Posts filed under ‘Premios’

El torro de los Goya

Tenemos nuevo santo en Internet, San Álex de la Iglesia, que anoche pronunció su último discurso como Presidente de la Academia, porque además es que es mártir para su desgracia, con una llamada a la coherencia, a la realidad y con un par de… narices. Las caras de los contraplanos que nos ofreció la realización lo dicen todo. A mayor número de muecas, mayor número de aciertos. Tal y como iba la cosa, con un Andreu Buenafuente muy moderado y con los discursos obviando el tema (menos el de Jorge Drexler), muchos llegaron a dudar de que de la Iglesia fuese a ser capaz pero ahí estuvo, como un campeón, y desde mi pequeña parcelita quería darle las gracias por su honestidad. Ya hay quien hace la broma diciendo que tendría que ser Ministro de Cultura pero no, por favor, que ya se ha demostrado, y éste caso es el claro ejemplo, que la política lo estropea todo.

Televisivamente hablando esperaba mucho más de la Gala, sobre todo porque la del año pasado estuvo mejor y esperaba que pudieran superarse, pero no. El inicio de la gala, con el montaje de las películas, fue prometedor, pero luego Buenafuente salió poco y su declaración de intenciones de obviar la realidad le quitó fuerza al momento. Vamos a ver, habría estado gracioso que se hubiese metido en el tema de las descargas a saco (hizo alguna que otra broma velada). Entiendo que no lo hiciera pero creo que hay un término medio entre hacer sangre del asunto y pasarlo totalmente por alto. En general la ceremonia intentó repetir éxitos de la pasada y, claro, hay cosas que una vez chocan pero que cuando se vuelven repetitivas pierden fuerza, como el número musical, Santi Millán recubierto de besos o Santiago Segura haciendo de Torrente una vez más.

En Twitter había mucha gente que suspiraba por la censura de Televisión Española respecto a las acciones emprendidas por Anonymous en contra de la Ley Sinde pero no hubo suerte. En los momentos previos a la Gala, Carlos del Amor le preguntó por las protestas a Álex de la Iglesia y a la Ministra, y en el informativo le dedicaron una pieza a la manifestación. Además la cadena lo ha subido todo a YouTube. Creo que hay que quitarse el sombrero ante Televisión Española en lo que a esto se refiere. Aún así, también podemos ver los vídeos que el propio colectivo fue subiendo a Internet desde las puertas del Teatro Real.

Fallos incomprensibles de la Gala: la vuelta a los discursos eternos y sin sentido (siguen pensando que la fiesta del cine español no tiene por qué ajustarse a ritmos televisivos); la edición del momento “in memorian” que hacía imposible que el espectador viese quiénes eran muchos de los homenajeados en el momento; que se colase Jimmy Jump es inconcebible; las piezas inconexas con referencias a ceremonias pasadas que tendrían que haber servido para hilvanar la gala terminaron pareciendo cortes sin sentido; faltó ritmo en general y ni Buenafuente fue capaz de arreglar eso.

En resumen, lamento que la Gala no haya estado a la altura de la del año pasado. Esperaba divertirme pero no hubo manera y según avanzaba la noche se hacía todo más y más aburrido. Es posible hacerlo mejor, el año pasado lo hicieron mejor. Quizá sin la polémica del momento todo habría sido más fluido y tomar la decisión de pasarla por alto para destensar, como dijo Buenafuente, no surtió el efecto deseado. Yo ya sé que el cine es la fábrica de sueños pero de ahí a que intenten aparentar que viven en un mundo aparte va un paso. En fin, ahora ya no se puede hacer nada más que esperar la Gala del año que viene. Ah, y enhorabuena a los premiados.

14 febrero 2011 at 08:57 5 comentarios

Emmy 2010: al César lo que es del César

Así ha empezado la entrega de los Emmy de este año. ¿Veis? De ahí sacan los guionistas sus ideas para la ceremonia de los Goya. Pero a lo que vamos. Como es tradición paso de trapitos, que es algo que no termino de dominar (mi gen femenino es recesivo), así que vamos con las impresiones de los premios. No todos podían ganar (perogrullada), yo tenía mis fijos inamovibles y también las opciones de repuesto (así cualquiera), de manera que estoy contenta (el que no se conforma es porque no quiere). Aunque no hayan ganado algunos de mis fetiches entiendo que los que les han arrebatado el premio lo han hecho con todas las de la ley así que no me he llevado ninguna sorpresa desagradable.

A modo de anécdota llamativa, Perdidos se ha despedido sin ganar nada, algo que muchos pensaban que no iba a pasar porque ahí estaban nominados y con papeletas Michael Emerson y Terry O’Quinn, pero ni ellos han podido con la evidencia. Estos premios, pienso yo, no deben de ser un homenaje y prefiero que se los hayan dado a actores, actrices y series en activo, antes que a proyectos ya terminados. Ya se llevarán el honorífico cuando les toque. Es cuestión de ser prácticos, estos premios en el fondo no son más que publicidad y qué publicidad necesita una serie que está terminada.

También se ha recrudecido el debate que intenta dilucidar qué es mejor, si la televisión por cable o la pública. Si los Emmy tenían que dar el veredicto, han preferido callarse. Es moderno decir que sólo se ven series de cable pero eso me recuerda al rechazo de las “españoladas” en el cine. En fin, que no le veo sentido. Que series buenas y malas las hay en todas partes. Obviamente el cable puede arriesgar más y se dirige a un público más concreto, pero en de pública nos han llegado grandes productos. No, no me mojo, no quiero, estos debates maniqueístas no me interesan para nada.

Y ya hablando de premios y concretando, lo voy a hacer corto para abreviar. Sólo comentaré lo que ha sido más relevante para mí. Eso sí, más abajo os dejo el enlace a la web oficial y, como siempre, en los comentarios podéis hablar de lo que queráis.

  • Comedia: Jim Parsons (The big bang theory), como mejor actor principal ha dejado en la cuneta a mi adorado Steve Carell pero se lo perdono porque su personaje de enfermo de Asperger es lo mejor que he visto en la tele en mucho tiempo. Como mejor actriz Edie Falco (Nurse Jackie), no se lo podía creer, y para mí no se lo merece tanto como Toni Collette (United States of Tara). Eric Stonestreet (Modern family), ha superado a Neil Patrick Harris, que ha ganado como actor invitado en Glee, y eso es algo que no se le perdonará fácilmente pero, y aquí viene mi júbilo infinito, Jane Lynch (Glee), ha ganado y eso es “legendario”. Modern family es la mejor comedia y, aunque me gusta, me parece discutible. Prefiero The Office.
  • Drama: Mad Men gana otra vez y es que sigue siendo un drama casi perfecto. Kyra Sedgwick (The closer), ha ganado con merecimiento pero yo tengo debilidad por Julianna Margulies (The good wife). Me pongo a los pies de Bryan Cranston (Breaking bad), quien le iba a decir a él cuando interpretaba a Hal en Malcolm in the middle que terminaría triunfando en el drama. Además ha hecho doblete con Aaron Paul y es que Breaking bad es imperdible. Mi euforia se desata con el triunfo de Archie Panjabi (The good wife), que hace un tándem perfecto con Julianna Margulies. Las adoro a las dos.

Así que ya veis, alegrías generales que empañan algún que otro chasco. En la web oficial tenéis toda la información y os dejo el enlace al texto que escribí con motivo de las nominaciones. No he fallado tanto, ¿eh? Eso sí, me ahorro el tatuaje y es una pena, con la ilusión que me hacía. ¿Qué cuerpo se os ha quedado a vosotros después de la noche?

30 agosto 2010 at 09:07 8 comentarios

Emmy 2010: alegrías

No, no voy a hacer quinielas. Con los años que llevo en el blog ya he comprobado que siempre fallo más que una escopeta de feria así que tengo asumido que, como no se me da bien el juego, lo mío es el amor (no se puede tener todo). Sí que me apetecía exponer aquí las grandes alegrías que me han dado estas nominaciones y poner en vuestra consideración el efecto sorpresa que han tenido.

Dice la leyenda que los Emmy son unos premios conservadores pero este año (lista completa aquí), se han destapado con alguna que otra sorpresa. Me da a mí que como no confirmen con los premios este cambio de tendencia, la inclusión en la lista de algunas series y profesionales va a recordarse como anecdótica y no servirá para modernizar la imagen de estos premios ni para hacer que su interés llegue a un target más joven del que tienen. Independientemente de la calidad de series como Glee y Friday Night Lights, no dejo de tener la sensación de que no es casualidad que ambas traten temas adolescentes. Las nominaciones suelen ser un buen cebo para buscar audiencia de cara a la emisión.

Alegría 1. Muy contenta estoy por el chorrazo de nominaciones de Glee (diecinueve nominaciones), porque ya sabéis que la serie me gusta. Otra cosa es que piense que en determinadas categorías merezcan ganar por que en muchos casos compiten contra otras series definitivamente mejores. Por ejemplo: en la categoría de mejor comedia, si ganase Glee en lugar de The Office me llevaría un chasco. Eso sí, como no le den el secundario de comedia a Jane Lynch (lo merece por toda su trayectoria), no vuelvo a escribir sobre estos premios. Sólo un dato: recordad qué le pasó a Avatar en la última entrega de los Oscar. Y es que en este tipo de premios siempre tengo la sensación de que una cosa son las nominaciones y otra los premios en sí y muchas veces los premios dan la espalda a la línea que llevaban las nominaciones.

Alegría 2. The good wife como serie y Julianna Margulies y Archie Panjabi como actrices de la serie. A mí esta serie me tiene totalmente enganchada y las actrices, con su contención, me hacen vibrar. Es algo más que una serie de abogados, algo más que un procedimental. Explora los terrenos emocionales con pies de plomo y el conflicto que marca la trama transversal no deja de evolucionar en ningún momento. Para mí, una serie de ocho que puede batirse en igualdad de condiciones con House o Dexter.

Alegría 3. Las doce nominaciones de Perdidos. Si le diesen el Emmy a Mathew Fox, nominado por primera vez, yo me tatuaría el logo de la Iniciativa Dharma o el de Oceanic en el omóplato. Me atrevo con semejante órdago por dos motivos: porque no creo que se lo den compitiendo con los grandes clásicos y porque, al final, si se lo dan, me hago un tatuaje pintado, cuelgo la foto aquí, y os quedáis todos tan contentos. Me tendréis que perdonar pero mi umbral del dolor es muy bajo.

Alegría 4. Que en el apartado de guión haya nominados dos pilotos (los de Glee y Modern family). La importancia del piloto como eje fundamental de una serie y de su posterior éxito está tan claro en Estados Unidos que me sorprende que la tele de aquí, que no le quita ojo a la tele de allá, siga enconada en su estrechez de miras y dedique a los pilotos poca atención. No es cuestión del aparato técnico y artístico de la industria sino de los que ponen la pasta así que desde aquí mi reivindicación para que empiecen a hacerse pilotos de verdad en las series nacionales.

Y podría seguir con las alegrías, pero prefiero que seáis vosotros los que aportéis vuestro granito de arena al tema porque ya sabemos que nunca llueve a gusto de todos. ¿Qué os falta en la lista? ¿Qué os sobra? No podremos cambiar las nominaciones, pero podemos despotricar de ellas.

10 julio 2010 at 08:20 6 comentarios

Notable para la gala de los Goya 2010

Con lo que me gustan las galas de este tipo seguro que habla mi euforia pero creo que la gala de entrega de los premios Goya 2010 ha marcado un antes y un después, ha sido diferente respecto a otros años, se han tomado decisiones acertadas y, en su conjunto, pese a tener el torro correspondiente, la gala fue equilibrada, con ritmo y llevada con mucho acierto. La audiencia respaldó el invento con un fantástico 26,4% del share, el mejor dato de la historia, dejando bajo mínimos a la competencia.

En la gala se mencionó varias veces a las televisiones, a las que se les reclama más implicación en la industria y eso me llamó la atención. Se ve que quieren sacudirse la inmerecida fama de pedigüeños que arrastra el gremio. En este sentido, el Presidente de la Academia, Álex de la Iglesia, estuvo enorme, rotundo y optimista. Eso es un líder, y no lo que había antes.

Dejando de lado que los premios menores a los espectadores les tienen sin cuidado, que los agradecimientos son aburridos a no ser que sepamos quién está agradeciendo y todo lo demás, creo que anoche supieron combinar sabiamente la estructura clásica de la gala con los aportes televisivos y el equilibrio me resultó más que correcto. Creo que fue positivo que no insistiesen en la duración de los discursos y lo solventasen con fanfarria y un plano general. Me gustó mucho el corto de presentación de Buenafuente y el fake trailer de Celda 211, convertida por obra y gracia del montaje en una comedia. El momento de la cámara en el patio de butacas y el momento musical me parecieron algo más flojos. Buenafuente estuvo sobrio y elegante pero soy fan suya así que me tenía ganada de principio. La realización también fue correcta, aunque me sobraron planos de Pe y Bardem, y la escenografía me gustó, aparente pero sin goyas cabezones por todos los lados.

Los nuevos recursos de la noche me parecieron un acierto: la voz en off de Toni Garrido me gustó y cumplió su cometido, hablando con seriedad en los momentos apropiados para rellenar los huecos de la gente bajando las escaleras. Los insertos de frases célebres y los parones con el breve repaso a la ceremonia creo que sirvieron para dar ritmo a base de romperlo, en una decisión también acertada que marcaba los tiempos. Los presentadores de los premios apenas tuvieron intervenciones mínimas en general, no tuvieron que hacer el paripé de otros años, y los que lo tuvieron que hacer eran gente con tablas, como Pocoyó, Rosa María Sardá y ¡¡Pedrooooo!!, el hijo pródigo que les dejó con la boca abierta. Otro éxito de Álex de la Iglesia.

Para no extenderme, voy a soltar una batería de impresiones generales que apunté según veía la gala.

  • Cero para el estilismo de Bimba Bosé, que parecía un plátano del LIDL.
  • Grande cuando Buenafuente le dijo a la Ministra que no bajaba las escaleras para acercarse a ella porque delante de ella no se atrevía a bajarse nada.
  • Pero, ¿la gala no era sin publicidad? El perrito Pancho es muy mono pero…,.
  • Cuando Buenafuente cogió la cámara pudimos ver el Telepromter y en este momento falló bastante el micro de Santiago Segura.
  • Faltó traducción simultánea para los agradecimientos en otros idiomas. Tenían que haberlo tenido en cuenta sabiendo que muchos de los nominados, sobre todo los de Ágora, son extranjeros.
  • Muy emotivo el Goya a Mercero. Sabiendo que el hombre no está para muchos trotes, fue mejor grabarlo en su casa que exponerlo en el escenario, como habían venido haciendo últimamente.

Respecto a los premiados, Telecinco tuvo su cuota más que merecida con Ágora y Celda 211. En la web de Televisión Española está todo lo que queráis saber, con un buen montón de material audiovisual que incluye vídeos y entrevistas. Qué bien gestiona su web la cadena pública. Yo me alegré mucho por Luis Tossar, Raúl Arévalo, Marta Etura, Daniel Monzón y Alberto Ammann. Pero bueno, para gustos, los colores, así que enhorabuena a los premiados.

15 febrero 2010 at 09:47 29 comentarios

Los Goya, sin prisa pero sin pausa

Tengo curiosidad por ver cómo lo hacen porque si con el diferido habitual las galas de los Goya ya eran difíciles de seguir, ahora en directo, sin retardo y sin cortes puede ser el acabose. Quiero aclarar, de principio, que la gala no creo que se haga del tirón porque la gente tiene que fumar, comer, beber e ir al baño. Si lo hacen del tirón merecerán un grupo de Facebook que se llame algo así como “Señoras que no pueden salir a fumar en los Goya”. La cuestión es: ¿cómo van a tapar los parones? Sólo por eso veré la gala aunque en mí no tiene mérito porque la veo todos los años.

La llegada de Álex de la Iglesia a la presidencia de la Academia de Cine es todo un soplo de aire fresco en este sentido. El tío se atreve con cualquier cosa, mirad si no en el vídeo de arriba cómo presentó a Buenafuente ante los medios. Buenafuente también sabe de tele lo suyo. Entre los dos pueden conjurar los fantasmas del pasado y hacer algo que sea, por lo menos, diferente. Pedir entretenimiento en una gala de estas características creo que es pedir demasiado.

Estas galas, por otro lado, suelen dejar momentos memorables y a mí, que me gusta el cine, me resultan hasta emocionantes. El retardo le había quitado al asunto gran parte de su gracia. A ver si demuestran que se dan cuenta de que están haciendo televisión, por mucho que se trate de la fiesta del cine, y asumen todos que si quieren vender sus películas en base a unos premios tienen que hacerlo en la tele. Aunque escueza, es la realidad. Si van a hacer una gala para ellos mismos, que no la emitan. El resultado interesará a mucha menos gente, eso seguro.

Me suelen molestar los discursos que obviando el ritmo televisivo necesario claman eso de que la gala es para los premiados. Que sí, que en parte es verdad, pero que miren a ver si alguna cadena privada está interesada en emitir el evento. Por ahora, Televisión Española sigue con el asunto, en parte supongo que por la vocación de servicio público. En este sentido van a emitir un buen número de películas aunque, eso sí, casi todas en La 2, por si las moscas. Sólo se han dejado una para La 1, Camino, por su inequívoco tirón.

Veremos cómo funciona el asunto el 14 de febrero, a las diez, en La 1.

3 febrero 2010 at 08:07 11 comentarios

De fusiones y Ondas

Hay que ver lo que han dado que hablar estas imágenes. Me recuerda mucho a este otro momento del que no hace tanto tiempo y que comentamos aquí.

El encuentro entre Buenafuente y Gabilondo quedó en agua de borrajas así que lo mismo podría pasar con el encuentro entre Fama y Sálvame pero como los seres humanos tropezamos dos veces con la misma piedra y como parece que algo de verdad hay en los tanteos para una fusión entre Cuatro y Telecinco, las teorías se han disparado. Hay quien dice que el Ondas a Jorge Javier Vázquez sólo se explica entendiendo el clima de fusión. En ese caso, si eso fuera verdad, creo yo, no le habrían dado el Ondas a El intermedio, que laSexta y Cuatro (grupo Prisa, el que da los Ondas), no termina de llevarse bien. Hace unas semanas se vetó la entrada de El Follonero en una conferencia de Juan Luis Cebrián, por ejemplo.

Soy más partidaria de pensar que los Premios Ondas recaen en la competencia de una forma bastante repartida año tras año, sobre todo últimamente, y significan espacios ya de por sí populares para, de alguna manera, prestigiarse ante un tipo determinado de audiencia que, seguramente, no sea la que escucha la Cadena Ser. El año pasado, sin ir más lejos, premiaron a Miguel Ángel Silvestre, el Duque, porque su interpretación le convirtió en un “icono social”. Ese mismo año le tocó premio a Salvados y a El Hormiguero, entre otros.

En todo esto quien repite es Cuatro que hace unos meses salía en laSexta (sin retorno, eso sí), y ahora sale en Telecinco con reciprocidad incluida. En cualquier caso las negociaciones siguen abiertas y lo último que se ha sabido es que Berlusconi propone mantener las marcas pero compartir contenidos. Me parece que este señor quiere hacerse con el formato de Fama sea como sea, sin descartar la importancia de ciertos eventos deportivos. A mí ya hace tiempo que me da la sensación de que Cuatro se parece a Telecinco en muchas cosas, así que no harían mala pareja, pero aún queda mucho por negociar.

Respecto a los premios se repiten dos valoraciones: que Jorge Javier Vázquez no se merece el título de Mejor Presentador y que El intermedio no es un programa de actualidad. Lo de Jorge Javier va por barrios. A mí su programa no me gusta pero me parece que él lo hace bien, lleva las riendas de un espacio muy difícil de controlar y es capaz de aguantar el tipo con humor o con tensión, cosa complicada. Respecto a El intermedio, hasta ellos bromearon con el asunto diciendo que si les han premiado en actualidad en vez de en humor es porque no hacen gracia. Yo sólo creo que cada vez es más difícil desentrañar los géneros, ya hay muchos híbridos, y éste es uno de ellos. Creo que lo de “actualidad”, en este sentido, no hay que tomárselo al pie de la letra.

Además de estos, el resto de premiados son: Madrileños por el mundo, que gana Mejor Programa Autonómico; el premio a la Calidad Televisiva es para 23-F, el día más difícil del Rey, la TV-Movie de La 1; en actores ganan Gonzalo de Castro (Doctor Mateo, Antena 3) y María Castro (Sin tetas no hay paraíso); y en series gana Física o Química. Como decía, a mí me parece curioso que estos premios se concedan a espacios con audiencias lejanas a la Cadena Ser y, en muchos casos, a Cuatro. Pero bueno, que son sus premios y pueden hacer con ellos lo que quieran.

21 octubre 2009 at 08:19 15 comentarios

La televisión es cultura

Ayer Ángeles González-Sinde, Ministra de Cultura, anunció en Los desayunos de TVE, que va a instaurarse un Premio Nacional de Televisión que reconozca la labor del medio en la difusión de la cultura y sus potenciales posibilidades creativas. Y poco más se sabe al respecto porque a pesar de que he estado un buen rato navegando por la web del Ministerio no he encontrado información respecto a esta iniciativa, sólo esta descripción general de qué son los Premios Nacionales:

Galardón de carácter internacional que premia la totalidad de la obra de un creador en el ámbito de las artes plásticas en cualesquiera de sus manifestaciones. Recompensa la aportación sobresaliente del autor a la cultura hispánica.

De lo anterior se deduce que el Premio Nacional de Televisión premiará a alguien del gremio que haya hecho sus aportaciones a la cultura nacional, y como cultura tenemos en el RAE dos acepciones pertinentes, aunque yo creo que se refieren sólo a la que cito ahora:

2. f. Conjunto de conocimientos que permite a alguien desarrollar su juicio crítico.

¿Tanto rollo para qué? Pues para terminar diciendo que este Premio me parece un arma de doble filo. En la parte positiva: la legitimización de la televisión como medio de cultura que yo creo y defiendo. Es una manera de alejar al medio de ese calificativo de caja tonta que desprestigia el trabajo que se hace y a sus profesionales. En la parte negativa: que sea un premio demasiado institucional que se aleje de lo que se está haciendo ahora para premiar trayectorias enteras (hombres y mujeres mayores). Entendedme, lo que no me gustaría es que la edad se convirtiese en requisito para aspirar al galardón.

Entiendo que hay mucha gente que se merece este Premio pero creo que debería cumplir la doble función de prestigiar al medio y reconocer al profesional, y eso no se consigue, desde mi punto de vista, premiando lo evidente por el contenido de una trayectoria. Me mojo: yo le daría el Premio a Muchachada Nuí / La hora chanante. Hala, ya lo he dicho. ¿A quién se lo dariáis vosotros?

1 julio 2009 at 09:21 10 comentarios

Entradas antiguas


Teleadicta sin remedio

"La tele que me parió" es un blog sobre televisión, sobre cómo la vemos y sobre cómo la hacen. Sólo es televisión pero me gusta y aquí encontrarás una entrada diaria de mis delirios catódicos de espectadora irredenta.

Si te suscribes recibirás las actualizaciones del blog en tu correo electrónico.

Únete a otros 95 seguidores



Seguir a Ruth en Twitter

Puedes escucharme en La caja de spoilers










Bloguzz




bannerB&W








Han pasado por aquí

  • 2,067,416 televidentes

Están mirando esta tele…


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 95 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: