóvenes, que es el punto en el que nos encontramos ahora, pese a que haya propuestas minoritarias. ¿De qué estaremos hablando dentro de diez años? A saber.

18 octubre 2009 at 11:57 16 comentarios

El sello Lazarov

Valerio Lazarov ha fallecido a los 73 años dejándonos unos hitos televisivos imposibles de soslayar. Su trayectoria profesional lo trajo dos veces a España: la primera a finales de los años sesenta, con el objetivo de modernizar una Televisión Española caduca y arcaica; la segunda en los noventa, para hacer de Telecinco “la cadena amiga”. Después de esto ya se quedó y trabajó para unos y para otros, pero lo cierto es que tanto en su primera etapa en la Televisión Española franquista como en su etapa en Telecinco utilizó las mismas formas y modos.

El vídeo de arriba es de 360º en torno a…, un programa que en cada una de sus entregas hacía un recorrido por la vida y milagros de un famoso con un tono distendido y con sentido del humor. El tema de la música fue recurrente en su carrera y en esta primera etapa española dirigió galas de Nochevieja, especiales, como el de cinco programas dedicados a Julio Iglesias, o el innovador El irreal Madrid, que giraba en torno al equipo de fútbol y sus logros internacionales. En todos los casos el objetivo era el mismo: mejorar la imagen de España en el exterior, por eso se mezclaban artistas, paisajes, tópicos y demás. Una campaña a favor del turismo en toda regla.

En los noventa Berlusconi le encarga poner en marcha Telecinco y su trabajo hizo que “la cadena amiga” superase en audiencia no sólo a Antena 3, que en principio era la rival directa, sino también a Televisión Española, que parecía imbatible. La historia es que Lazarov no echó mano de ningún secreto oscuro, simplemente renovó las ideas que usó en Televisión Española en los Setenta. Programas especiales, bailes y famosos. La receta no le falló.

De Lazarov se pueden decir muchas cosas, pero sabía lo que se hacía. De sus manos salieron algunos de los formatos más exitosos de la tele nacional, pasada y presente, y su trayectoria profesional está relacionada con los dos grandes momentos televisivos que os he contado. Nos gustará más o menos lo que hizo pero es historia de la tele y lo curioso es que siempre tiró de lo mismo y le funcionó una y otra vez. Una de sus últimas producciones, ya como productor independiente, es la que sigue. Vamos, ni la fórmula de la Coca Cola es tan buena.

11 agosto 2009 at 11:02 10 comentarios

Los Bee Gees están vivos en la publicidad

Ayer leí esta entrada de Javi Boix en la que colgaba el anuncio que tenéis arriba protagonizado por Roger Federer, Tiger Woods y Derek Jeter, y amenizado por el recurrente Stayin’ alive de los Bee Gees. ¿Qué tiene esta canción que se utiliza para vender casi cualquier cosa? Yo creo que son las connotaciones setenteras vinculadas al personaje de Tony Manero en Fiebre del sábado noche, un referente tanto cinematográfico como musical por su chulería y su afán de superación. El anuncio de arriba reproduce al milímetro la escena inicial de la película.

Como soy curiosa por naturaleza me lancé a la búsqueda y entre lo que me sonaba y las pistas que seguí, encontré algún que otro hallazgo relacionado con este tema y la publicidad. El más reciente es el siguiente anuncio que se está emitiendo ahora en la televisión y que me hace mucha gracia. Creo que lo que más me gusta es el aspecto de pringados dignos de los tres protagonistas.

El siguiente también fue bastante popular. También tiene elementos de la escena que abre la película.

En el siguiente, internacional, se promociona la importancia de los exámenes de próstata y no sólo sale la música, sino que también se utiliza como lema.

Y aunque el siguiente vídeo no es de publicidad, creo que merece estar en la lista por ser uno de los momentos más míticos de la televisión reciente. Con este videoclip los de El informal rozaron el cielo.

Y, por último, no me extrañaría que después de ver los vídeos de arriba os entrasen ganas de hacer lo que hacen en este último anuncio.

1 mayo 2009 at 08:32 14 comentarios

Culebrón: Endemol España se pelea con Vasile

Empiezo a pensar que Vasile es un matón de barrio que se lleva mal con todo el mundo. O eso, o habría que aplicarle la cita de Jonathan Swift que leí en el blog de Alessan y que dice: “Cuando un verdadero genio aparece en el mundo, lo podéis reconocer por esta señal: todos los necios se conjuran contra él”. La verdad es que no sé por qué decidirme.

El caso es que Toni Cruz y Josep Maria Mainat parece ser que han presentado la dimisión conjunta de Endemol por desavenencias con Paolo Vasile y, aunque los motivos no han trascendido, todo apunta a interferencias en la gestión de la empresa y a una pérdida de autonomía por parte de Endemol. Pero vayamos por partes.

La Trinca fue un grupo musical catalán que a finales de los sesenta comenzó su andadura con el objetivo crítico de la dictadura, cantando en catalán e ironizando sobre temas de actualidad. En los ochenta les llega el éxito musical en toda España, al que acompaña el éxito en televisión con No passa res en Cataluña y Tariro tariro en Televisión Española. En 1987, anticipándose a la llegada de las privadas, crearon la productora Gestmusic para intentar aportar contenidos a las nuevas cadenas, y vaya si lo consiguieron. Cinco años después, Miquel Àngel Pasqual, el gordo moreno de barba, vendió su parte de la productora a Endemol, lo que supuso la llegada de la productora holandesa a España por la puerta grande al fusionarse con Zeppelin y crearse la división de Endemol España, con Mainat y Cruz a la cabeza. Hace año y medio, Telefónica vendió su participación del 75% de Endemol España a un consorcio dominado por Telecinco y Mediaset y Vasile irrumpió en la empresa anunciando que garantizaba la independencia de Endemol. Hasta hoy.

A Gestmusic le debemos algunos de los hitos televisivos más importantes de la historia reciente de la tele como realities a porrillo,sí (Mira quién baila, Al pie de la letra, Operación Triunfo…), pero también No te rías que es peor, que conste. No sé qué peso tendrán dos personas, por muy directivos que sean, en una empresa de estas características, pero una dimisión así pone en evidencia cómo son las cloacas de este mundo de altos cargos y de programas en todas las cadenas. Acciones para arriba, acciones para abajo, yo cambio de día el Operación Tony Manero que tú produces porque es un asco y esto ya toca las narices en lo que debe de ser un cúmulo de desencuentros. Siento no poder deciros más pero me encantaría colarme en un despacho de estos para ver qué se cuece de verdad. ¿Alguna teoría en la sala?

13 diciembre 2008 at 09:01 11 comentarios

Momentos discotequeros televisivos que sí merecen la pena

Harta estoy de ver por todas partes a artistas de un pelaje u otro que se sacan de la manga versiones, y eso que soy fan de Chipper a morir, pero el pobre no tiene culpa de lo que la discográfica quiere hacer con él. Ayer por la tarde también vi Operación Tony Manero y nada, más canciones que no aportaban nada al imaginario colectivo. Así que hoy, que es festivo y demás, para no pasarme de seria, me he decidido a demostrar que se puede utilizar la música de décadas pasadas de forma inteligente y efectiva.

Y es que cuando escuché a Chipper cantando Funkytown, de Lipps Inc. (1979), me vino a la memoria inmediatamente uno de mis episodios favoritos de Malcolm in the middle, aquel en el que Malcolm recibe clases de patinaje de Hal. Un clásico descomunal. Además en ese capítulo hay un baile fantástico con We are de champions, Queen (1977), que también está en el vídeo.

Otro de los fenómenos revelación de la última hornada cinematográfica ha sido Mamma Mia!, la película musical con banda sonora de Abba. Un producto que ha cuajado como nadie lo esperaba y que ya se puede regalar para estas navidades. Las versiones y los bailes no son nada del otro jueves pero el mensaje es tan optimista y cañero que legiones de mujeres se han dejado entusiasmar en las salas. Yo prefiero esta secuencia, también de Malcolm, en la que Dewey baila Fernando (1975), con su niñera, que no es otra que Beatrice Arthur de Las chicas de Oro.

Y para terminar os dejo con los momentos musicales de Aquellos maravillosos 70, una serie fantástica. En otra ocasión ya os puse el vídeo de su versión de Happy together (The turtles, 1967), así que ahora he preferido traeros su versión de You are the one that I want, de Grease (1978).

8 diciembre 2008 at 09:57 12 comentarios

Entradas antiguas


Teleadicta sin remedio

"La tele que me parió" es un blog sobre televisión, sobre cómo la vemos y sobre cómo la hacen. Sólo es televisión pero me gusta y aquí encontrarás una entrada diaria de mis delirios catódicos de espectadora irredenta.

Si te suscribes recibirás las actualizaciones del blog en tu correo electrónico.

Únete a otros 92 seguidores



Seguir a Ruth en Twitter

Puedes escucharme en La caja de spoilers










Bloguzz




bannerB&W








Han pasado por aquí

  • 2,023,097 televidentes

Están mirando esta tele…


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 92 seguidores

%d personas les gusta esto: